22
Nov

El coste político de la crisis de la deuda en Irlanda y Portugal

Escrito el 22 Noviembre 2010 por Rafael Pampillón en Unión Europea

La semana pasada pusimos de manifiesto en este blog como la historia está plagada de cambios radicales de gobierno que se producen como consecuencia del incumplimiento de los objetivos generalmente aceptados de política económica (crecimiento económico, pleno empleo, estabilidad de precios, equilibrio exterior, etc.). Es decir, cuando en un país el paro aumenta, el crecimiento económico se estanca y la inflación se desmadra se produce una insatisfacción en el electorado. Esta insatisfacción muestra la brecha que se abre entre las expectativas de los electores y la grave crisis económica.

[Irlanda]

En ocasiones el problema no radica tanto en la calidad de la política económica como en acontecimientos externos (crisis del petróleo, ataques terroristas, caídas mundiales de las bolsas, guerra de divisas, crisis financieras, etc.) ajenos a los que gobiernan ese país. Pero en cualquier caso y como ya vimos el jueves de la semana pasada se trata de gobiernos que no son capaces de resolver las crisis, es decir, no son capaces de responder a las necesidades de la sociedad. Entonces el partido político contrincante emerge como alternativa. También en contadas ocasiones y en sistemas dictatoriales dirigentes con resultados nefastos (Mao Tse Tung en China y Fidel Castro en Cuba) pueden ser sustituidos por alguien dentro de su mismo partido (Deng Xiaoping y Raúl Castro) que hagan cambios radicales de política económica (eso se espera de Raúl).

Irlanda y Portugal: elecciones anticipadas

Para contrastar la hipotesis que manteníamos la semana pasada, hoy nos hemos enterado que como consecuencia de la crisis de la deuda el gobierno irlandés está al borde del precipicio. El primer ministro Brian Cowen, del Fianna Fáil está a punto de caer. En caso de elecciones legislativas anticipadas, el Fianna Fáil tiene muchas posibilidades de perder y, en cambio, el Fine Gael (la oposición) muchas de ganar.

En Portugal, más de lo mismo, el efecto dominó que están viviendo Grecia e Irlanda, hace que Portugal sea el siguiente país sospechoso de insolvencia. El fracaso del Gobierno Socialista portugués para resolver la crisis y las medidas que está tomando hace que se enfrente el miércoles 24 a la primera huelga general conjunta de los dos principales sindicatos del país en los últimos 22 años.

El coste político que está pagando el Gobierno Socialista portugués ha hecho que el líder del primer partido de la oposición (Partido Social Demócrata) encabece las encuestas de intención de voto. Un cambio de gobierno que supondrá un cambio radical de la política económica y se producirá tras las elecciones presidenciales del 23 de enero del año que viene, en las que se espera que sea reelegido Cavaco Silva del Partido Social Demócrata (derechas) que preside pero no gobierna. Esta reelección de Cavaco abre la puerta a  elecciones anticipadas al parlamento, que se celebrarán probablemente en la primavera del año que viene, en que el Partido Socialista perderá las elecciones y que el primer ministro, José Sócrates (Partido Socialista) pague el coste político de la crisis económica.

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by Creacionempresa.es and indicebursatil.es, GrupoTECNOCO. GrupoTECNOCO said: El coste político de la crisis de la deuda en Irlanda y Portugal: La semana pasada pusimos de manifiesto en este… http://bit.ly/aY8srg […]

Alberto Mingo 22 Noviembre 2010 - 23:51

En el caso español, lo que es evidente es que el sr. Zapatero, desde un punto de vista keynesiano, ha subido los impuestos, incidiendo negativamente en el consumo, ha recortado drásticamente (con Pepiño al frente) el gasto público, y además el BCE está incrementando los tipos de interés. Todo esto, es obvio, contrae la demanda agregada y tiene como primera consecuencia el aumento del paro, y como segunda debería ser la defación, pero este fenómeno hasta ahora no se está dando. La primera vez que esto ocurrió, y, corrijame profesor si me equivoco, fue en los años 70 con la crisis del petroleo, en la que paro e inflación dejaron de ser “vasos comunicantes”, coexistiendo sus crecimientos en un fenómeno que se denominó “estanflación”. A partir de ahí se desarrollaron políticas enfocadas al desarrollo de la Oferta Agregada (laboral, I+D, productividad, etc.). Coincido en que desde entonces se han ido sucediendo de una manera pendular con cada crisis económica, y de hecho, mr. Obama ya se ha posicionado en la zona keynesiana aumentando enormemente el gasto público y devaluando el dólar en la llamada “Guerra de Divisas”, además de bajar los tipos de interés. Si, como hemos visto, el sr. Zapatero elige políticas económicas basadas en la expansión de la oferta agregada, debería haber promovido una reforma laboral de verdad, que flexibilizara el mercado, acompañado, como se ha comentado alguna vez en este blog, de un punto de desregulación de los convenios colectivos y de los salarios mínimos para promover la contratación y aumentar la productividad. Pero se ha conformado con una tímida “chapuza”. En cuanto a I+D, ya hemos visto en el post de hace unos días que el ligero incremento del gasto en I+D del gobierno no ha sido en absoluto secundado por las empresas privadas, que quizá no están suficientemente incentivadas. En conclusión, que no se si el partido que tomará el poder (asumiendo la segura derrota del PSOE), será capaz de sacar a España de esta situación, pero por lo menos dará un golpe de timón, que buena falta hace.
Un saludo

Pemeches Juspi 23 Noviembre 2010 - 07:45

Ver:
http://pemechesjuspi.blogspot.com/2010/11/nuevo-aviso-para-espana-tras-el-rescate.html

Se ha decidido el rescate de Irlanda y mientras Bruselas y el gobierno español mandan mensajes de tranquilidad y recuerda machaconamente que Portugal y España no tienen nada que temer, resulta que los inversores no se lo creen y el IBEX 35 pierde los 10.000, lo que dicho de otro modo, significa unas pérdidas del 16,28% en lo que va de año
Espero que no empiecen de nuevo a decirnos, que tranquilidad, que no pasa nada y que la caída de las bolsas es general. Es tan general, que el DX30, el índice bursátil del país dirigido por la “fracasada” (Zapatero dixit) Merkel ha subido en este año el 14,51% y el CAC 40, el índice francés, el de Sarkozy “el que no quería oír que íbamos a superarles en renta per cápita” presenta una caída del 2,98%, más de siete veces menor que el IBEX 35. El del Reino Unido supera el 4% de beneficios y los dos principales americanos, el Dow Jones y el S&P100 superan el 6% en positivo.
¿Se percatará Zapatero de que le están mandando mensajes muy claros los mercados?

Carlos 23 Noviembre 2010 - 09:59

El gran error de Zapatero fue intentar obviar la crisis para ver si pasaba de largo. Después cuando se da cuenta de que la crisis viene para quedarse, resulta que el único arma de política coyuntural que tiene al gobierno le es negado porque existe un pacto de estabilidad y los mercados ya no se fian de que España pueda responder a la deuda.

Ahora toca arreglar el tema con políticas estructurales, pero estas tardan tiempo en hacer efecto, lo que nos condena a convivir con la crisis durante más tiempo, y eso si se toman las medidas correctas. En fin, habrá que ver que pasa, de momento las elecciones autonómicas están a la vuelta de la esquina, veremos que señal le mandan al señor Zapatero.

Ignacio de Oñate 23 Noviembre 2010 - 13:33

Entiendo que cuando las cosas van mal, el cambio (nos guste el partido de oposición o no) se ve como un MAL MENOR. Además esto nos refuerza nuestra “creencia popular” que nos dice que el cambio es bueno.

Compro la idea… pero me gustaría saber si de todo esto hemos sido capaces de aprender algo, o volveremos a rescatar este post dentro de 7 ó 10 años…

David Gilaberte 24 Noviembre 2010 - 22:12

Es evidente que crisis económicas como las que vivimos en Europa y mas en concreto en nuestro país acaban pasando factura a los gobiernos. Ademas creo que acaban pasando factura con justicia porque los electores siempre dejan un espacio de tiempo a los gobiernos a que cambien y apliquen medidas, es decir, no piden una reacción de hoy para mañana, no cambian su voto en cuestión de semanas.
Coincido con una reflexión que hacía nuestro profesor en otro link donde comentaba entre paréntesis “ojo a las elecciones catalanas”, y efectivamente asi va a ser muy probablemente.
Al final, en ocasiones, el coste político de las crisis económicas viene también marcado por un cost driver que se llama “política”, en su concepción menos positiva de la palabra. El hecho de no optar por medidas políticas impopulares como reconocer el drástico giro que se estaba produciendo en la tendencia económica internacional y nacional, como aplicar a priori (no a posteriori) medidas de ajuste, como realizar las reformas laborales/de pensiones/salariales/etc que necesitaba el pais o como propiciar e incluso obligar al consenso entre sindicatos y patronal…acaba generando un coste adicional al propio de la crisis.
En algunos casos puede que en paises como Alemania la crisis también acabe pasando su particular factura, porque al final las crisis económicas en este sentido son debastadoras, pero creo sinceramente que en el caso de Alemania el cost driver “política” no ha colaborado tanto; ya que al fin y al cabo el famoso “milagro aleman”, termino del cual se empieza a hacer uso otra vez dada su capacidad de recuperación, no está siendo tal milagro sino fruto de los ajustes, medidas y políticas que el gobierno germano comenzó a tomar hace tiempo y que prepararon en cierta medida al pais.

Jaime Camacho 25 Noviembre 2010 - 10:32

Muy interesante el artículo que abre una línea de debate, me atrevería a decir, “sangrante” en este bendito país…
El coste político en España se mide de otra manera: ¿Alguien se acuerda del genial anuncio “Papá, papá, ¿Por qué somos del Atleti?”? En política pasa algo parecido. El votante español no está guiado por la razón, sino por los colores. El nivel de incultura general existente en el electorado raya la “verguenza” si lo comparamos con otros paises europeos, y gran culpa de esto lo tienen los propios políticos que huyen de posturas racionalistas, ya que agitando el “árbol de la pasión” los frutos son inmediatos.
¿Es que entre el electorado socialista no hay cultura? Por supuesto que sí, y de altura. “No, si yo no estoy de acuerdo con todo esto, pero no voy a votar a la derecha, me produce alergia…”. Esto es perfectamente replicable en el signo opuesto, ojo.
¿Coste político de la crisis? en mi opinión, justito, justito. Más bien desgaste natural de un proyecto fagocitado por sus propios desmanes en asuntos de orden menor (igualdad, ley del tabaco, eutanasia). El electorado se deja envolver con gusto en estas cortinas de humo por una única razón: Ahí todos tenemos algo que decir y que opinar (deporte nacional). en otros asuntos “más serios” el español se acompleja y prefiere mirar para otro lado.
¿Cómo es el español? “El español es un pueblo tremendamente beligerante en causas que nunca entendió…”

Sí, papá, el Atleti no gana, se equivoca, nos engaña, nos hace sufrir, pero….Aupa Atleti!!!!!!!!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar