12
Oct

¿Es necesario, en España, reformar el modelo Estado?

Escrito el 12 Octubre 2011 por Rafael Pampillón en Economía de EEUU

En un reciente post El intolerable derroche de las Comunidades Autónomas. ponía de manifiesto que una tarea prioritaria para el Gobierno que salga de las urnas el 20 de Noviembre será la necesidad de una reforma y reducción del gasto público de los Entes Territoriales. Así, la actividad del sector público se ha situado en el foco del análisis de los economistas, periodistas, políticos y ciudadanos. Conceptos como la deuda de las Administraciones Públicas, el déficit público, la estabilidad presupuestaria, el techo de gasto o el tamaño del sector público son debatidos con frecuencia en muchos países de nuestro entorno y muy especialmente en España.

Reducir el déficit y la deuda pública 

Así, la reducción de los ingresos en las distintas Administraciones Públicas españolas, los compromisos de gastos adquiridos, las dificultades para devolver la deuda pública o los problemas de liquidez y tesorería de las distintas Administraciones, hacen necesario replantearse el modelo de prestación de servicios en la actualidad, en aras de conseguir un Estado viable, competitivo y de calidad.

 De este modo, surgen voces que reclaman la introducción de medidas innovadoras, como el copago sanitario o la colaboración público- privada para la prestación de los servicios públicos para la mejora de la eficiencia en la prestación de los mismos; la reducción de Administraciones, mediante la fusión de Entidades Locales, y la creación de Consorcios para la gestión de servicios públicos; o la optimización de las estructuras públicas, mediante la reducción de fundaciones, sociedades o instituciones de derecho público, o a través de la reducción de empleos públicos.

 Ineficiencia administrativa 

Además de dichas áreas de actuación, existe un ámbito de trabajo muy relevante y de plena actualidad, que constituye una necesidad acuciante para nuestro país, y es el que hace referencia a la revisión de la distribución competencial entre los distintos niveles de la Administración, donde conviven la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas, más de 8.000 Ayuntamientos, Diputaciones Provinciales, y Consejos Insulares en las islas.

Vale la pena recordar que el Estado español se organiza en 17 Comunidades Autónomas y 2 Ciudades Autónomas, 52 provincias y más de 8.100 municipios, todos ellos gobernados por sus respectivos Gobiernos Autonómicos, Diputaciones Provinciales o Consejos Insulares y Ayuntamientos, que elevan la complejidad de la gobernanza en el país y que provocan, en ocasiones, la redundancia en las funciones desarrolladas, los gastos incurridos y las propuestas realizadas.

 La consecuencia de esta estructura es la existencia de multitud de normas similares en diferentes lugares de la geografía española, repetición de estructuras de diferente nivel administrativo, y un entramado institucional de enormes dimensiones, con elevadísimos gastos de organización y gestión, con un sector público sobredimensionado y un número de trabajadores públicos muy superior al de otros países de nuestro entorno.

 Un panorama complejo que presenta notables ineficiencias y ámbitos de mejora, ya que existen actuaciones duplicadas o triplicadas entre los distintos niveles, habiéndose aceptado el desarrollo de competencias impropias, competencias delegadas, competencias adquiridas, o competencias no asumidas, entre otras; conceptos todos ellos que ponen de manifiesto la existencia de un modelo poco claro, que influye decisivamente sobre la realidad, sobre la eficiencia de la Administración y sobre el ciudadano y contribuyente, que debe financiar el mismo servicio por varias vías.

¿Por dónde reformarías nuestro modelo de Estado para hacerlo más eficiente y más barato? 

¿Qué competencias deberían volver al Estado Central? ¿Urbanismo, políticas de empleo, educación universitaria, la ciencia y tecnología, la salud o la formación profesional?

 Si España tiene un problema de competitividad, como es notorio y ampliamente reconocido ¿se debe en alguna medida a los costes que impone una estructura territorial que lleva a unas Administraciones Públicas sobredimensionadas redundantes e ineficientes?

Fuente: GUSTAVO GARCÍA CAPÓ (MBA en el Instituto de Empresa y socio de Deloitte responsable a nivel nacional de la industria de Sector Público) “Análisis del modelo de distribución de competencias en España, Alemania y USA, e identificación de oportunidades para la mejora del sistema español”. Libro Marrón. Círculo de Empresarios. 2011.

Comentarios

Anónimo 13 Octubre 2011 - 11:15

Querido Profesor, ya comente en el post anterior en el que hablaba usted de esto el sangrante ejemplo de las diputaciones.Le puedo poner hoy el ejemplo
del senado ¿ sabe usted lo que ha costado el equipo de traduccion simultanea? 1.200.000 euros, solo para que nos podamos entender entre Españoles. Si esto llega a oidos de nuestros acreedores exteriores la prima de riesdo sube como la espuma.
Mientras tanto 5 millones de Españoles pasan los lunes al sol y los ministros montan mercadillos en gasolineras.
Este pais necesita como el comer una ley que castige el mal uso del dinero publico.
GOYO

Jonas 13 Octubre 2011 - 12:21

Si España tiene un problema de competitividad, como es notorio y ampliamente reconocido ¿se debe en alguna medida a los costes que impone una estructura territorial que lleva a unas Administraciones Públicas sobredimensionadas redundantes e ineficientes?

Esto es algo que se puede ver en el forex

David Gilaberte 20 Octubre 2011 - 20:30

Desde mi punto de vista lo que está ocurriendo se veía venir desde hace tiempo. Ya hubo alguien que en un debate económico muy recordado comentó que la crisis que llegaría tendría dos dimensiones, una privada y una pública muy fuerte. Dicho y hecho.

Los debates que se plantean en nuestro pais y los graves casos que vemos en torno al deficit público y la estabilidad presupuestaria me parecen francamente alucinantes. ¿Alguien en su sano juicio llevaría a su empresa o a su economía familiar a un estado de grave déficit público o total desequilibrio presupuestario?. Como creo que todos responderíamos que no; entonces porque no se hace con la gran empresa de todos los españoles… Creo que entre otras cosas no se hace porque el modelo autonómico actual, y me refiero al que tenemos ahora especialmente, ha generado eso y ha fracasado fruto de convertirse en un caballo desvocado mas preocupado por identidades propias y logros “individuales” que por una economía del bienestar y del crecimiento real. Nos hemos convertido en el esnobismo de la independencia y autonomía, y hemos llevado a cotas máximas la no aplicabilidad de criterios, iba a decir económico- empresariales, pero creo que hasta son de simple sentido común y responsabilidad política.

En mi modesitisima opinión sí creo que debería reformarse en cierta medida el modelo, simplificando de entrada cientos de organismos autonómicos, agencias, organismos estatales, entidades publico privadas, organismos dependientes…y repliquemos esto, claro, en las comunidades autónomas….¿que es esto por favor?. Y en segundo lugar racionalizando y optimizando la inversión. El estado no debe dejar de invertir, no debe cortar el grifo totalmente del gasto…debe saber invertir.
Coinicido también en que algunas transferencias deberían volver a regirse por patrones de la administración central sobre todo en temas de los cuales depende, especialmente ahora, nuestro futuro como país y nuestro crecimiento: Educación, Empleo, Sanidad, Urbanismo….

Y por último tal vez deberíamos elevar la categoria de los políticos y de los gestores a cotas mucho mas altas. Alguien que ocupe esos puestos debería tener una formación, cuaificación y experiencia elevadisimas, no ser un mero político. Paralelamente, a todos los cargos publicos, a los funcionarios públicos y a las entidades públicas debería evaluarselas y medirselas con los criterios de productividad, equilibrio, racionalizadad, gestión, economía, etc, que toda empresa tiene. Estas cosas serían también sin duda el comienzo de una mayor eficiencia y eficacia…porque al fin y al cabo las organizaciones y las instituciones no son mas que el reflejo de las personas que las gestionan.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar