1
Abr

El INE acaba de publicar esta mañana las cuentas no financieras trimestrales de los Sectores Institucionales.

Las cuentas trimestrales de los sectores muestran una descripción trimestral de la economía española basada en el análisis del comportamiento (respecto a los flujos de renta, ahorro, inversión, financiación, etc.) de los diferentes sectores institucionales: Hogares e Instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares, Sociedades no Financieras, Instituciones Financieras y Administraciones Públicas. Es una información muy importante, teniendo en cuenta que uno de los problemas a los que se enfrenta la economía española es el elevado endeudamiento fruto de la última expansión.

En 2010, la economía española necesitó financiación del exterior por valor de 41.045 millones de euros (3,9% del PIB). Lo que significa que se volvieron a reducir las necesidades de financiación de la economía española (3,9% del PIB en 2010 frente a 5,2% en 2009), aunque el ritmo de corrección fue bastante más moderado que en 2009.
El ajuste de la necesidad de financiación desde máximos (9,6% del PIB) ha sido muy intenso, aunque a costa de una profunda  recesión. El año pasado la capacidad de financiación del sector privado (5,2% del PIB) no pudo compensar el elevado desequilibrio de las cuentas públicas (9,2% del PIB). No obstante, frente a la mejora de la posición financiera de empresas y AA.PP., los hogares y las instituciones financieras registraron un ligero deterioro al reducir su capacidad de financiación.

 

 

 

 

  

  

Renta, ahorro, consumo  y endeudamiento de las familias

En el caso de los hogares, destaca la caída de su renta disponible (RBD), fruto de las menores transferencias públicas y la destrucción de empleo. Esto, unido al repunte de su consumo, explica el deterioro de su capacidad de financiación (hasta el 4% del PIB) y de su ahorro (13,1% de la RBD), tras los máximos alcanzados en 2009. Por tanto, después de dos años de una intensa recuperación (+81,4% acumulado), el ahorro bruto generado por los hogares se redujo con fuerza en 2010, un 29% hasta 93.191 millones de euros, el 13,1% de la RBD, tras el máximo histórico del año anterior (18%). Este año probablemente el ahorro descenderá algo más, pero eso no supondrá una recuperación del consumo real, sino una transferencia de renta a los países productores de petróleo.

En todo caso, la necesidad de continuar reduciendo su elevado endeudamiento (actualmente en el 134% de la RBD) hasta cifras más sostenibles obligará a mantener  altos niveles de ahorro y capacidad de financiación, lo que frenará la recuperación de su gasto. Por tanto, la recuperación del consumo a costa del ahorro del segundo trimestre de 2010 (anticipando la subida del IVA) fue un espejismo que no se repetirá a corto plazo.

Las empresas

Por su parte, las empresas registran, por vez primera en la última década, una ligera capacidad de financiación (0,4% del PIB), gracias a la recuperación de los beneficios (tras dos años de profunda caída, el resultado ordinario neto creció un 6,9% interanual hasta septiembre). El mayor ahorro generado ha permitido que la inversión empresarial aumentase (+3,1%), tras dos años de fuerte corrección (-26% acumulado).

Las Administraciones Públicas

Las AA.PP. cumplieron el objetivo fijado por el Gobierno y cerraron el año con una necesidad de financiación del 9,2% del PIB, casi dos puntos menos que el año anterior. Este esfuerzo de consolidación fiscal fue el resultado del dinamismo de los ingresos (los impuestos netos recibidos aumentaron un 8,1%, sobre todo los indirectos, que lo hicieron un 20,3%), junto con la contención del gasto en consumo (-0,9%) y, sobre todo, en inversión (-15%).

Necesidades de financiación con el exterior

En definitiva, las cuentas no financieras de los sectores institucionales reflejan un cambio de tendencia obligado en el comportamiento de los agentes tras la última crisis, teniendo en cuenta la restricción financiera exterior a la que nos enfrentamos. Este comportamiento se mantendrá en el medio plazo y ello contribuirá a reducir nuestro elevado apalancamiento. Cuánto antes se produzca la corrección de éste y otros desequilibrios, antes podremos volver a recuperar nuestra capacidad de crecimiento potencial. Lo demás sería volver a cometer errores anteriores.

Comentarios

Juan Garza 1 abril 2011 - 19:13

Dato muy importante a tener en cuenta y en el sitio de http://www.1forex1.com tenemos más información a tener en cuenta para las finanzas.

Javier Amigo 3 abril 2011 - 14:43

Será verdad que muy a lo lejos empezamos a ver la luz del final del túnel?? los datos son por una parte alentadores (la empresas que nos dan de comer a muchos empiezan a poder ahorrar gracias a los beneficios obtenidos) y por otros preocupantes (las familias siguen pasándolo canutas para llegar a final de mes y ya no digamos para ahorrar). Esperemos que doña inflación no se anime demasiado y los precios se mantengan un poco para que las familias ya asfixiadas de por si puedan consumir y ahorrar aunque sea mínimamente. No nos queda otra que esperar a los siguientes acontecimientos económicos, sociales y políticos para ver que va pasando, por lo pronton esperemos que se calme un poco el panorama internacional y en nuestro país sigan las bolsas animadas como en el cierre del trimestre que hemos tenido.

Jose Miguel Rguez-Candela 3 abril 2011 - 23:05

Parece que el dato en sí es positivo, pero en un sólo año, la capacidad de ahorro de las familias ha disminuido un 60% y las de las instituciones financieras un 30%. Parece que este descenso en las necesidades de financiación son en su mayor parte resultado de las medidad impuestas por Europa hace casi un año. Aún así, parece insuficiente el resultado obtenido por las A.A.P.P. en cuanto a la contención de gasto en consumo(sólo -0,9%) y la inversión (-15%)
Mientras que el sector bancario se está empezando a redimensionar, me pregunto cuando se van a ver iniciativas para la reconfiguración del sector productivo en España. Este país no se puede permitir esperar 2 años más hasta que el nuevo gobierno se decida a tomar medidas que fomenten no sólo el sol y playa

INMA AGUILERA 4 abril 2011 - 01:04

El ahorro de las familias españolas está rozando cada vez niveles más bajos al descender hasta un 13% de su renta disponible. Este descenso fue motivado por la disminución de la renta disponible bruta (1,8%) y el aumento del gasto en consumo (4,0%). Hemos pasado de altas tasas de ahorro en los momentos duros de la crisis por el miedo a lo que nos iba a deparar y ahora los datos reflejan un cambio de tendencia muy positivo. Que estemos gastando más no sólo es un paso importante para el crecimiento de la economía sino que además refleja la progresiva recuperación de la confianza por parte de los hogares españoles. No quiero decir que la recuperación económica dependa exclusivamente del consumo pero sí me parece un factor clave que está despegando poco a poco e irá incrementándose a medida que se vayan ajustando otros índices como el de empleo.

María Lorenzo 4 abril 2011 - 08:30

La economía española pasó de ser la que menos ahorraba en la Unión Europea a ser la que más, es decir, que la crisis económica provocó el ahorro preventivo de las familias, a niveles récord en muy poco tiempo.
Pero parece que vamos perdiendo este miedo y lo reflejamos en la disminución de la tasa de ahorro que se traslada automáticamente al crecimiento económico con el aumento del PIB.
Pero no se trata solo de pasar la fase del miedo de contención de gastos, sino de cambiar la estructura, reflexionar y aprender de los “errores”.
Y es que pese a la «amenaza» que supone la «iliquidez» del ladrillo, la vivienda sigue siendo nuestra principal inversión.
Parece que la burbuja inmobiliaria sigue configurando las bases de la estructura económica española.
¿No deberíamos diversificar y dar más peso al ahorro financiero frente al inmobiliario? ,¿por qué no invertimos mas en depósitos a fondos de inversión o pensiones, acciones, seguros, etc.?
Quizás desde el gobierno se deben incentivar estos cambios de estructura para que los españoles cambiemos nuestros hábitos de inversión en vivienda. Además no podemos olvidar que la mayoría de nuestro endeudamiento está referenciado a tipo variable, que además amenaza con volver subir.
Así pues, ¿contribuirá la supresión de la deducción fiscal por vivienda a este cambio de hábitos?.

Carlos 4 abril 2011 - 11:31

La economía parece seguir su cauce lógico. Durante la burbuja inmobiliaria se adelanto mucho gasto y cuando eso ocurre luego toca apretarse el cinturón. El problema es que cuando ese gasto que adelantas se te va de las manos y encima se junta con una crisis financiera a nivel mundial tienes un grave problema. Esperemos que la correció se de rápido, pero el dato que se debe scar es que con las familias y las administraciones públicas centradas en recortar su deuda, las empresas tendrán que sostenerse vía exportaciones, ya que el mercado nacional aún anda con muy poco movimiento. El problema es nuestra falta de competitividad y probablemente la falta de recursos y/o experiencia de las PYMES para poder buscar maneras de internacionalizarse o encontrar nuevas formas de llegar al público dentro del mercado nacional, que aunque se venda menos que antes se sigue pudiendo vender. EL gobierno no parece muy centrado en ese tema y con las elecciones a la vuelta de la esquina habrá que ver si se toma alguna medida importante en los próximos dos meses.

Denis Génova Sanjuán 4 abril 2011 - 17:22

Creo que nos deberíamos plantear si realmente esta reducción de las necesidades de financiación viene provocada por una mejora de la situación económica española…..sin lugar a dudas, meses atrás esto se vendería como un retorno de los famosos “brotes verdes”.
A día de hoy, por un acto de cordura (que me extraña) o por el pasotismo que se puede desprender de la situación interina del Gobierno y una actitud basada en el amplio refranero español que, por razones obvias no voy a reproducir completamente en este comentario: “para lo que me queda en el convento,…..”, aún nadie ha salido a la palestra a regar la maceta.
Vistos el resto de datos que han salido a la luz en estos días….que en los foros políticos no hayan ofrecido una visión optimista de esta reducción de las necesidades de financiación me parece una de las decisiones más acertadas que se han tomado últimamente.
Podría ser hasta indecoroso que se siguiera vendiendo la recuperación de España y la cercanía del retorno de la “Armada Invencible” en momentos en los que: seguimos batiendo récords mes tras mes en los datos del paro; el aumento de la inflación sigue castigando la renta disponible de los hogares españoles y las previsiones sobre los tipos de interés no hacen vislumbrar un futuro más próspero, debido a su efecto sobre las hipotecas….aspectos todos ellos que van a seguir lastrando el crecimiento del consumo y por tanto el de la economía.
Tal y como se comentaba en varios comentarios anteriores, España debe afrontar las reformas estructurales necesarias para aumentar su productividad y competitividad. Desde luego, viendo la situación política actual parece que estas reformas tardarán tiempo en llegar… ¿será demasiado tarde?

Jesus Romero Quesada 4 abril 2011 - 20:26

Compañero, la probabilidad de que la situación sea como dice el refranero español es bastante factible, no obstante, me decanto por el beneficio de la duda, y observemos como se reproduce la situación. El tema es que realmente España ha disminuido sus necesidades de financiación extranjera, reduciendo su déficit en la balanza de rentas (aumentando ingresos en concepto de transferencias de capital, por ejemplo), y un superávit en la balanza de servicios importante (generada por la “fuerte” recuperación del turismo). Parecen buenas noticias, ¡y podían haber sido mejores! Ya que aumentó el déficit de la balanza comercial donde ha afectado negativamente las subidas del precio del petróleo y la importación de bienes intermedios industriales, automóviles y otros, cuando en el 2010 se percibió un aumento sustancial de las exportaciones, no lo suficiente. (Este ultimo dato no hace mas que recordarme el tremendo error que España cometió al invertir tan desenfrenadamente en “ladrillos” por un lado y “pelotas Nivea” por otro, y que al parecer seguimos consumando…¡¡industria señores!!).
A mi todo esto me da que pensar, ¿y en el 2011, como serán los resultados? Teniendo en cuenta el presente y tomando en cuenta factores como el aun mayor aumento de precios del crudo, el menor crecimiento de las exportaciones, las subidas de tipos del BCE, la disminución de renta de los españoles con su consecuente estancamiento de demanda interna, etc. La verdad, no creo que lo datos sean demasiado alentadores, al fin y al cabo son nuestro presente, ya los conocemos, así que no nos confiemos y pensemos que saldremos de ésta con una sonrisa en el corto plazo, más bien agarrense bien a la barandilla porque no hemos terminado y las esperadas reformas…llegaran? Esperemos que sí, y a tiempo (la esperanza es lo ultimo que se pierde, o eso quiero seguir pensando).

Borja Vicenti 4 abril 2011 - 20:45

La situación en España ni mejora ni mejorará lo que cada de año y comienzos del 2012.

El paro sigue y seguirá aumentando (sé de algunos EREs que se realizarán de aquí a final de año), cada vez es mayor el número de hogares con los padres sin trabajo y en los que uno o ambos ya ni cobran el paro, la inflación aumenta cada vez más, el BCE aumentará seguramente los tipos de interés esta semana (y lo hará progresivamente hasta alcanzar el 4,5-5% aproximadamente en 2 años), el EURIBOR12M está aumentando con la repercusión que tiene en las hipotecas (97% en España son a tipo variable), la RBD disminuye…….. y ante este panorama se observa lo inesperado: un descenso del ahorro y un aumento del consumo.

¿por qué no aprendemos de los errores del pasado y nos gusta vivir siempre por encima de nuestras posibilidades? Esperemos que las entidades financieras estén preparadas para una nueva oleada de morosos.

Juan de la Peña Gayo 4 abril 2011 - 23:38

Aunque en el gráfico se ve como la curva de consumo esta creciendo, en mi opinión, y con los datos que nos han dado hoy de máximo histórico de parados, más el aumento de los carburantes, más la situación de incertidumbre, todo ello va a hacer que el consumo vuelva a caer. Todo apunta a que durante los próximos años la economía española no va a crecer lo suficiente como para crear un número importante de puestos de trabajo por lo que veremos los próximos años situaciones muy complicadas. Muchas personas van a verse obligadas a migrar a otros países donde si que haya una oferta real de trabajo.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que mejore el panorama, y lo peor de todo, es que encima en gran medida no depende de nosotros, sino como le vayan a nuestros compañeros europeos, aunque una gran parte sí que depende de nosotros, de que se hagan reformas laborales, se fomente la creación de nuevas empresas, la exportación y que a nivel público se reduzca la gran mayoría de organismos inútiles y que están por duplicado a los largo de nuestro país.

Ester Alava 5 abril 2011 - 17:58

Los datos que publica el INE además de ser los objetivos que se fija el Gobierno, como es el caso del déficit público, nos sirven para trasladar a la economía real los datos macroeconómicos.
Los hogares Españoles pierden capacidad porque están sobreendeudados, principalmente debido al porcentaje tan alto de sus ingresos que destinan a vivienda. Esto junto al repunte del consumo del año pasado (derivado de reformas fiscales como subida de IVA y eliminación de desgravación a la vivienda) hace pensar que su tasa de ahorro no ayudará al balance, más contando con la subida de alimentos y petroleo. La Administración Pública es lo más complicado de reconducir. Las autonomías ejercen mucha presión al gobierno central y además ningún gobierno quiere desarrollar políticas que incrementen la presión fiscal al contribuyente.

Marta María Martínez Díez 6 abril 2011 - 09:16

Evidentemente hay ciertos signos de la economía que nos preocupan y mucho. Que las familias tengan menor capacidad adquisitiva es preocupante dada la situación pero el ciclo nos indica que una reducción del consumo puede no ser tan mala.

Esta semana, el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart declaraba que los estadounidenses ahora son mucho más cautos a la hora desembolsar dinero de lo que eran antes de la recesión, “una economía menos dependiente del consumo ayudará a reequilibrar las cuentas externas del país, -el comercio y las cuentas corrientes”.

Y comenta que EEUU tras pasar po las etapas de la Gran Moderación y la Gran Recesión, ahora se encuentra en el Gran reequlibrio, en la que observa tres procesos de reequilibrio actualmente en curso: el reequilibrio del consumo y el ahorro, el reequilibrio fiscal, y el reequilibrio de la regulación.

Aunque hay ciertos indicadores que siguen preocupándonos, debemos ser conscientes del momento y abordar el reequilibrio tanto instituciones como empresas y familias.

Un saludo

Marta M. Martínez

Lorena Senador-Gómez Lázaro 6 abril 2011 - 13:03

España tiene objetivos en materia económica que tiene que cumplir a toda costa. Estos datos macro son esperanzadores y toman importancia más aún cuando observamos a otros países como Portugal que, la desconfianza sobre su economía, les obliga a pagar su deuda hasta el 10% de prima. Para una economía, esto será una pelota que como no consiga reparar les llevará al colapso.
Para ello es tan importante reducir la dependencia de la deuda externa, así como el resultado neto de esta deuda. El país debe ser capaz de darle la vuelta a la balanza y con nuestro propio ahorro (hogares), beneficio (empresas) y recaudación (arcas sociales) seamos capaces de financiar nuestras inversiones e incluso las de otros países (y cobremos por ello). Precisamente esto es lo que se nos ha vuelto en nuestra contra en los últimos años y todo el crecimiento lo hemos financiado con dinero prestado de fuera. El modelo ha fallado y será importante que no tropecemos en la misma piedra en el futuro, creando empleo y diversificando la inversión, no sólo en ladrillo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar