20
May

Fuerte retroceso de la actividad en España

Escrito el 20 Mayo 2009 por José Ramón Diez Guijarro en Economía española

Durante el primer trimestre de este año se intensificó la recesión de la economía española, al decrecer el producto interior bruto al mayor ritmo de las últimas décadas: -1,9% en tasa trimestral y -3% en tasa interanual. Estos datos son una décima peor que lo avanzado por el INE la semana pasada. El desplome de la actividad es generalizado, fruto de la extrema debilidad de la demanda nacional, que detrae 5,3 puntos al crecimiento del PIB, mientras que la demanda externa mantiene su aportación positiva en 2,3 puntos, lo que se corresponde con una fuerte caída, tanto de las exportaciones como, sobre todo,  de las importaciones.

Por el lado de la demanda, destacan las intensas caídas de la inversión en equipo (-18,6% interanual y -37,4% trimestral anualizado) y del gasto de los hogares (-4,1%). En cambio, la inversión en construcción ha descendido algo menos de lo que esperábamos (-12,4%), gracias a la recuperación de la obra en infraestructuras, impulsada por el Fondo de inversión local. Por el lado de la oferta, todas las ramas registran tasas negativas, salvo los servicios de no mercado, destacando el derrumbe del sector industrial (-11%), que ya cae más que la construcción (-8%), y el primer descenso en la historia de los servicios de mercado (-1,7%).

La destrucción de empleo (-6%) afecta a todos los sectores, excepto a los servicios no de mercado. De esta forma, la productividad aparente del trabajo sigue mejorando y avanza hasta el 3,1%, aunque la mayor parte del avance de la productividad se centra en el sector de la construcción con un sorprendente ¡17,9%! En términos nominales, el PIB registra la primera caída de la historia (-1,7% interanual), ya que otras crisis anteriores coincidieron con inflaciones más elevadas.

El dato publicado por el INE confirma que la economía española se encuentra en una posición de extrema debilidad, ya que nunca en las últimas décadas habíamos asistido a un desplome de la actividad como el de los últimos meses. Incluso, a juzgar por los indicadores mensuales de actividad, los ritmos de contracción de la actividad podrían haber sido algo superiores a los estimados por el INE. De hecho, sorprende que el país con un mayor ajuste del empleo de toda la UEM esté experimentando ritmos de caída del PIB inferiores a los de nuestros principales socios comunitarios. La explicación está en la medición de la productividad, especialmente en el sector de la construcción, como comentaba anteriormente.

Nuestra valoración es que a partir de ahora las caídas trimestrales del PIB serán menos intensas que la del primer trimestre, aunque la tasa interanual seguiría empeorando hasta el tercer trimestre de este año. Es decir, mejorará la segunda derivada, pero no veremos crecimientos positivos en las tasas trimestrales hasta la primavera de 2010. Y no se creará empleo, al menos hasta finales de 2010, lo que impedirá descensos del paro hasta bien entrado el 2011, pues la población activa seguirá creciendo.

Sin embargo, lo más importante es cuál será el crecimiento potencial de la economía española cuando se acabe esta crisis. Y, mi opinión, es que en ausencia de reformas estructurales, difícilmente superaremos el 2%. Si pensamos que la economía española sólo crea empleo de manera importante a partir de tasas de crecimiento del 1,5%-2%, nos podemos encontrar con un unas cifras medias de parados a lo largo del próximo ciclo muy elevadas. Por tanto, ahora lo importante no es fechar el fondo de esta crisis y animarnos ante simples mejoras de la segunda derivada, sino que la política económica debe sentar las bases de un nuevo modelo de crecimiento más equilibrado, competitivo  y sostenible. Y digo sentar las bases, porque deben ser los emprendedores los que detecten los sectores en los que la economía española tendrá ventajas comparativas cuando se acabe la crisis, siendo la principal labor de la política económica facilitar ese proceso. Eso implica realizar mejoras en educación, fiscalidad, mercado laboral, política de la competencia, etc.

Comentarios

Jorge Carabias 20 Mayo 2009 - 13:46

Los datos son realmente desalentadores. Que no se vaya a crear empleo hasta finales de 2010 o comienzos de 2011 es realmente preocupante.

En mi opinión, la fuerte caída de la economía española viene derivada de haber jugado casi todo a una carta. Durante los tiempos de bonanza la construcción elevó el crecimiento de nuestra economía por encima del resto de paises pero cuando las cosas se han torcido hemos caído por debajo.

Coincido en que el problema también es cómo o en qué se sustentará la economía española cuando salgamos de la crisis. A ver si la necesidad de abrirnos a nuevos sectores se refleja en una mejora de las condiciones para la creación de empresas y, sobre todo, en una mejora de la educación.
Se me plantea la pregunta de qué pasará con el sector de la construcción y con toda esa población activa formada y dedicada 100% a él.

Espero no ver cómo los demás países entran de nuevo en tiempos buenos mientras en España nos estancamos.

Carlos Alvarez de Toledo 20 Mayo 2009 - 15:22

Entonces, todo empezará a mejorar (relativamente) para cuando el gobierno tenga que convocar elecciones generales, y así apuntarse el tanto de sacarnos de este atolladero.
Tiene gracia la cosa, ¿verdad?
¡¡Buenos apuntes profesor!!

Alberto Corsín 20 Mayo 2009 - 17:41

Y lo que es peor, ¿qué pasará cuando se termine la inversión puntual del fondo de inversión local?

Es francamente preocupante la actitud de los políticos de este país que no parecen capaces de adoptar una medida impopular que pueda ayudar a corregir la situación.

Alberto Guerra 20 Mayo 2009 - 20:28

Ojala estos datos valgan como revulsivo para que se empieze a discutir de manera seria las medidas de política económica necesarias para frenar la caida y pensar en remontar algo el vuelo. Si no es así, de poco valen, solo reflejan que la cosa va mal (ya sa sabía) y que no estamos haciendo nada.

El nombramiento del nuevo secretario de Estado de Economía parece una buena señal dado que es partidario de acometer reformas de envergadura en el mercado laboral, lo cual es un giro respecto al discurso que ha mantenido el Gobierno (José Manuel Campa es uno de los cien economistas que firmaron el escrito sobre las reformas en el mercado laboral que ya tratamos en otro post).

Si le dejan hacer, y es tan buen Secretario como docente (me han hablado maravillas de él ex-alumnos del IESE),seguro que aporta algo de luz en estos oscuros tiempos.

Ahora tengo una pregunta para José Ramón, ¿Por qué no puede el Gobierno dar alguna indicación sobre qué sectores ve con potencial mediante incentivos a la inversión? EEUU lo ha hecho con las renovables. Entiendo que esta señal no debe venir sólo de los emprendedores y que debe haber algún “motor de arranque” que facilite las cosas.

Al que haya leído hasta aquí, se lo agradezco.

Silvia Martín Alejo 20 Mayo 2009 - 22:08

En cuanto a los datos de PIB creo que es especialmente importante el desplome de la actividad en el sector industrial por el impacto que tiene en el mercado laboral y por tanto en el consumo interno.

A la pregunta que planteaba Alberto, sobre qué sectores potenciará el gobierno, parece que podemos encontrar respuesta en las medidas que publicó la semana pasada. Entre ellas figuraba la inversión de 20.000 millones en “sectores de futuro” como la ingeniería civil, el sector financiero, los servicios, la industria cultural, agroalimentaria, textil o de moda. Aún así, de este paquete de medidas, la que más repercusión mediática tuvo fue el anuncio de la desaparición de la desgravación de hipotecas a partir de un nivel de renta. Tema polémico…

Jorge Muñoz Riesco 20 Mayo 2009 - 22:20

La verdad es que sobre los datos el único comentario que puedo hacer es que son enormemente coherentes, el descalabro en productividad y empleo encajan a la perfección con el dato del PIB. Yo creo que nadie realmente se podía esperar un dato diferente viendo lo que ha hecho el consumo.

Sin embargo, mucho más interesante me parece el tema de cómo se debe enfocar una nueva estructura productiva y un nuevo modelo de crecimiento.

En mi opinión existen muchos aspectos sobre los que ir empezando:
-Cambio radical en el modelo impositivo del estado.
-Modernizar el funcionamiento de la administración y propiciar una estructura más liviana, aliviando la excesiva carga de funcionarios.
-Liberalización de los mercados, eso sí, manteniendo reguladores eficaces como garantía.
-Propiciar REALMENTE que las nuevas ideas de emprendedores tengan un asesoramiento, estudio y financiación asegurados. ¿Ministerio de Innovación con competencias y objetivos?
-Implantemos un modelo de transferencia de la investigación de la universidad a la empresa basada en la rentabilidad y la innovación aplicada, no en trabajos de cara a la galería. Transformemos las universidades en potenciales “consultorías tecnológicas” de postgrado bien remuneradas dando experiencia y oportunidades a los jóvenes más preparados.
-Es necesario desincentivar la inversión en ladrillo, aunque escueza, con medidas como la eliminación de la deducción, hasta que se construyan las viviendas necesarias. Fomentar el alquiler.
-La industria pesada no tiene futuro basada en la mano de obra barata, la prioridad es la eficiencia en la fabricación apoyémosla económicamente en vez de dar subvenciones de otros tipos.
-El turismo de sol barato para europeos ya no es competitivo comparado con otros países menos desarrollados, ¿por qué no evolucionamos a sol+valor añadido? gastronómica, ocio, cultura…
-Debe reabrirse el debate sobre la energía nuclear para mejorar la dependencia energética y la competitividad de las empresas.
-Las empresas de construcción civil, telecos, banca y energéticas son la joya de la corona. Crezcamos en ámbitos en los que podemos ser líderes mundiales.

Estas son sólo algunas por las que se podría empezar, lo que hace falta es hacer la apuesta y jugársela, porque a medio plazo será la mejor medida de recuperación que pueda lanzar un gobierno.

Karen Seoane-pampín 21 Mayo 2009 - 08:32

Cinco días esta semana se refería al descenso del PIB en términos de una “histórica caída de la actividad que dibuja una situación dramática”. Por el contrario, parece que las percepciones de los responsables gubernamentales son un tanto diferentes. Así Elena Salgado en su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso afirmaba que “el camino hacia la recuperación económica será aún largo, pero parece que empezamos a ver la luz al final del túnel”. Por su parte, el nuevo secretario de Economía, Campa, también manifestaba cierto síntoma de optimismo en sus declaraciones y señalaba que “la reforma laboral es una de las iniciativas que están encima de la mesa”.

Mi pregunta es cómo con datos como los que hemos conocido esta semana (descenso del PIB, caída de los bienes de equipo dos veces superior a la del trimestre anterior, aumento del paro o caída del consumo) pueden afirmar que la recuperación está más cerca o que la gravedad de la recesión ha tocado fondo.

Sin embargo, no todo va a ser noticias negativas. Medios de prensa estos días también señalaban que, aunque las recesiones nunca son deseables y menos aún de esta magnitud, al menos la economía aprovechará esta situación para depurar los excesos y engancharnos al ciclo expansivo de la economía mundial cuando se produzca. Porque sí, confiamos en que se produzca, en que la evolución del ritmo económico responda a la “W” y venza a la “L”.

Angel Redondo Tena 21 Mayo 2009 - 09:26

Estoy de acuerdo con muchas de las criticas vertidas contra el gobierno actual en esta materia y es que aunque tengamos que valorar la evolucion del PIB y no tanto las cifras que arroja este último trimestre, es hora de que el gobierno despierte de una vez y tome medidas.

Si bien es cierto que la caida ha sido inferior a la del trimestre anterior y que todo parece indicar que cada vez será menor, el problema principal estriba en que una vez superada la crisis solo volveremos a ser capaces de crear empleo con un crecimiento del 2%.

En mi opinion es necesario que de una vez por todas, España olvide los ventajismos electorales y apueste por un plan consensuado a largo plazo, en el que se fijen las bases del modelo economico español en el futuro.

Me preocupa que una vez hemos visto que el modelo basado en el ladrillo no funciona, no se este orientando este pais a otro modelo.

A mi juicio, España no deberia de intentar un cambio de identidad radical, sino que deberia asumir que somos un pais con un gran capacidad de prestar servicios y es por ahí por donde deberiamos atacar esta crisis, tomando nuestra experiencia en este sector y contando con una reforma en la educacion española, debemos aunar nuestros esfuerzos dar un paso mas y convertirnos no solo en un proveedor de servicios como hasta ahora, sino en un proveedor de servicos de gran calidad.

Solo con una reforma en la educacion, el mercado laboral y una reorientacion de nuestro modelo economico, seremos cpaces de alcanzar un mininmo de estabilidad economica en el futuro.

Gabriel Sánchez Cassinello 21 Mayo 2009 - 15:10

Con la publicación trimestral de la contabilidad nacional publicada por el INE podemos entender algunas variables que están siendo determinantes es este proceso recesivo.

El comportamiento de la demanda nacional durante este periodo ha sufrido un severo ajuste en el consumo que han realizado los hogares como medida de prevención ante peores situaciones que la actual. La construcción parece haber tocado suelo teniendo en cuenta que la construcción residencial no va a verse incrementada mientras que la no residencial, gracias al Plan E, registrará un nuevo impulso.

Respecto el empleo, el ajuste producido en el primer trimestre del año ha sido muy severo aunque el plan de inversión local podrá mitigar en cierta medida dicho efecto, haciendo suponer una caídas del empleo más moderadas.

Estas han sido las principales conclusiones de la Contabilidad Nacional trimestral, si bien es cierto que todos nos preguntamos lo mismo ¿Cuánto va a durar esta crisis o crack como llaman algunos? ¿Hemos tocado fondo? ¿Cuál va a ser el modelo económico de España en el medio plazo? Todas estas preguntas intentar ser respondidas cada día, y en mi opinión, nadie lo sabe. Tengo grabada en la memoria dos frases de economistas sobre el aventurarse a hacer predicciones en economía, sabiendo que ésta es una ciencia social y que como tal no atiende a comportamientos racionales y repetitivos donde es fácilmente identificable la causa-efecto como en el caso de la física. La primera se la escuché decir a un profesor de la Universidad que dijo lo siguiente a estudiantes de economía: “Cuando escuchéis a algún economista (siendo él economista) vaticinar sobre el futuro de forma contundente y firme, echaros las manos a la cabeza porque es imposible determinar el comportamiento de la economía en el medio/largo plazo”. La segunda la leí en un libro y la dijo K. Galbraith (premio nobel de ecnomía): “ Hay dos clases de economistas: Los que no tienenen ni idea y los que ni siquiera saben eso”

Con todo ello, y en mi opinión es arriesgado aventurarse a predecir cuando va a cambiar el panorama económico, aunque hay datos o hechos que se han repetido más veces en crisis anteriores como que dos años es el periodo medio que suelen durar las fases descendentes de los ciclos económicos y en el caso español ya han pasado 2 años. Una recesión típica suele reflejar el dibujo de una V en términos de tasas de variación del PIB y por tanto, lo que importa conocer ahora es si hemos llegado ya al vértice o no. Parece que como hemos comentado antes en algunas variables ya lo hemos alcanzado.

Concluyendo, en mi opinión es pronto para conocer el alcance temporal de esta crisis, pero si es el momento de ordenar, reposicionar y trabajar en el modelo económico Español que sea sostenible en el medio y largo plazo a través de nuestras ventajas competitivas. Todos a ello!

Carlos Roldán Cuesta 21 Mayo 2009 - 16:07

La caida del PIB reflejada en los datos del priemr trimestre es algo que creo no “pilla” de sorpresa a nadie. Si cada vez hay menos consumo, menos dinero en circulación, la cida de la actividad empresarial se sigue incrementando, el número de desempleados sigue creciendo (por dos motivos: crecimiento población activa y despidos), y así hasta un largo etc.. y las únicas políticas que vemos poner en marcha son las 11 medidas anunciadas en pasado debate del estado de la Nación, pues … bastante optimistas me parecen las previsiones de José Ramón.
No se ha propuesto ninguna medida que vaya encaminada a la mejora de la eficiencia y la productividad, son medidas complicadas, que ni el mismo gobierno sabe como se van a poner en práctica, en las que se involucra a diferentes administraciones de diferentes niveles territoriales inconexas entre sí, pues por mal camino vamos.

Ha habido un recorte significativo del Gasto Público, cosa por otra parte lógica, porque el margen de actuación que tenía ya el ejecutivo con esa herramienta era escaso y casi nulo, llegando incluso a comprometer la solvencia del país.

En fin, y si todos o casi todos estamos de acuerdo que lo que España necesita es una reforma estructural de su sistema productivo, que incremente la productividad, y la eficiencia dado que vía reducción de salarios y beneficios sociales no vamos a actuar, pues bienvenido sea una apuesta decidida por el I+D+I. Pero, sorpresa, que es lo que ha pasado, que la partida más importante de la reducción del gasto público, adivinan de donde ha llegado?. CORRECTO, de una reducción brutal del presupuesto y asignación a dicho Ministerio.

Esto cada vez se complica más, vamos camino de 24 meses dimes y diretes, la crisis cada vez nos acucia más, y no se atisba ni el más mínimo consenso ni pacto entre todas las fuerzas políticas. Deberíamos tener un poco de memoria (tanto que le gusta a este gobierno la “memoria histórica”) y acordarnos un pco del año 1977.

Carlos Muñoz 21 Mayo 2009 - 21:28

Parece que la crisis no tiene fin. El consumo en caída libre, la inversión igual, la pregunta en estos momentos es ¿Cuándo vamos a remontar? Y la respuesta es difícil de predecir. Yo me inclino más por una crisis en forma de L, al menos en España.

Vemos países con caídas del PIB muy superiores a la española pero con un potencial de recuperación mayor. Son escalofriantes los datos de Alemania y sobre todo de Japón (estos dos siempre de la mano, con lo alejados que están). Sin embargo estos países caen por la caída de la demanda externa, no por debilidad estructural, y cuando se recupere un poco el mundo, serán los primeros en subirse al carro.

En cambio España cae por la demanda interna. Esto significa que la recuperación mundial, aun siendo de ayuda cuando llegue, no nos va a devolver las tasas de crecimiento del pasado. El gobierno debe de cambiar el chip. No vale esperar a que escampe el temporal. Hemos de ser nosotros mismos los que tiremos del carro de la demanda y eso solo se consigue mejorando las expectativas. Lo más importante en estos momentos es una política económica creíble que genere confianza y lamentablemente esto no se está dando. Políticas cortoplacistas como las que se están aplicando no son más que paños calientes que no atacan la raíz del problema. Y el tiempo juega en contra. Las políticas que hay que seguir necesitan de un tiempo para mostrar sus efectos, sobre todo en el mercado laboral. Muchas de estas políticas están comentadas en posts anteriores, solo comentar que habrá que ver si el nuevo Secretario de Estado de Economía sigue defendiendo lo que defendía antes del cargo. Si es así bienvenido sea.

En resumen, esperemos que se tomen las medidas necesarias y que se tomen pronto. Muchos dicen que a partir de ahora la cosa no será tan mala. Yo no soy tan optimista, la primera industria de España es el turismo y no parece que sea vaya a ser un año muy bueno. En España sin turismo y sin construcción, ¿Qué nos queda? Muchos dirán que las renovables. Hay que reconocer que en eso somos punteros pero si la crisis sigue adelante muchos países se van a plantear como rebajar la factura energética (algunos como Reino Unido e Italia ya lo están haciendo. España no, por supuesto). Esto deja pocas opciones, alguien ha sugerido la ingeniería civil, podría ser pero las Ferrovial, Acciona y compañía siguen estando muy endeudadas. El sector financiero ya tiene bastante con no caerse como para tirar del carro. En mi opinión es mejor no apostar por ningún sector en concreto sino intentar crear un clima económico que ayude en general a todos y dejar que sea el mercado el que decida. Y para ello es muy importante incentivar la investigación. I+D+I es la clave para salir de esta y como bien dice Carlos Roldan, es la partida del presupuesto que más se ha reducido (es de locos). Sin embargo, no es el gobierno el que tiene que investigar, sería mucho más efectiva una política más agresiva de incentivos fiscales a la investigación.

En fin… que Dios nos pille confesados… y trabajando.

Un saludo a todos,

Juan de la Hera 21 Mayo 2009 - 23:12

Ya lo llevan diciendo Standard&Poor’s y otros desde hace más de un año: el día que salgamos de la crisis, el crecimiento económico en España va a tender a la convergencia con Europa, y el diferencial en el crecimiento con los países de la UEM tenderá a desaparecer. Y como se señalaba en el artículo, los crecimientos estimados del 2% no producen empleos.

El crecimiento económico en el último siglo se ha apoyado fundamentalmente en el crecimiento demográfico, tirando de la producción hacia arriba. En España, el crecimiento económico ha ido de la mano del crecimiento en la población en los últimos años, pero parece que ese modelo hoy día presenta visos de agotarse.

Si el crecimiento demográfico no sirve como empuje económico, y a eso le añadimos las dificultades para competir frente a otros países (mano de obra muy cualificada en países emergentes con sueldos claramente inferiores, nuestro ratio “preparación/sueldo” no es sostenible comparativamente hablando) creo que la única manera de generar crecimientos sostenibles en la economía consiste en destacar en algún ámbito económico frente a otros países.

¿Y qué tenemos en España? La agricultura no parece que sea el futuro. Por otro lado, el mundo parece que se encamina hacia el sector servicios. ¿Podemos ser líderes en el mercado financiero mundial? Es cierto que tenemos buenos bancos, pero veo algo utópico pensar en España como líder del mundo financiero.

El envejecimiento paulatino de la población mundial me hace pensar que el sector de servicios de ocio y asistenciales puede jugar en el crecimiento económico español un papel aún más importante del que tiene hoy día, si se toman las medidas encaminadas a ello.

España sigue teniendo la ventaja de ser un destino turístico relativamente accesible y competitivo en precio. Por otro lado, el sistema sanitario español es de los mejores de nuestro entorno, y tenemos gran cantidad de profesionales de ambas disciplinas.

Creo que, manteniendo la importancia del turismo de temporada, España podría aprovechar sus condiciones para realizar inversiones destinadas a atraer población, no ya como mano de obra sino como receptora de servicios de ocio y asistenciales.

Javier LLorente González 22 Mayo 2009 - 07:04

Buenos días:

Antes de empezar transcribo nuevamente el comentario que hice sobre las previsiones del FMI,

“Centrándonos en España, país que estamos sufriendo una triple C. Crisis Financiera, Crisis Económica, y Crisis Inmobiliaria, las previsiones de crecimiento según el Ejecutivo Español, contempla un repunte del 1,2%. La triste realidad para nuestro país, es que parece que no volverá a crecer hasta 2011, con un 0,8%, y que el aumento mayor del 1,9%, no se dará hasta 2014.”

Quiero decir con esto que me temo que mucho tendrán que cambiar las cosas para que no nos estanquemos y se pueda crear empleo antes del 2014. Lo cual parece sorprendente porque cada dos meses según el Gobierno de España, ya se ve la luz, o brotes verdes que esta ahora de moda. No se, igual son los mismo brotes verdes que se han vuelto a plantar con la caída del PIB de la economía alemana. Situación que por otro lado venia anunciando el FMI, con una contracción de más del 5%.
España debería pensar en sus propias propuestas y sus propias crisis y no creer que vendrá una superpotencia que pondrá todo en su sitio, porque de esta manera quedaremos relegados a la posición que siempre hemos tenido, es decir los primeros por la cola.

Si retomamos nuevamente los datos del FMI, en relación con el desempleo, podemos observar como se muestra igualmente descontento y pesimista sobre el mercado laboral y su evolución, que terminara el año con una tasa de 17,7%, y del 19,3% para el 2010, “año que habrá mas de 4 millones de parados” según Bob Traa, economista para España del FMI.
A la vista de los resultados mostrados las últimas semanas, parece que ya nos hemos adelantado a esta previsión con mas de 4 millones de parados. Ahora bien si este Gobierno realiza sus maquillajes de cifras tipo, prejubilaciones, los que estén en cursos de formación etc, obtenemos la cifra de 3,6 millones. Cantidad que no refleja la realidad y que además nos venden, como vulgarmente se dice, la moto.
En mi opinión España, es una maquina de destruir empleo. En eso sin duda, este Gobierno puede presumir de ser el mejor de la zona euro. Y a raíz de todos el dato del famoso 5 millones cada vez esta mas cerca.

Esta semana también se ha debatido la necesidad nuevamente de las reformas estructurales, en concreto laboral. Resulta lamentable como un partido que gobierna un país, pacta una medida por la noche con CIU, y por la mañana la rechaza, dado que el titular de la prensa seria “EL PSOE APRUEBA LA REFORMA ESTRUCTURAL”. Y claro esa frase a sus socios en la deriva económica, es decir los SINDICATOS, no les parecía bien.
Destaco una frase del Wall Street Journal, de hace unas semanas, en la que se expresaba que España, era el único país del mundo donde los sindicatos se manifestaban a favor del Gobierno.

Por finalizar, suscribo el comentario de Rafael Pampillón, de que se debería suprimir el Ministerio de Igualdad. ¿Me gustaría saber para que sirve aparte de crear polémica y gastar dinero?. Por supuesto es un muro de contención de Elena Salgado y del Presidente Rodríguez.

Fernando Lins Arantes Ramos 22 Mayo 2009 - 10:18

Sobre los datos económicos de España no hay mucho más que decir que estamos ante una acentuada caída de la demanda, sobre todo de la inversión en bienes de equipo y del gastos de los hogares, y con un escenario externo global en crisis, no podría ser diferente los impactos negativos en la producción y empleo.
Respecto de la política económica, creo que lo más importante es no sólo llevar a cabo todas las medidas necesarias para crear un nuevo modelo de crecimiento más sostenible, sino también tener en cuenta el TIEMPO DE RESPUESTA a la crisis, es decir, el tiempo de planificación, aprobación e implementación de esas medidas. En países como, por ejemplo, China, India y EEUU ya se hablan de “Brotes verdes”, fruto, en mi opinión, de una rápida toma de decisión y una rápida implantación de nuevas medidas y políticas económicas.
Resta saber si España, a pesar de no estar tan mal si se compara con, por ejemplo, Italia (-5.9) y Alemania (-6.9), va a tener demasiado tiempo de respuesta de forma que será uno de los últimos países en salir de la crisis y, consecuentemente, tardará más tiempo en alcanzar los altos niveles anteriores de crecimiento de 4%…

Alberto de Benito Aznar 22 Mayo 2009 - 11:38

La verdad es que leyendo el artículo uno se pregunta donde están los brotes verdes.
Lo que más me preocupa es la sensación que hay en el ambiente de que ya ha pasado el chaparrón, sigue lloviendo pero pronto saldrá el sol.
En este caso para que salga el sol tendremos que hacer algo, porque si no, veremos, como mucho, nubes y claros por los años de los años…
Bueno, más sencillo, los datos muestran una vez más que el modelo de crecimiento español se ha agotado y que cuando pase la crisis estaremos en peor situación que nadie para competir en el mercado. Entre todos tendremos que ir subvencionando ese 20% de paro, más el envejecimiento de la población, más…
por lo tanto, seguro que dejamos de invertir en infraestructuras, I+D, educación…
En este país hace ya mucho que lo urgente se tapa y lo importante se ignora. Hay que ponerse manos a la obra para realizar reformas estructurales profundas.
En cuanto a los sectores con mayor potencial, creo que Juan de la Hera los ha señalado muy claro. Además de eso, formación de alta calidad, la clave para poder encontrar nuestro camino

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar