2
Nov

Esperando a la Reserva Federal

Escrito el 2 noviembre 2010 por José Ramón Diez Guijarro en Economía de EEUU, Política Monetaria

La Reserva Federal anunciará mañana miércoles los detalles de su nuevo programa de expansión cuantitativa (“quantitative easing”) más conocido como QE2. Aún siendo conscientes del poder que los bancos centrales han acaparado en los últimos tiempos, pocas veces la decisión de una autoridad monetaria tendrá tanta importancia, no en vano el devenir de los mercados de renta fija y de valores en los próximos meses y, por tanto, el desempeño de la economía americana, puede estar marcado por las medidas que anuncie el banco central americano.

La decisión del apoyo económico de la Fed será dada a conocer mañana miércoles. (Foto: Photos to go)

(Foto: Photos to go)

Y, desde luego, no lo tiene fácil Bernanke y su equipo tras las expectativas creadas en las últimas semanas. Las especulaciones se han desbordado e incluso se han realizado estimaciones de que el banco central americano podría comprar activos financieros por valor superior al billón de dólares, es decir, una cantidad parecida a la producción de bienes y servicios  de la economía española durante un año, después de haber comprado casi 1,7 billones desde finales de 2008. Ante esta posibilidad, los tipos de interés a largo plazo han bajado y los mercados de renta variable han tenido un buen comportamiento situándose cerca de máximos anuales. El problema es que se defrauden estas expectativas por la intensidad o el calendario de compras y, que la respuesta de los mercados financieros sea la contraria a la buscada, lo que podría lastrar vía efecto riqueza el crecimiento de la actividad en EEUU.

La razón de que la FED esté ampliando balance estriba en el limitado recorrido que tienen en este momento los tipos de interés de corto plazo, al situarse en niveles muy cercanos a cero. En este sentido, al comprar activos de deuda pública se intenta rebajar los tipos a largo plazo, a los que están referenciados una parte importante de préstamos en EEUU (hipotecarios, corporativos, etc). El riesgo estriba en que el aumento del balance se termine transmitiendo a la inflación. Esa preocupación se reflejó la semana pasada en las rentabilidades negativas en la subasta de bonos indiciados a inflación. Sin embargo, ese riesgo de aumento incontrolado de los precios parece limitado si tenemos en cuenta la amplia capacidad productiva sin utilizar y la elevada tasa de desempleo, aunque, algunos pueden pensar que realmente se busca un aumento de las expectativas de inflación para reducir las rentabilidades reales y licuar la deuda en circulación. Sobre todo, si todo ello puede debilitar algo más el dólar y aumentar la contribución de la demanda externa a la recuperación.

Pero eso es jugar con fuego, incluso para el país que tiene la moneda refugio por excelencia. La FED está incurriendo en excesivos riesgos, al situar a la política monetaria en territorio desconocido (con un balance complicado de gestionar), cuando las ganancias potenciales sobre la actividad son limitadas. Es decir, los riesgos son asimétricos, pues no se puede obligar a empresas y consumidores a pedir créditos, aunque el dinero casi se regale, como se ha demostrado en Japón en las últimas dos décadas. Si esta nueva expansión cuantitativa fracasa, ¿que hará la Fed?, ¿embarcarse en un Q3 o en un Q4? Parece que se ha olvidado muy pronto los riesgos que conlleva la formación de burbujas en los mercados financieros.

Quizás el problema es la dificultad de ser conscientes de que la situación actual es diferente. Las autoridades económicas americanas siguen pensando que la política económica si se emplea con la intensidad adecuada puede hacer que el país vuelva a crecer rápidamente a ritmos superiores al 3%, lo que permitiría reducir el desempleo con mucha rapidez. Pero la realidad es otra, hasta que no se corrijan los desequilibrios y se reduzca la deuda acumulada tras años de vivir por encima de sus posibilidades, es difícil que la economía americana vuelva a recuperar ritmos superiores al 3%.

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by DdeX Export Import, GrupoTECNOCO. GrupoTECNOCO said: Esperando a la Reserva Federal: La Reserva Federal anunciará mañana miércoles los detalles de su nuevo programa de… http://bit.ly/bcd90c […]

Don Quichote 3 noviembre 2010 - 12:42

Espana es la C-U-A-R-TA P-O-T-E-N-C-I-A MUNDIAL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Somos en la ChampionsLeague!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Que viva el Zapatontito/Julio Cesar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

JAIME PRIETO ROJO 4 noviembre 2010 - 01:07

Creo que una política expansionista entraña los riesgos evidentes ya comentados (nueva burbuja como la ocasionada por una política parecida a la actual propugnada hace algunos años por Greenspan) pero una política de contracción y ahorro también entraña otros muchos.

Es cierto que ya existe una gran liquidez en el mercado y que por el hecho de que la FED se endeude para poder lograr unos tipos de referencia más bajos no va a incentivar por si mismo a que los ciudadanos y las empresas americanas soliciten más prestamos y créditos para consumir e invertir (entre otras cosas porque lo que todavía no se ha resuelto es el tema de la confianza del consumidor), sin embargo, tampoco si subes los impuestos te aseguras que los ciudadanos americanos vayan a pagarlos…y si no, que se lo digan a los del TEA (Taxed Enough Already) Party.

Por tanto, si bien es cierto que una política expansionista podría no hacer otra cosa que empeorar la actual situación, también es cierto que si esta política va a acompañada de una recuperación de la confianza, el endeudamiento de la FED habrá tenido un sentido y en el futuro el crecimiento y la mayor actividad (controlada para evitar procesos inflacionistas) permitirán lograr una mayor recaudación vía impuestos, y por tanto una fuente de repago recurrente de la deuda contraída, que unida al mencionado crecimiento, pleno empleo, etc, harían de EEUU e país que todos los americanos desean recuperar.

Sin embargo, si se decidiera llevara a cabo una política de contracción y ahorro, no crees que esta podría ocasionar un gran número de problemas sociales que desde luego no harían recuperar la confianza del consumidor y podrían tener consecuencias muy negativas?. No es facil transmitirle a toda una sociedad de consumo que lo que tienen que hacer en los próximos años es gastar poco, ahorrar mucho, pagar muchos impuestos, soprotar una alta tasa de desempleo, ver envejecer su población etc. Además, con un menor crecimiento, la fuente de repago de la deuda tan sólo podría lograrse a través de un incremento de los impuestos a lo que, de nuevo vuelvo a citar, el TEA Party (la facción más conservadora de los Republicanos) ya ha manifestado su oposición a asemejarse a Europa.

En definitiva, ¿qué entraña mayores riesgos? y ¿existe mayor probabilidad de que la política expansionista fracase o de que sea la contraccionista la que no triunfe?

Álvaro Scandella 11 noviembre 2010 - 10:12

Hola Jose Ramón,

Supongo que tal apuesta de la FED vendrá acompañada de la aprobación, en el corto ó medio plazo, de otra serie de medidas económicas complementarias, ¿podrías ilustrarnos brevemente sobre cuales pueden ser?. A este respecto, y teniendo en cuenta la reciente pérdida del control del Congreso por parte del partido Demócrata, ¿crees que puede llegar a convertirse en un verdadero obstáculo para el desarrollo de tan controvertida medida?

Así mismo, no se si serviría como idea para otro post pero, como neófito en el asunto, me gustaría conocer un poco más del detalle, a nivel operativo, de la manera de hacer realmente efectiva un operación de esta magnitud por parte de un Gobierno.

Entiendo que la/s transacción/es necesarias para inyectar todo este capital en el mercado en un determinado plazo, necesitarán de algún tipo de control o herramienta que permita asegurar el éxito de la operación propiamente dicha…

Muchas gracias

Diego Murillo Celis 12 noviembre 2010 - 01:08

Hola Jose Ramon, son interesantes los puntos que planteas, pero considero que dada la situación actual en la economía americana, los beneficios de realizar una operación de QE son mayores que sus consecuencias (al menos en el corto plazo) e incluso de no hacerla.

La preocupación por el crecimiento, el afán de salir por completo de esta ultima crisis y de empezar a revertir los estragos causados, es más prioritario que cualquier otra cosa en la economía americana: Hablamos de recuperar el “Valor Liquido del Hogar”, como decía Greenspan en su momento. El aumento de competitividad externa vía depreciación del dolar (jugando con fuego) y de masa monetaria como consecuencia inmediata de esta medida deberían impulsar la actividad y consigo la recuperación económica. Riesgos de Inflación en el CP ?, no creo que existan por ahora, dado el alto nivel de desempleo ( un gran challenge) y exceso de capacidad productiva existente.
Considero es la medida mas rápida, intensiva y podría decir que hasta mas efectiva, entre las pocas existentes para cumplir su objetivo.

Ahora bien, que sea lo mejor a largo plazo?, creo que no. Que tendrá consecuencias?, absolutamente y de ellas, vaya que sí tenemos de que hablar, porque de seguro el resto del mundo y en especial los países emergentes ( BRIC) responderán y el consumo interno pasará cuenta de cobro.
Bernanke y la FED tiene una gran reto enfrente. Lastima que no sirva de mucho, según dicen, el estudio de los premios Nobel de Economía 2010, Pissarides, Mortensen y Diamond, sobre el desempleo y las deficiencias en el mercado de trabajo, para ayudar a revertir la situación actual.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar