24
dic

En el Tercer Trimestre de 2011 se iniciaron, en España, 18.162 nuevas viviendas, un 26,6% menos que en el mismo trimestre de 2010.  Las viviendas terminadas ascendieron a 42.008 unidades, un 17,7% menos que en el mismo trimestre de 2010.

En 2006 se iniciaron casi 800.000 viviendas y en 2011 se iniciaron 70.000. En 2007, se terminaron aproximadamente 750.000  y en 2011 160.000. 

La buena noticia, si se puede decir que es buena, es que la incorporación de viviendas nuevas terminadas al mercado sigue siendo ligeramente inferior a la compraventa de viviendas nuevas, facilitando un mínimo retroceso del stock acumulado.

Hemos pasado de construir 700.000 viviendas al año a 70.000. Un cero menos. ¿Se recuperará el sector? ¿Cuando? 

 

Comentarios

Carlos Dinis Rodrigues 24 diciembre 2011 - 14:25

Hola,
no tengo duda en que el sector va a recuperar, pero lo que sí dudo es que lo consiga hacer hacia niveles del 2006 y que la recuperación se produzca en los proximos 12 a 24 meses.
Hasta 2008 hubo una presión muy grande para que las personas compraran su propia vivienda. Las bajas tasas de interés llevaban a que la compra de vivienda fuera algo muy apetecible, y la comparación de costes mensuales con lo que se pratica en el mercado de alquiler conducía las personas a la opción de compra, por el mismo precio mensual o tan sólo ligeramente superior, pero… siempre asociado a un contrato de varios años hasta que la vivienda se queda pagada (10, 20 o incluso 30 años). Y un contrato de este tipo trae problemas adicionales cuando uno se queda en el paro, ya que si uno tiene una vivienda alquilada siempre puede optar por cambiarse a otra más barata, pero con una vivienda en propiedad las dificultades empiezan luego a la hora de tratar de venderla para conseguir cambiar a otra que demande menos gastos al mes. Los bancos hicieron muchísima presión y inventaron muchos productos financieros para conseguir un cliente más con contrato de hipoteca. Al hilo de esa competencia entre los varios bancos, incluso las exigencias y garantias para conseguir los préstamos se tornaron más “flexibles” (suplementos de la nómina eran acceptados como haciendo parte integrante y permanente de la misma, los limites de corte a los ratios de esfuerzo financiero de las familias se colocaron a niveles superiores para facilitar la acceptación de los préstamos, etc), ya que para ellos era la diferencia de conseguir el cliente número X del mes que les permitiría no quedarse atrás de la competencia y hacer sus numeros en los informes de negocio trimestrales. Las personas empezaron a pensar que comprar vivienda era lo más normal del mundo, y que la opción de alquilar a lo mejor sería cosa del pasado.
Al día de hoy, creo que está claro que no solo los bancos aumentaron sus niveles de exposición al riesgo al rebajar las exigencias que colocaban a sus clientes de prestamos hipotecarios, como las personas en general se han dado cuenta que las cosas no son tan faciles como los bancos hacían creer. O sea, sigue siendo verdad que “there’s no such thing as free lunches” y el mundo no ha cambiado a este respecto. Las noticias en la tele siguen dando cuenta de varios casos de personas que han perdido su vivienda y que además tendrán que seguir pagando lo que resta de la hipoteca al banco (como es natural). Estos mensajes son muy fuertes y sin duda que llevaran en un futuro inmediato a las personas a reflexionar bastante sobre su real capacidad de hacerse frente a un prestamo a la hora de pedirselo a un banco. Creo incluso que pasarán a ser las personas más exigentes con las condiciones a las que deciden pedir un prestamo para compra de vivienda que los bancos ellos mismos. Y un cambio con esto perfil tiene un impacto directo, hacia la baja, en la demanda de vivienda. Además de factores de este tipo, el volumen de viviendas disponibles en el mercado para compra sigue siendo muy elevado.
Cerrando el comentário, creo que el sector se va a recuperar, tardará como mínimo 1 a 2 años (seguimos en escenário de crisis), las personas seguirán más reacias a comprar vivienda (por todos los problemas que en los ultimos dos años se han tornado publicos respecto a los procesos de impago de hipotecas), y creo que el nível al que se va a recuperar será más bajo que el nivel verificado en 2006. Creo que tardará mucho hasta que el sector de la construcción pueda alcanzar novamente niveles de 2006.
Slds,
Carlos Rodrigues

Andrés A. 24 diciembre 2011 - 21:34

Buenas tardes, y felices fiestas por la fecha en la que nos encontramos.

Después de leer el artículo anterior, enseguida se me vienen a la cabeza dos parámetros, por un lado el stock de vivienda, he buscado por internet, y no existe unanimidad a la hora de dimensionarlo, pues aparecen numerosas estimaciones, pero por poner una cifra, podríamos hablar de 1.500.000 viviendas de primera y segunda mano, disponibles para la venta. Si incluimos las viviendas no a la venta, y aquellas en las que la construcción esta iniciada, estaremos hablando de 3.000.000 de viviendas de stock, para los próximos años.

Por otro lado, el segundo dato en el que he pensado, es la necesidad de vivienda por la población española, y he encontrado en la web, una presentación de Julio Vinuesa del Departamento de Geografía de la UAM, que trabajando sobre la pirámide de edad, hace unas estimaciones, de las necesidades de hogar, para los españoles que se emanciparán en los próximos años, con un dato estimado para los próximos 10 años, de 160.000 nuevos hogares/año.

A la vista de estos dos datos, observamos que la necesidad de vivienda es bastante inferior del stock existente, también es cierto que para estudiar el sector de la construcción de vivienda, hay que tener en cuenta, las segundas viviendas, las necesidades de vivienda de los inmigrantes y la posible inversión, especulación, respecto a esta, aunque tras los situación vivida con la explosión de la burbuja inmobiliaria, se minimizarán este tipo de operaciones.

No me voy a aventurar a opinar sobre la evolución del sector, porque en lugares puntuales, se podrá recuperar y tener actividad, de hecho un mínimo de actividad, como es el caso actual siempre tendrá, pero las perspectivas no son muy halagüeñas.

Joaquin Grech 26 diciembre 2011 - 14:59

Hasta que los bancos no consigan deshacerse de todas las viviendas que les queda, va a estar complicado que haya recuperacion en el sector. La unica noticia buena que veo de esto es que al menos parece no ir a peor, aunque desde mi punto de vista los precios todavia tendrian que caer bastante antes de que la gente se arriesgue a comprar. Con el paro que hay y la falta de credito, la compra de vivienda esta muy limitada en grandes ciudades.

Wei Huang 27 diciembre 2011 - 02:49

Llevo un tiempo pensando en…

Todos sabemos que tenemos un gran stock de viviendas y que la demanda local no va a poder satisfacer la oferta. Pues bien, ¿porque no vender nuestro producto al extranjero? Concretamente a países como China, Brasil, India u otros lugares donde hay un gran desarrollo económico y donde existe una gran diferencia de renta entre la clase media y la clase alta.

La clase alta tiene nuevas necesidades:
1. Libertad de movimiento para poder viajar y visitar países sin necesidad de los interminables trámites burocráticos.
2. Buscar nuevas inversiones en otros países.

Las propuestas para cubrir estas necesidades podrían ser:

1. Otorgar visados turísticos automáticamente (o que no requieran tanto trámite) a aquellos que compren una vivienda de cierta cuantía mínima, durante un periodo de x meses por año y el capital para la compra de dichas viviendas debería ser financiado por una entidad extranjera para que así nuestros bancos tuvieran más liquidez.

Los beneficios de esta propuesta serían atraer turismo de lujo, incrementar el empleo en el sector turístico y dar liquidez a los bancos.

2. Conceder el permiso de residencia a aquellos que realicen una determinada inversión en España y que tenga como mínimo un determinado número de trabajadores españoles a jornada completa.

Un ejemplo sobre esta la propuesta podría ser Inglaterra, la cual requiere 1.000.000 de libras si es en cash y como en Estados Unidos donde sus leyes están modificadas para cubrir las nuevas necesidades de la clase alta y éstos recibirían su visa EB-5. Esta visa la obtendrían aquellos que si invierten un millón de dolares en el país o medio millón, en un área determinada por el gobierno, creen o conserven al menos 10 puestos de trabajo.

Durante mi experiencia laboral varios clientes de China estaban interesados en adquirir una vivienda en España y así poder venir de vacaciones.

Alejandro Romero 31 diciembre 2011 - 15:14

Como afectado directo de este tema, voy a dar mi visión del futuro a corto plazo.
Soy arquitecto y me dedico principalmente a desarrollar trabajos de construcción, project management y desarrollos de proyectos. Es decir, prácticamente puedo afirmar que a día de hoy no hago nada.
Los Colegios de arquitectos están en ERE, no hay proyectos para visar y menos aún licencias solicitadas en los ayuntamientos.
La mayoría de los compañeros de mi gremio están viviendo de los ahorros, viendo cómo se consumen sin ninguna perspectiva de mejora. Muchos ya han abandonado la profesión y despedido a todos sus empleados.
Como decía no se están desarrollando proyectos, tema que viene a tardar de media unos tres meses.
No hay solicitudes de licencia de obras municipales. Que aunque debieran ser rápidas en caso de aparecer, ya se encargan los funcionarios de turno de tomárselo con calma. Hay municipios donde un trámite de licencia de obra mayor viene a tardar en torno a un año. Sí, ya sé que la ley establece que en tres meses tope deben informar… Dejémoslo ahí, están muy estresados. Ni que decir si se trata de un suelo sin urbanizar en el que haya que realizar un plan parcial o un estudio de detalle.
No voy a comentar nada de los bancos, esos que regalaban las hipotecas y ahora el grifo está tan cerrado que no cae ni gota.
Mi comentario viene en cuanto a los plazos. En la situación en la que estamos como mínimo hasta finales de 2013 no habrá ninguna recuperación en la construcción de nuevas viviendas. Mientras no haya proyectos, no hay licencias y menos aún obras.
En cuanto al sector público, no hay partidas presupuestarias para nuevas obras, casi ni para acabar las comenzadas. Y con la tramitación de consejerías, ayuntamientos…. Se puede decir que el trámite lleva como mínimo dos años antes de comenzar una obra. No hay trámites ni se prevén.
Suerte y optimismo para este nuevo año 2012.
Ahoguemos en cava el que se va y recibamos el nuevo año con más cava, estando un poquito más anestesiados no nos afectará tanto el desastre.

[...] Economy Weblog Blog this! Recommend on Facebook Share on Linkedin Tweet about it Subscribe to the comments on [...]

Victoria 2 enero 2012 - 14:42

En una de las clases, comentamos el gran problema de fundamentar la economía de un país en la construcción.
Creo que es el momento ideal para desprendernos de la idea que la construcción es un “chollo” y que con un bien de primera necesidad, se puede negociar subidas de precio anuales de hasta un 30% en los años más “duros” de la burbuja (según datos de idealista.com).
Creo que tenemos la oportunidad de cambiar el panorama laboral español. Fomentar a las empresas que generan riqueza, exportan, hacen inversión y creen empleo. Crear riqueza fabricando bienes; con una visión a largo plazo. Debemos dejar la idea de “forrarnos” a corto plazo.

Una de las cosas que creo que el nuevo gobierno se ha equivocado es la reducción de las partidas de I+D. Aunque haciendo una reflexión más profunda, ¿es que el nuevo gobierno piensa que la I+D es un gasto y no una inversión para salir de la crisis?
Ahora tal y como está montada la Investigación, puede considerarse un gasto, ya que en la mayoría de los casos, no se hacen acuerdos con las industrias para resolver problemas concretos y prácticos. Las investigaciones en las universidades son en gran medida, muy teóricas.

Dicen que en tiempos de crisis, cuando la gente está peor, sale la imaginación de cada uno de nosotros y la fortaleza para llevar a cabo nuestros proyectos. La crisis puede ser una oportunidad.

Ana P 2 enero 2012 - 15:36

Desde luego resulta complicado reavivar el sector de la construcción en España dadas las circunstancias actuales. Por un lado, el Estado no tiene capacidad presupuestaria para compatibilizar el impulso del sector con el control del déficit. Por otro, muchos factores reducen la proactividad de los agentes privados (falta de crédito, tipos de interés, encarecimiento de productos energéticos, demanda nacional a la baja, etc.)

No sé si se trata tanto de reavivar la construcción o de impulsar otros sectores que sustituyan el crecimiento aportado por ésta en la última década.

En mi opinión nuestra recuperación económica será débil y fugaz si no somos capaces de realizar cambios en la composición del crecimiento y de apoyar sectores que actúen como catalizadores de la economía que ejerzan nuevamente un efecto arrastre sobre otros sectores asociados.

Juan Ignacio Saura 4 enero 2012 - 16:43

En mi opinión es muy complicado poder vaticinar cuando podrá comenzar a recuperarse el sector después de los años vividos de bonanza en el que prácticamente la totalidad de las viviendas estaban vendidas antes de iniciar su construcción y muchos españoles compraban sobre plano.

En primer lugar se tendría que eliminar el stock de vivienda nueva existente que a día de hoy asciende a aproximadamente 700.000 viviendas, según señalan los expertos, la única manera de reducir el número de viviendas nuevas a la venta es bajando los precios, así como reactivando la concesión de hipotecas, que también evoluciona a la baja por los mayores recelos de la banca a prestar dinero y la caída de la demanda.

Con respecto al primer punto (rebaja de precios), desde los precios máximos alcanzados en 2007, la vivienda acumula un descenso del 16%, según cálculos del Banco de España, que añade que deberían abaratarse hasta un 25% para concluir el ajuste. Por este motivo, augura que la crisis del sector se prolongará hasta finales de 2012 o, incluso, principios de 2013 (desde mi punto de vista con la que está cayendo en España y las previsiones de crecimiento que tiene el actual gobierno encima de la mesa unido al incremento de impuestos que reducirá el poder adquisitivo de las familias veo un pronóstico de recuperación del sector muy optimista) ademas la institución calcula que, si a la obra nueva se le suma la segunda mano, la oferta de casas a la venta asciende a 1,1 millones.

Para conseguir la reactivación de la concesión de hipotecas una de las posibles soluciones seria la creación del Banco malo que hemos comentado varias veces en clase (llevo leyendo todas las navidades en la prensa que el Gobierno lo tiene en cartera pero todavía no ha decidido si llevarlo o no a cabo).

Feliz Año

Rafael Pampillón 4 enero 2012 - 17:46

Gracias. Muy interesantes vuestros comentarios. Rafa

Graciela 7 enero 2012 - 18:13

La cuestión es ¿es conveniente que el sector se recupere?
¿Se puede un país permitir basar su economía en uno de las industrias menos evolucionadas, menos innovadoras y que con más alegría han fomentado la corrupción en los últimos años?
¿Se cree alguien que esto no se viera venir? ¿o es que no se quería ver?
¿Es lógico que las familias españolas hayan estado pagando a precio de oro unos bienes cuya calidad dejaba mucho que desear?
¿Es lógico que el Código Técnico de la Edificación que obliga a mejorar la eficiencia energética, el aislamiento acústico, etc. (en la medida en que lo hace claro) no haya entrado en vigor hasta que han empezado a dejar de construirse viviendas?
¿Porqué estudiar urbanismo es estudiar ciencia ficción? ¿Porqué ha bajado en picado la calidad de la enseñanza en todo lo relacionado con la actividad constructiva y lo único que se ha fomentado es que salieran cuantos más “profesionales” mejor?

Dejar un Comentario

*