15
Dic

Ayer celebró la Reserva Federal (Fed) su reunión periódica de política monetaria y de su comunicado oficial no se extraen consecuencias novedosas: la economía se recupera demasiado lentamente para generar empleo, la inflación subyacente continúa muy baja, los tipos seguirán en mínimos (objetivo para el interbancario a un día entre el 0% y el 0,25%) durante un período prolongado y se mantiene el programa de compra de bonos del Tesoro (QE2). Precisamente la magnitud de este programa —75.000 millones de dólares al mes durante ocho meses, hasta acumular 600.000 millones— se ha utilizado frecuentemente para reprocharle al BCE su escasa capacidad de reacción para afrontar la crisis de la deuda soberana periférica. ¿Hasta qué punto es justa esta crítica?

La Fed reduce sus previsiones de crecimiento

En las últimas dos semanas el BCE ha aumentado la escala de sus compras de bonos soberanos en el marco del su programa Securities Market Programme (SMP). Esas compras ascendieron la semana pasada a más de  2.600 millones de euros, máximo desde finales de junio, si bien cantidad aún muy inferior a las registradas al comienzo del programa en mayo. Desde mediados de ese mes las compras acumuladas ascienden a 72.000 millones de euros, cantidad que a primera vista resulta ridícula en comparación con el ritmo de compras de la Fed.

Sin embargo, hay que tener presente que las intervenciones del BCE europeo no tienen como objetivo el conjunto de la deuda pública de la zona, sino sólo la deuda de los llamados países periféricos, aquella cuyas primas de riesgo se han disparado. Se trata de compensar la presión al alza que sufren las rentabilidades de sus emisiones de deuda, sin afectar al conjunto de la política monetaria ni a la deuda del resto de países.

En este sentido, el saldo actual de los bonos de Grecia, Irlanda, Portugal y España no llega a los 900.000 millones de euros, lo que contrasta con los más de 6,3 billones de dólares del Tesoro de EEUU. En consecuencia, el objetivo de compras de la QE2 es equivalente a menos del 10% de ese saldo, mientras que un nivel comparable de intervención en el mercado de la deuda periférica europea ascendería a poco más de 80.000 millones de euros, sólo 10.000 millones más de lo que el BCE lleva realizado desde mayo. Dicho de otra manera, el equivalente a las compras de 75.000 millones de dólares al mes de la Fed serían unos 10.000 millones de euros en el caso del BCE, ritmo que se superaría con el nivel de compras de la semana pasada. Además, hay que tener en cuenta que una razón para que el BCE no anticipe, como la Fed, su volumen de compras es que no puede prever qué bonos van a precisar ayuda en el futuro. Si, por ejemplo, se viese obligado a incluir a Italia entre sus objetivos (su mercado más que duplica la suma de los otros periféricos), la escala de las intervenciones tendría que aumentar sustancialmente.

A la luz de esta reflexión, las peticiones de intervenciones billonarias del BCE escuchadas en las últimas semanas resultan manifiestamente desproporcionadas.

Comentarios

Carlos 15 Diciembre 2010 - 10:48

Yo a todo eso añadiría que la FED y el BCE son instituciones que se han fijado objetivos distintos. La FED prima sobre todo el objetivo del pleno empleo y sus actuaciones van dirigidas en ese sentido, conseguir empleo a través del crecimiento económico. El BCE tiene un objetivo de estabilidad de precios y sus actuaciones de este momento son más puntuales para evitar que se ponga en riesgo el funcionamiento del euro. Si manifestarán abiertamente un cambio en su política su credibilidad se vería afectada y no les interesa.

[…] This post was mentioned on Twitter by GrupoTECNOCO and Creacionempresa.es, indicebursatil.es. indicebursatil.es said: ¿Está siendo la política monetaria de la Fed más agresiva que la del BCE? http://bit.ly/hr2YsZ […]

Lo mejor de la blogosfera | FinancialRed 19 Diciembre 2010 - 07:34

[…] ¿Está siendo la política monetaria de la Fed más agresiva que la del BCE? (Economy Weblogs – IE) […]

Mark de Zabaleta Herrero 22 Diciembre 2010 - 08:41

Desde luego la Reserva Federal americana va por delante al dinamizar la economía de UN país. El Banco Central Europeo (BCE) es “otro mundo”. Aunque el BCE se enfrenta a un tablero complicado, en el que pretende “atender” tanto a una locomotora alemana, en pleno arranque, como a varias economías en clara debilidad (los”PIGS” son un claro ejemplo…de momento Grecia e Irlanda…los demás en camino), parece que no tiene muy clara la política monetaria (la única que él SI puede controlar) a aplicar. Su gestión de los tipos de interés y de la liquidez (masa monetaria) es clave para dinamizar una actividad real en los distintos países de la UE.
La situación alemana es radicalmente distinta frente a la debilidad del resto de la zona Euro (Inglaterra es un claro ejemplo, junto a Islandia, del beneficioso apoyo de una moneda propia en tiempos de crisis…) y sus problemas de empleo. La caída del consumo y de los precios inmobiliarios lleva indefectiblemente a hablar de deflación. Sin embargo, el BCE está obsesionado por el control de la inflación…parece que sólo mira a Alemania. ¿No ve más lejos?.
La FED (Reserva Federal Americana) ha sabido gestionar mejor la situación, tanto en los 90’ cuando una economía sólida estaba en pleno crecimiento, al evitar un recalentamiento y controlar la inflación, como en una coyuntura actual en la que la deuda familiar se ha disparado. La DEFLACION es ahora el peligro, y unos tipos de interés bajos no permiten grandes alegrías. La compra de deuda, inyección de liquidez en el sistema, permitirá una paulatina recuperación de esa demanda tan necesaria para el despegue empresarial.
Pero Europa es diferente. El BCE quiere lidiar en una plaza, la zona euro, con distintas necesidades de crecimiento…sin olvidar su ceguera frente al resto de bancos centrales (USA, China…). Ellos pueden devaluar sus monedas en cada país (homogéneo), y nos exportan sus problemas a una Europa dividida por países, culturas (idiomas) y necesidades económicas.
Estamos todos de acuerdo en ese objetivo de un solo Estado, una moneda, una fiscalidad, una única tasa de inflación, una Deuda pública única (sin “diferenciales” con el Bono alemán) e incluso una lengua común (el esperanto por ejemplo)…es un sueño llegar a ese “País Europa”. Pero la cruda realidad es muy distinta y los sueños, sueños son…..
El dólar y el yuan devaluados….exportan más (a Europa) y tienen más turismo (europeo). La fortaleza del Euro mantenida por la obsesión del BCE por controlar la inflación (alemana)….perjudica a España.
¿Hay algún Licenciado en Ciencias Económicas en el BCE?
Recientemente, el economista y Premio Pulitzer del año 2010 ha declarado que “el BCE está demasiado sesgado en su actuación en beneficio de Centroeuropa”……hablaba de Alemania?.

Mark de Zabaleta Herrero

Mark de Zabaleta Herrero 4 Enero 2011 - 08:32

Creo que en este comienzo del 2011 veremos los efectos de la inyección monetaria progresiva de la Reserva Federal (que implica una paulatina devaluación del dólar americano) frente al sempiterno inmovilismo del BCE
/ http://markdezabaletaherrero.blogspt.com /

Mark de Zabaleta Herrero 4 Enero 2011 - 08:33

/ markdezabaletaherrero.blogspot.com /

Teodoro 11 Enero 2011 - 14:04

La economía americana empieza a superar la crisis. Las familias han recibido bien la noticia de la rebaja fiscal.

Domin 15 Enero 2011 - 08:33

Estoy de acuerdo, la economía americana sale por delante gracias a la Fed…frente a Europa y el BCE

Mark de Zabaleta 17 Enero 2011 - 09:17

El problema sigue siendo la zona euro. PIMCO ya ha recomendado a Portugal, Irlanda y Grecia salir del euro…para resolver sus problemas.

Erika 27 Enero 2011 - 16:09

Desde luego que lo tenéis estudiado !

Hildebrando 29 Enero 2011 - 07:26

Me gusta mucho este blog, sus artículos y los comentarios !

Mark de Zabaleta 30 Enero 2011 - 09:14

Lo comparto. Es uno de mis blogs recurrentes.

Elena 6 Febrero 2011 - 14:18

Sería interesante que comenten algo de las decisiones de la Fed y del BCE en Febreo 2011

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar