29
Jul

El déficit público se dispara

Escrito el 29 Julio 2009 por María Jesús Valdemoros en Economía española

Acaban de hacerse públicos los últimos datos sobre las cuentas del Estado. Las noticias, aunque esperadas, no dejan de ser preocupantes. El primer semestre del año se cierra con un enorme boquete en forma de un déficit del 3,64% del PIB anual, es decir, 38.607 millones de euros. De acuerdo con la tendencia de los últimos meses, el déficit de la Administración Central podría irse por encima del 8% al finalizar el año en curso.

El creciente déficit es consecuencia tanto del derrumbe de la recaudación como del aumento del gasto, este último propiciado por una política fiscal centrada en estimular la demanda agregada. Los ingresos impositivos se han reducido en nada menos que una cuarta parte con respecto al primer semestre de 2008 (un 19% los impuestos directos y un 27% los impuestos indirectos). Esta caída ha incrementado su velocidad en junio, con una caída del 46,8% de los ingresos y con una reducción del IVA del 92% en términos de caja. 

Un desafío enorme para los próximos presupuestos
Ante este preocupante panorama, tendremos que aguardar a los nuevos Presupuestos Generales del Estado para conocer en detalle los planes del Gobierno de cara al próximo ejercicio, para el que las previsiones macroeconómicas tampoco son nada halagüeñas. La labor que espera a los responsables de Hacienda es de auténtico encaje de bolillos. Por un lado, los estímulos fiscales parecen una medida más que razonable en el actual escenario de desplome de la demanda agregada, paro galopante y perspectivas de que tardaremos en salir de esta situación, sobre todo careciendo de una política monetaria propia. Por otro lado, el margen de la política fiscal no es ilimitado, sino más bien lo contrario. De hecho, España está obligada por sus compromisos con la Unión Europea a plantear un retorno creíble a la senda de estabilidad presupuestaria por la que venía avanzando en los últimos años. A todo ello hay que sumar la necesaria transformación del modelo competitivo de la economía española, en la que la política fiscal tiene mucho que decir, por ejemplo en términos de incentivos fiscales, partidas de gasto prioritarias y control de la eficiencia con que se realiza el gasto. Lo dicho, una labor muy compleja, pero absolutamente imprescindible. Esperemos que el Gobierno sea capaz de adoptar esa perspectiva amplia en el diseño de los próximos presupuestos, y que el resto de administraciones implicadas se involucren en hacer frente a este desafío.

Comentarios

Jörg 29 Julio 2009 - 18:45

después de haber leido los comentarios del Sr Solbes cuando estaba enel mando diciendo “…ahora no es el momento de bajar los IS… (+/-oct 2008)”, ya es de extrañar que lo dijera. seguramente ya tenía las previsiones que ahora se han hecho publico.
es realmente es de ponerse a temblar si se piensa que el estado ha puesto todos sus huevos en la cesta de la reanimacion de la economia quedandose “con el culo al aire”. si ahora no da frutos, ya pueden ir empleando matematicos para estrujarse el cerebro como hacer el equilibrio entre recaudar lo suficiente para alimentar el sobredimensionado aparato de funcionarios y por el otro lado no ahogar los pequeños y medianos empresarios – como yo.
espero que tenga alguna receta más en la manga que las conocidas – subir iva, subir IS, subir, subir subir…

Jose Ignacio Cenoz Checa 30 Julio 2009 - 09:02

Llega la hora de los técnicos económicos del gobierno, ahora es el momento de ver si estos funcionarios, que se supone salen carísimos, valen su peso en oro. Lo triste es observar que no se les ha hecho caso hasta ahora, cuando los famosos brotes verdes no sabemos si serán para crear una bonita pradera de verde césped o serán malas hierbas que se comerán lo que ha quedado en pie después de toda la crisis.
Ahora no es el momento de la política, es el momento de que todos nos pongamos el mono de trabajo para encontrar la solución a este complicado sudoku que nos está tocando resolver. No hay varitas mágicas sino concentrarse y ayudar a que los técnicos encuentren la cuadratura del círculo para compensar los ingresos y los gastos de los presupuestos. Al final es matemática y tijera y no una cuestión de fe. Arreglar lo que se ha hecho mal ya tiene poco sentido y requiere esfuerzo, ahora se trata de minimizar los daños y construir a partir de los escasos cimientos que tenemos. Ánimo.

Ander 31 Julio 2009 - 10:43

¿qué pasará cuando no podamos reducir nuestro déficit a las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento? ¿habrá sanciones? España no será, probablemente, el único país en esa situación. Así que veremos puesta a prueba la credibilidad de estos compromisos europeos, porque eso de sancionar….

Jorge J. 1 Agosto 2009 - 12:07

El concepto de elevar el gasto publico para reactivar la economía no es malo… de hecho muchos países están usándolo. Como todo, depende de en qué se esta gastando ese dinero… desgraciadamente nuestro gobierno no esta a la altura de las circustancias y todo ese gasto publico no se esta convirtiendo en una mejora de la situación económica del país…

PacoM 10 Agosto 2009 - 00:12

Hacer un ejercicio de confianza en este Gobierno sí que podemos calificarlo de echarnos en brazos de la magia. ZP ha demostrado que no está capacitado para dirigir esta empresa (lamentablemente no sólo ésta, sino ninguna por pequeña que sea), pero sí hace un buen uso de la demagogia y de la demoscopia sobre la base de la ayuda de los medios “psoeistas” de todos conocidos y el ataque a los “otros”, de forma tal que ha conseguido que la oposición prácticamente no exista.
El Sr. Campa, quien a pesar de todo aún continúa en su puesto, ha afirmado que los próximos presupuestos serán “austeros”. Conociendo la elasticidad de los conceptos para este Gobierno, cualquiera sabe cómo lo entienden y, por supuesto, lo aplican.
Afirmar como ha hecho ZP que en 2012 vamos a estar dentro del Pacto de Estabilidad es para echarse a temblar porque implica que no tiene ni la más mínima idea de lo que está hablando.
De momento, para garantizarse el apoyo de la ciudadanía ignorante, que para nuestra desgracia es la mayoritaria, ya tiene enemigo para los próximos meses, además de la oposición pepera, que son los empresarios, esos seres que viven a costa de los trabajadores sin garantizarles el empleo, los muy vampiros.
Como las cosas no le pintan bien a Obama ya veremos cómo se maneja ZP. Para nuestra desgracia estamos viviendo la época de peor sectarismo e incompetencia por parte de nuestros políticos y si aún no nos hemos apretado los machos ya es hora porque como no se adivina cambio político nos esperan unas cuantas décadas de amargura si antes no le hemos puesto remedio a tantos disparates juntos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar