13
Mar

La Chispa Adecuada

Escrito el 13 Marzo 2011 por Mikel Aguirre en Economía Global

El 15 de Febrero del 2011 la detención en Bengasi de Fathi Terbil, el abogado de las familias de los más de 1.000 prisioneros islamistas, ejecutados por la policía en la cárcel de Abu Salim (cerca de Trípoli) en 1996 fue el detonante de la sublevación en Libia.  La producción diaria de hidrocarburos de Libia ha caído un 80%.  Cuando el país vuelva a la calma, lo que no parece que se  vaya a producir en el corto plazo, las exportaciones de crudo tardarían en volver a los niveles anteriores  de hace un mes  al encontrarse varias instalaciones de extracción y canalización de petróleo  destruidas o dañadas.

El viernes 11 de marzo se produjo un terremoto de magnitud 8.9 en la escala de Richter en Japón a las 06.46 am hora local.  Menos de una hora después ya se había producido una gran explosión  en la central nuclear de Fukushima.  Menos de cuatro horas después tenemos un accidente de escala 4 (sobre 7) al producirse un escape debido a un grave daño en el núcleo del reactor.

Nuestra vida en los países occidentales gira en torno a unos parámetros de estabilidad que cada vez se ajusta menos a la realidad mundial.  La globalidad existe para lo bueno (El fenómeno Facebook) como para lo malo (el precio del petróleo se ve afectado por cuestiones que no controlamos y que se escapan a parámetros lógicos de control.)

¿Hay algún escrito de organismos internacionales que nos avisará del potencial peligro en Libia hace mes y medio?   ¿Cómo un país como Japón, referente  mundial de la prevención y gestión de catástrofes  naturales se enfrenta ahora a cerca de 2.000 fallecidos y cientos de miles de desplazados ?

El nuevo siglo nos ha traído mucha esperanza pero también el recuerdo que la próxima  gran catástrofe está ahí,  latente, esperando la chispa que prenda la mecha.  Hay que vivir mirando al futuro pero siendo consciente que la estabilidad internacional cambia y cambiará en cuestión de horas.  No es el efecto mariposa, es la globalización de nuestras vidas.

Comentarios

Denis Génova Sanjuán 14 Marzo 2011 - 08:11

A principios de este mes tuvo lugar, en Japón, la feria FOODEX Asia; una de las tres ferias para profesionales de la alimentación más importantes del mundo.
Este año acudieron 123 empresas españolas, ávidas de comerse parte del pastel de la alimentación en los países asiáticos. Teniendo en cuenta que, únicamente en Japón, el sector de la alimentación mueve 225 billones de dólares; de los que más de 135 billones son importados del exterior y que entre Enero y Noviembre de 2010 las exportaciones españolas a Japón en este sector ascendieron a 257 millones de euros; hasta pocas empresas parece que acudieron.
Que empresas españolas acudan a ferias al otro lado del mundo es un efecto claro de la globalización en la que vivimos. Creo que el “efecto mariposa” tendría más que ver con el impacto que puede tener, la grave tragedia ocurrida en Japón, sobre la cuenta de resultados de algunas de estas 123 empresas.
¿Más malas noticias para las exportaciones españolas y los “brotes verdes”?

Carlos 14 Marzo 2011 - 10:50

Lo ocurrido en Japón ha sido una catastrofe que no se podía preveer y de haber ocurrido en otro país las consecuencias habrían sido mucho peores en cuestión del terromoto; lo que ha supuesto un duro golpe fue el tsunami debido a la forma geográfica de Japón y todos sus kilometros de costa, a lo que hay que sumar el pánico nuclear. Como no se le preste una buena ayuda, similar a los planes de reconstrucción de después de la segunda guerra mundial, Japón lo va a tener muy difícil y como bien se ha dicho, podría suponer también un reves para la actividad económica de sus socios comerciales.

Lo que ocurre en Libia, me hace sentir vergüenza de ser occidental y ver como hemos apoyado a un dictador sanguinario por mejorar nuestras relaciones comerciales con un país productor de petroleo. Ahora el país se encuentra prácticamente en una guerra civil que no parece que se solucione en el corto plazo y mientras la población intenta huir y los rebeldes mueren por acabar con un regiman despiadado, en Europa observamos casi con indiferencia y no nos aclaramos en cual debe ser el modo de actuar (de momento observar y esperar). Bueno, tampoco hay que echar toda la culpa a nuestros dirigente, cuando es realmente a nivel internacional donde no ha habido acuerdo en si hay o no que intervenir.

Si esa es la manera en la que se organiza el mundo poco cabe esperar; yo espero de todos modos que se haga algún plan para ayudar a Japón rápido y que se realize algún tipo de intervención para impedir que la situación de Libia se ponga aún peor.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar