6
Ene

Los males de la economía española

Escrito el 6 Enero 2011 por Rafael Pampillón en Economía española

 En los libros de economía se enseña que los objetivos generalmente aceptados de política económica son cuatro: crecimiento económico, pleno empleo de la mano de obra, estabilidad de precios y equilibrio exterior. (También se suele aceptar la distribución de la renta, pero este es un objetivo que resulta difícil medir con periodicidad mensual, trimestral o anual).

En España en 2010 desgraciadamente no se han cumplido ninguno de esos cuatro grandes objetivos. La economía se estancó, es decir, tuvo un crecimiento nulo o ligeramente negativo y se sigue destruyendo empleo.Esta semana el Ministerio de Trabajo informó que a lo largo de 2010 se produjo en España una reducción 219.000 afiliados a la Seguridad Social, lo que ha dejado al final del año en 17.584.982 cotizantes. Desde el punto máximo de afiliación, que se alcanzó en julio de 2007 con 19.492.941 afiliados, se han perdido, como consecuencia de la crisis económica, algo más de 1,9 millones de empleos. En cuanto a la población extranjera durante 2010 la afiliación se redujo en casi 35.000 personas. Sin embargo, en realidad la destrucción de empleo en la población extranjera es menor debido a que los inmigrantes se están adaptando bastante bien a la crisis trabajando en la economía subterránea para poder hacer frente a sus necesidades económicas y seguir enviando dinero (remesas) a sus países de origen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Caja Madrid

Inflación y déficit comercial

A estos problemas de estancamiento económico, aumento de la economía sumergida y destrucción de empleo se unen otros dos: el aumento de los precios y del déficit comercial. En 2010, en España los precios de los bienes de consumo subieron el 2,9%. Ampliándose bruscamente el diferencial de inflación de España con respecto a la Eurozona. Nuestro nivel de precios creció 0,7 puntos más que la media de la Eurozona (que tuvo una inflación en 2010 del 2,2%)  lo que está generando una pérdida irrecuperable de competitividad de nuestros productos y servicios frente al exterior. Este descontrol de la inflación constituye una amenaza para nuestra competitividad. Controlar la inflación es muy importante para el crecimiento económico. No se debe olvidar que, además de confianza, es necesario un marco económico estable para aumentar la creación de empresas, favorecer la inversión, impulsar el espíritu empresarial, reforzar la competitividad de las empresas y aumentar las exportaciones.

Aunque afortunadamente el déficit por cuenta corriente español se está reduciendo, sin embargo el déficit comercial aumenta. Y no se debe olvidar que el saldo comercial señala mejor la capacidad de competir de los países que el saldo de la cuenta corriente. Así y según datos publicados la semana pasada por el Banco de España el déficit comercial español aumentó. En los diez primeros meses del año 2010 el saldo comercial arrojaba un saldo de -37.980 millones de euros mientras que en 2009 el saldo negativo, para ese mismo periodo, era un poco menor (-36.964,6) ¿A qué se debe que estemos comprando cada vez más bienes en el extranjero de los que vendemos? Una posible explicación es que, desde hace un año, estamos aumentando nuestro diferencial de inflación con la Eurozona. 

Política económica 

Por tanto, 2010 pasará a la historia económica como un año para olvidar en el que no se han cumplido ninguno de los cuatro grandes objetivos de política económica. España atravesó una situación de más inflación, más déficit comercial, préstamo bancario relativamente cerrado para muchas de sus empresas, elevada destrucción de empleo, aumento de la economía sumergida y crecimiento económico negativo. El desempleo y probablemente la inflación seguirán siendo alto en 2011. Otros países de la Eurozona como Francia, Austria, Finlandia, Holanda y Alemania están saliendo de la crisis poniendo a sus parados a trabajar en lo mismo en que trabajaban antes de la crisis. En España no ya que tendremos que dar ocupación a nuestros desempleados en otros sectores. Para eso necesitamos una estructura productiva diferente con sectores de alto contenido tecnológico y con vocación exportadora. Pero eso no se improvisa, harían falta cambios en el sistema educativo que puedan mejorar la formación de los españoles para que puedan trabajar en nuevos sectores y facilitar la reasignación de la mano de obra entre sectores económicos. Así, a medio plazo, mejoraría la competitividad de nuestra economía, aumentarían las exportaciones, recuperaríamos la senda de crecimiento económico y la creación de empleo.

Fuente: Este artículo es una versión adaptada al que apareció, con el mismo título, en el diario EXPANSIÓN el 5 de enero de  2011 (página 35). También en versión digital en:  http://expansionpro.orbyt.es/2011/01/04/economia_y_fiscalidad/1294167873.html

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by Creacionempresa.es and GrupoTECNOCO. GrupoTECNOCO said: Los males de la economía española:  En los libros de economía se enseña que los objetivos generalmente aceptados… http://bit.ly/gOVE0J […]

Natalia Sanz 6 Enero 2011 - 17:55

El Gobierno piensa que la población puede cambiar y especializarse en otros sectores más intensivos en capital tecnológico, pero esto lo deciden las empresas y la sociedad, no las leyes, por lo tanto lo primero que hay que hacer en España es inculcar el espíritu emprendedor y no soñar con ser funcionario y recibir subvenciones. Por eso estoy de acuerdo contigo Rafa que el quiz de la cuestión está en la educación y reducir las personas que dependen del Estado.
El gasto público en I+D en España no es mucho más bajo que en el resto de los países de la Eurozona, pero sí el de las empresas. Habría que incentivar a éstas bajando más el impuestos de sociedades que es uno de los más elevados de la EU, aunque se haya rebajado recientemente.
Hay que buscar sectores nuevos en los que podamos destacar por medio de los empresarios y no por decisión del gobierno, como en algunos de los ámbitos de las energías renovables, como la fotovoltáica que fue impulsada artificialmente. Un ejemplo bueno es el sector textil en Galicia como dice el Profesor Luis Garicano.

Javier Lusquiños 6 Enero 2011 - 22:46

De todos los objetivos incumplidos del año 2010, y aunque en estos últimos tiempos se oiga quizás hablar menos de ello, llama especialmente la atención que continuemos distanciándonos en términos de inflación de nuestros socios europeos, lo cual se transmite en pérdida de competitividad.
En un entorno de inexistente crecimiento y con una demanda interna por los suelos que mantengamos estos diferenciales es realmente preocupante.
Lo que ocurre es que ya sea por que este asunto en este país es recurrente e histórico, ya sea por aquellos que sistemáticamente, ( ahora dada la dramática situación de desempleo, en cierta forma comprensible) son partidarios de la reducción del desempleo frente a la reducción de la inflación comparada con nuestros competidores, ya sea porque en los últimos años cuando crecíamos, no lo hacíamos por nuestra competitividad frente al exterior sino por una demanda interna desaforada y precisamente ( por nuestra estructura inflacionaria) financiada con tipos de interés negativos, en España no se le da la importancia necesaria, siendo esta la clave de los crecimientos sostenidos, competitivos y perdurables en el tiempo.
Los datos de desempleo son la constatación del fracaso del modelo económico de este país, pero los datos de inflación son si cabe el termómetro de que quizás todavía no hemos ni empezado a arreglarlo. Desalentador.

Javier Lusquiños 6 Enero 2011 - 22:57

Aclaro que cuando indico tipos de interés negativos, me refiero a tipos de interés reales, ya que los tipos han estado mucho tiempo por debajo de nuestra tasa de inflacción.

Marina Molina 7 Enero 2011 - 08:49

Estoy totalmente de acuerdo con Natalia, en lo necesario de un cambio en el sistema educativo, pero este cambio se reflejaría en la sociedad en 4/5 años, si no mucho más.

Lo que falta en la sociedad, y en la gente joven principalmente, es la capacidad de esfuerzo y responsabilidad, que sí tenian nuestros padres, acostumbrados a trabajar desde que tenian 16 años. Hemos vivido en una sociedad de la abundancia, y de repente hay que arrimar el hombro y trabajar duro …. pero esto no se les ha inculcado a los famosos “ni-ni”, que por otro lado, forman parte de ese alto paro juvenil.

Un cambio en la mentalidad “mediterránea” de los jovenes y no tan jóvenes es lo que hace falta; trabajar duro, menos subvenciones, y más control tanto en las empresas públicas como en las privadas, porque la productividad española esta muy lejos de los estandares europeos.

Abel Marín 7 Enero 2011 - 11:40

Estamos viviendo a nivel global un cambio mucho más profundo que una mera crisis económica (que por cierto sólo afecta a unas determinadas economías anquilosadas en viejas estructuras económicas y sociales, España en el ejemplo más clamoroso). Estamos viviendo un CAMBIO DE ERA.

Por tanto lo que a España (a Europa) le hace falta no son más remiendos cortos de miras, sino tener la capacidad de darse cuenta de la situación real, de que somos un jugador más del tablero de juego mundial, de que somos ineficientes, derrochadores, y estamos endeudados hasta el punto de la bancarrota real. Y hace falta que esto la gente lo sepa. y A partir de ahí, manos a la obra.

Por tanto, lo que hace falta es una verdadera REVOLUCIÓN CULTURAL, necesitamos una sociedad que vuelva a principios como “no dan duros a cuatro pesetas”, o “a quien madruga Dios le ayuda”, o lo que es lo mismo, una sociedad basada en los valores del esfuerzo, el estudio, la eficiencia, la productividad y el ahorro, y desterrar el “igualitarismo degenerado” que castiga el mérito y premia al demérito, eso sí, de forma dulcificada mediante subsidios y “justa” imposición para la redistribución de la riqueza (al final eso sólo funciona para las clases medias, engañadas y aborregadas, pues lo vagos y cara dura viven del cuento y las grandes fortunas se incrementa día a día).

Tengo pocas esperanzas de que esto suceda, de que se produzca una revolución cultural que nos haga mejores. Lo que realmente creo es que nos iremos empobreciendo poco a poco, la brecha con nuestros vecinos se ensanchará, y muchos países en vías de desarrollo nos superarán. Somos una sociedad malcriada, ignorante e inculta. Aunque podemos cambiarlo, debemos cambiarlo y somos los amos de nuestro destino.

No obstante, lo que vale para una sociedad, vale para una familia, para un individuo. Aconsejo que baséis vuestra vida en los valores del esfuerzo, el estudio, la eficiencia, la productividad y el ahorro, y sobre todo que inculquéis a los niños estos principios. Además del amor a otro mediante la regla de oro: trata a los demás como te gustaría que te trataran. El ejemplo es el primer paso para un revolución cultural, silenciosa y pacífica.

Aún en un sociedad que se empobrece como la española, es más sobre todo en una situación de empobrecimientos, es cuando los individuos, familias y empresas que se basan en esos valores, empiezan a desmarcarse del resto, se alzan sobre la mediocridad, pues están basadas en fuertes pilares.

Bueno, esto es lo que siempre digo, y deseo difundir. Esta es mi guía, mi filosofía, mi punto de referencia. Cuando me desvío (yo también soy humano, y además de tener mis defecto contra los que lucho de forma incesante, a también veces la lío parda), me paro, reflexiono y actúo respecto esos principios. Todo eso me da prosperidad, seguridad y felicidad.

iker 7 Enero 2011 - 13:06

Europa entera esta en un proceso de decadencia total. Se ha perdido el empuje tras ambas guerras, y ahora tras 40 años de estado del bien estar, nos han domesticado. El ultimo intento de Francia y UK de la diplomacia a la antigua usanza en el canal de suez, dejo claro que el poder ya no estaba en europa, y desde entonces hemos hecho seguidismo.

La gente ya no tiene esperanzas en mejorar su mundo, solo tiene la esperanza de mantener lo que ya tuvieron sus padres, y dejar de aspirar a mas, es el primer paso para perder lo que tienes. Lo primero que hay que cambiar es esa voluntad derrotista, erradicarla completamente y eso, por desgracia, no se hace fomentando el camino facil del consumismo, sino por el camino dificil de la autosuperacion.

La capacidad del invidituo es el resultado de multiplicar Inteligencia por su Voluntad (C=I*V). Si en España hemos pasado 30 años extirpando a la gente su voluntad, para transformarlos en simples consumistas con papa estado ayudando a los que nada hacen, y lastrando a los pocos con voluntad (15% de la poblacion soporta el 55% de los impuestos directos). No se puede exigir que tengan iniciativa privada, y sin iniciativa privada mas nos valdria estar en una economia planificada, o casi……

[…] Los males de la economía española (Rafael Pampillón – IE) […]

José Angel Pérez 7 Enero 2011 - 14:11

Por desgracia, esto se empieza a parecer demasiado a la Argentina de finales de los 90… si no fuera por el “outsourcing” institucional que tenemos en la UE, no se donde estariamos ahora.

Quizás como sociedad necesitemos un golpe de realidad para despertar.

Economy 8 Enero 2011 - 11:46

Economy…

[…] something about economy[…]…

Fernando Paredes 11 Enero 2011 - 00:39

Es la misma descripción de la situación económica de España que desde hace meses se viene reiterando en este foro. Y es verdad. Ahora bien, aquí parece que la Solución de las soluciones es el cambio en el sistema educativo, como si desde hace varias décadas no estuviéramos “fabricando” mano de obra cualificada en las instituciones educativas públicas y privadas. Puede que haya exceso de oferta de titulados superiores que hablan tres idiomas así como cierta falta de una mayor masa crítica de formación media técnica profesional y cualificada como en Alemania (siempre Alemania, para mí unos desleales por su actitud con la Deuda Pública de los países que peor lo estamos pasando en los mercados de capitales). Seguro que la formación de los españoles es mejorable, especialmente para los mayores de 40 años que, o no pudieron o no quisieron mejorar su cualificación (cada uno tiene su historia) y decidieron aprovechar las oportunidades que el dinero “fácil” del sector de la construcción les ofrecía. Los jóvenes tienen menos cargas financieras (menos hipotecas, menos gastos por hijos) y mayor movilidad geográfica e intersectorial pero me preocupa muy mucho qué puede hacer la sociedad para ayudar a salir adelante los que se han quedado en la cuneta y tienen poca empleabilidad debido a todos los constreñimientos que he citado. Además los jóvenes tampoco se salvan porque desde que la Generación Y se ha comenzado a incorporar al mercado de trabajo, yo desde luego noto una cierta falta de compromiso, pasotismo y desafección, como si fueran conscientes de que la pirámide poblacional se ha invertido (pertenecen a cohortes menos numerosas que los que hemos nacido en el Baby Boom y lo saben!!!). No sé si atreverme a decir que lo que observo es una cierta degradación en el sistema de valores de la juventud, carente de espíritu emprendedor e ilusión por cambiar las cosas. Gente muy conformista a la que no le gusta sacrificarse ni esforzarse, hedonista por naturaleza. Señores, esto requiere un cambio de modelo que va mucho más allá del Sistema Educativo. Requiere de una Reforma Integral y Estructural de la forma en que los españoles se enfrentan a la vida, en un contexto de globalización tecnológica imparable. Un cambio de mentalidad sustantivo. Un antes y un después que trasciende el alcance de varias legislaturas parlamentarias y que, ojalá, no estuviera supeditado al interés político. Un crecimiento económico cimentado en pilares más sólidos, menos expuestos a la volatilidad y esquizofrenia de los mercados de capitales. Una mentalidad emprendora que estuviera en el ADN de un % mucho más alto de los adolescentes. Ser más competitivos para exportar más y bla, bla, bla. Al final se trata de conquistar más mercados y hacer que tu Relación Real de Intercambio tenga mucho valor añadido. Comprar los comodities baratos y vender lo caro y sofisticado. Todo esto está muy bien pero requiere de unos políticos con mayor altitud de miras que estén dispuestos a sacrificar parte de sus intereses partidistas en favor el bienestar del interés general. Una tarea harto complicada y que solo se podría conseguir a muy largo plazo. Y ya sabeis lo que decía Keynes: “A largo plazo todos muertos”. Puedo intuir que lo que quería decir es que está bien pensar a largo pero hay que actuar a corto plazo para ir poquito a poquito aproximándonos al estadio que nos imaginamos como mejor posible, a sabiendas que durante nuestro pilotaje tendremos que ir aprendiendo y corrigiendo la trayectoria en más de una ocasión porque el entorno cambia y está lleno de curvas. En este sentido tengo que decir que los participantes en estos foros tendemos a centrarnos en las medidas a largo plazo (Stephen Covey lo llamaría el cuadrante de lo “Importante y no urgente” en su libro magistral “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”), sin embargo, parece como si nos quemaran las manos cuando tenemos que “arremangarnos” y “meterle mano” a las medidas de corto plazo, que tienen un coste político brutal por impopulares. Mi opinión es que la Construcción (obra nueva y reformas) debe formar parte de la solución a corto plazo para que los autómonos (emprendedores por vocación u obligación), más de 3 millones en España, no sigan desapareciendo. Y para esto es necesario que el Sistema Bancario Español, en especial las politizadas Cajas de Ahorros se saneen de una puñetera vez y se conviertan en Sociedades Anónimas y no en instrumentos al servicio del poder político provincial de turno, sinónimo de pucherazo. Que desaparezcan todas las que tengan que desaparecer y que ni un euro del FROB se dedique a prejubilaciones, que ya está bien de tomarnos el pelo a los contribuyentes. Y por supuesto no descuidar nuestro sector turístico para aprovechar el tirón económico de los países que mejor comportamiento económico están teniendo en el marco de la crisis (sí, Alemania otra vez).

Por cierto, decir que la destrucción de empleo entre la comunidad de inmigrantes es menor de los 35000 afiliados menos (oficiales) a la Seguridad Social, porque se están adaptando bien a la crisis trabajando en la economía sumergida, me parece una torpeza intelectual que podría haber escrito un neófito pero no un sabio en materia económica como el profesor Pampillón. Tal vez mereciera una aclaración. No obstante, si se refiere a que la actividad económica total del país en realidad no ha bajado tanto porque se trabaja mucho en negro, estoy muy de acuerdo. Ya lo he dicho en otras ocasiones: la sombra de la España de Rinconete y Cortadillo es muy alargada.

Nathanael Garcia Muro 19 Enero 2011 - 16:47

Esto se traduce en Estanflación, el peor cancer que puede tener una economía. Alta inflación, crecimiento nulo o bajo, alto paro y deficit altísimo (Gastos Financieros por pago de Intereses tremendos). Este tema si que seria interesante tocarlo en clase, sobretodo que puntos de la curvas de las demanda y de la oferta agregada se pueden modificar para tener un resultado mas o menos rapido y que aspectos de la politica monetaria podriamos variar para fomentar el crecimiento.

David Gilaberte 21 Enero 2011 - 13:17

La verdad es que tanto en el post como en las notas técnicas del profesor quedan claros los conceptos. Un pais como el nuestro que lleva endeudándose y generando deficit público bastantes años acaba irremediablemente por empeorar claramante su balanza con el exterior, generando tendencias inflaccionistas, penalizando la inversión privada (efecto expulsión), generando menor crecimiento y generando asi mayor desempleo.
Yo particularmente creo que no se debe entregar del todo la llave del motor de crecimiento a la empresa privada, así de repente; porque dado el contexto y la coyuntura que ha vivido España los últimos años, creo que seguimos necesitando del sector público. Pero se le necesita con una inversión y un gastos selectivos no lo que se ha venido haciendo durante mucho tiempo que es una barbaridad y a la vez una verguenza. Progresivamente el sector privado debe empezar a moverse en este sentido pero la verdad sin las reformas necesarias y sin la aplicación de ciertas políticas (fiscal y monetarias entre otras) que favorezcan aspectos clave como la formación de capital, lo va a tener dificil.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar