25
Nov

¿Se contagiará España de la crisis de la deuda?

Escrito el 25 noviembre 2010 por Rafael Pampillón en Economía española, Unión Europea

Primero fue Grecia, después Irlanda y ahora parece que le toca a Portugal. Tres países pequeños cuya suma representa el 6% del PIB de la Eurozona. ¿Será España la siguiente? España, que representa el 11% del PIB de la Eurozona, es muy grande para caer y, por tanto, se debe evitar que se contamine con la crisis de la deuda de Irlanda, Grecia y Portugal. Sin embargo, los mercados también están dudando sobre la capacidad que tiene España de devolver la deuda y por eso ayer el riesgo de nuestro país alcanzó su nivel más alto desde 1999 y el tipo de interés de las emisiones de deuda española superaban ayer el 5% por primera vez desde 2002, a causa del temor de los mercados por el riesgo de contagio de la crisis de la deuda.

Necesidad de las reformas

¿Por qué se duda de la solvencia de España? Porque desgraciadamente España podría tener durante varios años un crecimiento económico muy bajo que le impedirá generar los ingresos fiscales necesarios para que el Tesoro Español (prestatario) pueda ir devolviendo la deuda que tienen contraída con los prestamistas. De ahí que nuestro país deba poner en marcha cuanto antes reformas económicas profundas: liberalizar la negociación colectiva, introducir el copago en la sanidad pública, reformar el sistema de pensiones, acelerar el proceso de privatización de las Cajas de Ahorros, cambiar el modelo educativo para que se dirija a fomentar la excelencia y el esfuerzo, incentivar actividades de I+D+i y reducir el gasto de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos.

Estancamiento económico

Si no se hacen estas reformas entraremos en un largo proceso de estancamiento, tardaremos más en redefinir nuestro modelo productivo, el paro seguirá en cotas muy altas y la deuda seguirá aumentando rápidamente y con ella los tipos de interés. Una situación que retrasará las decisiones de consumo y de inversión de las familias y las empresas. De ahí la necesidad de que el Gobierno de España haga las reformas para poder crecer y para que nuestros productos sean más competitivos en los mercados exteriores. Y abandonar así el patrón de crecimiento de la última década (mucho crédito, demasiada construcción de viviendas, excesivo empleo de baja productividad y fuertes desequilibrios con el exterior). Cierto que, a lo largo de este año, algo positivo se ha hecho y la política fiscal, está siendo y será en el futuro menos expansiva y aunque esa paulatina pérdida del impulso fiscal restará dinamismo al crecimiento económico en los próximos trimestres permitirá, sin embargo, reducir el déficit fiscal lo que reducirá el crecimiento de deuda pública sobre el PIB y así disminuirá la carga financiera de las Administraciones Públicas, empresas y familias.

Pero eso no es suficiente. Se deben dar las condiciones para que aumente el crecimiento económico es decir para que aumente la calidad y el nivel tecnológico de nuestros productos en el exterior. Otros países de la Eurozona como Italia, Francia y Bélgica tienen también un elevado nivel de deuda pública como porcentaje de su PIB y no tienen peligro de contagio. La razón es que estos países son más competitivos y han hecho reformas económicas necesarias y tienen un mayor crecimiento de sus economías y por tanto,  recaudan ingresos públicos suficientes que les permiten devolver la deuda a sus prestamistas. 

Al igual que los virus se transmiten entre los seres humanos, las crisis y las recuperaciones económicas también se transmiten entre los países. En ambos casos, para que se produzca el contagio bueno o malo, es necesario un mecanismo que transporte el éxito (vitaminas) o el fracaso (virus). La crisis que están sufriendo Portugal, Irlanda y Grecia se puede trasmitir a España y desde España al resto de la Eurozona. Ahora el mecanismo de trasmisión de la infección son los mercados de deuda, la bolsa y el sistema bancario. Pero si se hacen las reformas estructurales nos podemos vacunar contra ese virus. Además en un escenario, como el actual, de mejora en la salud de Alemania, Países Nórdicos, EEUU, Asia, África y América Latina el resto del mundo pueden aportar a España de vitaminas lo que junto con la vacuna nos permitiría salir de la crisis.

Fuente: Esto es un resumen del artículo “¿Nos contagiaremos”? que he publicado hoy en el diario EXPANSIÓN (página 51). También lo puedes encontrar en http://www.expansion.com/2010/11/24/opinion/tribunas/1290631037.html

.

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by GrupoTECNOCO and Creacionempresa.es, indicebursatil.es. indicebursatil.es said: ¿Se contagiará España de la crisis de la deuda? http://bit.ly/i3ySMW […]

Jose 26 noviembre 2010 - 09:26

Tal vez el hecho de que se produjese un hipotético rescate de España, que nunca se produciría en realidad precisamente por el peso de su PIB en la eurozona, fuese lo mejor que le podría pasar a España. Es decir, se comenta la posibilidad de que llegados a este punto en vez de un rescate imposible, se plantease una sumisión de la política española a las decisiones que viniesen de Europa.

Viendo lo visto, esto sería sin duda algo muy bueno, ya que por un lado eliminaríamos la posibilidad de que nuestros políticos sean de izquierdas o de derechas, dejen de tomar decisiones muy necesarias para nuestra economía y que por si solos no tomarían por miedo a perder votos.
Pisos cadiz

Carlos 26 noviembre 2010 - 09:37

Es bastante preocupante la tendencia que sigue el riesgo país de España. Según leí en el espansión una prestigiosa consultora había dicho que España tandría que ser rescatada si el interés de su deuda se ponía por encima del 6,5%, para entonces aún estabamos sobre el 4,5%; ya hemos suido medio punto, otro punto y medio más y nos podemos preparar para lo peor.

Si el gobierno no hace algo rápido tendremos problemas, pero en estos momentos, al menos para mi, existen otros miedos, ¿qué clase de reformas adoptará el gobierno?, ¿cómo las adoptará? Algunas de las que se cita en el articulo me parecen bien, otras me parecen muy discutibles, como el tema del copago de la sanidad pública.

Ya en Mayo se comentó la posibilidad de transmitir directamente parte del coste de la sanidad a sus usuarios. Puestos en ese plan que se transfiera todo el coste y que cada uno decida si quiere sanidad pública o sanidad privada. Ya había destractores del sistema publico que abogaban por la privatización, si esta reforma se llevara a votación y saliera adelante traería mucha discusión, a parte de ser una de las refromas más antisociales que tendría que adoptar el gobierno.

Nestor Correa 26 noviembre 2010 - 10:03

Efectivamente comenta que el contagio puede ser de dos tipo, bueno y malo.
Ahora bien, si España realizara las reformas que comenta, con las que estoy totalmente de acuerdo son necesarias cuanto antes, no podrían los mercados estimar tales acciones en un inicial corto plazo como la justificación del estado que desde todos los órganos del debilitado y poco creíble gobierno de España se esta negando.
Es bien cierto que no somos ni Grecia, ni Portugal, ni Irlanda, pero necesitamos ganar la confianza de la Eurozona primero y de los mercados internacionales después y la duda que se me presenta es si el corto plazo puede afectar a un sistema, el español, actualmente en vias de contagio y si podremos aguantar con tranquilidad ese primer envite.

Nacho Hortal 26 noviembre 2010 - 10:46

Pues parece que el contagio va a depender de nosotros, mientras no limitemos el gasta y sigamos dependiendo de las emisiones de deuda para financiarnos, seguiremos engordando el problema y aumentando nuestra exposición al “contagio”. Una vez más dependemos de nosotros, así que la excusa de que la crisis es global y que no se puede hacer nada, se nos empieza a quedar corta.
Lamentablente en año de elecciones Autonómicas y luego las generales,… no veo a ningún político dispuesto a mojarse.

Aprovecho para introducir una frase que me recordó ayer un amigo y que deja claro que no hemos inventado nada, ni siquiera las crisis o sus soluciones:
“El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar en lugar de vivir a costa … del Estado”
MARCO TULIO CICERÓN. 55 a.C.

Diego 26 noviembre 2010 - 14:31

Estimado Nacho,

Soy un habitual lector de este blog, y sinceramente puedo decirte que la frase que has citado es la mejor que he leído hasta la fecha.

Además de a los políticos Españoles, creo que esta frase debería ser recordada a todos los lideres de los países desarrollados.

Los latinos aprendimos de nuestros errores del pasado (deudas, in-equilibrios de la balanza de pagos, exceso de poder)… la historia se repite… y lo curioso es que se está dando en las civilizaciones más antiguas, que deberían ser conscientes de los riesgos, y conscientes de los problemas que han tenido civilizaciones pasadas.

carlos muñoz 27 noviembre 2010 - 08:48

Diego los latinos aprendemos de qué??? de nuestros qué? si nosotros nunca nos equivocamos siempre hay una excusa buena para echarle la culpa. Lo que aprendimos es que los errores se repiten y no pasa nada, en los países latinos nunca pasa nada, se me vienen un montón de ejemplos a la cabeza: Belusconi (por no mirar en españa que queda feo decirlo)…
Bueno es conocer el dato de la deuda, bueno es conocer como influye todo en nuestra vida, buena es nuestra vida si gastamos, bueno es el consumo para aumentar la demanda, buena es la inversión para generar productividad… Pero hay Masa Monetaria para estimular todos estos puntos? Pueden las FAMILIAS tirar de todos los carros a la vez? pues hoy no desde luego, Hoy ahorramos más que ayer y menos uqe mañana pero por contra consumimos menos que ayer y mas que mañana…
Insisto en el ahorro como fuente de salvación, pero no ahorro actual sino ahorro futuro. Las familias el cambio de hábito, si nos retrotremos a la historicidad algo tendrá que ver la educación en todo esto pero la educación. No la de ahora la de hace siglos. la de hace siglos.
Ahorro Cultura del Esuerzo y del Trabajo… en fin REFORMAS en mercados de Trabajo.. ufff es que hay mucho tajo mucho tajo. desde Marco Tulio Cicerón no parece que hayamos evolucionado, ni trabajado en este aspecto…

Diego 27 noviembre 2010 - 16:02

Estimado, cuando me refiero a que hemos aprendido me refiero a que: a) los abusos de poder de los 70`s, 80`s y 90`s han dado paso al ¨socialismo del siglo 21¨, cuyos líderes… como tu bien dices siempre tienen escusas para las equivocaciones y abusos. b) parece que ya hemos aprendido a no gastar tanto como lo hacíamos antes, y a dejar de darle a ¨la máquina de hacer dinero¨. Ya no tenemos las inflaciones galopantes de décadas pasadas. c) respecto al equilibrio de la balanza de pagos, hemos aprendido a no depender de ¨la maldición de los recursos naturales¨. La inversión en tecnología y en educación, ha sido un tema común en muchos países; lo cual ayuda a los crecimientos del PIB.
Con lo anteriormente dicho, no quiero decir que en América Latina estemos del todo bien, nos falta mucho, y lo mejor es que tenemos los recursos y el potencial para seguir creciendo.

Rene 27 noviembre 2010 - 16:47

Este blog es muy prestigioso. Tanto por los comentaristas como por las intervenciones de los foristas. Da gusto leerlo. Esta vez me atrevo a escribir. Creo que el problema es la estructura del Euro. Lo digo por lo siguiente, soy argentino y esto implica que he sufrido en mi vida dos cataclismos monetarios semejantes, el primero, a la hiperinflación alemana de los `20 con nuestra hiper del ´89 que desembocó en el “plan de convertibilidad” 1 peso = 1 dólar que explotó en el 2001 con consecuencias semejantes a la crisis del ’29 en USA. Al igual que está explotando en Europa por estas fechas y por las mismas causas es la política monetaria europea la que lo causa. El valor del euro no es competitivo, como no lo era el peso con el dolar, acompañada por un estancamiento de los precios de los productos elaborados en relación con los commodities. No se puede mantener el valor del euro, ese es el problema, como no se pudo mantener el 1 a 1 en Argentina. Aquí pasó lo mismo, primero, les llegó el turno a las provincias más pobres, comenzaron a emitir su propia moneda para pagar sus gastos y utilizar el peso convertible para otras cosas. Hasta que el dinero dejó de circular y todo explotó. Con el euro va a pasar lo mismo. Y por supuesto, la culpa es de los alemanes, como siempre. Y no van a darse por aludidos hasta que explote. Y esto es así porque no se entiende que el valor de la moneda también es una convención. A veces conviene que sea dura y otras que sea blanda. Los norteamericanos ya se dieron cuenta y bajan el dólar porque les conviene más que mantener su precio.

M ª Eugenia Rubio 28 noviembre 2010 - 10:28

Como bien indica el Profesor en su blog, España debe poner en marcha cuanto antes reformas económicas profundas. Tengo que reconocer que quizás todavía haya cierta esperanza, si bien lo digo con un punto de escepticismo, tras la reunión mantenida el pasado 27 de noviembre entre el Presidente Zapatero y las primeras 37 empresas españolas, representativas del 40 % del PIB. Parece que el Gobierno de Zapatero ha empezado a hacer sus deberes, o que por lo menos, va teniendo ya objetivos un poco más claros. ¿Será que se ha aficionado también a leer el Economy Weblog?.
En la rueda de prensa del 27 de noviembre, ZP ha lanzado el mensaje a los empresarios y a la población de un compromiso basado en tres pilares: 1) compromiso de austeridad y reducción del déficit público tanto del Gobierno Central como de las Autonomías; 2) Compromiso para asegurar la estabilidad en la evolución del sistema financiero, entre otros con la culminación antes del 24 de diciembre del proceso de restructuración y fusión de las Cajas de Ahorro; y 3) Compromiso con las reformas estructurales, centrándose en tres aspectos: sistema laboral, sistema de pensiones, sistema energético y mejora de la competitividad. Todo ello, bajo el paraguas de la transparencia y máxima información de todos los agentes implicados.
ZP pone ahora el acento de intentar ser más productivos y en cambiar el modelo económico para ganar competitividad (reformas estructurales de cara a EXPORTAR e INVERTIR más).
En este contexto, y con un objetivo claro de reducción del déficit público y del gasto, ¿cómo financiaremos las reformas estructurales que necesitamos en educación, i+D+i, etc?
Hilando ahora con el blog de 17 de noviembre y artículo del Profesor “El Coste Político de las crisis económicas”, ¿será que el Gobierno se está dando cuenta de que lo va a tener muy difícil en las próximas elecciones y que, ya que algo tiene que hacer, haya optado por iniciar el camino de la acción a través de reformas estructurales? No sé, será cuestión de ver si se cumplen o no estos maravillosos compromisos y si, por lo menos, empezamos a ver la luz al final del túnel.

Beatriz Gómez Macho 28 noviembre 2010 - 11:52

Si bien es cierto que existen otros países de la zona euro que tienen una deuda pública mayor que España, sin duda, hay cierto nerviosismo sobre la capacidad de España para hacer frente a su deuda.

Creo que el principal motivo es que las expectativas de crecimiento de España con respecto a otros países con mayor deuda que la nuestra, está en entredicho. Hasta el momento, parece que las actuaciones por parte del gobierno han sido insuficientes y no se han llevado a cabo reformas profundas que puedan ayudar a mejorar la situación y hacer que este país sea más competitivo. El paro en España es el más alto de Europa, otro dato alarmante que aumenta este estado de nerviosismo.

Creo que la austeridad es la llave para generar confianza en el interior y credibilidad en el exterior. Se debería hacer hincapié en la reducción del gasto de los ayuntamientos y comunidades autónomas. No es eficiente que existan tantas administraciones duplicadas en ayuntamientos y comunidades e incluso triplicadas con el Gobierno Central. Esto parece bastante evidente.

Confío en que España no se va a contagiar de la crisis de otros países, pero tengo la sensación de que nuestra capacidad de respuesta es siempre más lenta y esto nos juega en contra.

Carlos Glez. Colás 29 noviembre 2010 - 00:23

En mi opinión, la situación actual de España es comparable al de una empresa cuyos gestores se mantienen impasibles ante un deterioro de actividad en su mercado.

Cuando una empresa arroja importantes pérdidas, los accionistas y acreedores exigen al equipo directivo, bien que ajusten su estructura a la nueva situación, bien que busquen nuevos productos o mercados que compensen la caída de su actividad. Si estos directivos no reaccionan a tiempo, la sociedad continuará acumulando importantes pérdidas, paulatinamente perderá la confianza de sus proveedores y acreedores financieros y finalmente se verá abocada al concurso de acreedores.

La situación de España es semejante a la de esta empresa mal gestionada. El deterioro del riesgo de nuestro país se explica porque los acreedores financieros perciben que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes para moderar su estructura de costes o para potenciar otros segmentos que permitan incrementar sus ingresos. Siendo esto así, espero que nuestros “gestores” adopten cuanto antes medidas contundentes que devuelvan la confianza y crecimiento a nuestro país.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar