2
Nov

Grecia pone en jaque a la UEM

Escrito el 2 Noviembre 2011 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized, Unión Europea

Sólo tres días después de los acuerdos del Consejo Europeo, unas declaraciones del primer ministro griego han puesto en riesgo todo lo consensuado el pasado jueves de madrugada, que había costado casi cuatro meses de duras negociaciones. La intención del gobierno griego de someter a referéndum los compromisos adquiridos con Europa y el FMI reactiva, de nuevo, la crisis de deuda en la UEM.

El daño en la confianza de los agentes puede ser muy relevante, al ponerse de manifiesto que cualquier país de la UEM, incluso el más débil, puede echar por tierra un costoso acuerdo de forma unilateral. Además, abre un escenario que los mercados, prácticamente, habían descartado (“default desordenado”) con consecuencias potenciales muy traumáticas.

No sólo se ha perdido todo lo ganado con el optimismo que generó el acuerdo, sino que se ha ido más allá. En concreto, en el mercado de deuda estamos asistiendo a un nuevo escalón en las tensiones de las primas de riesgo, con Italia superando los umbrales de intervención, que ya forzaron los rescates de Irlanda y Portugal, y con Bélgica alcanzando nuevos máximos históricos.

En el ámbito político, las reacciones se han sucedido rápidamente: tras la perplejidad inicial, Alemania y Francia han programado una reunión de emergencia para esta tarde y la UE rechaza la posibilidad de renegociar las condiciones del segundo plan de rescate a Grecia y, lo más importante, bloqueará la entrega del sexto tramo de ayuda del primer plan de 8.000 millones de euros. Sin esta financiación Grecia no podrá hacer frente a sus gastos corrientes en noviembre y tendrá dificultades, incluso, para refinanciar las letras que le vencen los días 11 y 18 de noviembre por 3.600 millones. Por tanto, a corto plazo, lo más probable es que Grecia se viese obligada a declarar una suspensión de pagos y, posteriormente, que no pueda hacer frente a los vencimientos de deuda que tiene en diciembre por importe de 12.000 millones de euros. En definitiva, los primeros que sufrirían el inesperado giro del gobierno griego serían sus propios ciudadanos y no los acreedores privados.

Por otro lado, este acontecimiento va a condicionar el encuentro del G20 del jueves-viernes que, probablemente si nadie lo remedia, acabará siendo una tercera cumbre sobre Grecia.

¿Qué escenarios se abren?

Optimista.

• Marcha atrás del gobierno griego: no se hará referéndum. Previsiblemente, la situación podría reconducirse, aunque no al punto del pasado jueves porque la confianza ha sufrido un serio deterioro.

Pesimistas.

• Que se haga el referéndum y se apoye el acuerdo de rescate. Las consecuencias más probables serían una fuerte inestabilidad en los mercados financieros (especialmente en deuda pública) hasta su celebración, prevista para diciembre. El principal interrogante es si la UEM mantendrá a Grecia a flote hasta la fecha de celebración y si Italia aguantará en las actuales condiciones de mercado.
• Que se haga el referéndum y no se apoye el acuerdo de rescate. A las consecuencias anteriores habría que sumar un impago incontrolado de Grecia sin descartar, incluso, su salida del euro, el posible rescate de otros países periféricos y el aumento de las presiones sobre Francia.

En este contexto, sólo el BCE tiene capacidad suficiente para contener las tensiones sobre la deuda periférica hasta que los políticos logren encauzar la situación. Por otro lado, el G20 también podría contribuir de forma positiva con un contundente apoyo financiero a la UEM, independientemente de los escenarios que se concreten para Grecia. Ello permitiría preparar una respuesta más eficaz y ayudar a recuperar la confianza. Pero cada vez la solución parece más complicada, en un contexto económico que no apoya, como pusieron de manifiesto ayer las previsiones de la OCDE para la UEM en 2012 (0,3%).

Comentarios

Carmen Romero 3 Noviembre 2011 - 01:19

El anuncio del referéndum heleno parece que ha caído en la Eurozona como una bomba expansiva de consecuencias incontrolables, afectando en primera instancia a los países en peor situación económica pero no limitado a éstos a más largo plazo.
El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera se ha visto obligado a retrasar la emisión de bonos por valor de 3000 millones de euros que estaban destinados principalmente a financiar el rescate de Irlanda, ya que tras la incertidumbre actual agudizada por el anuncio del referéndum griego y la volatilidad de los mercados parece complicada la colocación de dichos bonos actualmente.
Por otro lado, el aumento de la desconfianza también ha originado un incremento del diferencial de los bonos italianos y el bund alemán, alcanzando los 450 puntos básicos y situándose Italia en situación de rescate, que unido a un rendimiento de los bonos a 10 años muy elevado, superior al 6,1%, imposibilita el crecimiento del país y agudiza su crisis de liquidez.
Portugal no ha logrado colocar hoy toda la emisión de bonos a 3 meses, ni siquiera cuando la rentabilidad rozaba el 5%, también debido a la misma situación de incertidumbre tras el anuncio heleno.
Pero España tampoco se queda corta, ya que su prima de riesgo se ha situado en 380 puntos básicos (manteniendo la diferencia de 70 puntos respecto de la prima italiana como ha venido haciendo hasta ahora), y agudizada además por el anuncio del crecimiento 0 en el tercer trimestre, y por las dudas de que se consiga el compromiso de déficit del 6% del PIB este año (principalmente en este caso debido a las deudas autonómicas).
Grecia no podrá afrontar la deuda que le vence en diciembre ya que no recibirá la ayuda del 6º tramo del primer rescate, bloqueada así mismo por la UE tras el anuncio del famoso referéndum. Sin embargo, en caso de que Grecia aceptase el nuevo rescate, ¿qué garantías habría de recuperar alguna parte de la inversión teniendo en cuenta su situación actual, el hecho de que hayan falseado las cuentas hasta la actualidad y el hecho de que no hayan conseguido cumplir con sus compromisos adquiridos en el rescate anterior? Y en caso contrario, si Grecia saliera del Euro, ¿qué consecuencias a medio y largo plazo traería para el resto de países de la Eurozona, ya que se generaría mayor desconfianza en los mercados, puesto que el mensaje que podría interpretarse es que la Eurozona, ante una situación de crisis de alguno de sus miembros, lo “deja caer” saliendo éste de la moneda común, de manera que se pondría en duda la garantía de recuperar cualquier inversión realizada en estos países ante la posibilidad de que pierdan el “amparo europeo”?. Gracias!

Vanessa Quinteiro 3 Noviembre 2011 - 09:53

Entiendo que el anuncio del referéndum heleno sea una manera de calmar las tensiones que existen con los ciudadanos y así calmar las constantes protestas que estaban presentando debido a las medidas de austeridad.
El gran problema de este anuncio de referéndum es la inestabilidad que genera no solo en el propio país si no en todos los países cercanos, parece que el primer ministro Griego le ha dado la espalda al eurogrupo y sus ayudas sin además medir las consecuencias a corto y largo plazo.
A corto plazo está claro que el primer problema que tendrán será el impago de los 8.000 millones de euros para hacer frentes a los gastos y deudas.
Y a largo plazo por un lado el no tener ningún ingreso de ayuda, llegando a la quiebra y por supuesto podría llegar lo que se ha tratado de evitar con la reducción de la deuda (y ampliación del fondo de rescate): La necesidad de rescate de Italia y España, y ya estamos viendo que Italia empieza a presentar síntomas de esta situación a corto plazo.

Otra consecuencia a largo plazo es la posibilidad, ya no tan remota, de que Grecia salga del Euro grupo debido a está “rebeldía” que presentan antes la condiciones impuestas desde el Consejo Europeo para su rescaste. Pero la pregunta sería, sacar a Grecia del euro grupo no pone en riesgo todo lo conseguido hasta el momento?
Supongo que es una situación de mucho estudio y de grandes acuerdos entre todas las partes con grandes sacrificios desde las partes más afectadas económicamente.

Juan Garza 3 Noviembre 2011 - 11:18

Grecia ha puesto en mala posición a toda la Eurozona y encima si rompe la reglas de juego puede perjudicar mas a esta parte del continente. Vale ver los resultados en el forex

Ramón Granero 3 Noviembre 2011 - 11:20

Yo diría que más que un modo de aliviar tensiones, el referéndum griego es una maniobra de supervivencia política del gobierno, que, abandonado como único responsable de las medidas por la oposición, y por tanto en el punto de mira de las iras populares, intenta evitar otra enorme losa política más, diluyendo la responsabilidad de la decisión y disfrazándose mediante pura demagogia como defensor de la democracia.

Se trata de una decisión de increíble irresponsabilidad, ya que parece claro que el resultado del referéndum será negativo, y por tanto todo el trabajo realizado y toda la credibilidad que todavía pudiese tener la política europea quedarán en nada. Un escenario en el que todos pierden porque nadie quiere ceder.

Es una de las paradojas de la democracia (y de la economía de mercado): que los sistemas más liberales, no pueden serlo del todo a riesgo de colapsar. ¿Cuál sería el resultado de un referéndum sobre la eliminación definitiva de todos los impuestos? ¿Y cuáles serían las consecuencias para el estado?

Fernando Esteve 3 Noviembre 2011 - 17:15

Parece que retirarán el referéndum y que Papandreu no dimite:

http://www.abc.es/20111103/economia/abci-gobierno-griego-dimision-papandreu-201111031327.html

Fernando Esteve 3 Noviembre 2011 - 17:15

Parece que retirarán el referéndum y que Papandreu no dimite:

http://www.abc.es/20111103/economia/abci-gobierno-griego-dimision-papandreu-201111031327.html

Francisco Segura Méndez 3 Noviembre 2011 - 17:46

“Papandreu ofrece a la oposición retirar el referéndum si apoya los recortes”, vista esta afirmación publicada en la prensa digital poco más se puede decir de esta sorpresa, a todas vistas una maniobra política interesada.

Y es que da la impresión de que Papandreu quiere descargarse cualquier posibilidad futura de ser asociado como el responsable del momento en el que Grecia fue entregada a la eurozona. Sometiendo a un referendum se descarga de responsabilidad, dejandola en manos del pueblo (que ha mostrado en alto porcentaje su disconfirmidad con este referendum). Es tal la sorpresa con este anuncio que hasta los propios ministros helenos se han mostrado contrarios al mismo, lo que dice mucho de esta situación.

¿Seguirá el referendum adelante? Es tal el sinsentido de este anuncio que ceo que es complicado que se mantenga, sobretodo por dos razones: La primera porque no creo que Grecia aguantara hasta el momento de ese referedum y la segunda porque no están en disposición de elegir, o aceptan el acuerdo y se mantienen en el Euro o se marchan de la eurozona, vuelven al dragma muy devaluado y superan ellos solos esa situación, cosa a la que el pueblo ha dejado mas que clara su negativa.

Eso si, el daño a la confianza de los inversores ya está hecho….

Omar Abou-Hinin Rayward 3 Noviembre 2011 - 18:26

El enésimo capítulo de la crisis griega, y parece que uno de los más importantes de todos. El que puede decidir que por primera vez un país salga del euro.

La propuesta del gobierno griego de proponer a referéndum las medidas adoptadas por la UE y UEM no son criticables desde el punto de vista conceptual de la propuesta: “Que los griegos decidan su propio futuro”. Lo que sí es criticable es la falta de transparencia del gobierno griego con el resto de países de la zona euro.

Durante los últimos 2 años se ha invertido mucho tiempo y dinero en rescatar de la mejor manera posible a Grecia de la quiebra, asumiendo que este país quería seguir perteneciendo al euro.
Pero ahora se han cambiado las reglas del juego, ya que parece que si somete a referéndum las propuestas para el rescate griego (ciertas encuestas señalan que el 60% de la población estaría en contra de adoptar las medidas propuestas por la UEM), se asume la posibilidad de quiebra desordenada del estado griego.

Esta quiebra desordenada puede provocar que Grecia no pueda soportar una moneda tan fuerte como el euro y por primera vez entra la posibilidad de que un país en la zona euro vuelva a su moneda anterior.

Punto clave en los próximos días: Grecia debe proclamar claramente si quieren o no seguir en el club. Ya que si no quieren seguir en el club, la zona euro tiene que moverse con rapidez para que no haya un contagio a otros países.

Por cierto, en cierta medida hemos entrado en esta crisis por un componente de falta de transparencia y ahora parece que no podemos salir de ella por la misma falta de transparencia.

Un saludo,

Omar

Carlos Trivino 3 Noviembre 2011 - 21:26

Era la ultima carta de papandreu, creia que tenia un as bajo la manga pero todo le salio mal, lo que pretendia era negociar mejores condiciones con alemania y francia, seguramente con una quita mucho mayor o meyores prevendas, recordemos que su padre ya lo habia hecho cuando pidio 30 mill millones por la entrada de Espana en la zona y otros favores en el sector agricola. Sin embargo no contaba con la fortaleza y determinacion de la canciller alemana quien fue clara en la expulsion de grecia y como consecuencia la quiebra

Laura Taboada 4 Noviembre 2011 - 13:46

Resumiría toda la gran actuación de Papandreu y sus consejeros como una inmensa cortina de humo que nos ha mantenido, y mantiene en vilo a aquellos que en su momento creyeron en sus cuentas, (no sabemos si por dogma de fe o simplemente porque carecemos de una robusted en el sistema para detectar la actividad poco recomendable del “engaño”). Esta debilidad que se ha hecho patente con los últimos acontecimientos, quizás no apoye esta práctica como “no recomendable”, ya que no olvidemos que con la intención del “referendum” parecía que Grecia tenía la primera y última palabra y que el hecho de que saliese de la Eurozona es más perjudicial para nosotros que para los griegos. O quizás ¿esto sí que es así?Porque tanto Alemania como Italia tienen gran deuda griega que si el matrimonio UE-Grecia se rompe….¿como lo recuperan?

Por otra parte, por muchos parches que le pongamos al camino de alfileres que creo que nos está suponiendo esta situación, mi reflexión es ¿si fuese griego y voviese al dragma, no podría Grecia aprovechar el coste de oportunidad que supondría la devaluación de su moneda, en vez de quedarme en territorio hostil como es ahora el campo de la UE debido a la falta de confianza, para el turismo y su recuperación?

Saludos

Clara Mezcua 6 Noviembre 2011 - 20:15

Podemos respirar tranquilos sabiendo que finalmente no habrá referendum? Se entregará finalmente el sexto tramo de ayuda? Parece condición indispensable para que se les entreguen los próximos 8.000millones que Grecia presente un programa con las medidas exigidas por la UE y el FMI. Sin esta ayuda a mediados de diciembre (el día 11 de dic vence una deuda por 12.000 millones) se declararán en suspensión de pagos. No os parece que antes o después ocurrirá? Que si se les entrega el siguiente tramo de ayuda sólo se está aplazando lo inevitable? Esperemos empezar la semana con buenas noticias…

Paz Santamaría 7 Noviembre 2011 - 10:51

El Gobierno Griego ha retirado su referéndum (03.11.11), presionado por los líderes de la UE. Lo hace después de haber sembrado el miedo en los mercados, provocando un terremoto político y económico en Europa. ¿Y todo ello para forzar a su oposición a respaldar los sacrificios que el pueblo griego tendrá que asumir para seguir recibiendo la ayuda europea, imprescindible para evitar su quiebra?
Esta irresponsable maniobra política (¿operación de marketing?, ¿farol?, ¿órdago?) ha resultado cara para Europa, tanto en Euros como en imagen… Además de encarecer las últimas emisiones de deuda pública de Italia, España o Francia, ha ofrecido una lamentable imagen de Europa ante las economías más poderosas del planeta (EU, China), como Unión (¿?) desordenada y débil, incapaz de autogobernarse y resolver sus propios problemas, en un momento en que la eurozona necesita proyectar credibilidad, seriedad y fortaleza…
La decisión del Gobierno griego (31.10.11) de someter a referéndum el nuevo plan de rescate acordado el 26.10.11 con la UE, produjo sorpresa e irritación. “Queremos comprobar -dijo- si los ciudadanos están de acuerdo con las contrapartidas exigidas por los países europeos a cambio de acudir en auxilio de Grecia”…
¿Quizás, buscando ganar legitimación interna (para aplicar nuevos y radicales ajustes), y poder de negociación frente a los líderes europeos y el FMI? Hasta ahora, el gobierno griego ha asumido que debe despedir a 150.000 empleados públicos, reducir pensiones hasta un 40% , recortar prestaciones sociales, subir impuestos, bajar salarios de funcionarios un 20%, dolorosas privatizaciones, etc. Todo ello en un entorno de recesión y enorme paro, sin capacidad de consumo ni de generación de riqueza, que amenaza con colapsar el débil sector privado.
Sin previo aviso a sus socios europeos, y sin dar siquiera una sola pista a sus conciudadanos acerca de lo que podría llegar a suceder, la convocatoria del primer ministro socialista griego Papandreu de la votación sobre el rescate europeo -en realidad un plebiscito sobre la UE y el Euro- , sentó mal a todo el mundo. A los mercados, siempre escépticos y temerosos. A los líderes políticos de la eurozona, preocupados por el efecto contagio sobre Italia y España. Y hasta a los propios diputados del parlamento griego. El -más que- probable resultado negativo podía acabar con Grecia en bancarrota y fuera de la moneda única.
El mero anuncio desinfló el último gran pacto europeo, tumbó las bolsas (las entidades del Ibex cayeron -01.11.2011- un 5% ; menos de la mitad que muchas de las galas, -15%, germanas, -10%, o italianas…-); bajó la cotización del Euro (a 1,36$) al generar dudas e incertidumbres; y disparó la prima de riesgo de Grecia, además de la de Italia, Francia, España y Portugal, lo que obligó al BCE a intervenir para parar la sangría.
El hecho, además, agrava la crisis en un momento peligroso: la suspensión de pagos de la firma norteamericana MF Global (por especular con deuda soberana europea; el mayor fiasco desde Lehman), y amenaza con contagiar el incendio fiscal y financiero europeo a EU y al resto del mundo.
Todo el proyecto europeo en peligro apenas días después de que la UE presumiera de haber cerrado un acuerdo “integral y definitivo” para salvar a Grecia, para la banca, y para el resto de países bajo sospecha.
La insolencia griega ha amplificado gravemente las carencias y debilidades institucionales de la UE.

Antonio Romero 10 Noviembre 2011 - 19:39

Pues parece que ya hay nuevo gobierno (de transición) en Grecia.

http://www.expansion.com/2011/11/09/economia/1320827181.html?a=38b4a3be704052f3c545aaa27fd5651d&t=1320950299

Papademos, un tecnocrata de reconocido prestigio en el panorama financiero.

Quizás sea un pequeño paso para relanzar la confianza de terceros hacia Grecia.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar