10
May

Mañana lunes, de 9,30 a 14 horas se celebra en el paraninfo de la Universidad Politécnica de Madrid (Avenida de Ramiro de Maeztu nº 7), la ‘Jornada sobre el Año Europeo de la Creatividad y la Innovación: El triángulo del conocimiento, motor de transformación de la economía española’. La celebración de este Año Europeo de la Creatividad y la Innovación es una excelente oportunidad para consolidar la imagen pública de la innovación como actividad generadora de riqueza, desarrollo y calidad de vida y fomentar las vocaciones científicas; garantizar la futura competitividad en términos de innovación y desarrollo; y contribuir a proyectar internacionalmente la innovación española como generadora de ideas y oportunidades.

¿Es la innovación  una solución a la crisis? Este es el tema que voy a desarollar en la jornada de mañana. Puedes bajarte aquí el programa. Sin duda la salida de la crisis económica puede reservar un papel protagonista a “sectores de futuro”: las energías renovables, las tecnologías de la información, la biotecnología, los nuevos materiales y el sector aerospacial. La innovación es la apuesta más fiable, pero puede tardar varios años en dar frutos. El acto consistirá en una Jornada con dos Mesas redondas (ver programa). La primera tratará sobre la incidencia de la Innovación y la Creatividad en la Investigación en España y en Europa y la segunda, en la que participo, sobre la ayuda que puede proporcionar la Innovación a la salida de la crisis y al cambio de modelo económico.

Hay una opinión mayoritaria entre los economistas de que España necesita un cambio de modelo económico. Este cambio consistiría en pasar de un aparato productivo, como el actual, centrado en sectores no afectados por la competencia internacional, como son algunos servicios y la construcción, hacia otro más dirigido a producir bienes y servicios más competitivos. Se trataría, en definitiva, de incrementar la competitividad de nuestra economía, es decir, de que tengan más peso los sectores o empresas que ya compiten con importaciones dentro de nuestro país o exportan.

 ¿Es posible el cambio de modelo? La posibilidad de cambiar de modelo económico dependerá de nuestra capacidad de generar tecnología. Si España incrementara su capital tecnológico, mejorará su estructura productiva, aumentará las exportaciones e inversiones directas en el mundo y su economía será más competitiva. La competitividad de España, en el mundo en general y en la UE en particular, va a depender de la capacidad de crear nuevas tecnologías que permitan aumentos en la productividad.

Este es el tema de la jornada de mañana.

Comentarios

Cheril 11 mayo 2009 - 10:06

Es evidente que la situación actual, tanto para España como para el resto del mundo es crítica. También es evidente que es una época de cambio, y que en algunos años las cosas no serán como fueron, simplemente porque hay cosas que tuvieron valor y ya no lo tendrán. Ya no se puede depender de un único aparato productivo porque este aportará desarrollo pero no lo garantizará. En estos caso se necesida de diversidad, de múltiples opciones para generar esa fuente de ingresos que es tan necesaria para equilibrar la economía de España.

En este sentido, la única dependencia al turismo y a la construcción, como fuentes grandes y principales de la economía ya no es una solución a los problemas. Comenzar a depender de la tecnología, sobre todo en la creación de la misma, si es un valor agregado a la economía. Lamentablemente es algo que sólo se podrá ver a largo plazo, por lo que no será la salida inmediata de la crisis que afecta a España y tampoco al mundo.

En tanto, se necesita de dos tipos de acciones: las inmediatas y las futuras. Hasta ahora se habla de la futura como el desarrollo tecnológico, pero no se habla de una inmediata. Ahora mismo se necesita un descenso del desaceleramiento económico. Se necesita de medidas que en el corto plazo saquen el problema con el objetivo hacia las medidas a largo plazo y tomando control de aquellas variantes que directamente influencian en las medidas.

Se entiende la que la decisión de hacer “algo” es más complicada porque la crisis económica no es sólo nacional, sino internacional. En esta situación hay muchas variantes en juego, y todo gira en un círculo de dependencia.Las decisiones a tomar deben ser inteligentes, bien pensadas, y que puedan implementarse. Y este no es un trabajo fácil. Se necesita de muchas capacidades y aptitudes.

Creo que un sistema de calidad, mirando el modelo de Edward Deming, aplicado a la economía, puede ayudar a mejorar la situación económica. Este miraría los problemas que existe, análisis y toma de decisiones, además de un profundo análisis de riesgos, evaluaciones y seguimiento constantes que ayuden a mejorar el problema, y una vez resulto el problema, ayuda a mejorar lo resuelto y previene futuros problemas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar