13
May

Una valoración del “tijeretazo”

Escrito el 13 mayo 2010 por María Jesús Valdemoros en Economía española

Las medidas de recorte del gasto (incluido el denominado gasto social) ayer anunciadas por el presidente Rodríguez Zapatero vienen a certificar lo que todo el mundo sabía, pero no todos querían aceptar: hemos vivido una etapa de prolongada bonanza cuyos excesos hay que pagar para poder iniciar una senda de crecimiento sostenido y creación de empleo.

Podrá discutirse si el recorte anunciado llega tarde (yo creo que sí) y si podría haberse hecho de otro modo (seguro que también). Pero me parece que eso no es lo relevante. ¿De qué sirve a estas alturas lamentarse de los fallos del pasado? ¿ayuda en algo el “yo ya lo dije”? Considero más oportuno centrarse en algunos elementos positivos del cambio de política ayer anunciado.

En primer lugar, el Gobierno se ha puesto manos a la obra y lo ha hecho incluso renunciando a sus propios planteamientos previos. Por fin nos hemos dejado de coartadas y vanas esperanzas para no hacer nada, a la espera de que el mero transcurrir del tiempo nos sacase del atolladero en que se encuentra la economía española.

En segundo lugar, las decisiones adoptadas apuntan sin género de dudas en la dirección correcta, en aquella que señalaban los expertos, organismos internacionales e incluso otros gobiernos España debía y debe reconducir sus cuentas públicas hacia la estabilidad como primer paso para dar la vuelta a la coyuntura actual. (aquí querría hacer una matización: seguramente lo que más interesaba a esos gobiernos no era tanto la situación española, que también, como el efecto que nuestros errores pudieran ejercer sobre la zona euro y, por ende, sobre los mercados financieros internacionales. Pero debemos alegrarnos de ello: la salvación del euro es el mecanismo de disciplina que, a la vista de lo ocurrido, necesitábamos).

En tercer lugar, porque al estar bien orientadas, estas medidas ayudarán a recomponer en parte la maltrecha credibilidad de nuestra economía en los mercados internacionales. Se mire como se mire, necesitamos de la confianza de los inversores –llámense especuladores o no- para hacer frente con mayores probabilidades de éxito al arduo camino que nos queda por recorrer.

Asimismo, estas medidas deberían servir para abrir los ojos al conjunto de la sociedad española. Aunque a nadie nos guste, lo cierto es que estamos acercándonos a una situación dramática que únicamente puede evitarse asumiendo ciertos sacrificios. Es más, las medidas de ayer sólo son o deberían ser las primeras, a las que habrá que añadir otras de mayor calado estructural. Sería un tremendo error quedarse en la complacencia tras el anuncio del recorte de gasto. Nada de lo dicho ayer por el presidente servirá para instalarnos en un crecimiento sostenido en el futuro. Eso requiere cambios profundos; costosos a corto plazo, pero altamente beneficiosos a medio. Si así lo asumimos todos, aprestándonos a un esfuerzo compartido y aprovechando las muchas virtudes de nuestra economía y nuestra sociedad, el balance será mucho más positivo y lo será con mayor rapidez.

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by GrupoTECNOCO. GrupoTECNOCO said: Una valoración del “tijeretazo”: Las medidas de recorte del gasto (incluido el denominado gasto social) ayer anunc… http://bit.ly/9Eh9dz […]

linuxero 14 mayo 2010 - 21:00

Muy interesante artículo, si bien es cierto que tarde o temprano será necesario administrar austeridad, no creo que este sea el momento de ello. Tradicionalmente las crisis nunca se han resuelto deflacionando, como nos enseña la historia la deflación solo reduce el consumo y estanca aun más la economía. Aprendamos de Bernanke, que en mi modesta opinión está haciendo una gran labor, los EEUU deben hilar muy fino para escapar de la deuda y a la vez no alarmar a sus deudores con excesiva inflación, magistral en ello la acutación de Bernanke y demás políticos norteamericanos, ojala Europa prescindiera de una vez por todas de las equivocadas políticas de Trichet, que de continuar nos llevarian a un largo periodo de estancamiento. Inflar, eso es lo que hay que hacer con la economía, como primer paso depreciando subrepticiamente el euro (un 30%) emitiendo dinero y comprando deuda gubernamental, por otro lado LENTA y PROGRESIVA reducción de gastos inutiles nacionales (y no creo que sean los salarios de los funcionarios el problema, sin la duplicidad de administraciones y los gastos por mantener cuota de poder político de las diferentes instituciones y reyezuelos de Taifas) y por último establecer aranceles que impidan la entrada de productos fabricados con mano de obra “cuasi” esclava a precios imposibles. El brusco recorte de salarios de un 20% de la población que permanece activa, sumado a la subida de impuestos anunciada y las que quedan por anunciar, no harán sino retraer el consumo interno y dar la puntilla a muchas pequeñas empresas españolas que a duras penas se mantienen a flote. ¿Podremos tolerar un paro del 30%?.

Resumen del día | Euribor 5 noviembre 2013 - 09:03

[…] Una valoración del “Tijeretazo” […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar