20
Ene

Hace dos meses, el 18 de noviembre, escribí en este blog un post titulado “El coste político de las crisis económicas” el post fue un éxito de entradas y de comentarios (32). Desde entonces se han ido cumpliendo más o menos mis predicciones: Los socialistas catalanes perdieron las elecciones; la derecha griega que había perdido las elecciones generales por su mala gestión de la crisis volvió a perder las municipales; probablemente el partido socialista gobernate en Portugal perderá las elecciones generales adelantadas y el Fianna Fáil irlandés (liberales) ha convocado elecciones anticipadas, que también perderá. En aquel post concluíamos que los electores quieren otra cosa, aunque no sepan bien qué. Por tanto Sarkozy, Obama, Zapatero y Berlusconi tienen los días contados. Y la Historia muestra que los políticos que salen elegidos en las crisis económicas -caso de Roosevelt, Reagan, Thatcher, Felipe González en 1982, José María Aznar en 1996, Cameron- cambian la política económica del Gobierno anterior. Y con esas transformaciones profundas, la Historia muestra también que se sale de las crisis y que la economía mejora.

Roosevelt (sentado a la derecha en la foto) no pactó con Hoover (de pie a la izquierda)

Acabo de terminar de leer el libro “Los señores de las finanzas (Los cuatro hombres que arruinaron el mundo)” escrito por Liaquat Ahamed. En él se cuenta que Hoover intentó pactar en varias ocasiones con Roosevelt. El último intento de pacto fue el último día de Hoover en la Presidencia de Estados Unidos (EEUU). Ahmed cuenta la siguiente anécdota en la página 518. Era el 3 de marzo de 1.933,y aquella tarde y como es tradición, Roosevelt y algunos  miembros de su familia -Aleanor, su hijo James y su nuera Betsy- le hicieron una visita de cortesía. Tras una recepción para tomar el té, charlando amigablemente de temas intrascendentes, Hoover pidió ver a Roosevelt a solas. Se retiraron al estudio de Hoover, donde se les unió Mayer; el secretario del Tesoro, Mills, y el asistente de Roosevelt, Raymond Moley. Meyer y Mills trataron una vez más de persuadir al nuevo presidente, que empezaría a gobernar al día siguiente, de que colaborase con la administración republicana saliente en alguna clase de acción bilateral. Roosevelt se negó. Roosevelt aseveró que el presidente en ejercicio, todavía Hoover, debería hacer lo que debía;  no haría nada hasta después de su investidura al día siguiente. Eleanor oía fragmentos de la conversación a través de la puerta abierta. En un momento dado, Hoover preguntó: <<¿Firmarás conmigo una declaración conjunta esta noche para cerrar los bancos?>>. Roosevelt respondió: <<¡Ni hablar!>>.  ¡Si no tienes agallas para hacerlo tú solo, esperaré a ser presidente para hacerlo yo!>>. Estaba muy claro que la estrategia de Roosevelt consistía en negarse a cooperar con la esperanza de atribuirse cualquier mejora que viniese a continuación.

Si lo que Hoover intentaba era que Roosevelt apoyara una acción preventiva bipartidista, no lo consiguió. Al día siguiente,  nada tomar posesión como presidente de EEUU, Roosevelt mandó cerrar los bancos y organizó el plan de rescate bancario.  Aquél fue otro trago amargo para Hoover. Un plan de rescate bancario introducido por Roosevelt, un hombre al que despreciaba, redactado por la gente de Hoover basándose en principios propuestos originalmente por él, había restablecido en una semana la confianza que le había sido esquiva a Hoover durante tres años de lucha contra la Depresión.

Roosevelt tenía un programa económico deficiente e incoherente

El programa económico de Roosevelt estaba poco elaborado. Pocos elementos habían sido meditados, algunos eran contradictorios y en gran medida ineficaces. Si bien gran parte de la legislación era loable (mejorar la justicia social) tenía muy poco que ver con impulsar la economía. No obstante, oculta entre aquella miscelánea, incluida en el último minuto como una enmienda a la Agricultural Adjustment Act, había una medida que tuvo un éxito que fue más allá de las expectativas más descabelladas a la hora de reactivar la economía. Se trataba del abandono temporal del patrón oro y la devaluación del dólar (página 521).

¿Tiene Rajoy un programa económico elaborado? Probablemente no; ¿Lo tenía Roosevelt? Parece que no. Liaquat Ahame viene a decir en su libro que Roosevelt no ganó las elecciones del año 1932 por su programa económico. Efectivamente, en el campo económico Roosevelt tenía la desconcertante habilidad de proponer medidas contradictorias sin el menor rubor. Así, al mismo tiempo que prometía aumentar las prestaciones federales por desempleo, defendía el aumento de los aranceles, el desarrollo de proyectos  energéticos por parte del gobierno, una mayor regulación de los mercados de valores u la separación de la banca comercial u de inversión, criticaba a Hoover por su extravagancia fiscal, le acusaba de fomentar la inflación y prometía equilibrar el presupuesto comprometiéndose personalmente a lograr una moneda fuerte.

No obstante a los votantes americanos no les importaba la coherencia del programa, lo que querían era una acción audaz. En noviembre de 1932, Roosevelt obtuvo la victoria electoral más amplia de la historia de los EEUU.

Una lección que se podría extraer del libro de Liaquat Ahame es que no importaba si el que iba a suceder a Hoover tenía un plan económico bueno, malo, coherente o incoherente. Lo importante era que alguien sucediese a Hoover un Presidente que había metido a EEUU en la Gran Depresión de los años Treinta. Desgraciadamente desde 1929 (crack bursátil de 1929) hasta 1933 se perdieron 4 años. Afortunadamente, el presidente Roosevelt acertó, entre otros motivos porque utilizó medidas ya previstas por Hoover pero que su desgaste político le impidió aplicar. Pero también porque exploró nuevos caminos y logró sepultar la obstinada adhesión a antiguas ideas económicas.

Roosevelt no pactó con Hoover, tampoco lo hizo Margaret Thatcher con James Callaghan, ni Reagan pactó con Carter, Felipe González tampoco lo hizo con Calvo Sotelo, Cameron no pactó on Gordon Brown, etc. ¿Debe pactar Mariano Rajoy con el gobierno socialista?

Por el contrario ¿Debe dimitir Rodríguez Zapatero y dejar paso a alguien que nos saque de la crisis económica? Mientras tanto ¿se está perdiendo un tiempo precioso?

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by Angel Sánchez. Angel Sánchez said: España: ¿Debe el Partido Popular pactar la política económica con el gobierno socialista? http://bit.ly/gCZE4K […]

FRAN 19 Enero 2011 - 08:20

Yo pienso que Zapatero tiene que dimitir. Rotundamente. Está claro, como muy bien explicaste en su día y vuelves a explicar ahora, el simple hecho del cambio político generaría nuevas esperanzas, un cambio. Por tanto, por el bien de todos, cuanto antes ocurriera eso mejor. Si bien es cirto que se están tomando medidas, éstas llegan tarde e impuestas desde fuera. Así que, aunque Rajoy sea una continuación de esas medidas, a buen seguro que reactivaría lo que hace tiempo que perdimos en España “La confianza”.

Enrique 19 Enero 2011 - 10:27

Muy acertado el post.
En muchas ocasiones es mucho mas importante la confianza que se transmite, la sensación de cambio, que la propia politica economica como tal.

Y realmente lo que necesita la economía española es un cambio de caras.
Desde un punto de vista objetivo, parece que las medidas que esta tomando el actual gobierno van en la buena línea, pero el gran problema es “el gobierno que las está aplicando”, que se quemó hace ya tiempo, tanto hacia la opinión pública española como hacia los mercados.

Si, el gobierno actual deberia retirarse.

Carlos 19 Enero 2011 - 11:41

Yo creo que Zapatero debió dimitir cuando el paro llego al 20%, pero ahora se ha pasado el momento. Un cambio de gobierno justo ahora podría posponer reformas que han de aprobarse cuanto antes. Eso sí, para mi Zapatero quedará siempre como un presidente egoísta que prefiere hundirse con el arco antes que sacrificarse para salvar el país.

Si Rajoy debe o no pactar es una pregunta difícil dada la situación actual. No parece que el gobierno vaya a convocar elecciones anticipadas y nos queda un año y medio para las generales. Pactar con el gobierno podría ayudar a sacar reformas que ayuden a salir adelante al pais, pero con el riesgo de perpetuar un gobierno muy deficiente en materia económica.

Mi mayor miedo es que tengamos que ser rescatados por Europa o, aunque ese no fuera el caso, que las emisiones de deuda que esta haciendo el gobierno durante estos tiempos ns hipotequen de forma crítica para el futuro. Esperemos salir de la crisis cuanto antes y conseguir un gobierno con la fortaleza y valor necesario para crear un modelo economico español que garantize un crecimiento sostenible.

Alfonso Prieto 19 Enero 2011 - 12:51

Confieso mi desconcierto al leer lo que se supone fue la política económica del Gobierno Roosevelt a partir de 1933. Dónde queda Keynes, dónde la política de activa intervención del gobierno en la economía para recuperar la demanda, dónde los proyectos colectivos, tan olvidados en las economías de hoy, todos ellos tan ligados a la política de Roosevelt e ignorados en el texto que recibo. Luego leo los comentarios que lo acompañan y entiendo que me encuentro en territorio enemigo, pero no quiero dejar el silencio como respuesta a tanta infamia. Los gobiernos los ponen y los quitan los electores, al menos en los sistemas llamados democráticos, o se quiere volver a los días negros del váyase señor gonzalez (lease señor zapatero). La unión de infamia e ignorancia da como resultado Rouco y la españa negra.

José Carlos Álvarez 19 Enero 2011 - 15:33

Creo que es cierto que se necesita un cambio, hubiera sido bonito ver un pacto como hubo en Alemania entre los dos principales partidos, aunque esto es España y dudo que alguna se vez se dé en temas económicos cuando ni siquiera se ponen de acuerdo en políticas de educación.

Sinceramente el problema que veo es que Zapatero ha continuado la senda marcada por Aznar, basando el crecimiento en el ladrillo, aunque es cierto que unido a un desconcierto de medidas para intentar paliar la crisis como el famoso y tan triste Plan-E. ¿Rajoy es la solución? La verdad es que lo dudo, no se pronuncia ni para bien ni para mal, si alguien me hubiera dicho que un gobierno toma medidas como abaratar el despido, reducir el sueldo a los funcionarios, etc, hubiera pensado que era un gobierno de derechas y ni aun así se ponen de acuerdo. Yo creo que tenemos una crisis evidente en nuestros políticos, cuando según las encuestas nadie quiere ni a Zapatero y a Rajoy y son cada vez más los grandes políticos los que abandonan los partidos ya que éstos son cada vez más rígidos y se premia más la servidumbre que el espíritu crítico y desafiante.

Nathanael Garcia Muro 19 Enero 2011 - 16:15

¿Debe dimitir Zapatero? No se si se han dado cuenta los lectores que Zapatero ya no es presidente en “accion”, es el señor Rubalcaba. La estrategia de este pésimo gobierno es eliminar a Zapatero para que el PSOE no pieda el Gobierno. Creo recordar que al post “El coste político de las crisis económicas” respondí diciendo que este país es diferente y quien afirme que el PSOE tiene los días contados se equivoca y como se viene viendo, la estrategia socialista esta dando resultados. Si no lo dije entonces lo digo ahora “cuidado con el PSOE” unos maestros a la hora de ganar elecciones. El PSOE tienen un año y medio para darle la vuelta a las encuestas y teniendo a Zapatero apartado y con Rubalcaba en control de todos los ambitos politicos pueden que lo consigan.

Esto no significa que Zapatero deberia dimitir y convocar elecciones ya que España tiene un vergonzante paro de un 20%, un deficit del 9% del PIB y un crecimiento nulo por no decir negativo. Viendo y sufriendo estas cifras, me interpele mucho mas la pasividad de la sociedad española a la hora de pedir el cambio en España ya. No creo que el PSOE convoque elecciones con lo cual tenemos un año y medio muy duros, con subidas de impuestos, subida de los precios, alto paro y poco crecimiento.

¿Debe Rajoy negociar con el PSOE? Ni hablar. Los hechos demuestran la poca lealtad del PSOE y la rapida respuesta de éste para apuntarse tantos cuando algo mejora, tachando siempre a Rajoy y seguidores de “anti-patriotas”, “Anti-sociales” y “extremistas”.

Si queremos un cambio, necesitaremos hacer algo mas que esperar porque sino en el 2012 tendremos al señor Rubalcaba como presidente ya oficial de España, o de lo que quede de ella.

Rafael Pampillón 19 Enero 2011 - 16:42

Querido Alfonso Prieto: Confieso mi desconcierto al leer tu comantario. Esto no es territorio enemigo. Esto es un blog. No es una notaría. Es un espacio abierto donde personas como tú y los que piensan como tú pueden dejar un comentario.

Mi historia, si la has leído, no habla para nada de la política económica de Roosevelt. Solo de su programa electoral. Mi historia se queda en el 4 de marzo de 1933 y de ahí no pasa. Mi intención no era hablar de lo que hizo Roosevelt sino de cómo ganó las elecciones. Estoy, en parte de acuerdo con lo que dices. Y a ello uniría la decisión inmediata de Roosevelt, nada más tomar posesión, de sacar al dólar del patrón oro que convulsionó al mundo financiero. La mayoría no podía entender por qué el país con las mayores reservas de oro del mundo tenía que recurrir a la devaluación. Parecía un acto de perversión. Banqueros indignados se lamentaban ante la pérdida de la única ancla que podía afianzar la honradez de los gobiernos. El afamado financiero Bernard Baruch se excedió un tanto al afirmar que la maniobra “no se puede calificar más que como gobierno de la muchedumbre (Alfonso, lo que ahora llamaríamos populismo). Tal vez el país aún no lo sepa, pero creo que veremos que nos hemos metido en una revolución más drástica que la Revolución Francesa”.

Pero esto, Alfonso, fue después de tomar posesión.

Pero hay más. Los días siguientes a la decisión de Roosevelt, mientras el dólar perdía valor frente al oro, la Bolsa subió vertiginosamente un 15%. Los mercados financieros concedieron a la medida un abrumador voto de confianza. Incluso los banqueros de Morgan, que históricamente habían sido los más acérrimos defensores del patrón oro, no pudieron evitar jalearla. Y a todo esto se une lo que dices.

Querido Alfonso: Aquí no se discute ni de derechas ni de izquieradas ni de Rouco. Que se puede. Lo que intento decir es que el primer cambio pendular de la Historia reciente lo observamos en Estados Unidos, en 1933 y que observando las nuevas tendencias y los cambios radicales en la política económica de los nuevos Gobiernos, parece probable que en los próximos comicios no salgan reelegidos ni Sarkozy ni Obama, ni Zapatero como les ha pasado a los socilaistas gallegos a Montilla (Cataluña) y a Arnold Schwarzenegger (California). Los electores quieren otra cosa, aunque no sepan bien qué. Y la Historia muestra que los políticos que salen elegidos durante las crisis económicas -caso de Roosevelt, Reagan, Thatcher, Felipe González en 1982 o José María Aznar en 1996- cambian la política económica del Gobierno anterior. Y con esas transformaciones profundas, la Historia muestra también que se sale de las crisis y que la economía mejora que es lo que queremos todos.

Cualquier opinión en contrario o a favor será bien recibida. Un saludo. Rafa

Antonio Belmonte 19 Enero 2011 - 17:38

Hay una frase del post que me ha gustado mucho: “A los votantes americanos no les importaba la coherencia del programa. Lo que querían era una acción audaz”. Por favor, si alguien quiere una “acción audaz” que no llame a la puerta de Rajoy, que no se moja ni cuando se está bañando. No deberíamos olvidar que Rajoy ha perdido ya 2 elecciones generales, que ni su propio partido confía en él y que si de lo que se trata es de medidas económicas, lo que más le caracteriza (como en todo) es la tibieza. Dicho esto, Zapatero es un cadáver político, y él lo sabe. Lo sabe desde mayo, cuando se vio obligado por la presión internacional a renunciar a sus políticas sociales en aras de una mayor austeridad y para poner en marcha las reformas necesarias (y todavía pendientes algunas). Por eso tiene ahora un afán reformista (ver el editorial del FT de hoy http://bit.ly/eVCJbF ), porque va a dejar paso a otro candidato (en realidad ya lo ha hecho, Rubalcaba) y el PSOE tendrá todavía posibilidades de ganar las elecciones de 2012 (como señala Steve Jarding, gurú electoral estadounidense y profesor de la Harvard Kennedy School of Government, en un artículo en Expansión hoy http://bit.ly/hnenF0 ). Desde luego, si el PSOE gana las elecciones lograría algo así como la cuadratura del círculo, lo que rompería la teoría que defiende Rafa Pampillón. Aunque España, estoy de acuerdo, necesita un cambio.
En cualquier caso, y respondiendo a la última pregunta del post, creo que el tiempo se ha perdido ya, sobre todo al principio, en la negación sistemática de la crisis que hicieron tanto ZP como Solbes. ¿Por qué? Porque el mayor defecto de ZP como político es justo lo que muchos consideran su mayor virtud: el tacticismo electoral, es decir, analizar la realidad únicamente bajo el prisma electoral y tomar decisiones en función de los réditos electoralistas de las acciones. Visto lo visto, la pregunta es: ¿Nos merecemos estos políticos? Dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece…

iker 19 Enero 2011 - 21:06

¿ZP dimision?, ¿Donde hay que firmar?

El PP no va a pactar nada con el PSOE, de hecho su estrategia politica es la inaccion total. Y asi continuara, mi gran pregunta es, ¿se valorara mas un fin del terrorismo que un 20% de paro?, especialmente cuando la unica alternativa es otra persona sin sangre en las venas, un funcionario.

Ni PP, ni PSOE tienen la capacidad de dirigir este pais, unas elecciones en este momento solo llevarian a mayor populismo, otro desastre como los brotes verdes del plan E ¿que costaron cuanto?. Antes o despues todo mejorara, por que la masa critica de España, aunque parezca lo contrario sabe salir adelante. Pero la unica forma que yo veo realmente como el camino correcto, es el mas dificil. Un gobierno de concentracion nacional cuyos miembros una vez finalizado el mandato no puedan volver a ningun puesto gubernamental, nunca.

Josep 19 Enero 2011 - 23:32

Me parece mas adecuada la comparacion de que Bush era Hoover y Obama es Roosevelt.
Lo veremos dentro de dos anyos

Javier 20 Enero 2011 - 09:55

Evidentemente el tiempo será ese juez implacable que dé o quite razones, aunque personalmente pienso que Zapatero intentará agotar mandato. Ya veremos si tienen algo que decir los resultados de las próximas elecciones municipales de mayo…

En cualquier caso, me parece muy acertada la semejanza planteada con la situación vivida entre Roosevelt y Hoover, ya que considero que varias o muchas de las iniciativas, en el ámbito económico, laboral, etc. planteadas en los últimos meses por el Gobierno (“quién te ha visto, y quién te ve”), ciertamente impuestas en gran medida desde la UE y desde los famosos “mercados”, pueden ser bastante similares a las que un gobierno del PP podría o desearía acometer.

En este sentido, y desde un punto de vista eminentemente práctico para el humilde, cada vez más, ciudadano de a pie, ¿Qué gobierno estaría más capacitado (tendría menos oposición) para emprender, con mayor o menor acierto, estas medidas, en gran medida dolorosas desde un punto de vista electoral? ¿un gobierno del PSOE cuyo stock de confianza agotó hace ya tiempo, y cuya capacidad de implementación está en entredicho? o por el contrario, ¿un gobierno del PP, que contaría, sin lugar a dudas, con la firme oposición de los sindicatos (y seguramente de una parte del arco parlamentario)? y en este sentido ¿qué capacidad de movilización tendrían éstos? ¿sería la pasada Huelga General de septiembre 2010 un referente válido?

Seguramente habría que considerar los eventuales resultados electorales obtenidos por el PP para tener respuesta a alguna de estas preguntas, pero el tiempo precisamente juega en contra de nosotros…

Como reflexión final, ¿nos podría interesar que varias de estas medidas dolorosas sean lanzadas inicialmente por el PSOE, y una vez librada la “batalla” inicial, sea un gobierno popular quien recupere la confianza? ¿o debe ser al contrario?

lola medina 20 Enero 2011 - 10:52

Como decía Shakespeare “nada más peligroso que un político ignorante”. Zapatero tenia que haber dimitido hace ya mucho tiempo, cuando negó la crisis que teníamos encima, cuando se podían haber tomado medidas para intentar mejorar la situación del país y no se tomaron. No sólo no dimitió si no que continuó, y como no, cometiendo errores, retirando medidas defendidas anteriormente con ahínco.

Todo ha sido un desastre, ya sea la política fiscal, la laboral o la presupuestaria. Ahí están los más de 4 millones de parados para atestiguarlo, los datos del PIB, las previsiones del FMI, la opinión de los expertos, los nefastos resultados de nuestro sistema educativo, el aumento disparado del déficit…etcétera

Por si esto no fuera razón de peso para dimitir, Zapatero no es consciente de que un gobernante con limitaciones en el liderazgo personal, sin gran capacidad de análisis e intelectualmente limitado incapaz de rodearse de un equipo potente, no es lo que España necesita.

Terminando como empezamos con Shakepeare, “los que no saben gobernar y liderar, que obedezcan”

Jaime Camacho 20 Enero 2011 - 13:09

Al igual que mi compañera y paisana Lola, daré otra cita de Séneca: “Cuando no sabes dónde ir, cualquier camino es bueno”. Lamentablemente parece que esto lo ha estado aplicando el PSOE de forma concienzuda…

En este sentido, y volviendo al hilo del post, el PP no debería pactar jamás con el PSOE. Los que gobiernan están condenados a estar solos. Sería un error fatal dejarse contaminar en el desatino. Así, totalmente de acuerdo con las posturas manifestadas por los casos EEUU y UK, y así expresadas por Rafael en su intervención en TV. El único problema que le veo a la extrapolación al caso español es la inmadurez del electorado.
Cuando en varias ocasiones el PP ha dejado entrever su posicionamiento cercano a estas posturas no colaborativas, la maquinaria propagandística del PSOE se ha puesto a trabajar (manipulación de masas ¿Goebbles?) y ha dejado huella en la percepción del electorado respecto a la valoración del líder de la oposición. Uhmmmm.

Por otro lado, si fuera el PP, no me jugaría la baza de la “solución panacea” de la economía. O eso, o están muy seguros de su propuesta de solución oculta. Más bien me oriento hacia el síndrome del entrenador: Cuando algo no funciona… Al siguiente partido del cambio, el equipo siempre gana.
El cambio es necesario (impositivo, diría yo) aunque el PP no tuviese esbozada su propuesta.

Julio Rodriguez López 20 Enero 2011 - 18:43

La lectura del texto de Rafael Pampillon recuerda lo que en los años ochenta dijo la primera ministra británica, Margaret Thatcher: “Si los profetas del viejo testamento hubiesen ido por el mundo predicando el consenso, hubiesen logrado poca cosa”. Es posible que en ocasiones la búsqueda del consenso a toda costa puede ocultar la falta de proyecto.
Un adelanto de las elecciones tendria claros costes institucionales y violentaria un tanto el ciclo politico.
Puesto que la via de las reformas ha llegado, tarde pero ha llegado, resulta menos compllicado el que no haya elecciones anticipadas, salvo que se produjese, lo que no parece ser el caso, una fuerte degradación de la situación sociopolitca general. El problema autonomico tiene un creciente alcance y ahi no parece llegar muy lejos la vena reformista del Partido Popular, que casi da a entender llevaria a cabo una consolidación administativa en la que se debiltaria aun mas la Administración General del Estado (ejemplo, Vivienda) . En este terreno el consenso PSOE-PP resulta mas necesario que en politica economica, actuacion que ya se hizo con exito en Alemania hace unos 10 años.. Es, pues,preferible, pedir al gobieno mantenga un perfil reformista en su poltica economica y que no cambie el rumbode la misma.

David Gilaberte 20 Enero 2011 - 20:58

Desde mi punto de vista el pacto entre el Partido Popular y el PSOE es imposible, tanto por motivos electorales obvios como por temas estrictamente asociados a políticas económicas. Y en este último punto creo que yo que es donde las diferencias son mas grandes puesto que ya comenzaron hace unos años en un famoso debate donde un Ministro de Economía y un candidato a serlo mostraban unas divergencias que parecían increíbles en la simple concepción de una crisis en ciernes. Tras unos años y en este momento, es muy dificil un pacto mas aun cuando las medidas tomadas por el PSOE durante mucho tiempo se han centrado exclusivamente en componentes cortoplacistas, parches de emergencia y medidas electoralistas que lo único que han hecho es crear falsas esperanzas, arruinar las arcas del estado, y no aplicar de lleno las medidas que realmente necesita esta crisis. Creo que las medidas y la concepción económica de uno y otro partido en este momento hacen que sea imposible, y un pacto a cualquier precio (me refiero a cualquier tipo de medidas) no debe tomarse.
Sinceramente creo que la política, la imagen, el electoralismo y el irrealismo se han apropiado de nuestros políticos. No se puede dirigir el rumbo económico de un pais, y mas como estamos, sin ni siquiera definir como vamos a crecer y en base a qué…
Dado el momento y dada además la proximidad de las elecciones autonómicas el pacto no es posible. Los españoles deberán democráticamente dictar sentencia y mostrar claramente su intención, y en base a eso tal vez el gobierno deba decidir consensuar con todos nosotros a otro nivel lo que queremos para nuestro pais.
Los cambios de gobierno han demostrado en muchos paises y crisis, que eso, el simple cambio de gobierno y el relevo de las ideas han supuesto inmediatamente una inyección de confianza (algo que la economía necesita notablemente) por ejemplo frente a los mercado bursátiles, de deuda o frente a la inversión. Despues evidentemente deben venir las ideas y la aplicación de las mismas y en nuestro caso serán muy probablemente de ajuste y algunas impopulares; pero debemos de dejar de pensar solo en el corto plazo y en CONSTRUIR en base a un modelo completamente diferente y renovado porque nuestra coyuntura ha cambiado drásticamente.
Bajo mi punto de vista el tiempo se ha agotado, el pacto no es posible y es adecuado un cambio; algo por otro lado muy saludable.

Efrain González 20 Enero 2011 - 23:23

Sinceramente no creo que el PP de la mano de Mariano Rajoy pacte con el Partido Socialista, primero porque Rajoy sabe que aunque él no goza de mayor popularidad dentro del electorado Español tanto en las elecciones del mes de Mayo como en las presidenciales del 2012 lo que probablemente va a ocurrir sea un voto castigo, la gente lo que quiere es un cambio y rápido. Segundo, no creo que en estos momento el gobierno socialista ni el PP tengan un plan económico muy elaborado para salir airoso de esta crisis como lo tenía Hoover en su momento pero Rajoy sabe que la entrada de un nuevo gobierno en un país en crisis genera confianza en los mercados siempre y cuando se generen ciertas reformas y se promueva la apertura económica; esto traería como consecuencia un abaratamiento de la deuda española que usaría el nuevo gobierno para mejorar su situación y financiar las inversiones que sacarían al país adelante.
Finalmente y respondiendo la última pregunta considero que ZP debería renunciar y dar paso a un nuevo gobierno que genere la confianza internacional que tanto está necesitando el país pero igualmente pienso que no se está perdiendo un valioso tiempo porque los cambios bruscos generan inestabilidad tanto económicamente como socialmente.
Tiempo al tiempo…..

José Angel Pérez 21 Enero 2011 - 08:48

El PP no deberi pactar, como bien se comenta, el PSOE es muy traicionero y tienen objetivos diferentes.

No tengo ninguna duda que el PP tiene mucho mas claro el programa económico para resolver una crisis.

Por desgracia, toca alternancia de poder como “mal menor”. Rajoy puede ser bueno, pero la sensación que transmite es que se le pasó su momento. Estamos en un momento en el que hace falta transmitir ilusión y lo que vamos a ver en los proximos años, sea quien sea, es más de los mismo, con la sensación de hastío que eso genera.

Falta regeneración a todos los niveles. Empieza a ser indispensable la democracia interna en los Partidos. La elección por distritos. Etc.

Victoria Madrigal 21 Enero 2011 - 12:00

Dudo mucho que el PP y PSOE pacten y no creo que deban, puesto que Rajoy estaría dando un respiro al tan vapuleado Zapatero alentando su continuación a la cabeza del partido.
Evidentemente, como comentó en su artículo y en el post actual, es necesario un cambio drástico de partido para dar un golpe de efecto en cuanto a los tipos de políticas a aplicar y realizar un lavado de cara del país frente a Europa y el resto del mundo.
Zapatero, por supuesto que debe dimitir, ya no convence. Hace mucho que perdió la credibilidad, desde el momento en que no supo admitir la crisis en la que nos encontrábamos. Desde entonces ha ido dando palos de ciego y no ha sabido reconducir la economía, perdiendo un tiempo extraordinariamente valioso para su pronta recuperación.

Ignacio de Oñate 21 Enero 2011 - 13:56

Creo que de nuevo perdemos el foco…. creo que hay dos prismas de esta situación, una el político (corto plazo) y otra el desarrollo de ESPAÑA y la salida de esta crisis (largo plazo).
Está claro que en el ámbito únicamente político pactar es un error de estrategia, pues LAMENTABLEMENTE no estamos acostumbrados y parece que no nos gusta y eso lo reflejarían los resultados de las siguientes elecciones. A largo plazo quizá SI sería la forma más coherente de poner rumbo a la salida de la crisis….
Existe a mi juicio una tercera salida que si bien tendría un coste político muy alto (pero ya vaticinado en este post) para el Psoe, encumbraría la figura de ZP como un Estadista que supo sacrificarse por su país, dándole un papel un poco más digno en los libros de historia venideros.
Esta seria realizar YA las reformas que hay que hacer (consensuadas si es posible con el mayor número de partidos) de forma que dejase el camino despejado al siguiente presidente para encauzar el crecimiento de España.
No sé si ZP tiene agallas ni si le dejarán en el partido inmolarse pero ciertamente sería lo mejor para todos nosotros.

Anónimo 28 Enero 2011 - 04:19

Nuestro querido presidente debe dimitir.Es imposible poder pactar con él.Para ello debería tener otro talante u otra personalidad.Sería necesario una persona con capacidad de consenso y valores que antepusieran las necesidades de su país y de sus ciudadanos a su interés de perpetuar a su partido y a sí mismo en el poder.

Rodriguez Zapatero descubre su verdadera personalidad en el Prólogo que le escribió a su exministro y examigo Jordi Sevilla,para su libro “De Nuevo Socialismo”(2002),cuando dice :”Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas,hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo,pero nunca por la evidencia de una deducción lógica.(…)Si en política no sirve la lógica,es decir,si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el deductivo,sinotan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos,entonces todo es posible y aceptable,dado que carecemos de principios,de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas”.
¡Que Dios nos coja confesados!

JUAN PABLO MARTIN 28 Enero 2011 - 04:22

Nuestro querido presidente debe dimitir.Es imposible poder pactar con él.Para ello debería tener otro talante u otra personalidad.Sería necesario una persona con capacidad de consenso y valores que antepusieran las necesidades de su país y de sus ciudadanos a su interés de perpetuar a su partido y a sí mismo en el poder.

Rodriguez Zapatero descubre su verdadera personalidad en el Prólogo que le escribió a su exministro y examigo Jordi Sevilla,para su libro “De Nuevo Socialismo”(2002),cuando dice :”Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas,hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo,pero nunca por la evidencia de una deducción lógica.(…)Si en política no sirve la lógica,es decir,si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el deductivo,sinotan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos,entonces todo es posible y aceptable,dado que carecemos de principios,de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas”.
¡Que Dios nos coja confesados!

Jaime Garriga 26 Febrero 2011 - 13:40

Si tenemos en cuenta solo los beneficios políticos para el PP, no hay ninguna duda de que no debe pactar en ningún caso con el PSOE y debe dejar que el barco se hunda y cuanto más profundamente mejor. Es decir, cuanto peor le vaya al país, más voto de castigo tendrán los socialistas y mejores resultados tendrá el PP. Pero, ¿esa es la función de la oposición? ¿Está por delante el objetivo del partido del bienestar de los españoles? ¿No merece esta actitud irresponsable también un voto de castigo?

antonio arevalo 11 Marzo 2011 - 10:59

Está más claro que el agua: Al enemigo político …. ni agua.

Te arriesgas a otros 4 años más en la oposición y sin poder hacer tu programa.

Elemental, mi querido Watson.

remedio para la colitits 21 Mayo 2015 - 08:04

Busca atención médica inmediatamente para los síntomas de la
colitis que se repiten son persistentes.

Domenic 22 Mayo 2015 - 06:31

Para empezar un tratamiento conveniente lo primero que se debe determinar cuales son las causas de la inflamación.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar