7
Sep

Los peligros de la complacencia

Escrito el 7 Septiembre 2009 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Global, Economía Mundial, Política fiscal, Política Monetaria

La información económica que hemos venido conociendo en las últimas semanas refleja que lo peor de la crisis podría haber quedado atrás. Lo que empezó siendo una recuperación de la producción industrial y de los intercambios comerciales en el sudeste asiático, poco a poco se ha reflejado en la actividad de países OCDE con una fuerte vocación exportadora (Alemania, Japón, etc). Por tanto, la excepcionalidad del soporte público (fiscal y monetario) valorado por el FMI en casi 5 billones de dólares y la recuperación de las existencias desde los bajísimos niveles del invierno han permitido que la economía global se esté estabilizando. A esta evolución también ha contribuido el buen comportamiento de los mercados financieros que reflejan un descenso de la aversión al riesgo, tras el fuerte proceso de huida hacia la calidad de 2008 y primeros meses de este año. Sólo un dato, desde el mínimo de marzo de este año, el IBEX ha subido un 64%. Lo importante es que además de esta recuperación de los mercados de valores, también los bonos han tenido un buen comportamiento en paralelo, algo que no ocurre muchas veces, teniendo en cuenta que normalmente los inversores los utilizan como activos alternativos. Pero la buena evolución de la inflación y la escasa predisposición de los bancos centrales a subir tipos en los próximos meses han ayudado a que las rentabilidades de la deuda pública hayan tenido una evolución positiva en los  meses veraniegos.

 Llegados a este punto, los economistas nos encontramos ante una duda cuasi-hamletina: ¿To V or not to V? Es decir, vamos a ver una recuperación siguiendo el patrón  histórico en forma de V de las últimas décadas. O, más bien, la reactivación tendrá forma de U o de W. Mi opinión es muy parecida a del economista jefe del FMI (Olivier Blanchard) que advertía la semana pasada que en las recesiones normales, independientemente de su virulencia, suele ser fácil anticipar cómo será la recuperación una vez que se supera el punto de inflexión en el ciclo de actividad. El problema es que esta recesión es completamente diferente a las de las últimas décadas, teniendo en cuenta los elevados niveles de endeudamiento (público y privado) que se deberán digerir en los próximos años o los problemas del sistema financiero. Es decir, antes de cantar victoria hay que analizar lo que pasará cuando desaparezcan los estímulos artificiales, sobre todo, porque no parece que el consumo en países como España o EEUU tenga visos de recuperarse a medio plazo.

Por tanto, creo que el próximo ciclo expansivo no se va a parecer mucho a los más recientes y que sólo si se realizan reformas en el lado de la oferta,  los crecimientos potenciales serán suficientes para reducir con rapidez los elevados niveles de desempleo. En este sentido, la complacencia de las autoridades económicas, pensando que lo peor ya se ha dejado atrás o, que las cosas volverán a ser lo mismo que antes de la crisis, es el mayor riesgo que se percibe en el horizonte.

Comentarios

Patricia Fernández MBAP2010 8 Septiembre 2009 - 15:23

Creo que, efectivamente, la autocomplacencia es uno de los principales, si no el principal riesgo con el que nos enfrentamos actualmente en cuanto a lo que puede afectar a cualquier medida o movimiento futuro.
Al igual que el ciclo expansivo anterior arrastró el crecimiento en España, y dado que se cree a pies juntillas en los efectos homogeneizadores de la globalización, se espera que la recuperación mundial nos lleve de nuevo de la mano hacia el final de la recesión y el regreso de los crecimientos.
Y, sin embargo, en nuestro caso habría que considerar que la estructura macroeconómica no nos avala.
Por un lado, el crecimiento de los últimos 15 años se ha sostenido fundamentalmente gracias a la construcción y al endeudamiento (tanto para inversión como para consumo) de las familias, financiado esencialmente por capital extranjero.
Por otro lado, la bajada del PIB se puede atribuir en gran medida al descenso en la recaudación, no sólo debido a las transacciones inmobiliarias: la prensa de hoy destaca que actualmente el número medio de funcionarios en España es del 20% de la población activa (llegando a 1/3 en algunas comunidades como Andalucía). Si a esta cifra añadimos el número de desempleados resulta evidente que la fuerza productiva Española tiene escasa capacidad para remontar el descenso.
Si España no puede atraer de nuevo capital extranjero hasta que no presente signos de recuperación, y: la renta media disponible no permite incrementos del consumo, la inversión pública no dispone de margen para financiarse vía tasas, y el empleo está condicionado a la entrada de capital; nos encontramos en un círculo vicioso del que será muy complicado salir.
En esta situación habría que discernir si el tejido empresarial Español (pensando sobre todo en la pequeña y mediana empresa, por volumen de empleo generado) es viable en términos generales, en cuyo caso habría que proporcionar las vías de financiación necesarias, en línea con medidas de inversión estratégicas a largo plazo como podría ser la formación. ¿Sería quizá el momento de pedir a la banca una mayor implicación en la provisión de esta financiación?, y, si es así, ¿Cómo pedir que empresas, al fin y al cabo privadas, inviertan a un riesgo mayor disponiendo ya de mercados en crecimiento? ¿Debería el estado intermediar en la financiación de los particulares y empresarios Españoles?

Miguel Labrador López de Azcona 8 Septiembre 2009 - 17:26

Da la impresión de que a priori la crisis ha tocado fondo, quizá los datos positivos del PIB trimestral de Alemania y Francia sean un clavo ardiendo donde muchos se agarran, pero mirando dentro de nuestro país esa impresión positiva se desvanece.

Quizá nos encontremos en España no en una U o W, sino en una L. Por añadir unos datos al círculo vicioso del bajo consumo comentado por Patricia, y la situación empresarial en España, en nuestro país se tarda más de 25 días en constituir una PYME, según informaciones publicadas en prensa económica (a menos de que se trate de una sociedad limitada de nueva empresa). Las principales razones son la cantidad de burocracia que eso conlleva, y el alto coste de capital social mínimo requerido (4000 euros para S.L.). Con este tipo de legislación anticuada, que delimita parte de los ingresos por consumo de las pequeñas y medianas empresas, junto con la situación social y de paro que nos devora, creo que quizá no debemos caer en la autocomplacencia.

Francisco Morillas 8 Septiembre 2009 - 22:00

En mi opinion, lo que diferencia también esta recesión de otras es que nos encontramos con la extinción de un modelo, no sólo financiero a nivel global, sino estructural. En el caso de España se están manteniendo vivos una serie de zombis que simplemente son vestigios de un modelo de crecimiento que debe reconvertirse por completo; y leyes aparte, debe ser sostenible. Hoy se ha publicado que Nozar ha refinanciado un crédito de 70 millones de euros para evitar su quiebra, por lo que añadimos un zombie más a la colección. Mientras no destinemos los recursos a cambiar el modelo productivo, lento despertar nos espera; y mientras se lo piensan los responsables de llevarlos a cabo hagan sostenible la educación y la I+D+I, en esto no pasa nada si no se escatima en Gasto

Jesus Olivares Matamoros 9 Septiembre 2009 - 14:48

Vivimos una situacion un tanto extraña en estos momentos, hay paises que ya ven los famosos “brotes verdes” (Francia y Alemania), la bolsa va remontando, uno de los motivos como ya se han comentado gracias a diferentes bajadas de tipos de interes, multitud de ayudas…pero España esta muy lejos todavia de esta situacion, hagamos memoria,, mientras otros paises comenzaban a notar reducciones en sus PIB,s, España estaba en la champion league de las economias, que ocurrio mas tarde, que caimos a un ritmo mas acelerado, ahora hay paises que comienzan a mejorar, España tardara como minimo de 3 a 5 años (en un escenario optimista), pero por motivos estructurales, arrastados ligeramente por lo otros paises de la UE y bueno, tambien por algun motivo de gestion del pais ya que recordemos que la politica es un negocio de poder, y quien no quiere perpetuarse en el poder?, de ahi el origen de algunas medidas “humo” como el Plan E, mejora momentanea durante unos meses, y luego?, ademas comentar, que es lo que se ha fomentado, proseguir con un modelo basado en las obras que como comenta Francisco creo que ha quedado claro que ese modelo sirvio en su momento pero ya no. A dia de hoy falta una buena gestion en donde se tomen medidas en las que se gane o se pierda pero que visione la situacion macroeconomica del pais no solo dar dar y dar sin ton ni son y en un ambiente de complaciencia pero que vamos a hacer en un pais donde cada autonomia barre para su casa y quieren mas y mas.
Con esto, a mi opinion habra recuperacion en forma de W, aunque esta sera alargada a lo ancho porque ya veremos si en algun momento desaparecen las ayudas que efectos tendra. De todos modos, si esto no mejora a nivel España, nuestros amigos europeos ya nos daran algunos avisos para que mejoremos y como lleguemos a esa situacion habra serias crispaciones.

Víctor Romero Suárez - MBAP 2010 13 Septiembre 2009 - 20:01

Parece que la curva del gráfico de recesión se está dando la vuelta gracias a las noticias muy positivas de Francia y Alemania. ¿Es esto suficiente? Creo que positivo sí, suficiente, todavía no, habrá que esperar a la publicación de los siguientes resultados. Lo que sí está claro que España no se subirá a este carro y que cogerá, al menos, el siguiente para mediados del año que viene. Habrá que estar muy atentos al paro, al mantenimiento de tipos, a los impuestos que suba el gobierno, a la inflación y a lo que sucede con el sector inmobiliario.

El paro creo que llegará, para nuestra desgracias a los 5 millones.

El mantienimiento de tipos no parece muy descabellado, tendremos los tipos actuales, por lo menos, hasta final de año. Cuando Europa se recupere, empezará a subir.

Los impuestos que va a subir el gobierno esperan recaudar 15000 millones de euros. ¿Serán directos?. ¿Serán indirectos?. ¿IRPF e impuesto de sociedades? ¿IVA, gasolina, tabaco, alcohol, etc.? ¿Cuáles y en qué medida?

La inflación, o más bien deflación. Con este paro, con los sueldos congelados y con la subida de impuestos seremos, más si cabe, los últimos en salir.

El sector inmobiliario, buff! quien sepa algo que por favor lo aporte, tendremos que esperar por lo menos 3 ó 4 años a limpiar lo construido.

Por último, ¿por qué EEUU no ha salido los primeros de la crisis? ¿Qué ha pasado? ¿Y el dólar?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar