22
Sep

Encrucijada política

Escrito el 22 septiembre 2011 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Como ya hizo el Banco Mundial, el FMI cargó ayer las tintas sobre los políticos, por la atonía de su respuesta, particularmente en Europa, frente a la urgencia del momento económico.

En su informe bianual sobre la Estabilidad Financiera Global el FMI destaca una agudización sustancial de los riesgos en la estabilidad financiera mundial, que exige de inmediato un respaldo político amplio para afianzar lo suficiente la estabilidad macrofinanciera, y recuperar la confianza de los mercados.

Lo cierto es que, más allá de los evidentes límites en los decisores políticos, este prolongado episodio de crisis económica está poniendo a prueba los límites de la propia política económica convencional. Así, en cuanto a la política fiscal, el FMI viene insistiendo en las últimas semanas en la necesidad de compatibilizar los estímulos fiscales a corto plazo, que permitan sostener la recuperación, con la consolidación fiscal a largo plazo, que permita sostener la confianza.

Del mismo modo, en lo que respecta a la política monetaria, el informe publicado ayer por el FMI advierte que el bajo nivel de las tasas de política monetaria, pese a ser necesario en las actuales condiciones, puede acarrear amenazas a más largo plazo para la estabilidad financiera. Difícil encrucijada.

Fuente: Javier Carrillo. Encrucijada Política. ABC del 22 de septiembre, página 33.

Comentarios

Ferran Jaén 23 septiembre 2011 - 07:56

Cuando en una cadena de montañas se produce un incendio, deseamos que hayan cortafuegos para evitar su extensión. En la economía, esos cortafuegos son las fronteras nacionales y su correspondiente capacidad decisoria más o menos adecuada al carácter de su población (que no hay que pedir peras al olmo). El FMI ha prendido de nuevo la mecha con su informe, no quiere ser acusado de inadvertido, pero sus soluciones arrastran a la población griega a lo mismo que en Rusia en 1998, y tuvo que llegar Putin (lo que el representaba) y nacionalizar algunas fuentes de recursos imprescindibles para que el Estado ruso no se hundiera tras haber abocado a su población a una reducción de la esperanza de vida.

Una economía de libre mercado con algunas protecciones frente a lo inadsorbible por el tamaño, con preponderancia de los intereses domésticos, puede ser un camino adecuado para una población dada. La alternativa es la guerra mundial sin disparar ni un tiro, ganada por Alemania, que tampoco está en condiciones de presumir si se mira con detenimiento sus bancos y su dependencia del ciclo exportador

Juan Garza 23 septiembre 2011 - 12:16

En su informe bianual sobre la Estabilidad Financiera Global el FMI destaca una agudización sustancial de los riesgos en la estabilidad financiera mundial, que exige de inmediato un respaldo político amplio para afianzar lo suficiente la estabilidad macrofinanciera, y recuperar la confianza de los mercados. Vale verlo en el conversor de divisas

Javier Lusquiños 25 septiembre 2011 - 19:21

Al respecto de la inacción aparente de los líderes políticos, y de la falta de consenso para tomar una línea de acción, es para empezar a pensar que lo que decía Klein sobre que el “desastre es un evento muy conveniente para acelerar cambios que llevan años bloqueados por la resistencia social y política”. Esta idea empieza a tomar cuerpo.

Desde luego se nos está preparando para un mundo que viene en Occidente, que poco o nada va a tener que ver con los últimos 40 años. El modelo ha cambiado, y de la manera que se está gestando es una forma de que todos los actores estemos asumiento ese cambio como necesario para la supervivencia, cosa que si las cosas hubiesen devenido de otra manera posiblemente no hubiera sido tan facil de asumir.

La prueba piloto, Grecia, pero el resto de los PIGS, vamos después.

[…] y consensuada, frente a la crispante atonía de respuestas anteriores, puesta en evidencia por organismos internacionales, socios y, sobre todo, […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar