30
Sep

Balanza de pagos: un termómetro de los problemas de nuestra economía

Escrito el 30 Septiembre 2011 por José Ramón Diez Guijarro en Economía española

La publicación, hoy, de los datos de balanza de pagos de la economía española (mes de julio) por parte del Banco de España, es una buena oportunidad para repasar la situación de nuestra relaciones económicas y financieras con el resto del mundo. La balanza de pagos es un documento contable en el que se registran todas las transacciones entre los residentes de un país y el resto del mundo, independientemente de su carácter: comercial, financiero, etc.

Dentro de la balanza de pagos, es especialmente importante seguir la balanza por cuenta corriente, pues refleja la diferencia entre la inversión y el ahorro interno de un país. Es decir, cuando una economía presenta un saldo negativo en la balanza por cuenta corriente se debe a que vive por encima de sus posibilidades, es decir, el ahorro de sus agentes no cubre el esfuerzo inversor. Y, por tanto, en ese caso necesita la financiación de los inversores del resto del mundo.

En el caso de España, en los años del auge económico, nuestro saldo negativo externo llegó a los 100.000 millones de euros anuales (10% del PIB), que reflejaba un esfuerzo inversor (excesivamente centrado en el ladrillo) más propio de una economía emergente (cercano al 30% del PIB) y una capacidad de ahorro propia de un país de la OCDE (20% del PIB). Eran años de crecimientos elevados y creación de empleo, lo que junto a nuestra pertenencia a la UEM propiciaban que ese déficit se cubriera por los no residente sin problemas: a través de inversión directa y, sobre todo en cartera (compras de emisiones de los bancos). Pero la crisis que se inició en el verano de 2007 y, especialmente, las dudas sobre el futuro proyecto europeo terminaron erosionando y encareciendo la afluencia de ahorro externo a nuestro país, al disminuir la confianza en nuestra capacidad de pago.

 

Esa restricción financiera externa explicaría buena parte del ajuste experimentado por nuestra economía y los problemas para volver a crecer. De hecho, el déficit de la balanza por cuenta corriente ha disminuido del 10% al 4,3% del PIB en poco más de 3 años y, probablemente, se tendrá que seguir reduciendo en el futuro, lo que limitará nuestro potencial de crecimiento (menos inversión y más ahorro). Sobre todo, porque la deuda externa acumulada tras años de excesos se sitúa en términos netos en niveles superiores al 90%. Y según va venciendo esa deuda, hay que refinanciarla.

Por tanto, una economía muy endeudada con el exterior en un contexto de elevada aversión al riesgo de los inversores internacionales, debe reducir la dependencia del ahorro externo y desapalancarse a corto plazo, lo que limitará su capacidad de crecimiento. A medio plazo se debe recuperar la competitividad y aumentar la base exportadora ya que nuestras ventas al exterior sólo representan el 27% del PIB, frente al 40% de media en la UEM, además de no caer en la tentación de una vuelta al ladrillo. Es decir, será necesario un cambio en el modelo de crecimiento.

Respecto a los datos publicados esta mañana, aunque modera levemente su ritmo de corrección, el déficit por cuenta corriente de la economía española continúa reduciéndose, un 9,9% interanual en enero-julio (hasta 28.919 millones de euros). En términos acumulados doce meses el déficit se situó en 45.241 millones de euros (4,2% del PIB), la cifra más baja en siete años y un 57% inferior a los máximos alcanzados en 2007. Esta mejoría es fruto, fundamentalmente, del mayor superávit de servicios, aprovechando el empuje del turismo, y, sobre todo, del menor déficit comercial, derivado del elevado dinamismo de las exportaciones y un menor deterioro del déficit energético.

Comentarios

francisco 1 Octubre 2011 - 08:48

Tengo una duda sobre ests calculos, que si fuere cierta puede modificar substancialmente el análisis de la situación. No creo que muchos países tengan una tal cantidad de turistas (más de veinte millones anualmente). Si en media se gastan, supongamos, 1000 euros entre compras, hoteles, transporte, bares y restaurantes, actividades culturales…. tendriamos 20.000 millones de euros anuales que entran. Los valores gastados via carton de credito o paquetes turisticos, indudablemente estan incluidos en las transferencias, pero… y lo que la gente maneja en efectivo, “travellers cheq” … como es contabilizado? Creo que pueden modificar substancialmente las cosas, porque seria una forma “invesión” en la peninsula que compensaria parte de las importaciones (ejemplificando, se importan ostras del mar rojo pero se venden en los restaurantes, resultando una especie de exportacion, porque quien las come vuelve a su pais, de donde salio el dinero…). O me equivoco?

[…] Balanza de pagos: un termómetro de los problemas de nuestra economía economy.blogs.ie.edu/archives/2011/09/balanza-de-pagos-un…  por kirov hace nada […]

Paz Santamaría 3 Octubre 2011 - 15:45

Opiniones y Datos, son imprescindibles para entender el presente y ¿adivinar? el futuro…

Por un lado, Botín anuncia en Londres que su Banco volverá a aumentar la retribución a los accionistas en 2013 (el dividendo por acción ha permanecido estable en los dos últimos ejercicios, y así se mantendrá en 2011 – en el que el negocio “ha tocado suelo” – , y 2012). Enfatizando que “la contribución de beneficios de España puede ser la mayor sorpresa positiva para los inversores en los próximos años…” No duda de que “Todo mejorará a partir de 2013…”.
En la misma línea, el gobierno augura una reactivación del crédito. Tras la reestructuración emprendida en 2009 “el sector bancario español es más solvente, eficiente y transparente…”.

Y, por otro, datos relevantes…

En el mes de septiembre, la bolsa española ha descendido un 1,97% (mientras que París ha perdido un 8,4%; el FTSE un 4,9%; el DAX un 4,8%; y el MIB un 4,6%).
El IBEX ha cedido un 17,5% en tres meses de crisis del Euro y miedo a otra recesión. Pero ha aguantado mejor que los mejores. Las sólidas bolsas alemana y francesa (el DAX de Fráncfort, y el CAC parisino) han perdido una cuarta parte de su valor (25,4% y 25,1%, respectivamente); peor ha sido para Italia (el MIBTEL de Milán ha perdido el 26,5%). Mientras que el áureo y “descontaminado” FTSE de Londres ha caído un 13,7%. Incluso en Estados Unidos, el S&P ha perdido un 14,3%; el DJ un 12%; y el NASDAQ un 12,9%.
Y, en lo que va de año, nuestro IBEX acumula una caída del 13,3% (frente al 20,4% de Fráncfort, el 21,6% de París, y el 26,4% de Milán).

Efectivamente, la evolución reciente de la economía española (datos de ejecución presupuestaria del Estado y la Seguridad Social, la Central de Balances del segundo trimestre que elabora el Banco de España, los indicadores de confianza de la Comisión Europea, el índice de comercio al por menor (ICM) de agosto, el avance del IPC de septiembre, y la Balanza de Pagos de Julio…) describe y confirma una profunda parada de nuestra economía – al igual que en la zona Euro en su conjunto-. La crisis se prolonga, además, en medio de una desaceleración de la economía mundial…

Pero, la superaremos.

lucia 19 Junio 2012 - 21:32

¿Cuál es su cuantía?

[…] Tomado de economy.blogs.ie.edu […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar