11
Sep

La OCDE publicaba esta semana su estudio anual sobre educación, titulado Education at a Glance. La OCDE receta estudio para salir antes de la crisis. Contra la crisis, educación: es lo que ha venido a decir la OCDE. Estudiar es rentable, tanto para el individuo como para la sociedad: al cabo de los años, uno y otra recobran con creces lo que cuesta obtener un título, y tanto más cuanto más elevado sea este.

La salida de la crisis

El mensaje de la OCDE toca una fibra sensible en los tiempos de recesión. El paro elevado es también una oportunidad, en cuanto estimula a los jóvenes a prolongar sus estudios ante la dificultad para encontrar empleo. Si ellos y las instituciones responden invirtiendo en los estudios, no dejarán de cosechar los frutos de sus esfuerzos. El acrecentado capital humano será un potente motor para la recuperación. Ver vídeo.

El caso de España

En este informe, cuyos datos corresponden al curso 2006-07, España aparece nuevamente en los últimos lugares entre los países desarrollados en la mayoría de indicadores. Así, casi la mitad de los españoles (49%) solo tiene estudios obligatorios, lo que nos sitúa en un lamentable antepenúltimo puesto. Por detrás de nosotros, México (67%) y Portugal (73%).

Del informe se pueden obtener las mismas conclusiones que publicamos en este blog hace ahora un año sobre la necesidad de mejorar la educación en España. Hay que llegar a un pacto de Estado en materia de educación. Sin embargo, las posiciones entre los partidos políticos están tan alejadas que parece imposible alcanzarlo.

José Antonio Marina proponía hace poco en el ABC la constitución de un organismo independiente, que ejerciera en las políticas educativas un papel semejante al que el Banco de España ejerce en las políticas monetarias. Un organismo independiente que se basara sólo en criterios educativos y no políticos. Que se ganara la confianza de los ciudadanos por su rigor y profesionalidad.

¿Cómo lo ves? ¿Lo ves posible?

Comentarios

Filípides 11 Septiembre 2009 - 21:00

No, no es posible porque no hay voluntad política para que así sea. Desde la aplicación de la LOGSE, se pretende dar una educación a cada estudiante según sus posibilidades intelectuales. Muy bonito en el papel pero impracticable en la realidad. Esto ha degradado el nivel cultural de dos generaciones, pero es muy útil para el poder tener ciudadanos (votantes) con poca capacidad crítica. En esto la izquierda ha conseguido un éxito arrollador (cuando el PP se propuso cambiarlo, ya fue demasiado tarde, culpa de omisión).
Por otra parte, la cesión de las competencias de educación a las autonomías ha llevado a que allá donde gobiernan los nacionalistas, las generaciones jóvenes tienen conceptos sobre historia, política, cultura, etc. altamente manipulados.

El dato lo da el informe, la educación en nuestro país a la cola del mundo desarrollado, la solución no la veo por ninguna parte.

Javier Tomás 12 Septiembre 2009 - 14:54

Las cuestiones educativas están transferidas desde hace tiempo a las autonomías con lo que no hace falta decir que se me antoja poco menos que imposible que un gran pacto de estado se lleve a cabo. Si poner de acuerdo a nuestros dos partidos mayoritarios ya es difícil pues ya ni os cuento si además añadimos a los partidos nacionalistas. En el hipotético caso que se llegara a un acuerdo sería tan de mínimos que, a la postre, resultaría inservible. Porque lo que necesita la educación española no es un cambio sino un revolcón.

Los académicos insisten siempre en los conceptos de consenso y pacto. Creo que no se dan cuenta que esta sociedad no es la de 1978. No hay pactos porque no hay voluntad de tenerlos ni de mantenerlos en caso de que se produzcan. Esa división nos sale gratis ya que existe la tendencia generalizada de que nunca pasa ni pasará nada grave en nuestro país, de que nuestro estado del bienestar es permanente. Así que esas rupturas o desencuentros políticos los vivimos como meros espectadores. Nos reímos, disfrutamos y hasta nos emocionamos con las soberbias actuaciones de reparto de lujo que tenemos; Rodríguez Zapatero, Rajoy, Blanco, Cospedal, Más, Urkullu, Rovira…

Está bien pero no estaría de más acordarnos de Yugoslavia de cuando en cuando.

Ignacio Herrero 13 Septiembre 2009 - 13:17

Estoy inmerso en la transposición de la Directiva de servicios en los Colegios profesionales. Estos, cuyo origen es la delegación de la Administración en la organización de profesiones que son de interés público, buscan la excelencia, la preparación, el conocimiento y la actualización de sus colegiados para ofdrecer un servicio que garantice el mejor servivio, no sólo para la Administración -que ayudan en muchas ocasiones a la recaudación de impuestos y el fraude fiscal- sino para los consumidores finales.
Con esta nueva Directiva se pretende rebajar el listón de la formación, de la preparación y de la excelencia (al margen de mis intereses profesionales).
Esta introducción viene para reseñar que existe en esta sociedad española -que es en la que vivo- originada por un deterioro en la exigencia docente, una falta de compromiso con el esfuerzo, la dedicación y la excelencia en el conocimiento. Desde poder pasar de curso con cuatro asignaturas suspendidas hasta no requerir formación universitaria para desempeñar actividades profesionales cualificadas, es un aviso para navegantes de que todo vale y que no es necesario esforzarse para lograr ejercer profesiones intelectualemnte exigentes.
Estamos sin lugar a dudas en un punto de inflexión, debemos volver a dar un giro a nuestra educación y realizar un gran pacto de Estado en esta materia, pero permitidme ser pesimista, estamos ante unos políticos que, o bien por la propia eduación recibida o bien por la ataduras nacionalistas no serán nunca capaces de afrontar este pacto.
Por último, cómo cambiar una mentalidad forjada desde los años 80 en la falta de exigencia y de esfuerzo?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar