20
Jun

Fuente: “¿Es hora de subir los tipos?” publicado ayer en El Mundo. Suplemento Mercados (página 4).

La semana pasada la rentabilidad del bono español a diez años se disparó al 5,75%, frente al 2,95% del bono alemán. Este diferencial de 2,8 puntos marcó el récord del año y pone de manifiesto que los mercados financieros están perdiendo su confianza en la deuda española. ¿Cuáles son las causas? 1) el “efecto contagio” de la insolvencia de la deuda griega y 2) que el mercado está perdiendo la esperanza de que el Gobierno de España vaya a continuar con las reformas económicas, especialmente las conducentes a reducir el gasto público de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

Tan pronto las autoridades europeas llegaron, el viernes, a un principio de acuerdo sobre un posible rescate a Grecia la prima de riesgo se redujo y se situó en el 2,6%. Pero si el Gobierno de España no profundiza en las reformas que están pendientes, tendentes a mejorar la productividad de nuestra economía, la prima de riesgo volverá a subir. 

De hecho seguimos con tipos de interés excesivamente altos, porque estamos bajo la mirada de los mercados y cualquier noticia negativa encarece nuestra deuda soberana lo que no sólo aumenta el gasto público sino que dificulta también la financiación privada, puesto que la deuda pública es una referencia para los tipos de interés que deben pagar, empresas, bancos y cajas a sus acreedores.

 Cuadro: Crédito del BCE al Sistema Bancario Español.

La financiación bancaria

Todo el esfuerzo que han hecho los bancos para recuperar el acceso a la financiación en los mercados internacionales se está perjudicando. Como consecuencia, en los ultimos meses, se ha producido un retroceso en las emisiones de bonos bancarios y, para compensarlo, un aumento del crédito concedido por el Banco Central Europeo (BCE) al sistema bancario español, que registró en mayo un notable aumento, alcanzando los 53.000 millones de euros (lo que supone un incremento del 26% respecto al dato de abril). Es la cifra más alta desde el mes de enero. Desgraciadamente, y para empeorar aún más la situación, el tipo de interés de ese crédito está aumentando.

Foto: Reunión mensual del Consejo de Gobierno del BCE.

Subida de los tipos de interés del BCE

Efectivamente, el BCE en su reunión de política monetaria de la pasada semana avisó que es muy probable que en su próxima reunión, fechada para el 7 de julio, se produzca una nueva subida de tipos de interés (del crédito que concede al sistema bancario) de 0,25 puntos, lo que aumentará los costes de financiación del sistema bancario de la Eurozona y, por tanto, subirán también los tipos de interés de los créditos que conceden los bancos y las cajas de ahorros a sus clientes. Como es sabido el BCE ya subió los tipos en el mes de abril de este año, desde el 1% al 1,25%, después de 23 meses de mantenerlos inalterados. La razón de esta subida se encuentra en que el BCE considera que la inflación sigue siendo muy elevada. Y aunque en el mes de mayo la inflación de la Eurozona retrocedió una décima situándose en el 2,7% todavía supera el objetivo del BCE, que es el 2%.

Es más, los mercados no sólo están descontando la subida que parece habrá en julio sino también otra más en lo que queda de año. Por lo que no es descartable que los tipos oficiales se sitúen a finales de 2011 en el 1,75%. El euríbor que ahora está situado en el 2,14% podría cerrar el año en torno al 2,5%. Estas posibles subidas de tipos previstas serán una apuesta demasiado arriesgada para la maltrecha economía de la Zona Euro.

Problemas económicos de la subida de tipos

De ahí que el BCE debería considerar no sólo los riesgos de inflación, provocados por el alza en los precios de la energía, sino también los efectos negativos de esa política monetaria restrictiva. Efectivamente, el encarecimiento del dinero generará muchos problemas ya que: 1) reducirá el crecimiento económico de la Eurozona con el riesgo de que aumente el desempleo; 2) incrementará los costes financieros para los bancos y las empresas; 3) los aumentos de los pagos para las familias que tienen hipotecas hará que los ciudadanos consuman menos, lo que, también por esta vía, frenará la economía; 4) apreciará todavía más el euro, lo que hará disminuir la competitividad de las exportaciones de la Eurozona, poniendo también en peligro, por esta vía, el crecimiento económico y el empleo y 5) agravará, todavía más el coste del excesivo endeudamiento público y privado de los países periféricos.

La necesidad de las reformas

Para España, con casi cinco millones de parados, de los que la banca calcula que la mitad tiene hipotecas, la noticia de subida de tipos es mala, ya que de ellos 1,3 millones son parados de larga duración, por lo que al perder el subsidio de desempleo complica todavía más el pago de las cuotas hipotecarias. Hasta ahora las familias han aguantado con una morosidad baja, pero con el paro y la subida de tipos empezará a crecer.

Por lo tanto, sería deseable que el BCE, en su reunión de julio, dejase los tipos de interés inalterados. Por su parte, el Gobierno de España, para evitar una crisis de la deuda pública como la que tuvimos en junio del año pasado, debería continuar con las reformas: 1) acelerar la solución a los problemas de las Cajas de Ahorros, 2) reducir el gasto en las Comunidades Autónomas y 3) flexibilizar todavía más el mercado de trabajo para que las empresas sean más competitivas y pongan a trabajar a la gente joven. Si lo hacemos devolveremos la confianza a los empresarios y a los inversores y España volverá a la senda del crecimiento económico. Si no lo hacemos, los mercados seguirán desconfiando de nuestra capacidad de pago, aumentará la prima de riesgo, como ha ocurrió la semana pasada, y el Estado tendrá más problemas para colocar su deuda.

Fuente: Rafael Pampillón. “¿Es hora de subir los tipos?” El Mundo. Suplemento Mercados (página 4). 19 de junio de 2011.

Comentarios

Juan Hormaechea 19 junio 2011 - 19:18

En mi opinión, no es el momento de que se produzca un alza en los tipos de interés. El BCE debería priorizar en función de la importancia de los efectos de sus políticas, ya que, a pesar de que su principal finalidad es controlar la inflación en torno al 2%, no debe olvidar las implicaciones que se derivan de sus actuaciones. A pesar de que España es una de las naciones que más alta inflación tiene en la Zona Euro, con un 3,51% en el mes de mayo, tiene problemas que deberían solucionarse antes de centrarse en la inflación, como lo son el paro y el estancamiento económico.

En mi opinión, si la política monetaria no dependiese del BCE, las políticas se centrarían en estimular la recuperación económica y en conseguir disminuir el paro antes que en reducir la inflación, ya que de lo contrario, la inflación seguramente se mantuviese baja a costa de impedir el consumo y con ello el crecimiento económico necesario para generar empleo.

Sin embargo, y a pesar de lo dicho, el primero en intentar solucionar la situación de la economía española debería ser su gobierno, acometiendo las políticas económicas necesarias para aumentar su productividad. Si bien es cierto que las actuaciones del BCE no son las ideales para fomentar la recuperación económica, no es menos cierto que las reformas prometidas por el gobierno no se están llevando a cabo como debieran.

German 19 junio 2011 - 23:00

No entiendo porqué tenemos esa tasa de inflacion tan elevada, si se supone que no estamos creciendo ni consumiendo. Para mí existe un problema estructural de precios en nuestra economía debido a la baja productividad. Este lastre también condiciona a las exportaciones, supongo. ¿Estáis de acuerdo?

dequeva.net 20 junio 2011 - 22:43

¿Es hora de subir los tipos de interés? | Economy Weblog…

La semana pasada la rentabilidad del bono español a diez años se disparó al 5,75%, frente al 2,95% del bono alemán. Este diferencial de 2,8 puntos marcó el récord del año y pone de manifiesto……

Maria Luisa Mesa Hontoria 1 julio 2011 - 15:29

Hola a todos, esta semana he leido sobre los tres temas y aqui os dejo mis opiniones sobre los mismos. Me han parecido tres temas bastantes interesantes y sobre los que se podria debatir largo y tendido , pero voy a poner unas breve lineas de cada uno de ellos.

CONSUMO
Es claro que la falta de crecimiento de la demanda privada doméstica española es la que está frenando la recuperación de la economía. Para incentivarla sería necesario estimular la confianza en los consumidores. El problema está en que las familias no ven un futuro halagüeño, Gobierno y oposición deberían ponerse de acuerdo aunque sólo fuera en decirle a las familias que habrá recuperación, de ahí a las empresas y de ahí al mercado laboral. En cuanto a la demanda exterior, parece ser que las previsiones turísticas son buenas, esperemos que la realidad sea mejor.

GRECIA
Una opinión: Realmente todos estos planes de reajuste de los países tienen un único objetivo final, mantener la unión monetaria, estabilidad para el euro. Pero en realidad es cada país y no la unión el que se tiene que encargar de su estabilidad económica. Bien, pues todas estas medidas que, por otro lado, tendrían que haberse tomado cuando no estábamos en situación de recesión, sino en fase expansiva, son políticas de demanda contractivas que no mejoran la situación de las familias griegas.

AUMENTAN LAS REMESAS DE EXTRANJEROS
Totalmente de acuerdo con el artículo. De hecho, no solo la población extranjera pasa a formar parte de la economía sumergida de este país, sino que todos conocemos españoles que han visto reducida su nómina en A, para pasar a cobrar parte en B. Los conocíamos cuando no había crisis y ahora muchos más. Hay que recordarle a los empresarios a los que tenemos que proteger (pymes) que muchos de esos individuos están cobrando paro, y que ese paro lo pagamos el resto de los españoles. España siempre se ha caracterizado por un porcentaje excesivamente alto de trabajadores no regulados, las leyes son demasiado permisivas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar