8
Jul

BCE: ¿palo y zanahoria a la periferia?

Escrito el 8 julio 2011 por Antonio Zamora en Política Monetaria, Unión Europea

El BCE, respondiendo a las expectativas que él mismo se había encargado de generar en los mercados, ha subido su tipo de intervención 25 pb por segunda vez, situándolo en el 1,50%. El lenguaje del comunicado oficial leído por Trichet sugiere, además, que en los próximos meses puede haber nuevas subidas, pero no en las dos próximas reuniones de política monetaria. Se trata de una decisión y de un mensaje ciertamente poco estimulantes para las llamadas economías periféricas, a las que el encarecimiento de la financiación no ayudará precisamente a salir de la recesión.

Sin embargo, la crítica al BCE desde las economías europeas con mayores problemas está hoy especialmente poco justificada. En primer lugar, hay que recurrir a la defensa habitual de la institución: su política va dirigida al conjunto de la zona, del que las economías de España, Portugal, Grecia e Irlanda no son mucho más del 20%. Si el BCE sube ahora tipos es porque el crecimiento económico y la inflación (va seguir varios meses por encima del 2%) de la región, así como las expectativas sobre esta última, así lo requieren., al menos según las pautas históricamente seguidas por la institución.

En segundo lugar, el banco emisor ha demostrado sobradamente que es muy sensible a las dificultades de la periferia, a cuyos bancos viene financiando diligentemente desde el inicio de la crisis y cuya deuda soberana ha adquirido en cantidades significativas en el último año.

Finalmente, hoy el BCE ha dado una nueva prueba de esa sensibilidad: ha suspendido los requisitos de calificación crediticia exigidos a los bonos portugueses, lo que significa que los bancos de Portugal podrán seguir accediendo a la financiación del BCE aportando como garantía la deuda pública de su país en su poder, a pesar de que la agencia Moody’s acabe de rebajar su calificación hasta niveles considerados de alto riesgo (Ba2, desde Baa1). De este modo, el BCE, como ya hiciera antes en el caso de Grecia, desactiva parte del efecto adverso sobre los activos financieros europeos derivado de esa decisión de Moody’s.

En definitiva, el BCE no es el problema de las economías periféricas, sino parte de una solución que no será definitiva mientras las instituciones europeas no den pasos más decididos hacia un modelo que implique un grado elevado de garantía europea para las deudas nacionales.

Comentarios

[…] Como explica en su blog Antonio Zamora, director de análisis de Banco Urquijo, “el lenguaje del comunicado oficial leído por Trichet sugiere que, en las dos próximas reuniones mensuales de política monetaria, no habrá más incrementos”. […]

[…] Como explica en su blog Antonio Zamora, director de análisis de Banco Urquijo, “el lenguaje del comunicado oficial leído por Trichet sugiere que, en las dos próximas reuniones mensuales de política monetaria, no habrá más incrementos”. […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar