16
Ago

La economía española creció en el segundo trimestre del año un 0,2% trimestral y un 0,7% interanual. De los últimos seis trimestres, en cuatro se ha registrado un crecimiento positivo. Estos datos del segundo trimestre son una décima peores que los del primer trimestre. La reducción de la tasa de crecimiento se explica por el menor dinamismo de la demanda externa de nuestros bienes que se ha compensado en parte por el crecimiento del turismo.

Por tanto, se vuelve a poner de manifiesto la necesidad de que nuestras empresas aprovechen mejor las posibilidades que ofrecen los mercados exteriores. El tirón de la demanda externa, suele ser condición necesaria en todo ciclo de recuperación. En otras expansiones conseguíamos revitalizar la demanda externa vía devaluaciones y ahora lo estamos consiguiendo más lentamente al no disponer de esa ayuda adicional. Además el estancamiento de las economías francesa y alemana no es una buena noticia.

Para compensar el debilitamiento de nuestros principales clientes conviene insistir en la necesidad de reducir los costes empresariales también los laborales para mejorar nuestra competitividad. La mejora de nuestra competitividad es un factor clave para lograr un crecimiento sostenible, equilibrado y generador de empleo.

Este patrón de comportamiento con una fuerte presencia de la demanda externa en las primeras etapas tras una crisis es además imprescindible, teniendo en cuenta la caída de la demanda interna y la necesidad de reducir el déficit público y otros desequilibrios acumulados durante los últimos años.

Comentarios

Juan Garza 17 Agosto 2011 - 12:47

Este es un mal indicativo para las proyecciones de la economía de España, para tener un seguimiento de esto se requiere de un buen Análisis Técnico

Ferran Jaén 17 Agosto 2011 - 19:44

La reducción de costes laborales es la solución fácil, que tiene el riesgo de incurrir en una falacia: el coste cero. Las empresas que necesitamos no son las que ajustan por costes, sinó las que son capaces de promover los productos por los que están dispuestos a pagar los clientes, productos deseados a precio razonable- El esfuerzo modernizador se ha agotado, el ahorro (y la deuda) no se canalizó hacia inversiones adecuadas, se construyeron viviendas innecesarias en cantidades que no se pueden digerir en pocos años. Sobreexcitamos nuestra economía con el endeudamieneto y ahora hay que rectificar. La corrupción política se ha extendido hasta el punto de situar a los de este o aquel partido en los puestos que han de ocupar técnicos competentes.

Javier Lusquiños 18 Agosto 2011 - 20:39

Pues si la recesión a nivel mundial se confirma, el “alivio” exterior no parece que vaya a durar mucho.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar