6
May

España tiene un excesivo Déficit Público (11,2% sobre PIB). Sin embargo su nivel de Deuda Pública todavía es de los menores de Europa (55% del PIB). Pero este déficit elevado hace que el nivel de endeudamiento público esté creciendo a ritmos mucho más rápidos que la media europea. De no atajarse el déficit de raíz, nuestra deuda pública superará a la media Europea en dos años y, lo que es peor, incrementará el nivel de endeudamiento general de la economía española, actualmente en niveles elevadísimos. Efectivamente, la economía Española en su conjunto tiene una deuda que es el 400% sobre PIB, incluyendo deuda privada y deuda pública. Esto es especialmente preocupante teniendo en cuenta que los ingresos de España (el PIB español) son mucho menos predecibles que los de otros grandes países, también muy endeudados pero con menores tasas de paro y con PIBs mucho más diversificados, equilibrados y predecibles.

A ello se une la excesiva proporción de vencimientos de Deuda Pública a corto plazo. Alrededor de un 40%  de la Deuda Pública tiene “vencimientos equivalentes” a un año (la Deuda Pública actual de España es de unos 550.000 millones de euros. A principios de año, un 50%, unos 280.000 millones de euros, debía ser renovada o emitida por el Gobierno en 2010. Parte de ella ha sido ya emitida o renovada.

El problema de los vencimientos de deuda a corto

Este perfil de amortización a corto plazo de la Deuda Pública española es la gota que puede colmar el vaso de la confianza de los inversores, que no son señores con puro y sombrero de copa, sino simplemente los gestores del ahorro propio o ajeno. En el libro “This Time is Different”, que analiza las crisis económicas de los últimos 800 años, de los autores Reinhart y Rogoff (este último profesor de Harvard) se dice que “Highly leveraged economies, particularly those in which continual rollover of short-term debt is sustained only by confidence in relatively illiquid underlying assets, seldom survive forever, particularly if leverage continues to grow unchecked (…). Perhaps more than anything else, failure to recognize the precariousness and fickleness of confidence, especially in Governments in which large short-term debts need to be rolled over continuously, is the key factor for a crisis. Highly short term indebted Governments can seem to be merrily rolling along for an extended period, when confidence collapses, lenders disappear, and a strong crisis hits.”

Este exceso de vencimientos de deuda a corto es, en parte, lo que le ha ocurrido a Grecia. No solo ha sido un problema de credibilidad y de endeudamiento elevadísimo, sino que el nivel de vencimientos de su Deuda Pública a tres años es alrededor del 50% del total de su deuda. Una hipoteca no solo puede ser un problema por ser excesiva sobre los ingresos familiares o sobre el valor de la vivienda: el problema se agrava si los plazos son cortos, es decir, si el vencimiento de la hipoteca es a corto plazo y tienes, por tanto, serios problemas de pago y de refinanciación. España tiene vencimientos o necesidades de nuevas emisiones por un montante de alrededor del 40% del total de su Deuda Pública, no en los próximos tres años, sino en los próximos 12 meses. 

Durante los últimos años, el Tesoro Español debería haber emitido deuda a plazos mucho más largos. Los bancos exigen constantemente a las empresas que no mantengan excesivos vencimientos de deuda a corto plazo y que alarguen al máximo posible (y razonable) el perfil de amortizaciones de su deuda, para evitar riesgos como el mencionado por Reinhart y Rogoff en “This Time is Different”. No entiendo por qué esto no lo han hecho los Tesoros (Gobiernos) de países como Grecia o España. 

¿Tiene España un problema de solvencia o es solo un problema de liquidez? Si el mercado cree que tienes un problema, ¿Tienes un problema?

Fuente: Mi amigo el banquero. “No os diré, no lloréis”. 4 de mayo de 2010

Comentarios

[…] ¿Tienen razones los mercados para dudar de la solvencia del Reino de España? economy.blogs.ie.edu/archives/2010/05/¿tienen-razones-los-me…  por kirov hace 1 segundos […]

goyo 6 mayo 2010 - 13:30

querido profesor
creo sinceramente que como se ha repetido estos dias a todas horas españa
no es grecia , pero tampoco somos Alemania.
yo creo que lo que lo que preocupa a los analistas es la gestion de la crisis
la falta de medidas , el gasto excesivo en ministerios inutiles.
españa no es crecia pero puede llegar a serlo si se sigue perdiendo el tiempo.
os recomiendo el ultimo libro de leopoldo abadia LA HORA DE LOS SENSATOS.
Hace falta sensatez en el pais.
un abrazo a todos incluso a los que no piensan como yo
goyo

Fernando Peral 6 mayo 2010 - 17:52

Estimado Profesor,

Las emisiones de deuda pública de un Estado se parecen mucho a la emisión de acciones de una empresa. Puede ocurrir que suba la cotización de las acciones de una empresa muy endeudada pero con fuertes expectativas de crecimiento, y también que baje la cotización de una empresa poco endeudada pero con pocas expectativas de crecimiento. Sin embargo, si la gestión falla, la infraestructura es descabellada, la deuda crece y los salarios y las prestaciones sociales de sus empleados no se corresponden con la rentabilidad esperada, los analistas la descartan rápidamente y, más pronto o más tarde, desaparece.
España no tiene los peores problemas de dolvencia o liquidez del mundo, pero sí tiene las peores expectativas para los próximos cinco años. Además, se está convirtiendo en el “flanco débil” de la Unión Monetaria, y pone en peligro a todo el sistema. Hace dos semanas, las previsiones de los analistas de bancos de inversión veían algunas perspectivas en empresas españolas muy concretas; hoy no ven ninguna perspectiva en ninguna empresa del IBEX, y eso que aplican a rajatabla el principio de “Compra cuando todo va mal, y vende con el rumor de que va a ir bien”. Hace dos semanas, las previsiones eran de un 25 por ciento de desempleo estabilizado hasta 2016, un crecimiento por debajo del 2 por ciento hasta 2015 y un endeudamiento público hasta el 90 por ciento del PIB. Hoy, todos están revisando sus previsiones a la baja, y empezando a configurar escenarios de catástrofe paraEspaña y, por tanto, para el euro. Sólo cambiarán esta actitud si se produce un gesto importante en España (de preferencia convocatoria de elecciones anticipadas con programas políticos centrados en soluciones creíbles frente a la crisis) o una intervención radical de Alemania que cambie las reglas de juego del euro.

Duilio 13 mayo 2010 - 02:44

Todo aquello que se veía venir encima e España fue comentado años atrás en los blogs de economía italiana, donde fui objeto de todos los insultos habidos y por haber del tal Marinelli, Fran y otros. Y recuerdo que el señor Pampillón no decía nada de que alguien en el foro nos tratase como animales. No todos. Fernando Peral fue siempre correcto, educado y sensato en sus apreciaciones. Pero como argentino, esta película ya la viví antes, y me parecía justo contar nuestra experiencia y nuestro final, que ahora es muy parecido al que le toca a ustedes. Si no hubiera un BCE que respaldase la deuda soberana, España ya habría implosionado. Espero que al menos este choque frontal con la realidad nos haga a todos más sensatos y humanos. Un saludo cordial a Fernando Peral desde la Argentina.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar