25
Sep

De la vega y Salgado

La propuesta de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011 (PGE-2011),  que aprobó ayer el Gobierno, se produce en un momento de estancamiento de la economía española. Efectivamente, según el consenso de los economistas en 2011 la economía española solo crecerá un 0,4%  y no el 1,3% que se prevé en los PGE-2011. Este crecimiento del 0,4% se producirá gracias al sector exterior (+1,3%), ya que la demanda nacional se contraerá un 0,9%. El crecimiento negativo de la demanda interna se deberá a la reducción del gasto público y a la caída de la inversión: la construcción de viviendas y obras públicas estarán prácticamente paralizadas en 2011. Además, el consumo privado no acaba de arrancar y crecerá por debajo del 1% por 3 motivos: a) falta de confianza de las familias en el futuro que les hace ahorrar por motivo de precaución, b) enorme endeudamiento, sobre todo hipotecario, contraído en la fase expansiva del ciclo que hace a los individuos ahorrar más y, por tanto, consumir menos para poder devolver lo que deben a los bancos y cajas de ahorros y c) elevado nivel de desempleo, que aumentará en 2011.

IMPUESTOS Y GASTOS DEL ESTADO

La subida de impuestos aprobada ayer no van en la dirección correcta: 1º) no va a aumentar prácticamente los ingresos fiscales, 2º) se aplica sobre un colectivo que es el 1% de los contribuyentes y que ya pagan el 20% de la recaudación por IRPF ¿no estaremos exprimiendo la vaca de forma excesiva?, 3º) van a pagar los que reciben mayores sueldos, no los que son más ricos, 4º) cualquier subida de impuestos va a empeorar la situación económica y ralentizar la salida de la crisis. No se debe olvidar que el aumento de la progresividad de los impuestos directos tiene efectos negativos sobre la economía, ya que desalienta el trabajo, aumenta la economía sumergida y fomenta el ocio de quienes más podrían aportar con su trabajo. Además, al aplicarse sobre los asalariados con mayores niveles educativos puede incentivar la fuga de cerebros y evitar la entrada en el país de mano de obra muy cualificada. Conviene también recordar que España ya tiene una escala en el IRPF  superior a la media de los países de nuestro entorno.

 En cuanto a los gastos del Estado no parecen creíbles los pagos previstos por prestaciones y subsidios de desempleo que según los PGE-2011 serán solo de 30.140 millones de euros, una cifra inferior a la que realmente se va a gastar. ¿Por qué esta diferencia? Porque los PGE-2011 esperan un aumento del empleo del 0,3% para el año que viene cuando las previsiones de los analistas dan una caída del empleo del 0,8%. Un desempleo mayor de la mano de obra y una ocupación menor de lo que dicen los presupuestos harán que el consumo privado en vez de tener un crecimiento del 1,8%, que contemplan los presupuestos, tendrá un crecimiento por debajo del 1%. Lo que también provocará una menor recaudación por IVA e IRPF de lo que se contempla en los PGE-2011.  

Déficit público mayor

Estos errores de predicción harán que el déficit presupuestario sea ligeramente mayor del previsto: se prevé un déficit para el conjunto de las Administraciones Públicas del 6%, cuando el consenso de los economistas prevé el 7%. Este mayor déficit habrá que financiarlo a través de deuda pública, lo que a su vez, exigirá un mayor gasto público en intereses que tendrá que pagar el Estado. A la vez, esta mayor necesidad de financiación del sector público, encarecerá la financiación del sector privado de la economía. En una situación como la que atravesamos, de fuerte restricción crediticia, demandar fondos prestables a los mercados financieros no es buena idea, ya que genera un efecto “expulsión” (es decir, el sector público al capturar una parte de la financiación expulsa al sector privado de la economía).

La consecuencia de un mayor gasto por desempleo e intereses de la deuda y menores ingresos por IVA e IRPF es un mayor déficit público. Además, los ingresos dependen del crecimiento económico, que los PGE-2011 estiman en el 1,3%, frente al 0,4% del consenso. Ya se ve que estos presupuestos dibujan un escenario algo optimista que puede perjudicar un poco la credibilidad del gobierno y por tanto la confianza de los agentes económicos. De ahí que el gobierno debería contemplar otra política tributaria y una mayor reducción del gasto público sobre todo en las Comunidades Autónomas y en los municipios. Se podrían eliminar, por ejemplo, muchas políticas públicas de subvenciones que sobran y que no van a mejorar la productividad de la economía. Con ello la confianza en nuestros gobernantes mejoraría, que buena falta hace, y lo que es más importante nos pondríamos en camino para resolver los problemas que padece la economía española.

Fuente: “Un ejercicio de voluntarismo”. Expansión. 24 de septiembre de 2010

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by indicebursatil.es and Creacionempresa.es, GrupoTECNOCO. GrupoTECNOCO said: Presupuestos Generales del Estado español para el año 2011.: La propuesta de Presupuestos Generales del Estado par… http://bit.ly/axjkPY […]

Rafael del Barco Carreras 25 septiembre 2010 - 11:54

PRESUPUESTOS 2011, MÁS IMPUESTOS.

Y EN CATALUÑA ELECCIONES Y DESPIDOS EN LAS CAIXAS.

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 25-09-10. El Consejo de Ministros de ayer aprueba unos presupuestos a tenor de sus compromisos con los mercados internacionales, nos cuentan las vicepresidentas en su aparición televisiva. Menos pensiones, subida de impuestos, y recorte del gasto público. Lo del gasto público en España, donde se ignora o se camufla la situación global del cartel parapúblico financiero-inmobiliario, está por ver. Pero se dispare o no lo que el Estado deba inyectar al sector financiero, la recesión aumentará y con ella la miseria de millones de españoles, y el paro.

La noticia en los telediarios catalanes se inicia con un recordatorio a Lehman Brothers; la culpa de los americanos. Vuelta a lo mismo, si los mercados internacionales no se hubieran contraído y hubieran seguido prestando dinero a la Gran Estafa Inmobiliaria Española no hubiera sucedido nada, todos tan felices: 1, 2, 3, 4 MILLONES de pisos para millonarios que no existían… y así hasta el infinito. El pozo sin fondo keynesiano, que tanto predican los socialistas, pero con la variante de enriquecer especulando y robando a los integrantes del Sistema, político-financieros-inmobiliarios, que engordan a la par la economía sumergida mayor de Europa.

Y a lo del Lehman Brothers añaden más condimento. La fusión de las caixas, consecuencia inequívoca del gran fraude inmobiliario, genera despidos, pero que a contracorriente con la situación general se priman por encima de toda Ley. Noticia en El Confidencial del 17-09-10: “El coste de un despido en la industria financiera -bancos y cajas de ahorros- quintuplica al que se registra en el resto de actividades productivas. O dicho en otros términos. Si despedir a un trabajador cuesta a las empresas -como media- 10.572 euros, en el caso de la banca (incluyendo al sector de los seguros) esta cifra se dispara hasta los 56.291 euros. Es decir, cinco veces más”. ¿Solución para tapar bocas?

Una anécdota dentro del caos donde se añade otra, que si no es suficiente para tildar a LA CAIXA de entidad “tocada”, si para centrar la problemática donde está inmersa, y que no tiene nada que ver con USA: Agencia EFE 20-09-19 “Barcelona.- La agencia de calificación de riesgo Fitch Ratings ha rebajado La Caixa su rating a largo plazo a ‘A +’ cuando antes era ‘AA-‘ a causa de la situación económica de España y de la evolución del mercado inmobiliario, según un comunicado de esta firma”

Mal momento y noticias para Montilla que acapara más Tele. Las fiestas de la Merçé siguen crispando el ambiente con el independentismo. Sus telediarios nos informan que por el Mundo las cosas van peor; un paquete de noticias donde a las desgracias de Haití, los 70.000 muertos de la guerra en Colombia, y las muertes por maternidad en África se añade Cuba y su “liberalización” de los trabajos chapuza. Pero nos concede un futuro debate cara a cara con el jefe de la Oposición Artur Mas, a lo que el resto de partidos ponen el grito en el cielo porque polariza la campaña… y tras muchas sonrisas se repite el mentalizador paquete.

La semana en los blogs XCVI 26 septiembre 2010 - 12:36

[…] por Economy, de IE Business School, donde se analiza el papel de los presupuestos generales del estado y el […]

Ferran Jaén 26 septiembre 2010 - 20:53

Por un momento me había asustado de la capacidad visionaria, después ya he entendido que la ausencia de una “,” dba razón a don Jacinto Benavente: leído que “según el consenso de los economistas en 2011”, con una comita antes de “en”, ya queda claro que no era pronóstico realizado por los economistas en el año 2011, sino que aegún su pronóstico, en el año 2011 sucedería…

Ayer, en Canal Catala TV, tuve que pedirle al candidato a diputado del PP por Girona, Sr. Millo, que dijera si pensaba enfrentarse a la OCDE, al FMI y a la UE, que son los que nos lo exigen, pues pedir rebaja de impuestos, en el contexto actual de aumento del paro, y dado el nivel de déficit y deuda (sin ser ésta grave cuantitativamente, compárese con Italia, por ejemplo), no parecía cuadrar las cuentas. También él pensaba o reflejaba el pensamiento recibido que el aumento de los impuestos aprobados no permitirían recaudar gran cosa. Su argumento de respuesta: Hay que ser selectivos en el aumento de impuestos (cosa que ya se es si no se aumentan todos al mismo tiempo y por igual porcentaje) y reducir el gasto (que me parece adecuado salvo en el ámbito del paro), pero entonces hay que decir que reducirán las pensiones de jubilación más altas y congelar el resto o que bajarán los salarios de personas con elevados estudios (como se teme aquí).

Angel Martin 26 septiembre 2010 - 22:48

Muy interesante el artículo, y acertado a mi juicio. Solo una pregunta: ¿dónde puede consultarse la fuente de los datos que se consideran en el artículo como “consenso de los economistas”? Gracias.

Rafael Pampillón 28 septiembre 2010 - 10:18

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar