12
Jul

Lecciones de política fiscal desde Suecia

Escrito el 12 julio 2011 por Daniel Fernández Kranz en Economía Global, Política fiscal

Suecia ha pasado de ser una economía fuertemente castigada por la Gran Recesión a crecer el año pasado a un ritmo del 5.5%, muy por encima de países como Estados Unidos, Reino Unido o la zona euro. El caso sueco nos ofrece un ejemplo de que se puede utilizar la política fiscal para luchar contra una fuerte crisis económica sin que ello ponga en peligro el crecimiento futuro del país. La clave del éxito radica en tener la casa en orden antes de que empiece la tormenta y para conseguir esto no hay nada mejor que un conjunto de normas y reglas vinculantes que limiten el uso de esa misma política fiscal en tiempos de bonanza económica. El caso sueco contrasta con el de otros países, como EE.UU., que no disponen de estos límites al expendio público y que pagan ahora un elevado precio por alcanzar la tan deseada consolidación fiscal.

Suecia vivió una fuerte crisis financiera a principios de los noventa. Entonces, el país escandinavo sufrió las terribles consecuencias de esa crisis y decidió aprender de ella. Reformó sus instituciones para la política fiscal imponiendo un objetivo de superávit fiscal del 1%, un techo plurianual al gasto público, un requerimiento de déficit cero para las administraciones locales y un mayor énfasis en los estabilizadores automáticos frente a políticas de gasto discrecionales. Desde 2007 se ha creado un consejo de política fiscal independiente que se encarga de evaluar la política fiscal del gobierno y de que se alcanzan los objetivos establecidos.

Desde la introducción de estas reformas, las finanzas públicas suecas han mejorado sustancialmente. Los déficit fiscales de dos dígitos de principios de los noventa han sido sustituidos por superávits fiscales (ver gráfico) y la deuda pública ha disminuido paulatinamente hasta alcanzar niveles inferiores al 40% antes del comienzo de la reciente crisis financiera. Pero lo más importante es que el conjunto de normas y límites para el ejercicio de la política fiscal han hecho de Suecia un país más resistente a las crisis económicas, posibilitando un uso intensivo de las herramientas de política fiscal sin romper el equilibrio de las cuentas públicas.

A diferencia de Suecia, Estados Unidos encaró la reciente crisis financiera con un saldo negativo de las cuentas públicas que a finales de 2007 ya era cercano al 3% del PIB. Los estímulos fiscales de 2008 y 2009 han disparado el déficit público y la deuda pública, que ronda el 100% del PIB. Además, el gasto público ha sido en gran parte extraordinario, no automático, entrando en vigor muchos meses después de un largo proceso burocrático y parlamentario, mermando su eficacia.

Estados Unidos sale renqueante de esta crisis financiera, con sus instituciones monetarias y fiscales en entredicho y con su deuda pública en el punto de mira de varias agencias de rating. En cambio, Suecia disfruta de la etapa de recuperación con sus cuentas saneadas y con un nivel de deuda pública inferior al 50%, fácilmente asumible para una economía que ha empezado a crecer a buen ritmo.

La mayoría de los países con problemas en sus cuentas públicas han emprendido el camino hacia la consolidación fiscal pero sin plantear normas de tipo estatutario que garanticen el equilibrio fiscal una vez haya pasado la tormenta. ¿Deberíamos aprender de Suecia y establecer reglas claras, permanentes, y límites estatutarios para la política fiscal?

Comentarios

Javier Tomás 12 julio 2011 - 11:08

Me parece un post interesante. El modelo sueco siempre funciona. Sin embargo me repatea que siempre se ponga a los países escandinavos como ejemplo. Son siempre como muy perfectos. Imagino que este resentimiento procede del complejo de inferioridad al ser yo miembro de los PIGS.

Ahora bien, iría todo tan bien si en vez de ser 9 millones de suecos fueran 45, como nosotros, o 300 millones como los USA? Tengo mis sospechas que organizarse entre 9 es más sencillo que hacerlo entre 45 o 300.

CCA 19 julio 2011 - 06:41

Ninguna comunidad autónoma de España tiene más de 9 mill., es decir, si desde cada administración local, regional y estatal se aplicara este modelo, al final estaríamos muy próximos al modelo sueco.

Seguramente hay matices, pero es bien cierto que en España, las comunidades autónomas gozan de un grado muy alto de competencias y poder de decisión. Lamentablemente nos hemos gastado lo que teníamos y mucho más. Sería interesante (si es que no se ha hecho ya), conocer el ranking a nivel local, autonónomico de los que han tenido superávit y de los que han tenido déficit. Estoy convencido, que veremos a casi nadie, en el lado del superávit, y seguramente casí todos en el lado del déficit (y por cierto, seguramente el color del partido, nacionalista etc…, no influirá mucho en el resultado)

Para salir de la crisis, necesitamos una estrategia clara definido por un gobierno, y unas administraciones que se alínien con dicha estrategia, y la cumplan. Por supuesto, la estrategia es a largo plazo, todo lo que sea a corto, estará condenado a fracasar.

El modelo sueco puede ser un modelo con éxito “benchmarking”; pero no somos suecos. Sería interesante, analizar otros países están teniendo éxito durante esta crisis, y al final, ponernos en nuestros zapatos, y ver que tendría éxito en el largo plazo para el crecimiento del país.

[…] Lecciones de política fiscal desde Suecia […]

Reforma constitucional « civil plan 30 agosto 2011 - 22:33

[…] los Reforma de política fiscal en Suecia que en el fondo arraigan una fiscalidad más redistributiva de la riqueza. Tambien podrían servir […]

Anónimo 29 marzo 2013 - 10:46

[…] […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar