30
Oct

El PIB de España se contrajo un 4,1% en el tercer trimestre.

Escrito el 30 octubre 2009 por Rafael Pampillón en Economía española

La economía española se contrajo en el tercer trimestre del año por quinto trimestre consecutivo aunque a un ritmo menor que en los anteriores trimestres, según datos provisionales publicados ayer por el Banco de España. 

Parece que España es incapaz de seguir a EEUU y a otros países europeos como Francia y Alemania, que están mostrando signos claros de recuperación. Los grandes desequilibrios de la economía española (mercado de trabajo, sector inmobiliario, sector bancario, déficit público, endeudamiento de las familias y empresas y défict exterior) nos impiden recuperarnos tan rápido como nuestros vecinos de la eurozona y nuestra economía será una de las últimas de la eurozona en salir de esta crisis.

El dato publicado ayer no es positivo pero ya se observan los primeros síntomas de ralentización del deterioro de la economía.  La caída del tercer trimestre fue la quinta consecutiva desde que un empeoramiento de las condiciones financieras provocaran el derrumbe del sector inmobiliario y de una economía que estaba creciendo, en el periodo 2001-2008, de forma rápida y desordenada. 

La contracción del PIB en el tercer trimestre se debe a la debilidad de la demanda interna, que no consiguió verse contrarrestada por el débil incremento de la demanda externa. En el actual entorno de crisis, el consumo de los hogares siguió deteriorándose, al caer un 4,9% por la destrucción de empleo que lleva aparejada una caída de los ingresos de las familias vía menores rentas del trabajo. De acuerdo con los datos del INE, se perdieron en los dos últimos año un total de 1.640. 400 puestos de trabajo.

La inversión en bienes de equipo sigue cayendo rápidamente, mientras que la inversión en construcción cae más lentamente.

Es previsible que, en el 4º trimestre y en 201o, el PIB español siga contrayéndose.

Comentarios

Fernando Peral 30 octubre 2009 - 15:52

El segundo y el tercer trimestres son tradicionalmente los “buenos”; acabado el plan E, el verano y con la subida de impuestos y el previsible repunte del paro, sumado a la retracción de las compras de bienes de equipo durante el último año, los dos próximos trimestres bien podrían ser más duros que el último del año pasado y el primero de este. Cabe evocar aquí las declaraciones del Santander, que afirma que su área corporativa de negocios más problemática se sitúa en España.

Nacho 31 octubre 2009 - 10:56

Estando totalmente de acuerdo con vosotros, creo que es importante resaltar que el crecimiento del PIB en EEUU se debe en gran parte al “cash for clunkers” y al estímulo fiscal para la compra de viviendas.
Obama dijo que “jobless recovery, no recovery” y los datos de desempleo siguen siendo desoladores. Por tanto, creo que no debemos seguir mirando al otro lado del Atlántico para tomar este tipo de referencias y lo que debemos realizar en España son estímulos al empleo, facilitando créditos a las empresas, desarrollando una reforma de consenso en materia de contratación más flexible y una reforma del INEM.

Carlos Garcia 2 noviembre 2009 - 15:25

Aunque el decrecimiento del PIB es malo para la economía en general, creo que también se podría interpretar de una forma más positiva. La reducción de la actividad en ciertos sectores (construcción, venta de coches) creo que es positiva, aunque implique una reducción del PIB. Los niveles de actividad en años anteriores eran excesivos, y perjudiciales para la economía: no hay ninguna razón por la que la economía española necesitase poner tantas casas en el mercado por año, ni tantos coches en la calle. Tener estos sectores hipertrofiados capta capital que podría utilizarse en otros sectores que serían más beneficiosos para la economía a largo plazo. Cuanto antes se reduzcan estos sectores a niveles más razonables, mejor. Intentar mantenerlos de forma artificial con ayudas estatales es peor que tirar el dinero: es gastarlo en ponerle frenos a nuestra economía futura, a la vez que perdemos el valioso tiempo que tenemos para ponernos las pilas para que no nos alcancen a nivel de productividad y tecnología los países emergentes.
Por lo tanto, creo que esta reducción del PIB es una fiebre necesaria (pero no suficiente) para conseguir mejor salud económica largo plazo, por supuesto si se aprovecha la crisis para dar los primeros pasos en el cambio del modelo productivo -algo que me temo que por desgracia no va a pasar….
En cualquier caso, está claro que tenemos bajada de PIB (y gobierno lanzando políticas cortoplacistas) para rato…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar