21
Sep

Como albinos en Tanzania

Escrito el 21 septiembre 2011 por Rafael Pampillón en Economía española

 

Este post recoge parcialmente un artículo publicado ayer en El País por César Molinas. El autor señala que “el impuesto sobre el patrimonio se suspendió en 2008 tras una comida en La Moncloa en el que Zapatero reunió a algunos de los principales empresarios del país. El presidente del Gobierno preguntó a sus invitados, uno a uno, si pagaban dicho impuesto y, uno a uno, le respondieron que no (esta anécdota me la relató uno de los asistentes). En uno de sus característicos prontos, Zapatero decidió suspender el impuesto sobre el patrimonio por su falta de equidad, puesto que los más ricos del país no lo pagaban. Y no es que hicieran fraude: no lo pagaban.

El patrimonio es un conjunto de rentas acumuladas en el tiempo que, cuando se generaron, pagaron los impuestos correspondientes. Gravar el patrimonio es volver a gravar esas rentas, algo que la ortodoxia tributaria considera rechazable porque desincentiva el ahorro. La razón técnica es que los más ricos no son personas físicas, sino jurídicas, con lo que eluden con facilidad los impuestos cuyo sujeto pasivo son las personas físicas. 

Este fue el impuesto que se suspendió en 2008, por su falta de equidad, y el que el Gobierno ha decidido restaurar en 2011.

¿Significa esta restauración que los comensales del banquete de Zapatero van a comenzar a pagar el impuesto sobre el patrimonio? ¡Por supuesto que no, faltaría más!

Rubalcaba y Blanco mienten

Dice el catecismo que mentir es decir lo contrario de lo que se piensa o cree, con intención de engañar. ¿Mienten Rubalcaba y Blanco cuando dicen que “el PP intenta ahorrar esfuerzos a los patrimonios más grandes”, o que “no es justo recortar la educación sin pedir un esfuerzo a los que más tienen”? Si se les supone un cociente de inteligencia superior a la temperatura ambiente, y creo que eso hay que hacerlo, hay que concluir que sí. Mienten bellacamente. Yo no sé qué extraña ofuscación ha llevado al PSOE a diseñar su campaña electoral alrededor de una mentira tan palmaria.

Cuando Rubalcaba y Blanco dicen que hay que reinstaurar el impuesto sobre el patrimonio (menos de 1.000 millones de euros anuales) para no tener que recortar la educación o la sanidad, ¿por qué no proponen, para cuadrar el déficit y como alternativa al impuesto, cerrar instituciones inútiles que solo sirven para dar de comer a políticos y a sus enchufados? Ejemplos: las televisiones públicas (1.300 millones de euros), las Diputaciones (5.000 millones de euros) y -¿por qué no?- el Senado.

Alrededor de 160.000 personas, según cálculos de no se sabe quién del Gobierno, pagarán el impuesto restaurado. No son, ni de lejos, los más ricos”.

Puedes leer el artículo completo.

Fuente: Cesar Molinas. “Como albinos en Tanzania“. El país.20 de septiembre de 2011.

Comentarios

Ferran Jaén 21 septiembre 2011 - 22:19

Las propuestas alternativas de reducción me parecen de lo más atractivo y concluyente. Añado que yo no preciso tener tanto representante parlamentario y que con la mitad sería suficiente en cada autonomía, lo que da un recorte automático en gastos susntuarios.

Javier Lusquiños 22 septiembre 2011 - 10:21

Esta anécdota que cuenta el artículo quedará dentro del anécdotas del ya casi expresidente, junto con la de las dos tardes para aprender economía etc, etc.
Si no fuera por la ruina con mayúsculas con que deja el gobierno, hasta tendría gracia pero dada la situación actual la verdad que tiene poca.
Lo que queda claro con esta medida, es que en su momento fue un impuesto de una eficacia recaudatoria limitada y de una dudosa competencia técnica, aunque eso si, en momentos como el actual su reinstauración a modo propagandístico y electoral. En fin allá de quien se deje llevar por estos.
Sin embargo y al menos de momento el tema impositivo parece que también es tabú en el otro candidato , que parece que también niega que vaya a subir el IVA, aunque sea para bajar las cotizaciones sociales u otra medida que incentive la actividad, intentando el llamado “ajuste sin dolor” de una eficacia ciertamente dudosa.
Creo que no va a ser fácil que con una previsión de crecimiento del 1,1% para el próximo año según acaba de indicar el FMI, se llegue al objetivo de reducir el déficit al 3% en el 2013 sin tener que retocar alguna figura impositiva al alza ( probablemente el IVA) , por mucho que se quiera ajustar el gasto.
Si como parece al final los presupuestos los va a poder realizar el nuevo gobierno, habrá que esperar a que medidas se incluyen en él, pero además de las meramente “crematísticas”, el nuevo gobierno deberá acometer nuevos recortes estructurales y subida de impuestos.

Juan Garza 22 septiembre 2011 - 12:21

Todas estas medidas son tomadas para contrarrestar la mala posición en la que se encuentra el país, y ello no hace más que reflejar lo que se ve en el conversor de divisas

Javier Tomás 22 septiembre 2011 - 13:36

Es una tomadura de pelo. Voy a crearme una sociedad jurídica.

Carlos Martín Castro Núñez 22 septiembre 2011 - 20:18

Aquí alguien puede corregirme si me equivoco pero, ¿no está ese impuesto cedido a las comunidades autónomas? Que yo sepa, en Madrid al menos, ya llevaba tiempo sin pagarse. Ergo, por mucho que lo pretenda recuperar el Gobierno, tendría que convencer también a las comunidades autónomas o quitarles ese impuesto y que sea el gobierno central quien lo recaude para sí. Según he estado leyendo se ha levantado la exención general que aprovo Zapatero, pero en muchas comunidades no se ha quitado la exención que ya tenían y habrá que ver que ocurre.

Aún así, lo de Rubalcaba me parece un geta enorme, intenta dar a entender que “el” va a recaudar el impuesto para dedicarlo a hacer milagros, cuando ni en el remoto caso de que fuera presidente podría hacerlo. Además, como ya se ha comentado la gente que más tiene ya sabe como ingeniarselas para no pargar (a través de sicav, repartir bienes entre conyuge e hijos, etc…) igual pilla a unos cuantos en el límite de imprevisto, pero no serán ni con mucho los que más tengan. Se trata de una medida completamente propagandista para intentar vender a los que menos tienen y que no saben mucho de economía, que tranquilos, que “el” va a hacer que los “ricos”arrimen el hombro para que las cosas mejoren.

Ahora que lo de la educación está en el ojo del huracán, si que me parece mal que se hagan recortes que puedan redundar en empeorar la calidad de la enseñanza y me pregunto si de verdad ya se ha recortado de todas partes y no ha quedado más remedio que llegar a esto o simplemente se penso que era un sector del que se podía ahorrar bastante con algunos recortes, y así no tocar otros más controvertidos (diputaciones, empresas públicas, etc).

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar