2
Jun

El paro registrado conocido esta mañana refleja una caída de la cifra de desempleados de 76.223 personas, una buena noticia, sin duda, que queda seriamente matizada, sin embargo, por el hecho de que una vez desestacionalizados los datos, nos encontramos con que el Ministerio ofrece una cifra muy distinta: un aumento del paro de casi 51.000 personas.

Hace un año se produjo una situación similar en estas fechas: un descenso del paro que fue seguido de la euforia en el discurso de los miembros del Gobierno. Los lectores recordarán, sin duda, los famosos “brotes verdes”. En su momento recordamos desde este blog que el riesgo de esos datos positivos, pero tan afectados por la estacionalidad, era que fuesen utilizados como argumentos para afirmar que ya estábamos saliendo de la crisis y que no eran necesarias reformas de calado (de tipo estructural y la famosa reforma laboral).

Lamentablemente, acertamos en nuestro diagnóstico. Hoy, un año después, seguimos sin las reformas tan necesarias que nos han reclamado todos los organismos e instituciones relevantes nacionales e internacionales (FMI, Banco Mundial, OCDE, Comisión Europea, Banco de España, etc.).  Ahora parece que el Gobierno, forzado por la amenaza latente de una intervención de la UE en España, convirtiéndonos en un protectorado al “estilo Grecia”, está tratando de empaquetar un conjunto de medidas -a todas luces insuficientes, por lo que se ha conocido hasta ahora- y ponerle el lazo de “reforma laboral”: una extensión del contrato con coste de despido de 33 días y un paquete de bonificaciones para la contratación de jóvenes. Curiosamente esta propuesta está recogida en un documento del propio Gobierno en el que se afirma que las bonificaciones han demostrado ser un instrumento de dudosa eficacia para estimular la contratación.  Eso sí, de momento siguen deshojando la margarita y se ha dado un plazo de un mes más a los agentes sociales para que sigan negociando (¡pero si llevamos ya dos años!). Esperemos contar con una reforma más ambiciosa, de la que hablaré en mi siguiente post. Me temo que no la tendremos…

Comentarios

dnn 3 junio 2010 - 13:15

Es increible, no hacen más que dar palos de ciego. No solo no proponen una reforma laboral profunda, que es lo que necesita España a todas luces, sino que las medidas que proponen son muy “light”, amenazan con sacarla adelante sin el apoyo de los sindicatos ni patronal y encima, esperan 2 años a que empiece el mundial de fútbol, porque me parece, si no estoy equivocado, que entra en vigor la reforma laboral el mismo día que España juega el primer partido…una nube de humo en toda regla para engañar otra vez a los españoles…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar