25
Ene

El Fodo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja sus previsiones, respecto a septiembre de 2011, para el crecimiento mundial en 0,7 p.p., hasta el 3,3%, para 2012 y en 0,6 p.p., hasta el 3,9%, para 2013. Pese a la cuantía de la revisión, advierte que los riesgos siguen estando concentrados a la baja: los principales focos de incertidumbre vuelven a ser la crisis soberana de la Eurozona (UEM) y la debilidad del sistema financiero.

El crecimiento de las economías desarrolladas podría situarse en el 1,2% en 2012, 0,7 p.p. por debajo de sus previsiones de septiembre de 2011. La mayor parte de la revisión se concentra en la UEM, donde se espera ahora una recesión y, de nuevo, un comportamiento muy heterogéneo por países. El deterioro para el resto de principales economías es mucho menos significativo y asociado al menor avance de los países europeos.

Gráfico: Crecimiento para 2011 y previsiones para 2012 del FMI y del Banco Mundial

1) La Eurozona (UEM) entrará en una suave recesión en el primer semestre de este año y se contraerá un 0,5% en media de 2012, lo que supone una revisión de 1,6 p.p. respecto a las previsiones anteriores. Esta fuerte revisión se explica, principalmente, por

(i) el repunte en las primas de riesgo;

(ii) los efectos del desapalancamiento del sistema financiero sobre la economía real; y

(iii) las medidas de ajuste fiscal adicional anunciadas por algunos países miembros. Además, el FMI prevé una recuperación muy suave en 2013 y estima un crecimiento medio de apenas un +0,8%.

España

Como era de esperar, las revisiones más significativas se producen en las economías periféricas de la UEM. Mención especial merece el caso de España, donde espera que la economía permanezca en recesión tanto en 2012 como en 2013 (recorta su previsión en 2,8 p.p. y en 2,1 p.p., respectivamente). Se trata de la revisión más severa entre los países considerados por el FMI en esta actualización. También se ve afectada negativamente la previsión para Alemania (0,3% en 2012, frente a 1,3% anterior), aunque volverá a diferenciarse positivamente dentro de la región.

2) En EEUU, el posible impacto de la recesión europea por la vía financiera podría verse contrarrestado por la tendencia positiva de su demanda interna en los últimos trimestres, por lo que mantiene intacta su previsión anterior para 2012 en el 1,8%, aunque la reduce en el caso de 2013 (2,2% vs 2,5% anterior).

3) Las economías emergentes sufren el mayor recorte de previsiones de los últimos años, ya que terminarán acusando el deterioro del contexto internacional y el enfriamiento de la demanda interna en economías claves (China sería el caso más relevante). No obstante, en general, conservarán ritmos de crecimiento dinámicos: en media, un 5,4% estimado para 2012 y 5,9% para 2013 (en ambos casos, por encima de su media de largo plazo).

Asia emergente seguirá siendo la zona más dinámica (7,3% en 2012 y 7,8% en 2013) si bien las previsiones para China sufren un ajuste destacable: -0,8 p.p. en 2012, hasta 8,2%, y -0,7 p.p. en 2013, hasta 8,8%.

América Latina presenta el recorte de previsiones menos pronunciado (-0,4 p.p. en 2012 hasta 3,6% y -0,2% en 2013 hasta 3,9%), aunque las tasas de crecimiento volverán a ser mucho más modestas que en Asia. La resistencia de México (3,5% en 2012 y 2013, sin apenas revisión) compensa, en parte, el recorte en Brasil (-0,6 p.p. en 2012, hasta 3,0%, y -0,2% en 2013, hasta 4,0%).

Europa emergente es la región que sufre la revisión más acusada, debido a su elevada exposición a la UEM: -1,6 p.p. en 2012, hasta 1,1%, y -1,1 p.p. en 2013, hasta 2,4%.

El FMI vuelve a insistir en que hay riesgos para que este escenario empeore:

1) El más inmediato sería el posible impacto negativo sobre la economía real de (i) las tensiones en la deuda soberana y (ii) las dificultades de financiación por parte de las entidades financieras europeas.

2) También destaca su preocupación por la falta de progreso en los planes de consolidación fiscal de medio plazo en Japón y EEUU. Sin embargo, al mismo tiempo, alerta de que, a corto plazo, una política demasiado restrictiva en EEUU puede derivar en un grave deterioro para el escenario actual.

3) En lo que respecta a las economías emergentes, los riesgos se concentran en torno a la posibilidad de un “aterrizaje brusco” de la actividad en aquellas economías que han experimentado un boom crediticio y del sector residencial en los últimos años (China se encontraría en el punto de mira).

4) Por último, el actual episodio de inestabilidad en el estrecho de Ormuz han vuelto a despertar los temores sobre los riesgos geopolíticos asociados a la oferta energética. Otra escalada de los precios del petróleo podría “dar la puntilla” a un ciclo global excepcionalmente vulnerable.

¿Como se dben realizar los ajustes fiscales?

Sin embargo, lo más interesante por lo que nos atañe es el análisis realizado sobre los procesos de consolidación fiscal. La mayoría de las economías desarrolladas tiene previsto seguir avanzando en este proceso a lo largo de 2012. No obstante, una consolidación demasiado rápida podría intensificar los riesgos a la baja. Hay que vigilar la velocidad de ajuste en el corto plazo y priorizar la consolidación fiscal en el medio plazo: no todos los países necesitan realizar el mismo tipo de esfuerzos (ni en plazo ni en intensidad). De hecho, en aquellos países donde aún hay cierto margen fiscal y no existen dificultades de financiación, en caso de debilitamiento económico, deberían dejarse actuar los estabilizadores automáticos, de tal forma que los ajustes sean compatibles con el crecimiento y el empleo.

En este sentido, el economista jefe del FMI (Olivier Blanchard) advirtió que “el ajuste fiscal debe ser un maratón, no un sprint”. O, lo que es lo mismo, hay que incidir en el déficit estructural y, por tanto, dosificar el endurecimiento fiscal teniendo en cuenta la coyuntura económica. Y, sobre todo, incidir en reformas de oferta que puedan aumentar la capacidad de crecimiento potencial a medio plazo. Es importante avanzar en el diseño de un nuevo marco fiscal que evite los desajustes que han originado la crisis, pero la mejora de la solvencia sólo puede venir de un retorno al crecimiento. Y, eso lo van a demandar los mercados antes de lo que pensamos.

Comentarios

€CO Logos 26 Enero 2012 - 03:10

Totalmente de acuerdo con Blanchard.
Es cierto que España debe cumplir con el umbral de déficit impuesto por la UE, pero esta debería pensar en términos maratonianos y no de “panic” sprint. De lo contrario el remedio podría ser peor que la enfermedad.

Se trata de un tema complejo en donde hay que hilar muy fino. Corremos el riesgo de entrar (si no lo hemos hecho ya…) en una crisis W caída, tímida recuperación, recaída (tal y como muestran las previsiones para 2012 y 2013)

Lo peor es que como bien explica el post las consecuencias no terminan en Europa, sino que atañen a economías emergentes y EEUU. De lo que se deduce que el mundo no puede mirar hacia otro lado en esta crisis. Mirando por su propio bien el resto de países deberían apoyar al FMI en la dotación de fondos para poder prestar a Europa. Gajes de vivir en una economía totalmente interconectada y globalizada!!

Finalmente, no deja de resultar similar esta crisis a lo ocurrido en los años ’30. La retirada de ayudas fiscales del New Deal de Roosevelt de una forma precipitada dificultó la salida de la crisis. ¿POr qué no aprendemos del pasado?

http://economistadeapie.blogspot.com/

Joao Almeida 26 Enero 2012 - 17:56

Dos comentarios sobre el post de arriba: i) en el punto 4) cuando se refiere que “Otra escalada de los precios del petróleo podría “dar la puntilla” a un ciclo global excepcionalmente vulnerable” creo que ahí hay que pensar positivo y creer que si mucho del deficit energetico actual en el caso español se debe a las subvenciones a las renovables, esto tendrá que traer algun resultado a medio/largo plazo y eso será que se está tornando una economica mas independiente y el hecho de ya ser lider mundial en algunas tecnologias (como la termosolar) seguramente que le traerá beneficios a futuro cuando el precio del petroleo siga subiendo…pero en cualquier caso la verdad es que la expresion “el petroleo acabará en 2oaños” ya se oye desde la decada de 70 y todavía seguimos dependiendo del petroleo y continuan a existir nuevas descubiertas (las mas recientes en Brasil como ejemplo).

el 2o punto que me gustaria comentar aqui es el impacto politico que tendría el gobierno que fuera al despreciar mismo que de forma subtil la presion sobre la economia paralela (margen fiscal) para que el impacto sobre la economia no fuera tan radical como lo esta siendo en paises como Portugal o Grecia. Entiendo que son paises en los cuales mucho del empleo generado es exactamente en estas economias, pero tambien entiendo que eso por si solo no es solucion al problema, es decir, lo que generan de empleo de forma paralela, lo quitan de forma oficial y en ese sentido, cualquier aproximacion (repito, por muy indirecta que sea) a un cierto relajamiento fiscal para impedir una mayor generacion de paro me parece complicada de hacerse porque quedaria mal interpretado por los ciudadanos.

Carlos de Andrés 26 Enero 2012 - 23:30

A estas estimaciones habría que añadir un posible recorte mayor por los ajustes fiscales que el Gobierno no va a tomar.

Daura 1 Febrero 2012 - 22:37

El tema de la reforma marco fiscal en pro de los ciudadanos y derechos sociales lleva en boga desde que saltaron las alarmas del déficit, si bien son pocas las menciones a día de hoy, y sólo algunos (sindicatos catalanes – Gallego y Álvarez; o en el ámbito vasco – Maeztu y Basabe) se atreven a reivindicar.

Con la perspectiva de los últimos dos años es curioso leer lo comentado en la sección “¿Qué hacer? – Marco fiscal y tributario” por Fernández-Villaverde y Rubio Ramírez (http://www.reformasestructurales.es/PDF/Marco_fiscal_y_tributario.pdf)

Antonio Romero 2 Febrero 2012 - 14:11

Estos datos no muestran un escenario nada bueno a nivel mundial, Si bien las economías emergentes sumadas a Japón no presentan un escenario tan negativo, habría que mostrar especial atención como indicas al mercado de la vivienda en el gigante asiático en este año 2.012.
A pesar de las expectativas de Moody’s indicando que durante este año no explotará la burbuja, ya se han producido bajadas en los precios del sector inmobiliario durante los últimos 3 meses.

Por otro lado destacar el cambio de gobierno en Estados Unidos que puede afectar a las políticas fiscales del país como hito político relevante a lo largo de este año y que puede dar una vuelta a la actualidad económica mundial.

ABEL BARAHONA 2 Febrero 2012 - 18:17

Mirando los crecimientos para 2011 y previsiones para el 2012 del FMI y del Banco Mundial podemos ver que los crecimientos de los países en Europa van hacer muy lentos y en unos casos negativos. La recomendación para cualquier inversionista o empresa que quiera ver donde establecerse mi opinión es que abran los ojos en los países emergentes que se proyecta que crezcan un 5.4% y mirar los países de suramerica que están creciendo a un ritmo acelerado como Colombia y Argentina con proyecciones de crecimiento para el 2012 de 5.7% para Colombia y 6% para Argentina. Hablando de España no veo como los inversionistas pueda invertir en un país con una proyección de decrecer en 1.7% en su PIB aprox para el 2012, un desempleo del 22.5%, no hay empresas atractivas para los inversionistas, tasas de intereses altas y los bancos muy cerrados a prestar plata, y el motor de la economía que es la construcción parado sin poder arrancar hasta que baje mucho la demanda de vivienda , ya que hay 5.5 millones de viviendas vacías entre nuevas y viejas. Sabemos que España tienen que empezar a ver como atrae a nuevos inversionistas a que generan nuevas empresas y generar mas empleo.

Cristina Menéndez 20 Febrero 2012 - 17:29

Si alguien esperaba que los datos del FMI con respecto a España no fueran a ser bastante pobres, es que no vive la realidad actual.
Cuando las reformas que tiene que hacer la economía española a tantos niveles, fiscal, laboral, mercantil, etc., generan tantas dificultades políticas (y no políticas, también reales, a personas que ya están viviendo una realidad suficientemente dura), es difícil pensar que esto no vaya a ser una maratón, sino dos maratones.
Cuando un país como España, que ha dependido tan fuertemente de un sólo sector (construcción), todavía no ha realizado todos los ajustes que necesita (y no quiero crear polémica aquí, habrá ideas para todos los gustos: que si los bancos tienen que sanear balances, que si el mercado ha de bajar precios… Me remito simplemente a una realidad), parece inevitable pensar que aún nos quedan varios años para empezar una curva ascendente.
Puede que sea utópico pensar en un cambio de modelo productivo, puesto que no somos Irlanda (es más fácil ser un “tigre celta” cuando tu población no llega a cinco millones, que ser un tigre “ibérico”, que sobrepasa los cuarenta y siete), pero un cambio en alguna dirección parecería recomendable.

Fernando Esteve 21 Febrero 2012 - 16:00

Oportunidades

Dicen que la palabra japonesa para “crisis” se compone de las palabras “peligro” y “oportunidad”.
Parece que, mientras que unos sólo ven el peligro, los dirigentes de la Unión Europea han visto la oportunidad, oportunidad de sanear las cuentas de la Europa periférica, la de aquellos países con deudas (públicas y privadas) muy elevadas.
Los mercados les brindan el motivo, el argumento, que llevaban tiempo buscando, ese tiempo que Alemania sí dedicó a hacer reformas y que, como queda patente, son necesarias también en el resto de Europa.
Pero, como hemos dicho en clase (y apunta Blanchard), el “timing” lo es todo. No se puede esperar un ajuste a toda costa, que obvie las circunstancias en las que se produce. Las políticas aplicadas deben permitir el crecimiento, que actuará como acelerante.
Lástima no haber encontrado estos argumentos en tiempos de bonanza.

Fernando Esteve 21 Febrero 2012 - 16:03

Oportunidades

Dicen que la palabra japonesa para “crisis” se compone de las palabras “peligro” y “oportunidad”.
Parece que, mientras que unos sólo ven el peligro, los dirigentes de la Unión Europea han visto la oportunidad, oportunidad de sanear las cuentas de la Europa periférica, la de aquellos países con deudas (públicas y privadas) muy elevadas.
Los mercados les brindan el motivo, el argumento, que llevaban tiempo buscando, ese tiempo que Alemania sí dedicó a hacer reformas y que, como queda patente, son necesarias también en el resto de Europa.
Pero, como hemos dicho en clase (y apunta Blanchard), el “timing” lo es todo. No se puede esperar un ajuste a toda costa, que obvie las circunstancias en las que se produce. Las políticas aplicadas deben permitir el crecimiento, que actuará como acelerante.
Lástima no haber encontrado estos argumentos en tiempos de bonanza.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar