18
Jun

¿Se debería privatizar Televisión Española (TVE)?

Escrito el 18 junio 2009 por Rafael Pampillón en Economía española

Televisión Española (TVE) es la televisión pública española de ámbito nacional. El gobierno de España quiere eliminar la publicidad en TVE, por ello quiere aprobar en las próximas semanas, una ley que obligue a los canales privados de televisión y a las operadoras de telefonía (móvil, fijo y banda ancha) a financiar una parte de lo que cuesta Televisión Española (TVE). La idea es compensar a la televisión pública por la pérdida de los ingresos publicitarios que no obtendrá cuando deje de emitir anuncios. A nadie se le escapa que esto es un atropello a los ciudadanos que utilizamos los servicios telefónicos porque las operadoras telefónicas, en la medida que puedan, repercutirán este impuesto sobre los usuarios. Ni que decir tiene que no existe ninguna relación entre las llamadas telefónicas y la utilización de internet y la televisión pública. Además, las operadoras ni se benefician con la supresión de anuncios de TVE ni les perjudica que la cadena pública consiga cualquier cantidad de espacios publicitarios. Así las cosas, ¿por qué deberíamos acabar financiando algo que no nos beneficia en absoluto? Es una pregunta de difícil respuesta. 

El “encaje” legal de la nueva norma que pretende impulsar el Ejecutivo es compleja. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones rechazó en un dictamen la promulgación de la nueva ley, aunque sus conclusiones fueron hábilmente silenciadas. El gobierno de Sarkozy, manteniendo su tradicional intervencionismo, intentó hacer lo mismo en su país y las empresas no sólo se negaron a pagar sino que lo han llevado a los tribunales europeos. Estas circunstancias deberían haber hecho reflexionar a cualquiera pero no, por lo que se ve, a nuestro Gobierno. 

La solución pasa por privatizar TVE. Es muy difícil defender su existencia como empresa pública (servicio público) con unos programas y contenidos parecidos y competitivos a los que ofrecen las cadenas privadas. La privatización tendría además la ventaja de generar unos recursos muy necesarios, en estos momentos, para el Estado. Pero el Gobierno no parece dispuesto a que TVE deje de ser pública. Guste o no TVE es un instrumento al servicio del gobierno de turno, independientemente de su color. Cualquier gobierno sabe que, de cara a unas elecciones, TVE le da un puñado de votos. 

En resumen, parece que es más importante mantener TVE que no se diferencia en nada al resto de las televisiones, excepto en el botafumeiro que le da al gobierno, que el necesario cambio de modelo productivo. 

Comentarios

PacoM 19 junio 2009 - 10:49

¿Cuánto nos cuestan las televisones públicas, tanto las nacionales como las autonómicas? ¿Consiguen, acaso, autofinanciarse? ¿Entonces, puede saberse a qué se dedican, salvo a defender, cuando no a esconder, lo que dicen, hacen o no dicen o dejan de hacer, los respectivos gobiernos que las mantienen a cargo de todos? ¿O es que no tenemos nada mejor a qué dedicar nuestros impuestos, ahora que estamos en plena análisis de nuestras declaraciones?
Lo de RTVE, puesto que hace tiempo que dejó de ser servicio público, ya se ha empezado a privatizar. Sus profesionales proceden en su mayoría bien del grupo Prisa o de las respectivas corrientes partidistas.
A modo de ejemplo, y puesto que apenas ha tenido repercusión, se ha producido la última cacicada en nuestra TVE pública nacional con motivo de las elecciones europeas. La Junta Electoral Central designó a los seis miembros de las candidaturas con representación parlamentaria que formaban la Comisión de Radio y Televisión para esas elecciones europeas. Pues bien, la Sra. Faci Peñate Santana, Directora de Comunicación de TVE, cuyo principal mérito profesional ha sido ser Dircom, lo mismo que ahora, pero del Ministerio de Justicia, para lo que fue elegida personalmente por el Ministro de Justicia, D. Juan Fernando López Aguilar, a la sazón candidato socialista a las elecciones europeas, como decía, dicha Sra. se las ha ingeniado para que de las seis candidaturas sólo cinco pudieran participar en el debate que se celebró en la TVE-1 moderado por Pepa Bueno. ¿A cuál impidieron la participación? Pues lógicamente a UPyD. Debe ser que le temen a que la ciudadanía escuche las palabras del candidato del partido de Rosa Díez, D. Francisco Sosa Wagner. Para justificar su decisión, la Sra. Peñate se escudó en una decisión del año 2005 de la Junta Electoral Central que graciosamente interpretó para que en el 2009 no pudiera acudir al debate el candidato de UPyD. Y lo que es aún peor, la Junta Electoral Central no admitió la reclamación de UPyD por extemporánea… cuando aún no se había celebrado el debate.
¿Pero en manos de quienes estamos?
Por ello, todas las televisiones deficitarias deben desaparecer porque nuestros impuestos no se deben dedicar a pagar empresas improductivas y menos aún cuando el provecho es particular y sectario.

Fernando G. Jaén 21 junio 2009 - 20:43

Para evitar confusiones, empezaré por responder a la pregunta: No, TVE no debiera privatizarse, debiera disolverse, que es cosa distinta. Y los medios privados debieran sufragarse sus gastos y así no veríamos diarios privados con cabecera noble regalarse a miles para alcanzar un nivel de ventas irreal con su efecto atractivo sobre subvenciones.
Democráticamente hablando, si una TV privada no hubiera querido retrasmitir el 23F o la alocución real, ¿cómo lo hubiera podido exigir el Gobierno o la realeza? ¿Pagando? El lado positivo sería que los golpistas no hubieran pretendido en sus planes ocupar la televisión pública, pero ¿y las privadas?
A mí no me importa, pues hace ya siete años que retiré el aparato receptor de TV de casa, lo que considero un acto duradero de higiene mental.

jftamames 24 junio 2009 - 13:39

Me parece interesante la idea de G. Jaén. ¿Privatizar? Si no consigue encontrar algún interés general que aportar, debería de desaparecer.
Si existe algún bien de interés general que pueda sostenerse con la TVE, tendría que empezar a darse.
Varias sintonías de RNE, dentro del grupo, prestan un servicio público y podría ser un camino de reflexión.
Sobre la posibilida de que el Golpe de Estado del 23 de febrero ponga a tiro a las privadas, sólo hay darse una vuelta por Venezuela…

ramon 26 junio 2009 - 17:42

Mi opinión es muy clarahttp://blogtelecomunicaciones.ramonmillan.com/2009/05/las-telecos-financiaran-la-rtve.html, las televisiones públicas no aportan ningún valor añadido, por lo tanto, deberían desaparecer y emplearse estos recursos en otros aspectos necesarios para el desarrollo economico-social del pais, como el despliegue de redes de fibra optica de banda ancha.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar