5
Abr

Esta mañana el INE ha publicado las cuentas no financieras de los sectores institucionales del 4º trimestre de 2009 y también para el conjunto de ese año. Esta es una herramienta estadística indispensable para analizar las tendencias de ahorro e inversión de los diferentes agentes y, por tanto, la evolución de las necesidades de financiación de la economía española. 

Como era de esperar, la fuerte recesión de la economía española, en parte originada en la importante restricción crediticia que existe en los mercados financieros internacionales, está permitiendo reducir la apelación al ahorro externo desde niveles máximos cercanos al 10% del PIB, en 2007, hasta el 3,7% del 4º trimestre de 2009. Para el conjunto del año 2009 la necesidad de financiación de la economía española frente al resto del mundo fue del 4,7% del PIB. En 2008 había sido 9,1%. Esta tendencia de reducción es probable que continúe en los próximos trimestres. De manera que en este año 2010 las necesidades de financiación frente al resto del mundo podrían situarse alrededor del 3% del PIB.

Esta apelación al ahorro externo, aunque sea menor, está aumentando la posición deudora neta de España frente al resto del mundo. Debemos ser conscientes que debemos al exterior 983.400 millones de euros en términos netos, es decir el 98% del PIB.

Fuerte endeudamiento del sector público

La necesidad de financiación del sector público va en aumento. Es más en el 4º trimestre mientras las familias, las empresas no financieras y las instituciones financieras tuvieron capacidad de financiar al resto de la economía, el sector público tuvo necesidades de financiación por valor de 60.101 millones de euros, un 22% del PIB del 4º trimestre.  

Por un lado, empresas y familias, ante el elevado endeudamiento que acumulan, se ven forzados a reducir la brecha entre ahorro e inversión; por otro, el parón de la actividad y las medidas discrecionales puestas en marcha por el gobierno para hacerla frente afectan a las cuentas del sector público, que experimentan un agudo empeoramiento, lo que está reduciendo rápidamente el margen de actuación de la política fiscal y obligará, antes o después, a un cambio de rumbo de la misma, mediante la contención del gasto y/o subidas de impuestos, lo que podría quebrar una incipiente y débil recuperación.

Caída espectacular del consumo de las familias en 2009

En el caso de los hogares, la intensa destrucción de empleo, junto con la necesidad de recomponer su situación financiera, el efecto riqueza negativo derivado de los menores precios inmobiliarios y las condiciones de crédito más restrictivas están mermando sensiblemente el gasto de las familias, lo que facilita la recuperación del ahorro, que se sitúa en máximos históricos. Efectivamente, la tasa de ahorro de los hogares se situó en el 24,7% de su renta disponible en el cuarto trimestre de 2009, 1,4 puntos más que hace un año, y su nivel más alto desde el año 2000 cuando comenzó a elaborarse la serie histórica. En este sentido el INE destaca que el gasto en consumo final de los hogares cayó un 5,5% en 2009, lo que provocó que el ahorro aumentase.

Esta tendecia de dsiminución del consumo y aumento del ahorro se mantuvo en el primer trimestre de 2009 debido al aumento del paro. El paro pudo haber aumentado en el primer trimestre de este año  en 240.000 personas.

En definitiva, la recesión y el elevado apalancamiento de familias y empresas están obligando a que sean mucho más cautelosas en sus decisiones de gasto, lo que está provocando un aumento espectacular del ahorro, en parte compensado por una tendencia diametralmente opuesta del sector público.

Comentarios

[…] This post was mentioned on Twitter by angel vallelado. angel vallelado said: economyw_ El ahorro de las familias españolas en máximos y el consumo se desploma: Esta mañana el INE ha publicado… http://bit.ly/c7N21S […]

[…] según los cálculos del INE, el montante total ahorrado por las familias españolas podría alcanzar ya los 192.701 millones de […]

José 6 abril 2010 - 14:12

Estimado Rafael,

Le escribo desde Financial Redscribo con motivo de Bolsalia 2010. Por quinto año consecutivo participamos en la organización de esta feria de inversión, en la que organizamos el programa de conferencias Bolsalia Internet y nos gustaría contar su partipación en esta edición de las mismas.

Enrique Melero 7 abril 2010 - 04:48

Querido Rafael,

estoy leyendo tu entrada en el blog y me sorprende la afirmación de que el ahorro aumenta cuando estamos en recesión. No sé cual es el corolario que de cualquier forma se puede extraer de tal afirmación, pero sin entrar en la importancia o no de la cifra, creo que la afirmación en sí no tiene mucho sentido, ya las cifras que se mencionan en dicho informe muestran que la tasa de ahorro no ha dejado de crecer desde el 2005, años de fuerte crecimiento economico

No conozco los detalles de como se calcula la tasa de ahorro de los hogares, pero creo posible que incluya las inversiones en vivienda como ahorro, lo cual justificaria que ante una bajada de intereses como la que hemos vivido en estos ultimos 18 meses, se reduzca la velocidad a la que las familias se endeudan, ya que una mayor parte de su renta se dedicara a pagar el principal de su deuda. ¿podrías comentar sobre este punto? si es así entonces la tasa de ahorro no seria tanto una decisión que las familias toman conscientemente, como apuntas en tu post, sino puramente un efecto mecánico, que se volverá en su contra, en cuanto los intereses empiecen a despuntar.

gracias

Javier Tomás 7 abril 2010 - 08:34

Creo que el ahorro familiar ha aumentado debido a esa famosa sentencia que dice “cuando las barbas de tu vecino veas cortar pon las tuyas a remojar”. Todo el mundo está más controladito que antes. No se consumen las mismas cañas, !qué decir de las copas!, la gente se ha ido menos días de vacaciones en Semana Santa, en vez de cuatro, dos, y no hay más que hablar con el propietario de algún establecimiento para que te confirme que la gente gasta menos.

Tal vez eso no sea así en las Millas de Oro de las grandes ciudades (calle Serrano incluida) pero en cuanto te sales a la periferia o ciudades más pequeñas el diagnóstico sigue siendo chunguillo.

Pero es lógico que ese miedo al cosumo se haya instalado. Si has visto a pequeñas empresas echar el cierre, a las medianas pasarlas canutas para permanecer abiertas y a las grandes aprovechando la coyuntura deshaciéndose de elementos para reducir costes….Pues eso.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar