18
nov

A lo largo de los 100 últimos años y en situaciones críticas se han producido en el mundo cambios radicales en las políticas económicas de los países. De ahí que las estrategias económicas que están siguiendo los presidentes de Gobierno elegidos este año -David Cameron en Gran Bretaña, Fredrik Reinfeldt en Suecia, Mark Rutte en Holanda- y también la que propone el Partido Republicano para EEUU, respondan al típico cambio pendular que se produce siempre después de una fuerte crisis económica (crisis que suele pasar una factura elevada al partido político en el poder, que habitualmente sufre luego una fuerte derrota en las urnas).

El primer cambio pendular de la Historia reciente lo observamos en Estados Unidos, en 1932, cuando el presidente republicano Hoover fue incapaz de sacar al país de la Gran Depresión y perdió las elecciones. Como consecuencia, se produjo un cambio de política económica protagonizado por el nuevo presidente, el demócrata Theodore Roosevelt. Efectivamente, a partir de 1933 se aplicaron políticas expansivas de demanda agregada (New Deal) que debieron ser acertadas, porque se restableció el crecimiento y el empleo. El éxito en el ámbito económico le permitió a Roosevelt convertirse en el presidente estadounidense que más años gobernó (fue reelegido hasta en tres ocasiones). Su política keynesiana supuso una mayor intervención del Estado en la economía.

El segundo cambio pendular lo hallamos en la década de los 70, con la crisis del petróleo. Esta crisis arranca en diciembre de 1973, cuando entran en quiebra las políticas económicas keynesianas que habían imperado en el mundo desarrollado desde 1933. En Gran Bretaña, el laborista James Callaghan, incapaz de resolver la crisis económica, fue derrotado en las elecciones de 1979 por Margaret Thatcher, del Partido Conservador. Se trata de otro cambio pendular muy importante, donde varía completamente el modelo económico. Se abandona el keynesianismo y se empiezan a aplicar políticas de oferta.

También en EEUU, en la misma época, se produce un cambio de idénticas características. Ronald Reagan ganó las elecciones a Carter en 1980, entre otros motivos, por la mala situación de la economía. Tanto Thatcher como Reagan apuestan por el libre mercado con un fuerte componente de economía de la oferta que incluye desregulación de los mercados, rebajas fiscales, privatización de las empresas públicas, mejora de la productividad y competitividad de las empresas, reducción de controles burocráticos, estabilidad de precios y flexibilidad salarial. Los resultados de estas políticas fueron buenos, el Partido Conservador británico gobernó 17 años y el Partido Republicano 12 en EEUU.

La primera década del siglo XXI nos ha mostrado un tercer cambio pendular, con la vuelta al keynesianismo y la Gran Recesión. La crisis económica que se inicia en el año 2001 con la caída de las Torres Gemelas y el pinchazo de la burbuja puntocom supone un nuevo cambio en la estrategia de política económica. El presidente estadounidense George W. Bush aplica de inmediato políticas keynesianas consistentes en un fuerte incremento del gasto público (guerra de Irak) y bajada de impuestos. Por su parte, la Reserva Federal aplica tipos de interés muy bajos y se deprecia el dólar. Típicas políticas expansivas de demanda agregada. La media del incremento del gasto público discrecional de los dos mandatos de Bush multiplicó por 62 la de Clinton y superó la de todos los presidentes anteriores.

Las dos guerras en Irak y Afganistán no justifican el aumento del gasto en Defensa, que no sólo superó el del presidente Johnson durante la peor etapa de Vietnam, sino que multiplicó por dos el de la carrera armamentística con la que Ronald Reagan desestabilizó a la Unión Soviética durante los años 80. Bush siempre se comportó como si el gasto público fuese capaz de resolver cualquier problema político. Las partidas presupuestarias destinadas a conseguir el apoyo de determinados senadores o congresistas a cambio de invertir dinero público en sus regiones (los famosos pork barrels) alcanzaron máximos históricos entre 2002 y 2005, precisamente cuando el Partido Republicano dominaba las dos cámaras.

También en Gran Bretaña, en la primera década del siglo XXI, se fueron abandonando poco a poco las políticas de oferta Thatcher. Los Gobiernos laboristas de Tony Blair y Gordon Brown generaron una mayor participación del Estado en la economía con una mayor expansión del gasto público. Se unió a ello la falta de regulación y supervisión de los sistemas bancarios que dieron lugar a la aparición y desarrollo de burbujas especulativas.

A las puertas de la segunda década del siglo XXI, ¿estamos ante otro cambio pendular? ¿Se producirá una transformación radical en la estrategia de política económica de los países?

La Gran Recesión que sufrieron y todavía sufrimos muchos países desarrollados tiene, desde mi punto de vista, su origen en esas políticas expansivas y permisivas aplicadas por George Bush y Tony Blair y cuyo punto más álgido se produce con Obama y Gordon Brown. Como consecuencia de la crisis se está produciendo un nuevo cambio pendular. Efectivamente en las elecciones que se han celebrado este año, se observan victorias de partidos políticos diferentes a los que gobernaban durante la crisis.

En chile, después de 20 años de Gobiernos de Concertación, se ha producido un cambio político con la victoria electoral del centro-derecha. También en Holanda, y por primera vez en 100 años, ha ganado las elecciones el Partido Liberal. En Gran Bretaña la victoria de Cameron y en Estados Unidos la republicana del 2 de noviembre van a producir cambios en la política económica. En Suecia, el gobierno del Partido Moderado (liberal-conservador), que fue capaz de evitar la crisis, volvió a ganar este año las elecciones con una victoria abrumadora. Su líder, el primer ministro Fredrik Reinfeldt, ha propuesto una reducción del gasto público y de los impuestos, lo que se traducirá en una disminución del Estado del Bienestar y un impulso para la economía.

¿Hacia dónde van las políticas económicas de todos estos nuevos Gobiernos? A dar mayor responsabilidad a los individuos y a las empresas y reducir el papel del Estado en la economía. Políticas que ponen el foco en restablecer el funcionamiento de los mercados y en dar menos subvenciones. Menos Estado pero más eficiente. Y en aquellos mercados donde no funciona la libre competencia, o donde hay riesgos sistémicos, introducir una mayor regulación.

En los países en los que aún no ha habido elecciones y, por tanto, no se ha producido todavía el cambio radical de política económica, como es el caso de España, Portugal, Francia o Grecia, van a tener una salida de la crisis más lenta y complicada. En EEUU el electorado dijo en las urnas que estaba harto del Partido Demócrata, y en Gran Bretaña de los laboristas. En Portugal, Grecia y España (atención a las elecciones en Cataluña) las encuestas señalan un rechazo a los Gobiernos socialistas, mientras que en Francia se repudia a Sarkozy. ¿Motivos? Ninguno de ellos ha sabido resolver la crisis. Incluso en Alemania, cuya economía va bastante mejor que la de sus vecinos, se especula con que la canciller Angela Merkel, de Democracia Cristiana, pueda terminar siendo sustituida por el actual ministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, de la conservadora Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).

Observando las nuevas tendencias y los cambios radicales en la política económica de los nuevos Gobiernos, parece probable que en los próximos comicios no salgan reelegidos ni Sarkozy ni Obama, ni Zapatero ni Montilla (Cataluña) ni Arnold Schwarzenegger (California). Los electores quieren otra cosa, aunque no sepan bien qué. Y la Historia muestra que los políticos que salen elegidos durante las crisis económicas -caso de Roosevelt, Reagan, Thatcher, Felipe González en 1982 o José María Aznar en 1996- cambian la política económica del Gobierno anterior. Y con esas transformaciones profundas, la Historia muestra también que se sale de las crisis y que la economía mejora.

Fuente: Ya se qyue este es un post excesivamente largo pero es la versión original de un artículo que publiqué ayer en el diario El Mundo (página 19) titulado “El coste político de las crisis económicas”. Lo ha colgado hoy porque algunos de vosostros no pudisteis leerlo. Espero que te haya gustado. Como siempre agradezco cualquier comentario positivo o negativo.

Comentarios

[...] ¿Cómo han afectado las crisis económicas al poder político a lo largo de la historia? economy.blogs.ie.edu/archives/2010/11/el-coste-politico-d…  por kirov hace 2 segundos [...]

[...] This post was mentioned on Twitter by GrupoTECNOCO and Creacionempresa.es, indicebursatil.es. indicebursatil.es said: El coste político de las crisis económicas http://bit.ly/csQBrR [...]

Bea Jiménez 18 noviembre 2010 - 11:05

Supongo que a modo de conclusión podría comentarse que no existe una política económica correcta per se, sino que cada momento y coyuntura necesita ciertas políticas económicas. Los electores, aunque legos en la materia, tienden a votar a alguien que cambie las cosas, acertando aunque sin querer en el diagnóstico de que lo que hay que cambiar es la política económica.

goyo 18 noviembre 2010 - 11:35

querido profesor ,
bravo por el brillante articulo,pero solo una observacion ( Spain is different), con esto quiero decir que el granero de votos de la izquierda en este pais es
muy importante, pase lo que pase.Piense usted en el per,las subenciones por
no hacer nada, los condones, la pildora etc…
Con esto quiero decir que deseo mas que nadie que zp sea cuanto sustituido
pero a veces no lo tengo tan claro.
Un abrazo de su amigo goyo

David Peón 18 noviembre 2010 - 15:13

Pero que farsa de artículo es esta??? Bush aplicó políticas KEYNESIANAS???? BAJAR IMPUESTOS = POLÍTICAS KEYNESIANAS????? Pero que farsa de artículo es esta que pretende echarle la culpa del despropósito neoliberal que hemos vivido estos últimos 20 años y que nos ha llevado de cabeza a esta crisis, para que el señor Pampillón nos venga con la milonga de que la culpa es del Bush keynesiano???

Hace falta ser muy torticero. Todo vale, no? Menuda derecha nos ha tocado soportar, señores.

Natalia Solana 18 noviembre 2010 - 16:15

Creo que España necesita un cambio urgente. Podría haberlo llevado a cabo Zapatero en la última reestructuración de Gobierno que se llevo a cabo en Octubre. Sin embargo, esta estructuración no ha sido más que un cambio de nombres a las caras ya conocidas y con el mismo pensamiento. De ese movimiento, no surge el cambio ni la esperanza de que la situación vaya a mejorar en el corto-medio plazo. ¿Tocará esperar a las elecciones del 2012? ¿Ganará entonces la Oposición, como viene sucediendo históricamente? En mi opinión ninguno de los partidos mayoritarios son merecedores de ganar las siguientes elecciones. El partido socialista por no dar la talla y el partido popular por preferir jugar a las rencillas políticas y al desgaste del Gobierno, que responsabilizarse de la situación y buscar soluciones conjuntas.
Como española, el panorama es desesperanzador. Propongo hacer una encuesta a los españoles sobre qué líder del mundo querríamos que nos dirigiese y plantearle una oferta interesante.

Rafael Pampillón 18 noviembre 2010 - 17:37

Querido David Peón:

¿En qué consiste una política económica keynesiana? Se suele decir que una política económica es keynesiana cuando pretende el incremento o la reducción de de la Demanda Agregada. En esto se diferencian de las políticas de oferta. Las políticas de oferta ponen el foco en la Oferta Agregada.

Política keynesiana expansiva

Una política económica keynesiana expansiva es una política encaminada a aumentar el nivel de Demanda Agregada y, por esta vía, el crecimiento económico de un país. ¿De qué se compone la Demanda Agregada? De 4 componentes: Consumo de las Familias, Inversión (privada), Gasto Público y Exportaciones. Al aumentar estos componentes se expande la Demanda Agregada.

Los instrumentos de que dispone el sector público para instrumentar esta política son bastante sencillos: 1) incrementos del Gasto Público (guerras, infraestructuras, subvenciones, transferencias, gasto social, contratación de funcionarios, etc.), 2) rebajas en los impuestos (que aumenta la renta disponible y por tanto el Consumo de las Familias) y 3) también pueden conseguirse incrementos en el nivel de demanda (al menos a corto plazo) si la Reserva Federal baja los tipos de interés, aumenta la cantidad de dinero y del crédito. Esto último, política monetaria expansiva, fue lo que hizo Greenspan a partir del año 2001 y ahora está haciendo Bernanke. Está bajada de tipos de interés suele ir acompañada de depreciaciones del tipo de cambio, como así ocurrió a partir del año 2002 en EEUU y, por tanto, de aumento de las Exportaciones (otro componente de la Demanda Agregada).

Ahora bien, todo esto sólo es una parte de una política expansiva keynesiana. La otra parte, de la cual a menudo la gente se olvida, exige que, para que haya crecimiento económico, todas estas medidas se tomen en un contexto en el que existan recursos económicos sin utilizar, al objeto que la expansión de la demanda vaya acompañada de la correspondiente expansión de la oferta. Sin esta condición, el intento de expansión de la demanda acabará en un aumento de la inflación o de las importaciones. Precisamente este exceso de capacidad productiva ociosa es la situación en la que se encontraba la economía americana a comienzos de este siglo XXI (primer mandato del presidente Bush).

Política keynesiana restrictiva

Por el contrario, una reducción del gasto público y/o un a aumento de los impuestos (política fiscal restrictiva) y/o un aumento de los tipos de interés (política monetaria restrictiva) tendría el efecto contrario, es decir, provocarían una reducción de la demanda agregada, y por tanto un menor crecimiento económico y una mayor estabilidad de precios. Pero también serían políticas keynesianas porque ponen el foco en la Demanda Agregada.

Observe el lector que las políticas que hemos descrito son expansivas o contractivas porque expanden o contraen la Demanda Agregada.

Jose Antonio Gutierrez 18 noviembre 2010 - 17:38

Creo que en España el trozo de tarta( población) sensible a las medidas políticas del gobierno es muy pequeño. El voto es permanente, en algunos casos comprado, y muy fiel. La repercusión de las crisis y hechos sociales puntuales( atentados) tienen mucho más efecto en los ciudadanos que las políticas acertadas y beneficiosas para la población. Nos movemos por impulsos. Y entiendo que al final acaba sucediendo en la mayoría de las economías, en mayor o menor medida, dependiendo de la cultura y formación. Pero es difícil sobreponerse a males generalizados para los políticos. Incluso en EEUU, donde Obama parecía intocable, están volviendo a resurgir los ecos de Bush.
Creo que no se trata de ver que política ecónomica es mejor, y sí de ver cual es más aplicable en función del contexto( Keynesianismo/liberalismo).
Creo que debemos preguntarnos en que ha gastado este Gobierno el dinero y que políticas importantes ha adoptado — cheques, reforma laboral,….— para ver si ha supuesto efectos positivos tanto en familias como en empresas,país.
En este escenario, y en el caso de España, me posiciono en un punto de vista liberal: Privatización de empresas( sociales, sanidad, RENFE), mayor competitividad, mayor productividad — al inicio Francisco Navarro nos comentaba si España era un país competitivo o productivo, y resultó que no era ninguna de las dos cosas, definir hacia donde—, flexibilidad salarial.
De momento, a recortar…

César Larraga 18 noviembre 2010 - 19:40

Opino que por desgracia el gobierno actual no va a tomar las medidas adecuadas porque van en contra de la población que le votó.
En teoría los presidentes de un país deberían hacer lo mejor para el país aunque vaya en contra de la “mayoría” que les votó en su día.
Tal y como se apunta en el artículo vamos a ser de los últimos países en tomar las acciones necesarias para minimizar el impacto de la crisis y por ello de los últimos en salir.

José María Guillén 18 noviembre 2010 - 20:51

Es de reseñar la cómo la población en Gran Bretaña ha asimilado la necesidad de los duros recortes económicos impulsados por el gobierno de Cameron. No sé si es sentido de responsabilidad o que a la fuerza ahorcan.
Me queda la duda de cómo esas medidas o parecidas se van a asimilar en España cuando lleguen, que llegarán, más duras cuanto más tarde. En fin, a ver lo que aún podemos salvar.

Beatriz Gómez Macho 18 noviembre 2010 - 23:42

En mi opinión, hoy en día existe una gran desconfianza en la clase política, que es vista, salvo algunas excepciones, como una clase política sin conocimientos profundos de las preocupaciones de los ciudadanos. Es más, considero que existe una gran decepción, percibiéndose a los políticos como personas más interesadas en mantenerse en el poder que en resolver los problemas. Esto se traduce en una menor participación ciudadana en las elecciones, fenómeno que debilita la democracia.

Considero que cuando se celebran elecciones y se produce un cambio en el partido del gobierno, existen muchas expectativas en que todos los problemas serán resueltos. A pesar de que las nuevas medidas y acciones llevadas a cabo por el nuevo gobierno supongan el motor del cambio, creo que los ciudadanos seguimos sin sentirnos agentes responsables del mismo. En este sentido e independientemente del partido que dirija el país, conviene tener en mente la famosa frase de John F. Kennedy “No os preguntéis qué puede hacer vuestro país por vosotros. Preguntaos qué podéis hacer vosotros por vuestro país”… Tenemos aún mucho camino por recorrer.

David Peón 19 noviembre 2010 - 00:19

Entonces, señor Pampillón, según usted las políticas de Reagan y Thacher también fueron keynesianas, claro. Lo digo por (y cito de su propio texto) “Tanto Thatcher como Reagan apuestan por el libre mercado con (…) desregulación de los mercados, rebajas fiscales…”.

Curiosamente, lo que bajo el gobierno de Reagan y Thacher a usted le parece magnífico (desregulación), más adelante le parece nuevamente culpa del keynesianismo: “Los Gobiernos laboristas de Tony Blair y Gordon Brown (…) falta de regulación y supervisión de los sistemas bancarios que dieron lugar a la aparición y desarrollo de burbujas especulativas”. Curioso (por no decir 100% torticero, como todo su artículo) achacar al keynesianismo las 3 décadas de desregulación del sistema financiero (y particularmente el shadow banking system) provocados por la ideología que usted alaba. O es que no le suenan a usted de nada la burbuja .com o la quiebra del LTCM?

Bueno, por no hablar de su teoría de ‘los 3 grandes cambios pendulares de la historia’: todo el mundo conoce el de los años 30, el de los 70, y sin duda la que habeis liado con la desregulación financiera y la globalización de los mercados de capitales y el casino de los derivados hacen de la crisis actual el tercer cambio pendular. Pero el señor Pampillón se saca de la manga un cuarto, ‘las políticas neokeynesianas de bush’ (conchó, nos podía haber avisado entonces de ese gran cambio pendular que entonces nadie vio!!) y en el novamás de los argumentos teológicos (porque ya es fe lo suyo…) la guerra de Irak provocó la caida de lehman brothers y la gran recesión actual. Toma!! Será que la culpa de todo al final va a ser de AZNAR por habernos llevado a la guerra????

Enhorabuena Pampillón. Cuando el keynesianismo vuelve a estar en auge, tan en auge que hasta ustedes los de la derecha y los medios afines viven atentos a lo que dicen Krugman, Stiglitz o Mankiw, nos sale usted con esta fantochada de explicación de “la gran recesión fue culpa de las políticas keynesianas”. Enhorabuena. Me guardo este artículo enmarcado entre ‘lo más de lo más’ y por lo demás dejaré de seguir economy weblog porque queda claro que con colaboradores como usted es una pérdida de tiempo.

Un saludo.

goyo 19 noviembre 2010 - 07:44

querido David Peron, yo no me voy a perder en discusiones sobre politicas
economicas, entre otras cosas por que no se tanto como el profesor pampillon,.Pero lo que si que le digo una y mil veces que al menos en España
la izquierda jamas jamas ha creado riqueza, al contrario nos ha puesto al borde mismo de la ruina siempre.
No se si esto le molestara pero es la triste realidad.
Por cierto sr Peron yo tambien tengo guardado el articulo del profesor pero
para estudiarlo.
Un abrazo
goyo

Juan Aspas 19 noviembre 2010 - 11:31

Estimado profesor, En primer lugar comentar que he disfrutado mucho con el artículo.
Me pregunto si en España es más complicado que en otros países manejar la política económica para el Gobierno por las limitaciones en soberanía. La política monetaria está en manos del BCE (lo cual es un alivio); pero realmente me prergunto si se puede controlar (contraer) el gasto público puesto que habría que conciliar todos los intereses de las CCAA y las instituciones locales. En cuanto a los impuestos, el gobierno puede reducir los suyos pero ¿si las CCAA y los aytos los suben?. Queda la legislación…

Javier Fontán Vázquez 19 noviembre 2010 - 12:31

Interesante artículo, polémicas aparte.

Siguiendo la teoría del cambio pendular, en las próximas elecciones generales habría alternancia de gobierno, pero si se presenta como candidato quién ha estado al frente de la oposición, representará la bocanada de aire fresco que empuje el péndulo.

Hay voces que apuntan a que el próximo gobierno estará encabezado por el partido político que tenga arrestos para cambiar a su líder- aunque para ello se necesitaría mayor poder de decisión de sus bases, sobre todo en los partidos conservadores … Esta opinión aparece recogida en un un artículo de The Economist: “One view gaining ground is that victory at the next election will go to whichever party is brave enough to ditch its leader.”
Adjunto el link:
http://www.economist.com/node/16889635?story_id=16889635

Maria V.Romero 19 noviembre 2010 - 14:22

Profesor: creo que no queda claro algo muy importante en el artículo como es la diferente concepción del Liberalismo en Europa y en EUA. En este último, se entiende como una mayor intervención en lo económico (Hoover fue bastante intervencionista) y menos intervención en lo personal. Ello se distancia del Liberalismo europeo, sobretodo de la escuela austríaca de Von Mises y co. Por consiguiente, opino que tan sólo el hecho de “cruzar el charco” nos coloca en unas circunstancias muy diferentes a las europeas en lo económico, social y cultural, no pudiendo trasladar modelos ni sacar conclusiones con facilidad. Incluso en el Viejo Continente, un país como España, con una idiosincrasia tan dispar a la de los países anglosajones, puede necesitar unas acciones y un modelo de economía muy concreto para salir de la crisis. Me apunto al comentario de “Spain is different”!!

Ramon 19 noviembre 2010 - 15:30

En teoria economica, hacer trampa es un simple analisis de coste-beneficios. Los politicos y los bancos llevan 3 años haciendo trampas, ocultando la realidad, porque el riesgo que calcularon era evitar la tensión social ocultando la gravedad de la crisis, esperando que amainara en unos 3 años.

Ahora que ellos mismos reconocen la gravedad, ya podemos decir como estamos en realidad. El Banco de España aprieta las clavijas sobre el tema inmobiliario

———-
Como dicen en cotizalia: Hasta hace unos meses, el discurso generalizado de las entidades era el de “aguantar el chaparrón hasta que escampe”.
La banca ha refinanciado a la mayoría de las grandes inmobiliarias y les ha concedido tres, o incluso cinco, años sin pagar un euro, ya que tampoco venden un piso. A ver si para entonces ha escampado y pueden devolver algo de lo que deben.

Ramon 19 noviembre 2010 - 15:36

Defiendo lo mismo de siempre una visión mas humanistica de la economia, cercana a la economia social de mercado o al ordoliberalismo,
-Contraria a las subvneciones, a favor de regular bien para evitar riesgos sistemicos y para evitar presiones de lobbies de grandes corporaciones financieras e industriales.

O bien des de arriba empiezan a cambiar los esquemas, y empiezan aa ctuar de una forma mas eficiente (por no decir decente) o los cambios vendran presionados desde abajo y seran mas traumaticos, porque si algo se esta perdiendo es la confianza en quienes nos gobiernan,

saludos y buen post en su linea…
Ramon M..

Non Sola Scripta 19 noviembre 2010 - 18:05

El artículo contiene diversas incorrecciones. Destacaré dos: (a) Roosevelt no hizo más que continuar la política de Hoover. Fue éste quien implementó ya una política claramente keynesiana (antes de Keynes). La inyección de liquidez al sistema y la obra pública se utilizaron bajo Hoover, no hizo falta esperar a FDR; (b) ¿FDR sacó a EE.UU. de la crisis? EE.UU. no salió nunca de la crisis. La política antiinflacionista de éste lo impidió, el New Deal fue un fracaso manifiesto. La crisis sólo finalizó (como el propio Keynes admitió) por los preparativos de guerra y la situación post-bélica (reconstrucción, mercados europeos, etc.)

Rafael Pampillón 19 noviembre 2010 - 21:05

Querido Non sola scripta: Te contestaré dame tiempo. Ahora estoy muy atareado contestando a David Peón que me hace pensar y escribir más de lo que me gustaría.

Querido David Peón:
La política económica es una ciencia. La ciencia progresa cuando se hacen nuevas hipótesis pero esas hipótesis son susceptibles de ser contrastadas empíricamente por los hechos. Es cierto que mi hipótesis de que George W. Bush puso más el foco en la Demanda Agregada que en la Oferta Agregada es arriesgada. La clave, para saberlo, está en analizar si su gobierno puso más énfasis en las políticas de demanda agregada (monetaria, fiscal y fomento de las exportaciones como es la política de depreciación del tipo de cambio) o en las políticas de oferta (laboral, competencia, I+D, innovación, funcionamiento de los mercados, mejora del capital humano, productividad, instituciones, etc.).

Después de leer tu comentario sigo pensando que en 2001 y a raíz de los ataques terroristas el presidente Bush vuelve a inclinar la balanza hacia las doctrinas keynesianas. Creo que la hipótesis del cambio de paradigma, en septiembre, de 2001 está relacionada 1) con el estallido de la burbuja tecnológica que pone de manifiesto la inestabilidad del sistema capitalista y 2) los ataques terroristas que aceleraron el cambio de modelo. Creo, aunque me puedo equivocar, que se pasa de un modelo basado en la Oferta Agregada (Reagan, Bush padre y Clinton) a otro más keynesiano.

Un excelente documento de trabajo, que te aconsejo vivamente, titulado “Spending UNder President George W. Bus h”, escrito por Veronique de Rugy del centro Mercatus afiliado a la prestigiosa universidad George Mason despeja algunas dudas http://mercatus.org/sites/default/files/publication/WP0904_GAP_Spending%20Under%20President%20George%20W%20Bush.pdf . Este trabajo, tal como explico en mi artículo, estima que el gasto de los programas sociales (entitlements) entre 2002 y 2007, cuando la crisis que ahora padecemos (Gran Recesión) apenas era un rumor, aumentó en casi un tercio. La media del incremento del gasto discrecional de los dos mandatos de George W. Bush multiplicó por 62 la de Clinton y superó la de todos los presidentes anteriores con la única excepción de Lyndon B. Johnson, el presidente más socialdemócrata de la segunda mitad del SXX.

El documento de Mercatus asegura y con razón que la política keynesiana de expansión del gasto y la reducción de impuestos de la Administración Bush, fue una irresponsabilidad fiscal .En cuanto a la política monetaria de ese periodo, llevada a cabo por Greenspan (FED), muchos economistas pensamos que también fue muy irresponsable y que fue excesivamente expansiva (que significa como dije en mi comentario anterior que expande la Demanda Agregada). El colapso de los mercados financieros que vinieron después se deben a la combinación de esa política expansiva monetaria y fiscal con 1) la poca o mala regulación de sectores cruciales como son los bancos y las compañías de seguros (y que no hubieran pasado el test de una buena política de oferta agregada), 2) el pésimo comportamiento de las agencias de calificación de riesgos crediticios, que trabajan en una situación de oligopolio, apuntalado por el aval informal de los Gobiernos (que también denota una mala política de oferta y de regulación), 3) el enorme despliegue del Estado, sobre todo en EEUU, desde el año 2001 (que explico en mi artículo) y 4) la compra masiva de bonos denominados en dólares por parte de las economías emergentes que permitió a muchos Estados (España, Gran Bretaña, EEUU son los ejemplos más claros), con déficit en sus cuentas corrientes, se endeudasen con el exterior sin freno.

Es cierto que el recorte de la regulación bancaria (y esos es una mala política de oferta), junto con políticas expansivas de demanda agregada, como son los injustificados bajos tipos de interés que durante años mantuvo la Reserva Federal, y las políticas expansivas del Gobierno de Bush, nos llevaron a esta crisis. Los que creemos en las buenas políticas de oferta creemos en Basilea III es decir, que se les debe exigir a los bancos unos recursos propios muy por encima de los que ordenaba Basilea II. El péndulo está yendo hacia allí.
En resumen, en estos momentos parece haber un relativo consenso en los orígenes de la crisis que insisto son: 1) la reducción de los tipos de la Fed (política monetaria expansiva) que se trasladó a la Bolsa y los inmuebles en forma de burbuja. Esa política de Alan Greenspan a) contradijo reiteradamente el principio friedmanita de que la política monetaria no debe utilizarse para estimular el crecimiento y b) generó la gigantesca burbuja bursátil e inmobiliaria que provocó la crisis. 2) la escasez de recursos propios en los balances de los bancos que hizo que la caída de las instituciones más irresponsables arrastrasen a todos los demás al borde del precipicio, 3) algunos sofisticados productos financieros, evaluados sobre todo por tres agencias semioficiales y sometidas a graves conflictos de interés, que no avisaron de los riesgos y, que como consecuencia, generaron enormes pérdidas a los bancos y compañías de seguros, 4) Los excesivos déficits públicos (política fiscal expansiva) y 5) Los grandes desequilibrios en las relaciones económicas entre los países.

David de todo esto hemos dado cuenta en este blog desde hace 4 años y como bien sabes en este blog hay libertad para comentar lo que uno quiera. No dejes de leernos y de comentar lo que te apetezca. Síguenos. Este blog de economía ocupa la primera posición de los blogs de centros educativos, o relacionados con la enseñanza en castellano, ver:
http://www.alianzo.com/en/top-blogs/cat/education hace tres meses ocupábamos el 10º puesto.

Además, seguimos siendo, desde hace años, el blog más leído de Cuba. El segundo es Generación Y. Toda una responsabilidad en estos tiempos que corren. Ver:
http://www.alianzo.com/en/top-blogs/country/cuba
Un saludo cordial

Francisco 20 noviembre 2010 - 03:31

Estupendo articulo, una vision muy clarificadora y profunda de las complejas politcas pendulares seguidas en los ultimos tiempos, pero mas aun las clarisimas, profundas y didacticas explicaciones dadas por el profesor a nuestro amigo Peon: el keinesianismo, expansivo o restrictivo, pero siempre volcado a la demanada agregada, frente a las policas volcadas a la oferta, me parecen poco divulgadas y muy clarificadoras de lo que esta ocurriendo. Enhorabuena al profesor, voy a guardar este post y las respuestas para estudiarlos.

Tambien agradecer al amigo Peon que “disparo” la polemica.

Espero que tenga Vd. posibilidad de intervenir en la economia de España en un proximo gobierno (pero por favor sin dejar de leccionar!!)

Mariela gayoso 21 noviembre 2010 - 22:44

Considero que en el Perú se venía aplicando desde hace 20 años un modelo neoliberal, con predominio de la economía privada y de mercado y con un estado chico que no gasta con calidad, lo que creo se aleja del modelo Keynesiano y de la tendencia global de la primera década del siglo XXI comentada en el artículo.
¿Considera que aplicará también para Perú este cambio pendular?, o que ya estamos superando la crisis sin cambiar radicalmente de modelo ecómico?.
Gracias

José A. Pérez 22 noviembre 2010 - 08:37

Profesor, ojalá se cumpla su teoria.

Por desgracia, me cuesta ver realmente un vuelco electoral en España. No dudo que el PSOE no ganará las proximas elecciones pero tampoco le veo recibiendo el correctivo electoral que se merece. Al más puro estilo populista, han ido tejiendo una red de votos cautivos que dificilemte les hace bajar del 35% de los votos, que tal y como está la situación, me parece una barbaridad. Por no hablar de una oposición que no genera estusiasmo. Rajoy, le pese o no, tiene su imagen ligada a Aznar y a ZP, y lo que se necesita es aire nuevo.

Por cierto, que alguien me diga que es eso de politicas “neoliberales”… por que a la gente se le llema la boca con eso y realmente es el “cajon desastre” que utiliza la izquierda para meter todo aquello que no es “progre”. Lo que existe es el liberalismo como doctrina económico, el resto es marketing político.

Ignacio de Oñate 22 noviembre 2010 - 17:36

Yo quiero ver la vertiente politica (electoral quizá es más preciso) de este blog.

La relación entre el estado de la economía y los resultados electorales es algo que mas o menos intuimos y quizá desde esta perspectiva histórica que nos brinda este post podamos sustentarla un poco más.

La verdad que la disyuntiva del Sr Zapatero es complicada, porque si sigue negando la mayor como hasta ahora, parece que la historia no le trae noticias halagüeñas y si realiza los cambios que de verdad hay que hacer, estará dinamitando la política populista sobre la que ha basado su tiempo en la Moncloa y abonando el campo para que el siguiente que venga recoja todos los frutos… y claro ponerselo en bandeja a la oposicion NO MOLA…

Yo me quedo con el ejemplo de Fernando Henrique Cardoso que hizo lo que debía hacer y dejó una buena base que Lula ha sabido aprovechar para poner a Brasil en el lugar que merece.

Claro las diferencias son obvias, FH Cardoso es un estadista y JL Zapatero un oportunista.

En fin cada uno tiene lo que se merece…

Non Sola Scripta 22 noviembre 2010 - 17:46

Espero su respuesta a mi comentario sobre los graves errores del artículo acerca de Hoover y el New Deal. Si me permite la referencia, profesor, yo he comentado algo al respecto aquí:

http://nonsolascripta.blogspot.com/2010/07/monet-y-hoover-tras-el-crepusculo.html

Y algo sobre la crisis en general aquí:

http://nonsolascripta.blogspot.com/2010/06/breve-reflexion-sobre-la-crisis-actual.html

Un saludo.

[...] el 22 Noviembre 2010 por Rafael Pampillón en Uncategorized La semana pasada pusimos de manifiesto en este blog como la historia está plagada de cambios radicales de gobierno que se producen como consecuencia [...]

juan pablo martin sanchez-bendito 26 noviembre 2010 - 02:54

¿TIENEN COSTE POLITICO LAS CRISIS ECONOMICAS?

En 1932,cuando el Presidente republicano Hoover fue incapaz de sacar al país de la Gran Depresión perdió las elecciones. Ahora en Irlanda,cuando va a tener que recibir un elevado préstamo de la UE, parece que va haber también elecciones. Pero…en España, también hay una crisis descomunal y va a haber…elecciones en Cataluña. ¿Porque Cataluña es España?…Pero ¿el presidente de España no se llama Zapatero? Pues aquí no se sabe si habrá elecciones y cuándo ,aunque el límite es 2012.
Aquí el pueblo y los empresarios están que “trinan”: el paro por las nubes, más de un millón de familias en las que nadie gana nada, los comedores de Caritas abarrotados ,el consumo por los suelos pero…”Spain is diferent”.
Se dice que los mercados descuentan ya que Irlanda no devolverá sus deudas y atrapará a España, y que el rescate irlandés se llevará por delante a España y Portugal. Pero versiones oficiales u oficiosas como la del secretario alemán de Exteriores, Werner Hoyer,decía que los problemas de otros países “son completamente diferentes,por lo que no veo una contaminación del actual problema irlandés”.Y no digamos Zapatero,para quien “el problema de Irlanda es su gran endeudamiento privado, que ha dañado a sus bancos”. Situación no comparable a la de España, con un sistema financiero resistente…y cuya deuda es 20 puntos por debajo de la media europea, y un déficit público “perfectamente reconducible” en los próximos ejercicios,tendente al 3 por 100 en el 2013.!Hay que ser optimista…!Pero todo el mundo clama ya por elecciones! ¿Será verdad?
¡Enhorabuena por el artículo profesor!

[...] económica pasa factura al Presidente del Gobierno español Rodríguez Zapatero. Hace unos días pusimos de manifiesto en este blog como la historia está plagada de ese tipo de derrotas electorales que se producen como consecuencia [...]

Julio Fernando delgado Wong 4 diciembre 2010 - 07:44

Buenas noches:
En EEUU durante el gobierno de Bill Clinton habían muchos impuestos y siempre hubo superávit fiscal, luego con el Presidente Bush bajo los impuestos para reactivar la economía que venia d e mal en peor, la lógica era que al tener menos impuestos las grandes corporaciones podrían invertir mas y desarrollar sus negocios y así crear puestos de trabajo y reactivar la economía, bueno nada de esto ha dado resultado y desde clinton hasta Obama hay déficit fiscal.
No conozco de economía porque soy carpintero ,pero mas o menos reactivación keynesiana lo entiendo como que el gobierno crea y gasta una moneda fácilmente y esa moneda pasa al otro y le da un valor agregado y pasa al otro y así hasta que su valor se incrementa hasta en 3 monedas, es una cadena que se basa en la confianza y en las perspectivas de un país , si EEUU no sale de la crisis es porque su deuda externa es mayor que el PBI del mundo y s e siguen endeudando y al que compra sus súper valorados bonos d el tesoro los están estafando, pues, esta que fabrica dólares de forma inorgánica por varios millones de millón ;durante el QE1 este dinero se quedo en el balance de los bancos pero en el QE2 este no se quedara en EEUU por las bajas tasa de interés y vendrá directo a mi país en Perú y creara burbujas inmobiliarias etc.
Por otro lado en algún lugar leí que EEUU compra por 3 dólares una camisa en china y la vende en 30 dólares y carga la diferencia a su PBI ( eso creo le llaman la era post industrial la era de los servicios) ya no vale cultivar 10 hectáreas d e papas eso es anticuado, ahora se estudia poco y se relaciona y se crea un CD (en Irlanda , India) para administrar, digamos hospitales por 50,000 dólares eso se le llama modernidad ,
Por otro lado EEUU tiene alta tecnología, pero en estos tiempos cuando no se puede pagar la hipoteca y se pasa hambre importan poco los productos sofisticados (estas líneas las escribo desde una Pentium 3 ) no necesito una core de 4 núcleos y un Internet de banda ancha; mas sofisticado y rápido son las palomas mensajeras llevando USB de 16 gigas que enviarlas por la red
EEUU depende de las guerras para asaltar digamos en Irak para poseer el petróleo(la invadieron con engaños de las armas de destrucción masivas) se alía con elites feudales como los países árabes, y cuando un país petrolero instaura una republica la invaden o le hacen la guerra como a Irán (a través de Irak y Saddan Hussein)
¿Cómo puede salir de la crisis EEUU sino es con mas guerras y creando la discordia en todo Asia para vender sus armas por ejemplo hicieron maniobras militares con corea del sur cerca de la playa de corea del norte, esta respondió con obuses y así el TLC de EEUU que no se había logrado hoy día dicen que si lo van ha hacer.
¿Puede pagar su deuda de 54 billones(millón d e millón) EEUU? (Gobierno, mas empresas mas hogares) lo que le queda sino hace mas guerras son vender sus bonos a 30 años o a 5 0 años o a 100 años como ha hecho México o a mil años, otra cosa es estafando es decir creando dinero de la nada; la clase rica o la burguesía no s e vera afectada con la hiperinflación pues tiene sus activos reales solo lo tenedores d e deuda en otros países se perjudicaran .es decir será una guerra entre burguesías
……………………………………………….
en el caso d e irlanda han destinado creo 85,000 millones d e euros para recatarla pero ese dinero no ha sido soltado sino que les piden una serie d e ajustes que pondrán a los irlandeses al borde d e la locura entonces así si les darán creo, pero la deuda d e los grandes bancos europeos es mas grande que el PIB d e sus países y esos no podrán ser rescatados y mas aun que todos saben que el euro es en realidad el marco alemán, así que los alemanes no rescataran a todo aquel que se de fiestas fiscales.
Saludos

Julio Fernando delgado Wong 4 diciembre 2010 - 07:56

Buenas noches:
Dicen que la culpa en Europa la tiene los socialistas yo conozco uno, el Sr. Adolfo Hitler ¿se sorprende ?¿Por qué?¿ No era acaso su partido nacionalista y también socialista? El partido NAZI; si Ud. dice que ese fue solo el nombre, entonces con igual motivo puedo decir que cualquiera de derecha se disfraza con un nombre de socialista y ya es socialista, en el socialismo no hay propiedad privada de bancos y demás medios de producción ¿ha escuchado que algún supuesto socialista ha dicho que confiscara el dinero de los bancos para el pueblo?

Nicolás Gavela 6 diciembre 2010 - 17:01

Buen artículo desde el punto de vista histórico, pero desde el punto de vista de las conclusiones considero que se ha incluido alguna pequeña inexactitud para cerrar el argumento de forma redonda.

Si consideramos la derrota del Partido Demócrata en las elecciones legislativas como el inicio hacia un cambio pendular pese a que no se trate de unas elecciones presidenciales, no podemos afirmar más tarde que en Grecia no ha habido elecciones que den opción a dicho cambio. En Grecia hubo elecciones regionales el catorce de noviembre (cuatro días antes de publicarse el post) y ganó el Partido Socialista.

Me parece poco riguroso achacar a las políticas económicas de Yorgos Papandreu la crisis griega. Parece claro que ésta se originó por la mala gestión y falta de ética del gobierno anterior de centro derecha. Papandreu fue elegido en octubre de 2009.

Un saludo.

Raúl Rebollo 7 enero 2011 - 00:40

Solo quiero comentar la importancia que tienen como nos ha demostrado el profesor Pampillón la conciencia social que en cada momento hizo según las necesidades de los paises producirse los cambios políticos oportunos propiciados por la libre elección de los votantes.
Factor a tener en cuenta en casos como los de España, donde pongo en duda la conciencia social de nuestros electores que se dejan guiar más por los colores que por las necesidades reales de nuestra economía derivando sus elecciones hacia representantes políticos que incidan en políticas estructurales y coyunturales adecuadas.
En varios de vuestros comentarios podeis encontrar ejemplos.
Un saludo.

[...] económicas Hace dos meses, el 18 de noviembre, escribí en este blog un post titulado “El coste político de las crisis económicas” el post fue un éxito de entradas y de comentarios (32). Desde entonces se han ido cumpliendo [...]

| Economy Weblog 8 febrero 2011 - 11:33

[...] Pampillón en Uncategorized Hace más de dos meses escribí un artículo en este blog titulado El coste político de las crisis económicas  dond defendía que en 2001 y a raíz de los ataques terroristas el presidente Bush aplicó [...]

[...] Desgraciadamente, (desde mi punto de vista) el presidente del Gobierno y el PSOE están alargando innecesariamente el estancamiento de la economía española. Es probable que en mayo el PSOE pierda las elecciones municipales y autonómicas. Perdió las elecciones autonómicas de Galicia y Cataluña y también perdieron los candidatos oficialistas (de Zapatero) en las primarias socialistas para la comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Barcelona. Allí por donde pasa Zapatero pierde como ya profeticé hace 5 meses en el post El coste político de las crisis económicas [...]

[...] Desgraciadamente, el presidente del Gobierno y el PSOE han optado por seguir un año más, alargando innecesariamente el estancamiento de la economía española. Es probable que este mayo el PSOE pierda las elecciones municipales y autonómicas. Perdió las elecciones autonómicas de Galicia y Cataluña y también perdieron los candidatos oficialistas (de Zapatero) en las primarias socialistas para la comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Barcelona. Allí por donde pasa Zapatero el PSOE pierde las elecciones, como ya profeticé hace 5 meses en el post El coste político de las crisis económicas [...]

[...] electoral al Presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Hace meses que pusimos de manifiesto en este blog como la historia está plagada de ese tipo de derrotas electorales que se producen como consecuencia [...]

[...] 18 de novienmbre de 2010, escribí en este blog  El coste político de las crisis económicas que en Portugal, España, Cataluña e Irlanda la población mostraba un rechazo generalizado a [...]

[...] 2012 por Rafael Pampillón en Uncategorized Hace un año y medio en este blog, en un post titulado El coste político de las crisis económicas, anunciábamos las derrotas electorales de Sarkozy (Francia), Zapatero (España), Sócrates [...]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar