17
Nov

Más de 60 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo participan en Roma en la Conferencia sobre Seguridad Alimentaria auspiciada por la FAO. El objetivo propuesto es que en 2015 se haya reducido a la mitad el nivel de hambre en el mundo, en línea con los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.

Los presidentes de los países pobres están realizando un crítico discurso a las políticas “proteccionistas”, de los países ricos, especialmente en el mercado agrícola. Es sabido que los masivos programas de subsidios deprimen artificialmente los precios, distorsionan los mercados, limitan seriamente el desarrollo y competitividad agrícola de los países en desarrollo, especialmente de los más pobres.  

En África es donde la situación es más grave y, aunque tiene abundantes recursos naturales, su explotación encuentra obstáculos hasta ahora insuperables: clima, fragilidad de los suelos, enfermedades, mal reparto de los recursos hídricos, etc. La solución está en aumentar la productividad agrícola. Es necesario que la tierra, en África, produzca más introduciendo los progresos tecnológicos logrados en materia de híbridos y semillas seleccionadas.

La ayuda alimentaria

Aunque la ayuda alimentaria exterior, ha permitido salvar muchas vidas, tiene también una influencia perniciosa sobre el desarrollo agrícola. La ayuda alimentaria mata las producciones y los mercados locales, pues equivale a un “dumping” de productos agrícolas externos que suplantan directa o indirectamente a las producciones, y como consecuencia cambia los hábitos de consumo de la gente, por ejemplo, a comer pan de trigo, en sitios donde no se puede producir trigo. De ahí que la ayuda que los países pobres necesitan se debe materializar en abonos, pesticidas, herramientas, tractores y medios de transporte que les permita producir más y de forma más adecuada a sus características y necesidades.

El ejemplo del tomate

La UE es el segundo mayor productor de tomate concentrado tras los EEUU. La Política Agraria Común (PAC) paga a los agricultores de la UE un mínimo por su producción que supera el precio mundial y que estimula la producción. El 20% de las exportaciones de tomate procesado van a parar a África Occidental y se venden a precios más baratos que los productos locales. Esta competencia ha supuesto el cierre de fábricas de procesamiento de tomate en varios países de África Occidental. Esto daña los modos de vida de los productores de tomate locales, muchos de los cuales son mujeres.

Los subsidios a los agricultores del Norte, como los que da la PAC, crean una producción que excede a la demanda nacional. Los países utilizan entonces los subsidios a la exportación para distribuir el exceso en los mercados mundiales. Esto hunde los precios y reduce los ingresos de los exportadores de los países en desarrollo, así como su cuota de mercado. Además de estos regalos envenenados la PAC, claramente proteccionista y una de las aberraciones mayores de la UE, ha impedido a muchos países pobres exportar alimentos a Europa y conseguir así las divisas que necesitan para financiar su desarrollo económico. 

Seguridad alimentaria

La solución no está, como podría parecer, en enviar los alimentos que sobran a los países en los que faltan. En éstos, no suele haber infraestructuras que permitan, de una manera eficaz, el recibir y mucho menos el distribuir y aprovechar estos “donativos”. La falta, por ejemplo, de red del frío impide la distribución a los consumidores de los alimentos perecederos. La solución tiene que venir por otro camino: la victoria contra el hambre se logrará el día en que cada uno de los países que actualmente son deficitarios sean capaces de producir por sí mismos una cantidad mínima de alimentos para nutrir a sus poblaciones.

La cumbre contra el hambre de la FAO, que termina mañana, sigue dividiendo a países pobres y ricos. Vergonzosa  ha sido la ausencia de los líderes de los países más industrializados, en particular del G8 –solo asistió Silvio Berlusconi–. Pero mucho más vergonzoso siguen siendo las “distorsiones” en el comercio agrícola, “los subsidios” y el proteccionismo agrario de los países ricos que han convertido a los países en desarrollo de exportadores a importadores de alimentos.

Comentarios

buscando fama 18 Noviembre 2009 - 00:51

Vergüenza.
Dejemos entonces que los ricos se hagan más ricos, para que de una vez compren Africa, y lo comiencen a querer……Bueno, lo hizo Estados Unidos con Florida, ¿ no es ese modelo federado el que estamos copiando?… Moneda fuerte, BCE, subsidios…. parece que encontrareis en lo que USA hizo hace años, una carta de navegación perfecta…. No serán mexicanos, serán marroquies quienes serviran nuestra mesa de por vida.

Miguel Amaral 19 Noviembre 2009 - 13:15

Estimado Rafael,

Subscribo totalmente su articulo pero creo que no es correcto juzgar todos los países africanos de la misma manera. La ayuda internacional, en este caso la alimentar, suele ser nefasta principalmente en los países cuyos Gobiernos son excesivamente corruptos, donde la ayuda no llega a la población necesitada e es vendida en el mercado negro, en ese sentido yo pienso que es fundamental una mutua responsabilización, quien dona no se puede dimitir de su responsabilidad de controlar y exigir los resultados concretos de su donación. Quien recibe tiene la obligación de saber cual es el mejor destino para esa donación. No puedo hablar por todos los países africanos, porque no tengo conocimiento de causa, por eso me limito a los de expresión portuguesa, me gustaría llamar a la atención de Mozambique que eligió como sector estratégico la agricultura, con el objetivo de desarrollar la agropecuaria y la agroindustria, los resultados no serán inmediatos pero creo que es un camino sensato. Angola, ahora mismo, sigue el mismo camino con una fuerte apuesta en la Agricultura, porque existe la percepción que es necesario que el país sea autosuficiente en términos alimentarios. En mi opinión personal, aunque pueda parecerle una tontería enorme, yo defiendo que los países como Mozambique y Angola adopten medidas proteccionistas ante la competencia desleal de UE y EUA porque es la única forma de defender el sector y permitir que progresivamente sus productos agrícolas nacionales puedan sustituir las importaciones de eses mismos productos.
Atentamente,
Miguel Amaral.

Carlos Garcia 23 Noviembre 2009 - 23:04

Completamente de acuerdo con el tema de la PAC. Un porcentaje altísimo del presupuesto de la UE (cerca del 50%) se gasta en subsidiar un sector de baja productividad, que ocupa a un % pequeño de la poblacion (y dentro de los agricultores, beneficia especialmente a terratenientes y latifundistas), aumenta los precios de los productos dentro de la UE, y los tira por los suelos en los países en desarrollo o subdesarrollados. Vamos, que aparte del “valor político” de aplacar a los agricultores manifestantes, empeora todo lo demás. Más valdría regular el cártel de la distribución alimentaria, y permitir que se importase más comida de países en desarrollo. Ganaríamos todos.
La pena es que hasta las ayudas alimentarias son un negocio para ciertas empresas. Las donaciones de grano americano, por ejemplo, tienen que ser enviadas en barcos americanos que, teniendo el monopolio de ese transporte, obligan a los países en desarrollo a pagar el transporte a precios abusivos. Y hay muchos otros trucos más para que el dinero para la ayuda acabe en lo balances de las empresas de los países desarrollados. Desde l uego, el objetivo dista mucho de ser la ayuda a las poblaciones necesitadas…

[…] España fabrica y con más ayudas al desarrollo con planificaciones a nivel mundial. Ayudas para promover trabajo y desarrollar a los países más pobres y no dando sobrantes que destruyen empleo. Dejar un […]

YULI ANDREA RUIZ TIMANA 28 Abril 2010 - 00:41

jijijiji pues dejen que toda esa partida de desocucados se buelvan ricos mientras que otros trabajan partiendose el lono para esa partida de hp

[…] Artículo de Rafael Pampillón […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar