13
May

La rebaja fiscal de Zapatero

Escrito el 13 mayo 2009 por Rafael Pampillón en Economía española, Política fiscal

Ayer el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció una rebaja en cinco puntos del Impuesto de Sociedades durante tres ejercicios para autónomos y pequeñas y medianas empresas (pymes). La propuesta va dirigida a empresas con menos de 25 trabajadores, con unos ingresos inferiores a cinco millones de euros y que a 31 de diciembre de 2009 mantengan o incrementen su plantilla de 2008. También se podrán beneficiar aquéllas empresas que mantengan el empleo en 2010. De esta forma, las pymes que cumplan estos requisitos pasarán a tener un tipo del 20%, frente al 25% actual. Las grandes empresas seguirán pagando el 30%.

¿Es acertada esta medida? España tiene un Impuesto sobre Sociedades para las grandes empresas del 30%, uno de los más altos de la OCDE (si haces click aquí verás que al final del post hay un gráfico). Como consecuencia las empresas españolas y extranjeras situadas en nuestro país sufren costes fiscales más altos. Por este motivo es probable que algunas empresas extranjeras que pensaban instalarse en España ahora se vayan a otros países. También se pueden ir empresas españolas y extranjeras que ya estaban en España, a países con costes fiscales más bajos. Es decir se deslocalizan las empresas y así el país a la vez que pierde competitividad pierde tejido industrial. Reducir el impuesto de sociedades es un tema urgente.

¿Por qué tanta timidez en la rebaja del Impuesto de Sociedades? Quizá se piense que reducir el Impuesto de Sociedades no consigue votos, al fin y al cabo la mayor parte de la población cree que la reducción del Impuesto de Sociedades no les beneficia. Es un impuesto que deben pagar las empresas, es decir, los ricos. Craso error.

Pongamos un ejemplo: el sector textil (uno de los sectores industriales más importantes de la economía española y que se está hundiendo a la vez que se deslocaliza). Si el Gobierno decide bajar el impuesto sobre el beneficio que ganan las empresas textiles parece de entrada que esta rebaja beneficia a los propietarios de esas compañías que como consecuencia obtendrán más beneficios. Pero con el paso del tiempo, y como consecuencia de la rebaja del impuesto, la producción de textiles es más rentable, los inversores invertirán más en la construcción de nuevas fábricas de confección y también de su industria auxiliar. En vez de invertir su riqueza de otra manera, por ejemplo, comprando casas o construyendo fábricas en otros sectores o en otros países se desarrolla el sector textil. Al haber más fábricas en ese sector, aumenta la producción de ropa, al igual que la demanda de trabajadores para fabricarla. Por lo tanto, una rebaja del impuesto sobre las empresas que fabrican textiles provoca un descenso de sus costes (fiscales), mayores ventas y mayor empleo.

Por tanto, como muy bien ha señalado Mankiw, los que soportan la carga última del impuesto no son solo los accionistas de la empresa sino también los clientes, los proveedores (industria auxiliar) y los trabajadores del sector que no suelen ser ricos. Si se explicara mejor la verdadera incidencia de la rebaja del Impuesto de Sociedades, posiblemente, esa medida, sería más popular entre los ciudadanos (votantes) y Zapatero lo reduciría no solo a las pymes que crean puestos de trabajo sino a todas las empresas. Reducir este impuesto es imprescindible en el momento actual para frenar el deterioro de nuestra competitividad. Nos beneficiaríamos todos y si no que se lo pregunten a los irlandeses. Irlanda redujo este impuesto drásticamente, hasta dejarlo en un 12,5%, y ha pasado en quince años de ser la onceava economía de la UE a ser la segunda. Portugal lo bajó el año pasado desde el 26,5% al 12,5% .

Zapatero va a rebajar tímidamente, para algunas empresas, el Impuesto de Sociedades. Amigo lector ¿Tú que piensas? ¿Es suficiente? ¿Se instalarán algunas empresas españolas en Portugal? Un análisis casi idéntico lo puedes encontrar en este blog en:

¿Se debe reducir el impuesto de sociedades? ¿A quién beneficia la reducción de este impuesto?

Comentarios

A 13 mayo 2009 - 18:04

Quizás la pregunta sea… ¿no es invitar a la deslocalización el hecho de mantener un Impuesto de Sociedades mucho más elevados que el de los países de nuestro entorno?

Francisco Bombarely 13 mayo 2009 - 18:46

Buenas tardes, D. Rafael y compañeros del blog.
En estos tiempos, cualquier medida que desahogue a las empresas e incite al mantenimiento del empleo es positiva. Mejora la liquidez y permite aumentar los beneficios netos, facilita la inversión en medios que mejore la productividad, reduzca los precios, aumente el consumo, y nos haga más competitivos de cara al exterior.
Por ponerle “peros”: No es una medida de efecto inmediato (excepto su efecto coactivo en el empleo, que no es poco); el Impuesto de Sociedades grava los beneficios, con lo que la medida deja de lado a las empresas en pérdidas; y reduce los ingresos fiscales, en un momento en el que es necesario que los que puedan aporten más.
(Yo tambié me sumo a las preguntas: ¿Sería una locura aumentar el tipo a esas 35 macroempresas que conforman nuestro diagrama de Pareto nacional, y que son el orgullo patrio?).

Fernando Peral 14 mayo 2009 - 09:35

Tal vez otra manera de abordar la cuestión fuera no la del tipo aplicable, sino la del destino dado a lo que se recauda. Siempre he considerado que los impuestos no deben tener un mero afán recaudatorio, sino que deben perseguir dos objetivos fundamentales: UTILIDAD para quien los paga (retornar al contribuyente en forma de prestaciones que mejoren su situación objetiva – en este caso a las empresas, por ejemplo mejorando las infraestructuras o financiando proyectos de inversión basados en nuevos productos o tecnologías)y NEUTRALIDAD (que no afecten a unos más que a otros y que no alteren de manera importante la situación patrimonial del contribuyente).

Si cumplen ambos objetivos, los tipos son (relativamente) indiferentes. Dicho esto, en una situación de crisis financiera como la actual, y con un tejido empresarial de escasa productividad como el nuestro, se requieren soluciones no convencionales a corto y medio plazo, para tratar de corregir ambos problemas y reconducir la actividad económica hacia sectores más productivos y tecnificados.

Cheril 14 mayo 2009 - 11:37

Se entiende que la rebaja de los impuestos ayudaría a mejorar la rentabilidad de las empresas. Esta medida protege mucho a las pequeñas empresas sobretodo que la mayor parte de las empresas españolas son pequeñas… me quedo pensando.. así como son de pequeñas, tienen menos margen, tienen menos empleados, tienen menos de todo… Si me quedo mirandolo en una figura de pareto el 80% de las empresas otorgan el 20% de los beneficios y viceversa. Esto quiere decir que el gobierno está ayudando a que las empresas pequeñas no quiebren y generen empleo, pero es una medida que no verá frutos inmediatos.

Si sigo con la teoría de pareto, puedo decir que el 80% de las empresas solo le otorga el 20% de los impuestos al estado. Mirando este contexto, el gobierno estaría posiblemente recibiendo menos impuestos, pero aún continuaría con grandes cargas sociales por el desempleo. También está en que las empresas pequeñas, en su mayoría, no tienen una estrategia de negocios concretas, y a pesar de que se le está dando la oportunidad de poseer mas líquido, que le garantiza que a estas alturas pueden conseguir un aumento del consumo.

Si miramos pareto nuevamente, se dice que el 80% de las empresas tiene el 20% de los empleados. Esto quiere decir que el desempleo y el trabajo en sí sólo beneficiaría al 20% de la población. Por lo que grandes compañías o extensiones que poseen la mayor cantidad de empleados pueden verse en la situación de desemplear y no todas las empresas pequeñas podrán acoger a estos nuevos desempleados.

Entonces, si miramos el 20% en cada uno de los argumentos ¿Se puede decir que se estaría salvando el 20% de la población?… Si, las medidas ayudan… pero ¿Hubo algun estudio que les dijera que en X plazo podrán conseguir X objetivo? ¿Serán éstas medidas suficientes?

Sir Geoff Hurst 18 mayo 2009 - 10:39

Muy interesante el tema de la rebaja de impuestos. Tanto a nivel de los ciudadanos, como de las empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas, siempre resulta polémico defender una u otra posición. La mía es que, con las condiciones que presenta España en su devenir histórico de baja competitividad y la actual crisis, que afecta sobremanera al empleo, la rebaja del impuesto de sociedades es algo que tenía que haberse producido mucho antes. Las medidas adoptadas por Irlanda hace ya quince años, tendrían que haber sido tenido en cuenta por las autoridades para su imitación (con las modificaciones necesarias para adapatarla a la estructura económica dominante en nuestro país).

Y un detalle más, éste de carácter no económico: el profesor Pampillón dice en el penúltimo párrafo que “Irlanda (…) ha pasado en quince años de ser la onceava economía de la U.E. (…)”. Profesor, ¿onceava? ¿No sería mejor decimoprimera o undécima?

Un saludo

KeHoeff 28 mayo 2009 - 21:01

hey this is a very interesting article!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar