29
Abr

Paisaje después de la batalla

Escrito el 29 abril 2010 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Global, Unión Europea

Tras una jornada tranquila en los mercados financieros, es buen momento para sacar conclusiones de lo acontecido en las últimas semanas. El índice griego ha cerrado con una subida del +7%, el Eurostoxx 50, +1,4%, y el Ibex 35 recupera un +2,7% y alcanza los 10.441 puntos, tras la impactante caída en los últimos 5 minutos en la sesión de ayer, después de que a las 17:25 Standard & Poor´s nos rebajara el “rating”.

1) El vendaval que se ha cernido sobre los países periféricos de la UEM va a suponer un antes y un después en el proceso de construcción europea. No estamos ante una crisis coyuntural ligada a la fragilidad que todavía presenta la economía internacional o a los daños estructurales que ha sufrido algún segmento de los mercados financieros. Las debilidades de la UEM han quedado al descubierto y va a costar mucho poner remedio en el medio plazo. Sólo hay que volver a repasar las condiciones que debe cumplir un área monetaria óptima para darnos cuenta de lo que no funciona.

2) Las elecciones regionales alemanas han hecho perder mucha riqueza a inversores de todo el mundo. Una vez más los políticos europeos están yendo por detrás del mercado, con un claro coste en términos de credibilidad.  La falta de acuerdo en momentos cruciales de los miembros de la UEM ha hecho que hasta los más escépticos acepten la necesidad de que el FMI intervenga con un papel determinante en el paquete de rescate, tanto en el ámbito técnico, como en el financiero.

Cuando todavía se está discutiendo el momento, las condiciones y la cuantía de las ayudas a Grecia, los inversores llevan anticipando varias sesiones la quita en una hipotética reestructuración. Sólo cuando se ha empezado a especular con un paquete de rescate que puede cubrir las necesidades de financiación de Grecia hasta 2012 (120.000 millones de euros) y, por tanto, dar tranquilidad al país para poner en marcha los programas de ajuste, la situación se ha estabilizado algo. Parece que la intención es ganar al menos dos años, para que el riesgo de contagio en caso de una hipotética reestructuración sea muy inferior al actual.

3) Estamos en la prórroga para demostrar a los mercados financieros que tenemos programas creíbles de estabilización de las cuentas públicas en el medio plazo. Ahora lo importantes es demostrar que se tiene capacidad de pago. Sin una cuantificación minuciosa de dónde se van a recortar los gastos en los próximos años, el castigo en forma de prima de riesgo va a ser muy duro. La clave para todos los países estribará en los Presupuestos de 2011.

4) A río revuelto siempre hay ganancia de pescadores. El debilitamiento del euro no le está viniendo nada mal a los exportadores europeos. Sirve para relajar unas condiciones monetarias mucho más duras que las de otros países.

5) Si los políticos han pecado de cierta inacción, tampoco se han lucido las instituciones económicas europeas. Sólo con que el Banco Central Europeo hubiera dado alguna señal de compra en los mercados de deuda, el proceso especulativo de alguna jornada se hubiera terminado. De la misma manera, no se entiende que la selección de los colaterales se siga realizando en base a las calificaciones de las agencias de “rating”. El BCE tiene técnicos suficientes para elegir el papel, sin tener que usar a las agencias.

6) Parece mentira que tres años después del inicio de la crisis las agencias de “rating” mantengan su oligopolio. Se puede discutir la calificación que en estos momentos merece España, de hecho, probablemente sólo Alemania debería mantener el AAA. Pero otra cosa son los argumentos para defender la rebaja (y el momento elegido). Podemos pensar que después de esta crisis, el crecimiento potencial de España va a estar cerca del 1,5% y elevarlo debe ser un objetivo prioritario del gobierno, pero basar todo el cambio de calificación en una previsión media de crecimiento del PIB hasta 2016 del 0,7%, parece poco serio. Aunque esto no debe ser una excusa para dejar de aplicarnos lo comentado en el punto 3). Ahora sí que no queda tiempo.  El momento de los avisos ha terminado.

Comentarios

Sonsoles Fernandez 30 abril 2010 - 00:22

Hasta ahora todo hacia pensar que las ayudas planeadas a Grecia pretendían dar un respiro a Europa, especialmente a Portugal, Irlanda, España o Italia. Mucho se ha hablado del riesgo de contagio..o mejor, del contagio del riesgo a estos países cuya deuda ronda 120-100% del PIB (Italia-Portugal). De hecho, si Europa poseía un 58% de los bonos griegos (~62 billones de euros), es que resulta tener por otro lado, 1,2 trillones de euros entre los bonos de Grecia, Portugal y España. De los cuales la mitad quien los tiene? Alemania, Francia y Reino Unido. (Risk of Sunburn, http://www.economist.com/displaystory.cfm?story_id=15908288)

Ahora la situación se plantea especialmente difícil para el optimismo soberano del gobierno. ¿Como es posible que una agencia de rating dicte las perspectivas de un país hasta tal punto? ¿Cuales son las lecciones aprendidas sobre el papel de dichas agencias, tras el estallido de la crisis y las hipotecas sub-prime? Desde el gobierno se ha cuestionado los criterios seguidos por S&P para este descenso a AA con perspectivas negativas (opinión Jose Maria Campa, Cinco Dias, http://www.cincodias.com/articulo/opinion/rebaja-rating-espanol-SP/20100429cdscdiopi_4/cdsopi/ ).
Yo, sigo opinando como decía ayer, la clave no son líneas ICO ni ventajas fiscales por rehabilitación de vivienda y obras de TICs/energía, sino fomentar la creación de empleo de calidad, y reducir la brecha entre el empleo público y el empleo privado. Igual así mas jóvenes se sumen al carro del emprendedorismo en lugar de opositar a plazas dos clases por debajo de su titulación.

José Antonio López Chauvet 30 abril 2010 - 12:27

Los economistas se preguntan si Grecia será capaza de entregar los enormes ajustes fiscales que debe realizar sin que el país se vuelva ingobernable. De acuerdo con el gobierno Griego, el paquete que Grecia acordó (o acordará a finales de esta semana) concibe que reduzca el déficit en 10 puntos porcentuales del PIB en los próximos 3 años. ¿Será esto posible si se tiene en cuenta que va tener que realizar reducciones en la contratación y pagos dentro del sector público, cambios en el sistema de pensiones para reducir las deudas a de los pagadores de impuestos actuales e un incremento en el VAT? Algunos podrían decir que sí ya que existen algunos ejemplos de países de Europa central y del este que lo han hecho cuando recibieron ayuda del FMI en 2008 y 2009.

Algunos datos interesantes publicados en el Financial Times sobre los requerimientos de Grecia:
– Incremento de 2-3 puntos porcentuales sobre el VAT.
– La edad promedio de retiro se incrementa de 53 a 67
– Venta de corporaciones del estado.
– Suprimir salarios dados a trabajadores del sector público de 13 y 14 meses al año.
– No renovar los contratos del sector público a corto plazo.
– El cierre de más de 800 entidades del estado.

Les pongo in link interesante sobre de lo que habla José Ramón acerca de la fiebre que esta causando en España esa bajada de rating a AA:

http://www.ft.com/cms/s/0/adda620a-52e1-11df-813e-00144feab49a,dwp_uuid=2b8f1fea-e570-11de-81b4-00144feab49a.html

Curioso el comentario que le hace a Bloomberg Angel Gurria dentro de esa noticia, la cual dice: “Esto no es una pregunta de si existe risgo de contagio, el contagio ya ha llegado. Esto es como el Ebola. En cuanto te das cuenta de que te lo han contagiado, tienes que cortarte una pierna para poder sobrevivir”

Ildefonso Boto López 30 abril 2010 - 13:26

Buenos días,mi intención con este comentario es hacer la siguiente reflexión, ¿en que punto se encontraría Europa si en lugar de tener que rescatar a Grecia tuviera que hacerlo con España siendo ésta la 5ª economía europea? La respuesta probablemente daría miedo. Vemos como cada vez más se hace necesario un fondo monetario europeo que pueda hacerse cargo junto con el FMI de este tipo de situaciones y no dejarlo todo en manos de unas estructuras que no están plenamente desarrolladas por lo que se traslada el problema a los países individuales. Por otro lado el tema de las agencias de rating parece que vuelva a estar en el candelero, ¿Hasta que punto han perdido credibilidad con la crisis actual? Quizá se debería plantear la creación de agencias de rating fuera del ámbito estricto de las empresas privadas (por ejemplo dependiente del FMI) buscando que sean lo más independientes posibles.

Isabel Cristina Córdova Samaniego 1 mayo 2010 - 10:58

Efectivamente, la crisis griega deja muchas lecciones que serán positivas en tanto este país, la UE como los países periféricos, independientemente considerados, sean capaces de reflexionar en sus orígenes: La UE y Grecia han cometido gravísimos errores de omisión.

Hace unas semanas en el post “Fumata Blanca” se comentaba sobre la necesidad de un acuerdo para la asistencia de Grecia y sobre las estrictas condiciones que este último debería aceptar previo a su rescate. El momento ha llegado, Grecia ha reconocido su incapacidad para cumplir con sus obligaciones y la ayuda debe concretarse para lograr la estabilidad del euro.

Mientras el rescate no se materializa, las agencias de rating mueven con habilidad los hilos de los mercados en el momento menos adecuado. Con ello me refiero a las últimas recalificaciones –a menos- que la firma Standard & Poor’s efectuó esta semana en relación con de la deuda soberana de Grecia dejándola con triple B+, con la de Portugal –de A+ a A- y con España –de AA+ a AA-. Entonces, debemos preguntamos si acaso las agencias de rating tienen ocultos motivos para especular. Recordemos, ninguna actuación es baladí en los mercados y menos cuando quienes salen a la palestra son los “expertos.”

Los menos favorecidos: Portugal y España. Estos países están en la mira del mercado y a menos que en julio los presupuestos de estos países revelen austeridad lo más probable es que su situación empeore. Frente a ello, lo positivo es la mejora en las exportaciones europeas frente al dólar.

Finalmente, es de esperarse que la UE, una vez plasmado el rescate a Grecia, establezca normas claras que faciliten su intervención en caso de que otro país lo requiera. Las obligaciones de la UE como unión apenas han comenzado y su gran reto sigue siendo una reestructuración que comprenda los pilares de su creación.

Jorge Viñuela 2 mayo 2010 - 10:35

Independientemente de la clasificación que nos den unas agencias de rating (americanas, por cierto), España sigue sin dar confianza de cara al exterior, sin detallar (y sin cumplir) su plan de estabilidad para ir empezando a sanear sus cuentas públicas cumpliendo así con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE que exige reducir el déficit público por debajo del umbral del 3%.
Estas medidas correctoras son mejor ir aplicándolas poco a poco que no encontrarnos de un día para otro con subidas de IVA e impuestos, congelaciones salariales privadas,… como pasa ahora en Grecia con los problemas que esto conlleva.
Opino que se debería crear una agencia suplementaria de rating europea de carácter transparente e imparcial, haciendo que el mercado se mueva por hechos y no por suposiciones. No olvidemos el “éxito” en el pasado de estas mismas en el caso: Lehman Brothers, Enron, Parmalat, etc…
Sigue pasando el tiempo y como siempre dejaremos los deberes a última hora, en vez de ir implantando medidas correctoras paulatinamente .

Pablo Calvo 2 mayo 2010 - 21:07

Hola,

Respecto a la arbitrariedad de las agencias de rating y el poder que tienen, debido al calado de su clasificación de riesgo país, he leído en el blog de Expansión una opinión que me ha hecho que pensar. Y es que, si dichas clasificaciones pueden ser tan arbitrarias como lo están pareciendo, cambiando valoraciones en los últimos minutos de apertura de bolsas, en momentos de máxima incertidumbre y riesgo de contagios… ¿No son un increíble arma para poder manejar la economía de un país, o incluso suficientes para hacer tambalearse la economía de la UE? ¿No son armas en manos particulares o gubernamentales, con intereses en la situación? Me parece increíble que no se hayan regulado o sustituido por nuevos servicios de valoración públicos (BCE, BM…). Os dejo el enlace:

http://blogs.expansion.com/blogs/web/hodar.html?opcion=1&codPost=56753

Un saludo,

Pablo

María Álvarez Caro 3 mayo 2010 - 00:43

Utilizando una metáfora, diría que la crisis griega es como un cáncer. si se coge a tiempo y se hace una buena intervención se puede extirpar el tumor (crisis griega), pero si ya está extendido a varios órganos (resto de países de la UE en la cuerda floja) y hay metástasis (efecto contagio) puede terminar con todo el organismo (hundir la UEM o poner en evidencia sus difuncionalidades). De los países denominados PIGS (el término ya de por sí suena despectivo), Portugal, Irlanda e Italia, Grecia y España, el Estado heleno ya neceista ayuda urgente. El contagio al resto dependerá de cómo se vayan desarrollando ahora los acontecimientos. En España, es necesario tomar medidas drásticas de reducción del déficit y acometer reformas estructurales (reforma laboral y del modelo de producción). Mejor que optar por medidas como la subida de impuestos indirectos, hay que reformar el mercado laboral para dinamizarlo, reducir la brecha entre los trabajadores de primera (los fijos) y los de segunda (los temporales) e “inventar” fórmulas para que el empresario no tenga miedo a contratar. Además, hay un exceso de empleados públicos, sobran funcionarios y hay pocas facilidades al emprendedor, cuando realmente la riqueza la genera la empresa privada.

ANTONIO GOMEZ VILLALBA 3 mayo 2010 - 23:53

Quisiera indicar que , si bien todas estas medidas que que se plantean para curar los malos griegos, estan muy bien, pero ¿Qúe pasa con todos los engaños que han estado acometiendo durante todo este tiempo? Estoy deacuerdo con aquellos que pronostican un efecto contagio para el resto de economias de la Unión si no salimos al rescate de los griegos, pero no olvidemos que aveces es mejor sacar pecho y hacernos responsables de nuestros actos.
Con ello lo que quiero decir es que el efecto contagio se va a producir de una forma u otra ya que , hoy por hoy ,la imagen que estamos dando es de una Unión Europea que no sabe detectar engaños como los que Grecia ha estado llevando acabo, además lejos de castigarlos, con lo que el efecto contagio se produce a todas aquellos paises que tienen que apretarse el cinturón y no lo están haciendo en gran medida porque saben que ,,,,como a los Griegos, no les abandonaremos.

http://definanzas.com/ 5 mayo 2010 - 19:03

interesante articulo, Gracias por mantenernos informados

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar