20
Mar

La Comisión Europea advirtió esta semana al Gobierno de España que el plan que ha diseñado para salir de la crisis es demasiado optimista, y que las medidas adoptadas y también las anunciadas son poco consistentes.  Efectivamente, el Programa de Estabilidad y Convergencia de España, que pretende rebajar el déficit público español desde el 11,4% del PIB actual al 3% en el 2013, parece difícil de creer. Dicho recorte del déficit no se plantea sólo mediante un recorte del gasto público, sino que incluye también un incremento de impuestos. En concreto, el incremento de impuestos planteado es del 1.4% sobre el PIB y la reducción de gasto público del 4,4% sobre el PIB.

Como el Plan no concreta detalladamente cómo se conseguirá el objetivo en el tiempo, la Comisión Europea lo ha criticado ya que sería perfectamente posible que el Gobierno de Zapatero lo llevara a cabo aplicando primero el incremento de impuestos y, por motivos electorales, solo muy lentamente la reducción de gastos. 

¿En qué consiste el Plan de Austeridad presentado por España y que ha criticado Bruselas? 

  1. El Plan incluye un significativo incremento de impuestos, lo que no tiene nada que ver con la austeridad y es radicalmente contrario a lo que debería hacerse, como veremos más adelante;
  2. La reducción del gasto se plantean en partidas poco concretas, por lo que no sabemos ni dónde se van a realizar ni cómo.
  3. Una parte de la reducción del gasto, el 11,4%  se deja en manos de las Comunidades Autónomas, sobre las que el Gobierno no tiene control y con las que no ha llegado a ningún acuerdo.
  4. Otro 11,4% de la reducción del gasto se realizará eliminando inversiones públicas, algo, una vez más, totalmente contrario a lo que debería hacerse, porque la austeridad debe aplicarse al gasto corriente improductivo y no a la inversión productiva.
  5. En la deuda de la Administraciones Públicas resultante de la acumulación del déficit de cada año, no se incluye las emisiones de deuda del FROB (el fondo de rescate bancario), las cuales se estima que podrían representar un 6% del PIB. Por tanto, la Deuda Pública  sobre PIB que el Gobierno estima en el 72% y la Comisión Europea en 74% para el 2012, sería en realidad del 80%. 

Este somero análisis puede servir para demostrar que, asumiendo que las cifras sean alcanzables (aunque es dudosa, por ejemplo, la posibilidad de incrementar los ingresos previstos vía aumentos del IVA), el Gobierno podría conseguir el objetivo del déficit del 3% retrasando la reducción del gasto: dejando la mayoría de éstos para después de las elecciones del 2012, siempre que el incremento de impuestos se aplique ya. Sin embargo, cabe la duda de si ese aumento de impuestos generará o no los ingresos fiscales previstos (curva de Laffer). La experiencia dice que no. Ante tantas dudas y suposiciones el Programa de Estabilidad y Convergencia consiste a corto plazo en incrementar los impuestos y no reducir los gastos.

Poca deuda pública y mucha deuda privada. 

Pero es que además tanto unos como otros se olvidan de la deuda privada. Porque si se incluye la deuda de las familias, corporaciones y sector financiero, España es uno de los grandes países, más endeudados del mundo, 400% de la Renta Nacional, tras Inglaterra y Japón. Y la Renta Nacional (RN) es la principal fuente de  ingresos que tiene un Estado para pagar su deuda. Da igual donde esté la deuda, en manos privadas o en el sector público. Solo hay una fuente principal de pago la RN. Las empresas pagan sus deudas con lo que les queda después de restar a sus ventas los costes, los particulares pagan sus deudas con sus ingresos (que también forman parte la RN) y el Estado paga sus deudas con los impuestos que son estricta función de la RN. Por tanto, la medida correcta del endeudamiento de un país es el endeudamiento global sobre sus ingresos. No es correcto, en consecuencia, el analizar la Deuda Pública aisladamente del resto de las partes que conforman el Estado. Cuando se compara la Deuda de España con la deuda de otros países y se dice que España es una de las más bajas de Europa, se refieren a la Deuda Pública y no a la Privada.

 En un país o en una corporación, es crítico hacer el análisis de cuál es el endeudamiento consolidado. Pero más crítico es saber dónde está la deuda. Porque en función de dónde esté el sobreendeudamiento, las medidas a tomar serán unas u otras. En países donde las familias y corporaciones no están muy endeudadas pero sí lo está el Estado, una de las posibles medidas lógicas sería subir los impuestos. Por el contrario, en países donde la deuda privada está sobredimensionada y no la deuda del Estado (como es el caso del España), el plan no puede ser incrementar los impuestos a las familias y a las empresas. Entonces el plan de acción debe ser el contrario: reducir los impuestos para permitir a los particulares pagar sus deudas, incentivando al mismo tiempo la producción, el PIB, que a la postre resultará en mayores impuestos para el Estado. 

¿Qué se puede hacer?

Por tanto, las medidas que debe tomar el Gobierno y que deben aparecer en el Programa de Estabilidad y Convergencia para que nos permita salir de la crisis y para que sea creíble pasa por: 

(1) no subir los impuestos; aunque si subir el copago farmacéutico e introducir un copago en la asistencia médica para sacar al sistema público sanitario de la quiebra.

(2) plan de inversión productiva e incentivos a la inversión productiva que mejore la competitividad, el crecimiento y el empleo;

(3) exhaustivo, detallado y urgente plan de austeridad y ahorro en los gastos corrientes del Estado y Administraciones Territoriales;

(4) promover un gran pacto de Estado para contener y reducir los salarios, empezando por los de los funcionarios y otros empleados públicos;

(5) mejora de la regulación del sector financiero y hacer los ajustes necesarios en los balances  del sistema bancario.

 ¿Cambiará el gobierno su estrategia de política económica?

Comentarios

villora 20 marzo 2010 - 11:55

Me parece un análisis bastante serio de la situación pero no veo que haya una relación directa entre el diagnóstico y las soluciones aportadas, no obstante, ojalá el nivel de los redacctores de economía llegara a esto.

Fernando Paredes 21 marzo 2010 - 21:44

1) Bajo mi punto de vista es un poco tendencioso acusar al Gobierno de que pretende subir los impuestos sin reducir el déficit público para tener más posibilidades de ganar las Elecciones Generales. Subir los impuestos es una decisión “valiente” y tiene bastante coste político incluso entre sus votantes.
2) Si lo importante es el nivel de endeudamiento público más privado, pues que cambien los criterios en la UE, ¿no?
3) Las artimañas contables sobre la deuda pública sin FROB, etc, es efectívamente una chapuza. Las cosas como son.
4) Pacto de Estado con las CCAA para contener y reducir los salarios. No soy empresario, por tanto, conmigo que no cuenten. ¿Siempre vamos a pagar los asalariados los desmanes de la economía de mercado? Un poquito de por favor.
5) Me gustaría que se detallara mejor qué es gasto corriente improductivo. En nuestro subconsciente parece que está incrustado que el gasto es malo y la inversión buena. Efectívamente, estoy en contra de la reducción de inversiones en infraestructuras.
6) Curva de Laffer y experiencia empírica. No veo la relación porque es pura teoría. España tiene uno de los IVA más bajos de la UE. Hay que hablar de presión fiscal en términos comparativos, digo yo. Parece que hay cierto margen para subir los impuestos pero yo no subiría el IVA porque es regresivo y por tanto penaliza mayormente a las clases más humildes. Alguien le tendrá que recordar a Zapatero que “bajar de impuestos era de izquierdas”, ¿no? Ya, se me olvidada que Zapatero tiene una credibilidad y reputación dejémoslo en dudosa.
7) No a la cofinanciación de los gastos médicos y temas de salud. Antes que eliminen algún que otro Ministerio espurio. Es cuestión de prioridades, como siempre.
saludos

[…] poco que escribimos en este blog sobre la necesidad de cambiar la política económica de España. Entonces señalamos los peligros del alto endeudamiento. Pero ahora, debe ser por la proximidad de […]

manuel 5 mayo 2010 - 14:10

me parece descabellado,por no decir algo peor que el llamado gobierno de españa teniendo casi 5.000.000 de parados ande despilfarrando millones a grecia,perdonando deudas a paises y chanchullos propios del gobierno.¿¿que ayuda tienen las empresas para la solvencia de pagos y salir adelante,parados y sanidad??
ZP solo mira su propio ombligo y el de sus colegas gobernantes, esto es un DESGOBIERNO.

manuel 5 mayo 2010 - 14:15

se me quedaba en el tintero QUE CADA PAIS SOLUCIONE SU PROPIA PAPELETA,españa es españa,grecia no es españa,italia no pertenece a españa,, cada palo QUE AGUANTE SU VELA Y QUE ESTE desastre de gobierno solucione lo que tiene y se dejen de chorradas.
solucionen banca, paro, sanidad,justicia, hay mucho que barrer para que anden jugando con otros paises.

Anónimo 12 julio 2011 - 09:55

EL CAPITALISMO NO SE REFORMA EL CAPITALISMO HAY QUE DESTRUIRLO .MUERTE AL ESTADO Y A SUS PERROS VIVA LA ANARQUÍA LIBERTARIA

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar