29
Oct

Fin de la recesión en EEUU

Escrito el 29 Octubre 2009 por José Ramón Diez Guijarro en Economía de EEUU, Previsiones económicas

La economía americana ha superado, al menos, técnicamente, la recesión más intensa de su historia moderna, gracias al efecto positivo de las ayudas públicas en la revitalización del consumo (a través de la compra de coches) y en la demanda de viviendas; al cambio de ciclo en los inventarios; y a los efectos de una política monetaria ultra expansiva. El PIB retorna a ritmos positivos de crecimiento, después de 4 trimestres en contracción: +3,5% anualizado en el tercer trimestre (-0,7% anterior), en la banda alta de las expectativas del mercado (3,2% según Bloomberg). El ritmo de caída interanual se modera hasta el -2,3% (-3,8% anterior). De manera, que la recesión se ha saldado con un descenso del PIB desde máximos del 3,7%, sólo comparable en intensidad con las crisis de 1957 (3,7%) y de mediados de los 70 (3,2%).

Especialmente importante ha sido la recuperación de la demanda interna tras casi 2 años en contracción, al crecer un 4,0% en términos anualizados. El consumo ha repuntado con fuerza: 3,4% anualizado en el 3T09, tras contraerse 0,9% en el anterior, impulsado por el gasto en bienes de consumo duradero (+22,4% vs -5,6%). Solamente las compras de coches aportaron hasta 1,6 p.p. al consumo y 1,1 p.p. al PIB. La inversión se recupera gracias a la mejora en el mercado de la vivienda y en el sector industrial. La inversión residencial aumenta por primera vez desde 2005 (23,3%), beneficiándose de las mejores condiciones de accesibilidad a la compra desde los años 70 y de las ayudas directas introducidas por el gobierno. La inversión en bienes de equipo aumentó por primera vez desde 2007 (1,1%) y confirma la mejora que han venido transmitiendo los datos mensuales de pedidos industriales.

No se debe tampoco perder de vista la importancia que tienen las existencias en los puntos de inflexión del ciclo americano.  El proceso de liquidación de “stocks” sigue su curso, aunque la moderación en el ritmo de desacumulación permitió la mayor aportación al crecimiento desde el cuarto trimestre de 2005. Los inventarios sumaron 0,9 p.p. anualizados al crecimiento del PIB, a pesar de que, por tercer trimestre consecutivo, se redujeron en más de 100.000 millones de dólares. El menor ritmo de liquidación se está produciendo en un contexto de mejora significativa en la demanda, de tal forma que sería un error menospreciar en los próximos trimestres el impacto sobre la actividad de una partida que apenas supone un 0,5% del PIB: el proceso de liquidación “engordó” la intensidad de la recesión (restó 1,4 p.p. desde finales de 2007) y el menor ritmo de desacumulación y, eventualmente, la acumulación de inventarios, actuará como acelerador en los próximos trimestres. La demanda externa se resiente de la recuperación del consumo y el aumento en la factura energética. A pesar de la debilidad del dólar, ha supuesto un lastre para el crecimiento en verano: restó 0,5 p.p. anualizados al PIB, después de haber venido sumando 2,2 p.p. en media el resto del año.

El dato del tercer trimestre ha estado distorsionado al alza por las medidas de estímulo al consumo (programa “cash for clunkers”, que finalizó en septiembre) y a la compra de viviendas –a punto de finalizar a la espera de que el Congreso decida prolongarlo–. El ritmo es dinámico, pero muy modesto para tratarse del inicio de una fase de recuperación. Además, no será sostenible (2,0%-2,5% estimado el próximo trimestre, al acusar la recaída del consumo) y el escenario a medio plazo es muy incierto. Por un lado, las existencias seguirán impulsando el crecimiento, probablemente, durante la mayor parte de 2010; y la inversión en bienes de equipo y el sector exterior deberían beneficiarse de la debilidad del dólar y de la mejora de la demanda externa. Por otro lado, preocupa cómo responderá la demanda cuando las ayudas fiscales desaparezcan, en un contexto de fuerte debilidad del mercado laboral (existe un riesgo elevado de jobless recovery) y con las familias recomponiendo su ahorro. Por tanto, también en EEUU la digestión de la última recesión será larga y reducirá la capacidad de crecimiento potencial a medio plazo, teniendo en cuenta los elevados niveles de endeudamiento de los agentes y los problemas en el sector financiero. En los dos próximos años será difícil ver ritmos de crecimiento superiores al 2%. En definitiva, EEUU ha salido de la recesión y eso es bueno para todos, pero el crecimiento de la economía y, especialmente, el comportamiento del consumo, será mucho más suave de a lo que hemos estado acostumbrados en las últimas recuperaciones.

Comentarios

Jorge Gómez 29 Octubre 2009 - 23:58

A mi modo de ver este nuevo dato alentador habría que interpretarlo más como un cambio de tendencia que puede influir en la componente psicológica que actúa sobre la economía. Las medidas de contención no acometidas en la Gran Depresión han sostenido la caída de grandes empresas cuya bancarrota pondría en riesgo el sistema. “To big to fail” fue la lección aprendia tras la caída de Lehman. Mientras el consumo no recobre su vigor no podremos hablar de una recuperación sostenida aunque por supuesto este cambio de tendencia sea un primer paso. Los indicadores de ventas minoristas deberían confirmar si realmente se sostiene la recuperación…

Miguel Labrador López de Azcona 30 Octubre 2009 - 00:13

Existe un problema bastante ligado al PIB en esta crisis que nos afecta, y es el paro. Según comenta José Ramón, en los próximos años será difícil ver crecimientos por encima del 2%. Y esta tesis también es apoyada por el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que advirtió en el transcurso de una conferencia celebrada hoy en Pekín que la economía no se recuperará con la rapidez suficiente como para ayudar a reducir la tasa de desempleo, y que la economía estadounidense aún se enfrenta a “serios baches” que frenarán su crecimiento.
Es un dato bueno, no para cantar victoria y suponer que todo se ha acabado, pero al fin y al cabo puede ser, y esto nos lo dirán los siguientes trimestres, que hayan encontrado el camino. Hay países que no tienen un dato positivo de crecimiento del PIB trimestral desde hace tiempo, y se preocupan en gastar y no solucionar el tremendo problema del paro, cuando supone un porcentaje muy elevado de su PIB el consumo de particulares y empresas. Es conocido por todos que con paro hay menos consumo, y si tu PIB depende de éste en un porcentaje elevado, mientras no se solucione será difícil salir de la recesión con crecimientos cercanos al no tan lejano 3,2%.

Jesus Olivares Matamoros 30 Octubre 2009 - 00:29

Como bien decis, es un dato optimista que la locomotora economica del mundo vea como esos brotes verdes publicados hace tiempo comiencen a verse traducidos a datos esperanzadores, aunque no se si se habra salido ya o no de la crisis en USA, ya que a pesar del dato del PIB, quien determina tal aspecto es un organo privado y por ende independiente, el cual toma mas indicadores que unicamente el PIB. Aun asi, como habeis comentado y he leido en un periodico, la inversion en bienes de equipo ha aumentado en torno a un 40% (creo recordar), entiendo que se esta aprovechando el momento en que hay que fomentar el consumo, el dolar esta debil, por lo cual se fomenta el consumo interno y quiza, pero es de ser muy cenizo, es que a la hora del tan temido momento de reduccion o eliminacion de ayudas estatales vuelva a descender los indicadores macros y las empresas se estan aprovisionando.

Angel Torralba 30 Octubre 2009 - 09:18

Hay un par de cosas que son curiosas comparando a grandes rasgos Estados Unidos y España, si en EEUU han dado ayudas a la venta de coches y han aumentado las ventas (lo mismo que ha pasado en España), si han dado ayudas a la compra de la vivienda (lo mismo que en España), si han dado ayudas a los bancos, ayudas a las empresas y han continuado con déficit (lo mismo que España), ¿como es posible que en EEUU tengan una subida de un 3,5% y nosotros sigamos cayendo?.
Empieza hablarse del momento que se retiren las ayudas del estado Americano a la economía, y que pasará con los indicadores, nuevos descensos del PIB, vuelta a la recesión, etc. Continuanado en paralelo con España, si con ayudas direstas a todo, con un déficit desbocado seguimos cayendo, más suave o más brusco, pero seguimos cayendo, cuando desaparezcan las ayudas no puedo imaginarme cual será el golpe que nos vamos a llevar.
Una de las cosas que se dice en el artículo es que los datos están distorsionados y que hay que ver que pasa, pero aunque sólo volviese a crecer ene el último trimestre al 1%, creo que tal y como están las cosas sería un buen dato.
Aún asi soy optimista también con el resto del mundo menos con España que continuamos viendo que mientras nuestros vecinos o aliados crecen más o menos, con más o menos ayudas, mejor o peor, pero crecen, España con todo eso no crece y nos consolamos con comentarios como desacelera la caida, que tanto gustan a los políticos.

[…] que la economía más grande del mundo, Estados Unidos (EEUU), ha salido de la recesión. Y aunque José Ramón nos explicó ayer , en un tiempo record y con todo lujo de matices el dato trimestral no quería dejar de decir, yo […]

Fernando Peral 30 Octubre 2009 - 10:48

Hay que esperar a que los organismos (privado e independiente) encargados de analizar la coyuntura económica en los Estados Unidos – por ejemplo UCLA Anderson Forecast o Global Insight – se pronuncien. Eso ocurrirá en breve, pero cabe adelantar que el crecimiento del PIB no es más que uno de los factores que se contemplan, y que gran parte de este rebote se debe a las ayudas al automóvil – el Plan “Cash for trash” – cuyas ventas representan la mitad del rebote, y las ayudas a la vivienda. El paro, las perspectivas de empleo, el consumo de bienes duraderos, la solvencia de las empresas y bancos, las tasas de morosidad, el gasto público, el coste de la deuda y más de cien factores más son los que determinan el resultado de ese análisis, y no parece que todos esos frentes estén “cubiertos” por el momento. A ver qué dicen estos organismos

Beatriz Lorenzo López 30 Octubre 2009 - 15:16

En relación a lo dicho, destaca el dato publicado hoy mismo en el New York Times sobre la caída del consumo en EEUU en septiembre, que confirma que la recuperación del consumo es todavía una incógnita. Sin una recuperación del consumo de los estadounidenses, no parece que la recuperación económica global pueda ser sostenible a largo plazo. Sería éste entonces el nuevo desafío de EE.UU, que tras haber estimulado a la banca y las grandes empresas, habrá ahora de trasladar ese “soporte” a la sociedad para disminuir el desempleo, favorecer el consumo, etc.

Javier Aparicio Miguel 1 Noviembre 2009 - 13:58

Desde mi punto de vista, el último dato del PIB estadounidense en términos interanuales confirma el éxito de la Administración Obama y de la política monetaria llevada a cabo por la Reserva Federal en la gestión del momento inicial y más severo de la crisis. El fin técnico de la recesión confirma ese éxito inicial y nada más; la economía estadounidense ha superado en excelente posición una meta volante de gran importancia, pero todavía ha de llegar a la meta final de la crisis económica.

En la etapa más crítica de la recesión, los gobiernos se enfrentan al reto de aplacar el desplome en caída libre de la economía y mandar a los agentes económicos un mensaje de tranquilidad en la medida de lo posible. En este contexto, la Administración Obama no ha escatimado esfuerzos a la hora de adoptar todo tipo de medidas anti-cíclicas, comprometiendo enormes recursos públicos con la finalidad de contener en lo posible el crecimiento del paro y ofrecer a los mercados señales de cierta estabilidad. El estímulo del gasto público, las ayudas a la compra de automóviles y primera vivienda, las adquisiciones de activos y la nacionalización de empresas financieras han conseguido -como confirma el último dato del PIB- su objetivo. La correcta gestión de la crisis ha permitido a EEUU recuperar su consumo privado en el tercer trimestre y que su economía salga técnicamente de la recesión en la que se había encontrado durante los cuatro últimos trimestres.

Tras celebrar con grandes cautelas el fin técnico de la recesión, la economía estadounidense afronta el reto de consolidar el crecimiento. El enfriamiento del consumo de los hogares en septiembre -debido al fin del programa “cash for clunkers”, de ayudas a la compra de automóviles- pone de manifiesto la naturaleza del desafío actual. Sólo se podrá considerar superada la crisis cuando se haya consolidado el crecimiento de la demanda real, una demanda privada que vuelva a tirar del desarrollo económico y que esté fundada en el retorno de la confianza más que en la disposición de ayudas públicas a determinados sectores. En la construcción de esa confianza jugará un papel vital la evolución del mercado de trabajo.

Puesto que la evolución de estos tres factores -demanda real, confianza de los agentes y mercado de trabajo – se encuentra sumida en una enorme incertidumbre, parece muy improbable una recuperación en forma de V, en la que la economía rebotase en el momento actual de cambio de tendencia. En este contexto, las autoridades económicas y monetarias han de prestar atención a la posibilidad de sufrir nuevas recaídas y deberán prever con acierto el momento en el que la confianza de los agentes y la fortaleza de la demanda privada real se restablezcan. Sólo una demanda privada en crecimiento y emancipada de las políticas expansivas -que tan necesarias han sido en la etapa de la recesión- conducirán a la meta final de la crisis económica.

Víctor Romero Suárez - MBAP 2010 1 Noviembre 2009 - 19:56

¿Fin de la recesión en EEUU? Me parece un poco sensacionalista el titular, pero entiendo por dónde se va. Aunque sería muy cauto esperar al siguiente trimestre para que la recuperación se confirme con dos trimestres seguidos.

Pienso que EEUU ha aprendido mucho del pasado, más en concreto de La Gran Depresión, y ha aplicado lo aprendido y estudiado en las universidades. Véase, actuar en vez de quedarse parado una vez que Lehman Brothers quebró. No ha permitido que ningún banco, aseguradora, etc. más quebrase. Han actuado eficazmente. Aunque les ha pasado por la derecha Alemania y Francia.

Ahora lo que habría que preguntarse es cómo reaccionará la economía sin las ayudas gubernamentales, esta es la clave.

Pondría un pero, el consumo no se ha recuperado todavía, sólo vía ayudas para el sector automovilísitico. ¿Qué pasará con los stocks? muy interesante. Muy positiva la inversión en infraestructuras y bienes de equipo.

Por último, lo que faltaría es mejorar vía exportaciones. Siempre y cuando el USD se continúe devaluando, especialmente frente al EUR y divisas asiáticas.

Francisco Morillas 1 Noviembre 2009 - 23:53

Como diría el gran Jose María García..¡ojo al dato señores, ojo al dato!. Dicho dato tiene que tomarse con la prudencia necesaria, primero partiendo de la base de que es en termino relativos y segundo que el sistema contable americano hace que el escenario particular le favorezca a la hora de medir y de publicar estadisticas.En un sistema dónde los salarios, precios,pensiones y cotizaciones se encuentran indexados a la inflación.. veamos que ocurre cuando se miden los precios de forma que no afecten al PIB.. medir ciertos gastos como inversiones, ajustar dichos precios a las características de los productos de la cesta y en definitiva medir la productividad de forma que el resultado se apróxime lo máximo al deseo, para el caso de la vivienda es brutal; Expansión publicaba que las estadísticas del PIB de USA se basan en lo que obtendría el propietario si alquilara su propia casa.
Por supuesto no le quito merito, se sigue cumpliendo aquello de que el primero que entra es el que sale; y más si se trata de la primera economía mundial

Monika Steiner 2 Noviembre 2009 - 16:01

Primeramente tendríamos que diferenciar la situación económica de EEUU con la del resto del mundo. Parece mentira como la crisis mundial que vivimos en la actualidad de origen financiero y de endeudamiento y que hemos importado de EEUU puede afectar a nuestra economía de manera más intensa y duradera.
Si algo bueno tiene los EEUU como motor económico mundial es que tiene la misma facilidad de generar las crisis y expandirlas a nivel global, como de recuperarse más rápidamente que el resto de países debido principalmente a su modelo productivo y sobre todo al componente psicológico americano tan criticado multitud de veces, pero gracias al cual, se creen capaces de salir de la crisis, e intentarlo conjuntamente con la ayuda del sentimiento patriótico americano y que les ha permitido junto con las ayudas públicas de revitalización y estimulo del consumo, ayudas fiscales, y políticas monetarias expansivas, salir de la recesión antes que cualquier otro país.
Entonces si el origen de la crisis es la misma en todos los países ¿por que la medidas para solucionarla no funcionan igual en todos ellos? Como ya dijimos el origen es el mismo, pero la situación se agrava con las características particulares de cada país, como modelos productivos inviables a largo plazo, escasez demanda interna, así como externa.
Como conclusión habrá que ver como quedara la economía mundial una vez se reduzcan todas estas ayudas fiscales y de estimulo al consumo, y una vez más dependerá de cómo se han invertido estas ayudas, de la viabilidad de los modelos de crecimiento de cada país, de la fortaleza o debilidad de los mercados laborales, así como del porcentaje total de endeudamiento del país. Por desgracia para nosotros y por suerte para los americanos todos sabemos la respuesta a esta situación. …“Mañana apuesto por los yanquis en ladbrokes.com mientras sigo buscando trabajo para pagar mi hipoteca”..

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar