2
Jul

Hoy se han dado a conocer los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social en España correspondientes al mes de junio. El titular ya lo conocen todos los lectores: ha bajado el paro en el mes en 55.250 personas.

Este hecho, unido a la bajada del mes de mayo, encadena dos meses consecutivos con reducciones del desempleo, lo que sin duda reavivará el discurso de que los brotes verdes están aquí y que ya ha pasado lo peor.  Creo que siendo legítimo ese discurso, hay que hacer importantes matizaciones:

En primer lugar, cuando eliminamos de los datos los componentes estacionales (es decir, cuando filtramos la serie de los datos y corregimos los efectos propios de cada mes concreto, para poder comparar unos meses con otros) nos encontramos con que en estos dos meses de mayo y junio el paro no ha bajado, sino que ha subido en unas 90.000 personas, con subidas en ambos meses, tal y como pone de manifiesto el propio Ministerio de Trabajo e Inmigración con los datos desestacionalizados que publica. Es decir, al tener en cuenta las peculiaridades de estos meses (campañas turísticas, etc.), resulta que el paro ha subido, en vez de bajar. Fíjense en la potencia de estos factores estacionales: mientras que la afiliación mensual a la Seguridad Social ha caído en España en junio en 5.501 personas, en varias comunidades se han producido subidas y la mayor, con muchísima diferencia, ha sido Baleares, Comunidad turística por excelencia, con un crecimiento de 15.428 personas. En solo dos meses, mayo y junio, la afiliación en dicha Comunidad ha crecido un 11%.

Por otra parte, la mayor reducción del paro en términos porcentuales se produce en la construcción, como consecuencia del impacto temporal y acotado en el tiempo (hasta agosto) del Plan E, que está contribuyendo a explicar estas reducciones del paro que estamos viendo en mayo y junio. Aunque de eso ya hablamos en un post anterior.

Para mí el elemento de preocupación es que estos datos servirán de excusa para seguir sin acometer reformas importantes, entre ellas la reforma laboral. Mañana está previsto que vaya a Consejo de Ministros unos retoques puntuales surgidos del diálogo social. Más que su utilidad concreta, que vaticino como marginal (siendo generoso), el objetivo es poner de manifiesto que el diálogo social está dando frutos, algo en lo que discrepo profundamente porque al menos dos de los interlocutores (Gobierno y sindicatos) no tienen la más mínima intención de afrontar un debate serio y de profundidad sobre la reforma laboral en España.

Y precisamente durante el pasado mes de junio hemos tenido voces muy autorizadas que han exigido dicha reforma para nuestro país:

El 5 de junio, el comisario europeo Joaquín Almunia alertó sobre las graves consecuencias que la crisis económica está teniendo en el mercado de trabajo español y planteó la necesidad de una reforma del mismo. Frente a la despreocupación del Gobierno actual, especialmente de su Presidente, el Sr. Zapatero, Almunia consideró que la cuestión de la reforma laboral exige “un debate muy serio” y un diálogo “en profundidad” urgente.

 

El 18 de junio fue el Gobernador del Banco de España, el socialista Fernández Ordoñez, el que afirmó que “la reforma laboral es ineludible y debería atender a diversos ámbitos”. En este sentido, el Gobernador afirmó que “hay que actuar para que el número de desempleados no se enquiste” y abogó por que la negociación colectiva facilite que las condiciones “laborales y retributivas” se ajusten con “mayor flexibilidad” a la situación de la economía, así como por instaurar cambios en el sistema de contratación e intermediación para garantizar la formación y la pronta recolocación de los desempleados.

 

El 23 de junio, también Trichet la ha exigido. Aboga por una reforma laboral (que lleve los convenios colectivos al nivel de las empresas y no de los sectores y que abarate el coste del despido), por moderación salarial y por romper la relación salarios-inflación.

 

El problema es cuando se confunden “reformas” con “medidas”. El Gobierno nos tiene acostumbrados a las últimas, pero de las primeras seguimos sin saber nada. 

 

Comentarios

Francisco Bombarely 2 julio 2009 - 20:18

Buenas tardes, Sr. Bote y compañeros:
Lo mire como lo mire, es una buena noticia. ¿Estacional? Bueno, el empleo en general es estacional. Fijo, en el estricto sentido de la palabra, sólo es el funcionariado. Indudablemente estamos en verano,e indudablemente hay hoteles que se refuerzan, pero en otoño será por el comienzo de los colegios, en invierno por la campaña navideña y en primavera por el sector agrario, siempre nos agarraremos a algo para evitar calificar la noticia como buena. Otra cosa es que sean necesarias medidas estructurales imprescindibles, pero no entiendo por qué una buena noticia puede impedir tomarlas.
Saludos Cordiales.

Oscar 2 julio 2009 - 21:44

Estoy totalmente de acuerdo con Francisco, si son los mejores datos de empleo en los últimos 8 años, lo son y punto. Otra cosa es por que lo son, si se trata de una tendencia o no. Eso lo sabremos en los próximos meses.

exsocialista 2 julio 2009 - 22:19

Totalmente en desacuerdo con francisco y oscar. El descenso manipulado del empleo sin un analisis mas en profundidad es propio de zoquetes que no ven mas allá de sus narices. Y como dice oscar, esto es asi y punto!

max 3 julio 2009 - 16:53

a mi me encantaria saber donde estan marinelli y los profetas de hace 2 años..asi, solo para reirme un poco.
que desastre, españa se va a pique.

Gustavo Muñoz 5 julio 2009 - 06:50

Completamente de acuerdo con Francisco. Estamos ante una crisis de demanda y si no recuperamos poco a poco la confianza será muy difícil salir de ella. Constantemente nos machacamos con lo malos que somos y lo mal que lo hemos hecho. Tenemos grandes empresas constructoras y de servicios pero nos empeñamos en machacarnos y reducir todo ese know how a la especulación. No creo que alemanes y franceses se dediquen a destrozar su sector automovilístico, sino que lo ayudan como sea.

En lugar de repetir constantemente lo malo que es todo y lo peor que va a ser porqué no trabajamos y buscamos soluciones en positivo. Aumentamos un 50% nuestra población activa en 12 años, un auténtico milagro y en la primera dificultad lo único que hacemos es repetir insistentemente lo inútiles que somos. Necesitamos confianza señores, no profetas del desastre que cuando hay una buena noticia lo único que saben hacer es decir sí pero…

Pablo de la Mora 7 julio 2009 - 15:25

Estoy totalmente de acuerdo con lo comentado por Óscar ya que los datos, según todos los indicadores, en esta época del año, son siempre mejor que en las demás estaciones. Además hay que considerar que los empleos creados son temporales por lo que todas ellos volverán antes o después a incrementar otra vez las cifras del paro.

Quiero ver las medidas reales a esta situación, y que los partidos políticos dejen de tirarse los trastos a la cabeza, y tengan un fin común que es salir de esta crisis en la que estamos unidos, y decir tonterías como España va bien y esas cosas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar