9
Jun

Negociación colectiva: ¿Otra “tímida reforma”?

Escrito el 9 junio 2011 por María Jesús Valdemoros en Economía española

Tras la ruptura días atrás de las conversaciones entre sindicatos y CEOE, continuamos a la espera de que el gobierno establezca, mediante decreto ley, las nuevas condiciones que gobernarán nuestro sistema de negociación colectiva. Por las primeras noticias que se van teniendo, parece que las expectativas no son demasiado buenas. Al menos en opinión de la CEOE, desde la que se señala que, en su actual borrador, la reforma es decepcionante y desequilibrada, no resuelve problemas y no va en la dirección adecuada.

Habrá que esperar a la reforma final, pero este rechazo aparentemente total por parte de la CEOE no anima a la esperanza de que nuestro mercado laboral vaya a convertirse en un mecanismo eficaz y eficiente de creación de empleo. No hay que olvidar que la flexibilidad (poca según parece) que se trata de introducir con los cambios de la ley sólo funciona con la voluntad de las dos partes para hacerla efectiva.  

La impresión que queda con este nuevo episodio es la falta de una auténtica convicción reformadora en nuestro país. Es como si nos conformásemos con ofrecer una imagen de voluntad de reforma, con la que en principio podríamos o querríamos contentar a los mercados, al menos apaciguarlos., pero sin intención de aplicarnos en la tarea. Nuestra política económica se limita así a una estrategia de mínimos, tratando de cumplir ante lo que se nos pide desde el exterior (sea Bruselas o sean los mercados). Pero nuestros problemas son muy graves y requieren soluciones ajustadas a la gravedad de la situación actual y al fortísimo deterioro estructural.

Creo que la estrategia debiera ser otra, mucho más valiente. En ese sentido, la reforma del mercado laboral es el perfecto ejemplo. Hasta el momento, hemos abordado distintas mini reformas, cada una de ellas en ámbitos o instituciones diferentes de este mercado, y casi siempre con la mirada puesta en el exterior y no en las verdaderas necesidades de nuestro país. Además, todas y cada una de esas mini reformas han sido tímidas, tratando de no molestar a nadie y, por tanto, no contentando a nadie ni produciendo los efectos deseados. Hubiese sido mejor alternativa una reforma de carácter integral, que abordase todos los ámbitos –legislación sobre fórmulas contractuales, negociación colectiva, políticas activas de empleo, etc.- de manera simultánea y coherente. Se trataba de diseñar un mercado eficiente, flexible, capaz de atender al principal derecho de los trabajadores, que no es otro que el de tener empleo, a la vez que se creaban las condiciones adecuadas para facilitar el avance de la productividad y, con ello, un mayor bienestar para el conjunto de los españoles.

Como digo, el caso de la reforma laboral es paradigmático, pero puede extrapolarse a otras áreas de nuestra política económica. De hecho, seguimos pendientes de la adopción de otras reformas profundas que, en interacción con la reforma laboral, podrían reactivar nuestra economía y encarrilarla hacia su necesaria modernización. Por ejemplo, una reforma en la política fiscal y la financiación de las administraciones territoriales, objeto de polémica estos días y, seguro que también, objeto de análisis en posteriores entradas de este blog.

Comentarios

Juan Garza 9 junio 2011 - 14:17

Estas implicancias sociales se verán reflejadas en cifras, incluso en el Ibex

Jose Antonio 9 junio 2011 - 18:18

es triste, pero en España funcionamos así: no tomamos medidas serias hasta que el agua nos llega al cuello (el Plan de Estabilización del 59) o hasta que un objetivo externo nos marca una disciplina clara (reformas para entrar en el Euro). Ojalá que para adoptar las medidas que necesitamos no tengamos que esperar a llegar al desastre que ya viven los griegos

Xavier 10 junio 2011 - 18:56

Al hilo del tema de los convenios colectivos, y su reforma, se me ocurren un par de reflexiones. La primera es sobre la utilidad efectiva de cambiar la situación actual: sucede que las empresas grandes, y no tan grandes, pero con más de 400-600 empleados, suelen tener ya convenio colectivo de empresa. Los empresarios no derivan ventaja alguna de ese convenio, y sí muchos inconvenientes, como que las condiciones sean siempre superiores a las del convenio de sector (que es el de condiciones mínimas), y el de verse ‘atrapados por la dinámica del convenio’, con la eterna obligación legal de renegociarlo periódicamente, con los conflictos, pérdidas de tiempo, reuniones con los sindicatos, etc, etc, que son propios del caso. Y ahora, ¿se pretende extender ese régimen a las empresas pequeñas y medianas? ¿Se imaginan esos empresarios lo que les espera…? Interminables reuniones de las comisiones negociadoras y comisiones mixtas de interpretación, asambleas dentro de la empresa y en horario de trabajo, protestas y huelgas… ¿Lo saben? Probablemente, muchos empresarios sí lo saben. Quienes no lo saben son los políticos que han determinado que lo mejor son los convenios de empresa porque ‘aumentan la competitividad’…

Y eso me lleva a la segunda reflexión, más general, y relativa a las reformas necesarias en España, en el terreno de la legislación laboral, que deberían ir en la dirección de derogar la mayor parte del bosque de normas existente y liberalizarlo todo. Esa sería la opción preferible en pura lógica económica, pero, ¿quién va a lograr hacer eso…? El actual gobierno, seguro que no… Ya sabemos que su estrategia consiste en prometer y no hacer. En cuanto al PP, su cúpula está ocupada por funcionarios y burócratas de alto nivel que ignoran completamente las necesidades de las PYMEs, donde trabaja la inmensa mayoría de los españoles que sostienen el país gracias a la economía privada. Pero hay otro problema, mucho más difícil de vencer: siempre en mi opinión, la inmensa mayoría de la población española es contraria a modificaciones sustanciales, como una reducción efectiva de la indemnización por despido y una desjudialización radical de las relaciones laborales.

Difícil asunto…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar