15
Oct

La guerra de las divisas

Escrito el 15 Octubre 2010 por Rafael Pampillón en Economía de EEUU, Política Monetaria, Unión Europea

Las empresas exportadoras europeas están presionando cada vez más a sus gobiernos y al Banco Central Europeo (BCE) para que frenen la apreciación del euro. La solución pasaría por que el BCE comprase más bonos en el mercado y a cambio emitiese más euros (darle a la máquina de hacer billetes). No se debe olvidar  que la apreciación del euro pone en riesgo la positiva perspectiva económica para la economía de la Eurozona que gracias a las exportaciones alemanas creció en el 2º trimestre del año por encima del 2%. El euro se ha apreciado desde 1,20 dólares/euro en junio a más de 1,40 en este mes de octubre. La Eurozona comparte la preocupación por la apreciación de su moneda con Brasil, Perú, México, Colombia, Japón y otros muchos países que también están agobiados por la fuerte apreciación que han experimentado sus monedas frente al dólar. Todos estos países, ven la apreciación de sus monedas como una amenaza a su economía y muchos de ellos han intervenido en el mercado de divisas comprando dólares para proteger a sus exportadores. Otra forma ha sido reduciendo los tipos de interés de intervención.

Gráfico: Tipo de cambio dólar/euro.



Otra manera de evitar la apreciación del euro y de otras monedas sería convenciendo a EEUU que cambiara su política monetaria, haciéndola más contractiva. Pero la Reserva Federal (Banco Central de los Estados Unidos), también llamada FED, no está por hacer esa labor. Más bien está por seguir imprimiendo billetes y monedas para impulsar los mercados de acciones y de bonos, depreciar el valor del dólar y generar un poco de inflación.

¿Por qué hace esto? El desempleo está muy por encima de los objetivos que tiene la FED, mientras que la inflación está por debajo y quizás la inflación pueda bajar todavía más. Por eso sigue comprando millones de millones de dólares en bonos del Tesoro de EEUU e hipotecas, entregando a cambio billetes y monedas, para rebajar todavía más los tipos de interés.

En el mercado de bonos, cuando alguien con mucho dinero, como es la FED, comienza a comprar, el precio del bono sube y si los precios de los bonos suben los tipos de interés bajan.  Como los demás mercados de renta fija se mueven al ritmo que marcan los bonos del Tesoro de EEUU, las grandes empresas que pueden vender bonos para financiarse tienen menores costos para pedir préstamos. También significa tipos de interés más bajas para los créditos hipotecarios. Además un dólar más barato hace que las exportaciones estadounidenses sean más atractivas en momentos en que el consumo de EEUU está estancado.

La otra cara de la moneda, tal como señalamos más arriba, es que la apreciación del resto de las monedas, entre ellas el euro, deprime las exportaciones, el crecimiento económico y la generación de empleo.

¿Habrá un acuerdo en la próxima reunión del G-20 que pacifique esta guerra de divisas?

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by GrupoTECNOCO and Creacionempresa.es, indicebursatil.es. indicebursatil.es said: La guerra de las divisas http://bit.ly/bN5Hyl […]

[…] La guerra de divisas y las máquinas de imprimir billetes economy.blogs.ie.edu/archives/2010/10/la-guerra-de-las-di…  por kirov hace 2 segundos […]

Ferran Jaén 15 Octubre 2010 - 13:01

La guerra de las divisas va a seguir y va a extenderse, si no lo ha hecho ya. Es natural. En el reparto del coste de la crisis, cada cual juega sus bazas. El enfoque de meros “mecanismos” de ajuste no vale en la situación actual, que requiere de un enfoque próximo a la geopolítca. Por ello es recomendable a cada gobierno la defensa de los intereses de sus ciudadanos y defender el mercado interior más que cacarear la internacionalización y ponerse con ello a servir a otros gobiernos. Ello no requiere de subvenciones, ni siquiera de aranceles, basta con reforzar la exigencia legal de competencia interior, cosa que en España tiene mucho que ver con exigir a los inmigrantes lo mismo que a los nacionales y dejarse de monsergas.

David 15 Octubre 2010 - 13:06

Muchas gracias Rafael, por una exposición tan completa de un tema que afecta a tantos aspectos de forma simultánea. Estos posts ayudan a refrescar las clases de Entorno, que es siempre divertido.
Tengo una pregunta como respuesta a la tuya. ¿Por qué querría EEUU pactar con la UE, si de momento parece que lo que está haciendo es lo que le conviene hacer? ¿Tiene algún tipo de elemento de presión la UE para convencer a EEUU? Yo diría que no mucho por ahora, a falta de que la UE alinee cada vez más su política comercial aparte de la monetaria, pero puedo equivocarme.

Diego 15 Octubre 2010 - 19:41

Un tema muy interesante, sin duda.
Personalmente, creo que será muy difícil llegar a acuerdos en la próxima reunión del G20, debido a que aun hay economistas que hablan del double dip. Ningún gobierno de los países desarrollados estará dispuesto a perder campo en sus exportaciones.
De seguir este incremento, no solo las exportaciones Españolas se verán afectadas, pero también el turismo y la llegada de Estudiantes extranjeros.

Antonio Belmonte 15 Octubre 2010 - 23:57

Post muy ilustrativo y didáctico sobre la actual guerra de las divisas que domina el panorama cambiario mundial. El gran perjudicado es, de momento, el euro y consecuentemente las economías europeas, que pierden competitividad y que pueden ver cómo su crecimiento puede quedar asfixiado por la fortaleza de la divisa europea.
Capítulo aparte merece la estrategia de los gobiernos asiáticos, que para acabar de enturbiar el panorama de las divisas controlan a su antojo sus monedas (que se lo pregunten a Singapur, ¿verdad?). De hecho, la pregunta es: ¿y China? ¿Cuándo dejará fluctuar el yuan para que los flujos no sean artificialmente controlados? ¿Resistirá la presión política del resto de países?
Y mientras tanto la FED a lo suyo. Dándole a la maquinita de los billetes y de la compra de activos, como bien apunta Rafael, para intentar estimular el crecimiento y atajar el desempleo, ya que no tiene riesgos de inflación a la vista. Ya lo hemos visto hoy, con nuestro amigo Ben diciendo que la FED sigue su camino de estímulos. Y claro, Wall Street tan contenta. Y es que Bernanke es una madre para los mercados…

Javier Lusquiños 16 Octubre 2010 - 18:56

Bien, parece que está guerra de divisas la está empezando a ganar Estados Unidos, al menos desde el punto de vista de que son ellos los que iniciaron está expansión de la oferta monetaria ( unida a la fiscal) casi sin fin cayendo posiblemente en la famosa trampa de liquidez. Al fín y al cabo han sido los que primero han atacado y eso según la táctica militar al parecer da cierta ventaja.

Es mas en las últimas semanas han intensificado ese mensaje de cuasi expansión monetaria sin fin, lo cual los mercados han detectado y lo están recogiendo tanto en sus cotizaciones como en la depreciación del dolar frente al resto de divisas.

Por otro lado, en una táctica a mi juicio de despiste ( si se me permite la jerga bélica que parece apropiada dada los adjetivos que acompañan a esta coyuntura) pues es claramente la FED la que ha decidido corregir en parte al menos el desequilibrio en su balanza comercial, vía depreciación de su moneda, lanzan acusaciones a China sobre que deben ser estos los que acometan una revalorización de su moneda, cuando a priori es conocido que está última no va a estar por la labor, dada la composición de su tejido productivo que precisa de un nivel muy próximo a su máxima capacidad, para no entrar en situaciones de amplio desempleo y poder ocupar a las ingentes remesas de campesinos que acuden a las ciudades, y también por que y esto creo que hay que tenerlo presente en estos últimos años China ha actuado como el comprador de deuda en dolares, por lo que no parece que vayan a estár dispuestos a que una apreciación de su moneda afecte a la valoración de activos que han acumulado estos últimos años. Quizás tengan mas intereses pero no las he llegado a captar aún.

Por el contrario en Europa de una manera que ahora mismo no acabo de entender ( si no es atendiendo al mandato que tiene el BCE expresado en sus estatutos ) empiezan a oírse mensajes de subidas de interés en un medio plazo, lo cual igualmente se está trasladando a la cotización del euro y poniendo en claro peligro la recuperación de su economía y convirtiendo posiblemente en espejismo los datos del segundo trimestre en Alemania tradicional locomotor de la economía europea.

A este respecto sería interesante algún día abundar acerca de la “misión” del BCE ( en el sentido de estricto y muchas veces casi única función de guardián de la política monetaria según marcan sus estatutos), la cual hay que tener muchas veces presente para entender sus decisiones, pero que dada la dispersión de mercados en Europa y en consecuencia diferentes intereses y la contraposición a otras políticas, resulta muchas veces errática y disociada del resto de aspectos de la coyuntura económica y en consecuencia difícil de comprender.

No quiero extenderme mas pero coincido plenamente con su opinión indicada en su artículo, en el sentido de la que la próxima reunión del G20 debe dar luz sobre este asunto.

Creo que también las elecciones en Estados Unidos para renovar parte de las cámaras en Noviembre, puede suponer un punto de inflexión en los planteamientos expansivos fiscales de la administración Obama su política económica en el plano fiscal ( muy influenciada por los planteamientos keynesianos del Sr. Krugman). Al parecer los mercados ( visionarios en muchos aspectos) ya descuentan una cierta derrota de los demócratas y cierto cambio en la política de la administración estadounidense.

Llegado este momento, lo que si que me pregunto es ¿Qué límite tiene la expansión monetaria estadounidense?

Carlos Munoz 18 Octubre 2010 - 09:24

ayer en la Televisión por sorpresa, el programa REDES, trató como tema central la Crisis Económica actual y el comentarista del día, facilitador de la comprensión fue Robert Mundell, premio Nobel de Economía en 1999, este hombre propugnó en su momento la unión Monetaria de la UE, pero también propugna una idea de unión monetaria Mundial, una única moneda a “nivel mundial” para acabar con los proteccionismos, y a la vez propiciar el libre comercio entre las naciones (¿se llamarían naciones sin monedas?)
¿esto sería bueno o malo?
¿acabaríamos con la guerra de divisas?

No me encuetro capacitado para decirlo, pero desde luego me parece que acabaríamos con muchas cosas.

Marina 18 Octubre 2010 - 10:39

Personalmente, esta guerra de divisas destroza mis perspectivas del 2011. Yo me dedico a la exportación, y había “soñado” con un panorama de 1,35 usd/euro para el 2011, siendo conservadora …. y ahora que???, pues a sufrir y mirar todos los dias la evolución del dólar … no sé de donde se sacó el Gobierno, que las exportaciones para el 2011 iban a crecer en un +1,3% …. cada vez somos menos competitivos para vender tanto en Usa como en latinoamérica …

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar