8
dic

(Si haces click en el cuadro este aumentará de tamaño).

Tal como señalábamos el martes el Banco Central Europeo (BCE) ha reducido hoy los tipos de interés en 0,25%, dejándolos en el 1%. La debilidad económica de la Eurozona es patente. A estas alturas ya se puede adelantar que la actividad en la Eurozona está estancada. El BCE ha rebajado hoy su previsión de crecimiento para el año que viene. En este contexto, el riesgo de tensiones inflacionistas en el conjunto de la Eurozona, a corto plazo, parece muy limitado. Aún así, las empresas están perdiendo competitividad debido a que el euro sigue muy apreciado y al diferencial tecnológico de Europa con EEUU. Como consecuencia la Eurozona sufre una parálisis económica con disminución de la demanda de sus productos lo que no nos permite aumentar la producción ni la contratación de mano de obra, lo que puede hacer que el paro siga aumentando. Los índices de clima económico, de confianza y de gestores de compras siguen a la baja de manera que parece que la recuperación se retrasará hasta el 2013 para, eso sí, acelerarse conforme nos adentremos en el  2014.

 En estas condiciones ¿la rebaja de los tipos de interés del BCE tendrá efecto en la economía europea? La respuesta sería afirmativa si Europa estuviese sufriendo solo una crisis de insuficiencia de demanda agregada y existiese, por tanto, capacidad productiva ociosa.  

Pero los problemas de Europa, especialmente de los países periféricos son fundamentalmente estructurales y no de insuficiencia de demanda agregada: excesiva regulación de los mercados, incluido el de trabajo, falta de competencia, sistema financiero enfermo, impuestos excesivamente altos, gasto público desmadrado, etc. Por tanto, la bajada de tipos, realizada hoy, aunque ayude no es la solución ya que no garantiza el aumento del crédito de los bancos a los consumidores e inversores; además estos agentes tampoco piden mucho crédito por las bajas expectativas económicas.

Esta es una crisis estructural y de confianza, basada en la incertidumbre y generada por el excesivo endeudamiento, la falta de crédito, la rigidez del mercado laboral y la falta de competitvidad de muchos países eurozónicos. Estos problemas junto con la desastrosa situación de falta de liderazgo europea no se soluciona solo con medicina monetaria. De ahí que haya que esperar a la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de mañana y pasadomañana en Marsella para saber si los problemas de la Eurozona se solucionan.  

Eso sí, el cuento la lechera dice que una rebaja en el precio del dinero podría abaratar las condiciones de endeudamiento rebajando los costes financieros de las empresas y de las familias lo que podría aumentar la renta disponible de la economía facilitando en alguna medida el crecimiento y el empleo. Las verdaderas soluciones para Europa son estructurales y o se acuerdan este fin de semana o caeremos en el abismo.

Comentarios

Fabio Andrade Martinez 9 diciembre 2011 - 00:44

Bien com hemos visto durante el curso, la bajada de tipos no facilitará en nada el credito a las familias, ya que para los bancos sigue siendo más interesante comprar bonos de la deuda de los países de la zona euro, en vez destinar crédito para estimular el consumo. Es un fármaco para un enfermo terminal, cuando hace falta un tratamiento.

Jairo Jijón Martinez 9 diciembre 2011 - 15:59

La baja en los tipos de interes ya se vio durante la gran depresion de los EEUU en los años 30, cual fue el resultado? casi nulo, realmente la solucion tal como se la plantea en el mapa conceptual se ve muy facil! aumentar el consumo y aumentar la inversion seria una muy buena forma de aumentar el crecimiento económico por medio de la demanda agregada, pero, en que fallo? pues la demanda de inversion en la epoca era tan baja, que los tipos de interes no sirvio de absolutamente nada, mientras no se creen o se incentiven actividades productivas que generen demanda de inversion estas medidas no ocasionaran el impacto deseado al corto y mediano plazo.

Saludos y muy buen blog!

Juan Comba Xavier 11 diciembre 2011 - 16:25

Tal y como lo entiendo yo en el cuadro de arriba, el BCE puede bajar el tipo de interés lo que quiera, incluso al 0% como en EEUU, a las entidades bancarias, que si estas no bajan su tipo de interés de los préstamos a familias y empresas poco va a cambiar la cosa. Por mucho que la banca mejore su liquidez, no servirá de mucho si no pone el dinero en circulación y si el crédito no llega al consumidor para que se reactive la economía. ¿Por qué si hay una bajada de tipos de interés del BCE a las entidades bancarias, estas no están obligadas a bajar su tipo de interés? ¿Tendría el BCE que prestar el dinero a los Bancos pero con la condición de que lo ponga en circulación?

Francisco Pérez Alonso 13 diciembre 2011 - 18:57

Hola Juan,
creo que el tipo de interés del BCE baja para que las entidades bancarias puedan dar más crédito a sus clientes. Entre la deuda pública que les obliga a comprar el gobierno y los “activos tóxicos” (las hipotecas subprime) lo tienen complicado.
En línea con esto, poder dar crédito, va la bajada del coeficiente de caja (tener una menor proporción de reservas legales, del 2% se pasa a 1%) para el año que viene.

En cuanto a la reducción del tipo de interés interbancario, ten en cuenta que aquí no hay garantías de ningún tipo, y si el banco A le presta al banco B y B no devuelve lo pierdes. Dicho de otra manera, en este sentido el tipo de interés interbancario y el del BCE no están relacionados.

Saludos (y por favor corregidme si me estoy equivocando…..:)

Juan 14 diciembre 2011 - 16:41

Hola,

Pensando en el caso español, se dice que el problema -principal- es la quiebra “encubierta” de las instituciones bancarias. Bien, con un tipo de interés más bajo, entiendo que los bancos pueden obtener mayor liquidez del BCE -dinero fresco para prestar- ya que aparentemente no van a pedir muchas garantías a cambio. Yo me pregunto si el Estado, con buena parte de bancos y cajas intervenidos no aprovechará esta inyección de liquidez para “obligar” a las entidades a comprar deuda pública, lo cual y siendo un lego en la materia como soy no me parece un mal negocio para las entidades puesto que la rentabilidad de la deuda es muy apetecible (teniendo en cuenta que están ofertando depósitos al 4%) y les permite limpiar sus balances. ¿Puede producirse esta situación? Siendo así… ¿qué clase de solución a la crisis es esta? En cualquier caso imagino que es la “hora de los valientes” para invertir en deuda pública española.

Un saludo,

JND

[...] hasta tres años el plazo máximo al que ofrece financiación a los bancos de la UEM, rebajar los tipos de interés, relajar los requisitos de algunos colaterales y reducir el coeficiente de caja.   [...]

Dejar un Comentario

*