30
jul

¿Qué es la elasticidad-renta de la demanda?

Escrito el 30 julio 2009 por Rafael Pampillón en Diccionario de Economía

La crisis financiera global, que desde hace 2 años estamos sufriendo,  ha reducido la demanda de coches, de restaurantes de precios altos, de ropa de lujo, de barcos deportivos, etc.  Sin embargo, empresas como Coca Cola y McDonalds y también supermercados de precios bajos están registrando aumentos de sus ventas en 2009, con respecto a 2008. ¿Por qué se produce este fenómeno? Se debe a que algunos productos son más sensibles a la pérdida de renta, es decir, se compran menos cuando baja la renta y en cambio hay otros que aumentan sus ventas cuando la renta disminuye o se estanca. Se trata del concepto de elasticidad (sensibilidad) de la demanda con respecto a la renta.

Elasticidad precio

La elasticidad, en general, mide el grado de respuesta de una variable a las variaciones de otra. La elasticidad se puede medir con respecto a muchas variables. La más conocida es la elasticidad de la demanda (o de la oferta) de un bien con respecto al precio de ese bien. Así la elasticidad precio de la demanda mide las variaciones porcentuales de la cantidad demandada ante un cambio porcentual en el precio de la mercancía o servicio demandado. Por su parte la elasticidad de la oferta con respecto al precio registra los cambios porcentuales de la cantidad ofrecida de un bien ante una variación porcentual de los precios.

Elasticidad de la demanda con respecto al precio

En este post y para comprender más directamente el efecto de la crisis económica en los distintos sectores productivos, nos vamos a centrar en el concepto de la elasticidad-renta de la demanda.  Precisamente, una medida de cómo la demanda de un producto reaccionará a caídas en los ingresos de sus clientes la proporciona la elasticidad-renta de la demanda. La elasticidad-renta de la demanda se define como la variación de la cantidad demandada de un bien o servicio ante una variación en la renta del consumidor, sin que se produzcan cambios en los precios ni en otras variables. O lo que es lo mismo la elasticidad-renta de la demanda mide el cambio porcentual en la demanda de un bien asociado a un cambio del 1% en la renta del consumidor.

La demanda de los llamados «bienes necesarios», cuya elasticidad-renta es inferior a 1, responde de manera moderada a cambios en la renta del consumidor. Los bienes necesarios se siguen demandando aunque disminuya la renta del consumidor. Se suele decir que en los  bienes necesarios la elasticidad-renta es baja. Esto se debe a que el consumidor adquiere la cantidad que necesita de estos bienes sin que importe mucho que su renta suba o baje. Estos bienes necesarios están agrupados dentro de los sectores de la alimentación, ropa, zapatos, electricidad, agua, tabaco, entre otros.

Por el contrario, los bienes superiores o de lujo como son los productos de ocio, vacaciones, servicio doméstico, hoteles, lavandería, novelas, televisión, viajes de placer, restaurantes de lujo, barcos deportivos, coches y motos de alto standing, actividades deportivas, artísticas y espectáculos y otras actividades recreativas- reaccionan de forma más acentuada. Es decir, suelen tener una elevada elasticidad-renta. Esto se debe a la gran variación que tiene la demanda frente a la variación de la renta del consumidor. Entre estos bienes se encuentran los En un cuadro adjunto al artículo “Sectores de actividad ante el cambio de ciclo: la crisis irá por barrios”  aparecen los distintos sectores económicos ordenados verticalmente de menor a mayor elasticidad-renta.

Dentro de un mismo sector existen los denominados bienes normales y los bienes inferiores. Los bienes normales poseen una elasticidad de renta positiva, lo que supone que un aumento o disminución de la renta conlleva un aumento o disminución proporcional de la demanda del bien o servicio. Por otro lado, los bienes inferiores tienen una elasticidad de renta negativa. Es decir, en un bien inferior un aumento de la renta origina una disminución de la demanda del bien o servicio. O lo que es lo mismo, los bienes inferiores son aquellos que cuando disminuye la renta aumenta su demanda. Un ejemplo de bien inferior es la comida rápida, también llamada comida basura. Si una persona tiene un aumento en la renta, compra menos comida rápida. Con la crisis, la renta de muchas familias se está reduciendo, por lo que la comida basura se demanda más.  

 Fuente: “Sectores de actividad ante el cambio de ciclo: la crisis irá por barrios”  La Caixa. 2009.

Comentarios

Felix 19 agosto 2009 - 00:41

No se ya como explicar esta situación de crisis globalizada para algunos pero en realidad no está afectando a todos los países por igual. Los países más resentidos ó mermados son los Estados Unidos y la Vieja Europa de siempre con sus correspondientes satélites u antiguas colonias que no controlan como antiguamente militarmente hablando por la fuerza pero si con otros instrumentos más sutiles y dañinos que es el control económico de esos países subdesarrollados.
El Euro se ha convertido en una divisa muy preciada para especular frente al dollar USA lo que en un proceso normal ha provocado que los precios suban a una velocidad vertiginosa en pocos años y de una forma totalmente caótica y sin control alguno por parte de los Estados integrantes del Mercado Común. Consecuencias el poder adquisitivo de la gran mayoría de los consumidores de la Vieja Europa se ha visto prácticamente aniquilado con el consiguiente problema que los gastos y niveles de endeudamiento han superado los ingresos de cualquier familia normal de la clase media y baja la más afectada por ahora por esta crisis. Resultado inmediato de esta subida de precios incontrolada bajada del consumo de forma drástica tocando sectores como el de ventas de coches, venta de casas, servicios, ocio, etc……. Por lo tanto si no se vende todo se desploma los negocios, las empresas se ven obligadas a reducir plantillas de personal, despidos masivos, conflictos sociales, cambios políticos, aumento de la morosidad, etc…. Lo clásico en una crisis no hay nada nuevo.
Pero vuelvo a insistir cual es la solución pues muy sencilla. BAJADA DE PRECIOS CON EFECTO DOMINO PROVOCANDO UN REAJUSTE EQUILIBRADO PARA REACTIVAR LA ECONOMIA Y ESTO ES TAN VALIDO AQUÍ COMO EN PEKIN. Cuando veamos que los alquileres entre 400 y 600 bajen a niveles como el de 150 Euros, las ventas de casas que ahora estén en torno a 150.000 y 500.000 Euros se sitúen entre 25.000 y como mucho 250.000 Euros y que en la vida cotidiana con las compras de los productos básicos de consumo diarios los céntimos vayan tomando su valor real ya podremos decir que las cosas irán tomando sus cauces normales. Que conste que en esta crisis no incluyo los productos de lujo ni la clase alta ( Ricos ) porque se rigen por otras leyes y reglas para ellos las Crisis Económicas son muy positivas porque sencillamente se aprovechan de los males de los demás haciéndose más ricos aun de lo que son. Desde el cambio de la Peseta al Euro se han ido forzando tanto las cosas con abusos aberrantes que nos han llevado a esta situación tan caótica que está padeciendo el País en la actualidad. No se puede pedir por poner un ejemplo entre 0.65 y hasta 2, 50 Euros por 1 litro de leche y este ejemplo es aplicable a cualquier producto que esté a la venta por lo tanto insto a todos los agentes que participan y controlan la Economía de este País que en lugar de opinar y lamentarse sobre las causas y efectos de esta Crisis Globalizada que se pongan manos a la obra aportando cada uno su granito de arena y sentido común adelantando la bajada de Precios con mecanismo controlados y no esperen a que caigan por si solos de forma bestial causando estragos en nuestra sociedad con efectos muy negativos con la consiguiente lentitud en la recuperación de este País.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar