27
abr

Brotes verdes y perspectivas a medio plazo

Escrito el 27 abril 2009 por José Ramón Diez Guijarro en Economía española, Economía Mundial

Durante el fin de semana, algunas de las más importantes publicaciones económicas del mundo se han centrado en determinar si la mejora en algunos indicadores económicos estaría anticipando un cambio de tendencia en el ciclo de actividad en los próximos meses. Es decir, si los incipientes “brotes verdes” que se perciben en algunos datos, pueden dar paso a una mejora consistente del crecimiento. Para centrar el debate, lo primero que debemos recordar es lo que pasó en los últimos meses de 2008 y primeras semanas de 2009. Ante una fuerte caída de la demanda mundial, los productores de todo el mundo procedieron a realizar un drástico recorte de la oferta, lo que conllevó el mayor ajuste de las últimas décadas en los datos de actividad, producción industrial o  exportaciones. Como recordó hace una semana el FMI, el crecimiento mundial se ha reducido a ritmos anualizados próximos al 7,5% en los últimos seis meses. Al hilo de esos datos negativos de actividad, los mercados de valores experimentaron fuertes retrocesos desde la segunda semana de enero hasta mediados de marzo. La sobrerreacción de la producción y de las bolsas conllevó unos niveles de existencias muy reducidos en buena parte del planeta, así como unas valoraciones muy baratas de grandes compañías internacionales. Por tanto, era lógico que se produjera una corrección en el comportamiento de los mercados de valores, así como una recomposición de los “stocks”, favorecida además por los efectos positivos sobre el consumo potencial que pueden conllevar la bajada de la inflación y de los tipos de interés.

Pero como advierte “The Economist” en su último número, un excesivo optimismo podría llevarnos en estos momentos a cometer dos tipos de errores: confundir una recuperación con una moderación del ritmo de caída de los indicadores (lo que los economistas llamamos segunda derivada) y, sobre todo, que los políticos caigan en una ruinosa complacencia ante esas mejoras incipientes de la confianza y de algunas noticias económicas.  En ese sentido, para hablar de algo más que de tocar fondo a mediados o finales de este año, será fundamental una definitiva normalización de los mercados mayoristas de financiación y, sobre todo, que se vuelva a crear empleo. Para ello, será necesaria una reestructuración del sistema financiero en la mayoría de países y, en muchos otros, una mejora del funcionamiento del mercado de trabajo. Esas son tareas urgentes que deberán abordar a nivel nacional los diferentes gobiernos.

Sobre todo, porque como también nos recordaba la prestigiosa revista británica, no cabe esperar un retorno a la situación de antes de la crisis, los próximos años se van a caracterizar por los efectos de una pesada digestión tras los excesos de principios de esta década o, lo que es lo mismo, por unos crecimientos potenciales mucho más bajos de lo que estábamos acostumbrados en los días de vino y rosas. En este sentido, es muy interesante el informe sobre la economía española publicado por el FMI la semana pasada. Según sus autores, en ausencia de reformas de calado, el crecimiento potencial de nuestro país podría estancarse en la zona del 1,5%-2%. Esto es muy preocupante si pensamos en el número de parados con el que entraremos en el próximo ciclo de actividad y los ritmos de crecimiento que tradicionalmente necesita la economía para crear empleo. Por tanto, sin abandonar el corto plazo, urge empezar a dedicar la mayoría de esfuerzos a mejorar la competitividad de nuestro país para cuando el ciclo cambie. Propuestas como la presentada la semana pasada por FEDEA para mejorar el comportamiento de nuestro mercado de trabajo y, apoyada por un buen número de prestigiosos economistas españoles, no deberían caer en saco roto.

Comentarios

Jose Mª González Rodríguez 27 abril 2009 - 17:47

La propuesta que la FEDEA, planteó hace unos días (Propuesta para la reactivación laboral de España) se centra en reducir la elevada tasa de temporalidad que existe en la contratación en España.

La propuesta de este grupo, representado por el ex secretario de Estado de Economía Guillermo de la Dehesa incide en que se debe acometer una reforma laboral que disminuya la diferencia existente entre el coste de despidos de indefinidos y el de los temporales (45 días por año frente a 8 días), puesto que la diferencia, y cito, “dificulta la contratación indefinida y potencia el abuso de los empresarios de la temporalidad”.

La FEDEA propone la creación de un contrato único indefinido, para las nuevas contrataciones, con una indemnización por despido creciente al aumentar la antigüedad laboral.

Como siempre, los sindicatos tocando la moral y dificultando cualquier progreso de España. Cito: ‘En opinión del sindicato, no hace sino reproducir las “viejas recetas” que, de forma reiterada y recurrente, vienen siendo esgrimidas desde hace tiempo y desde diversas instancias’.
‘La propuesta igualaría a todos los trabajadores en la precariedad’.

Y digo yo ¿Con 4 millones de parados, porqué no están los sindicatos todos los días en la calle manifestándose como en otros países de la UE?

¡Qué bien pagados están los cabecillas de los sindicatos en este país! ¡Manda narices!

Alberto Guerra 27 abril 2009 - 18:21

La propuesta contiene otras medidas que supondrían un gran progereso pero que seguramente de pretender llevarse a cabo chocarían con sindicatos y serían objeto de mal uso político:

- Crecimiento del gasto en prestaciones por desempleo mientras persista la crisis y prolongación de su duración. Posterior reversión de esta medida cuando la situación mejore.

¿Qué gobierno va echarle “valor” para reducir en elfuturo la prestaciones por desempleo una vez que la tormenta pase? Eso costaría muchos votos.

- Propuesta de que los convenios y acuerdos entre empresarios y comités de empresa prevalezcan sobre los convenios de ámbito superior.

En mi opinión los cabecillas contra los que carga Chema (con toda la razón) iban a encontrar complicado digerir que se ninguneen sus negociaciones y se acepten condiciones más flexibles por parte de los comités de empresa.

Es triste ver que son precisamente sindicatos y políticos los que hacen caso omiso o rechazan recomendaciones que pueden ayudar a mejorar la vida a sus ciudadanos.

Jorge Carabias 27 abril 2009 - 19:42

Realmente parece que algunos dirigentes de este país esperan que esta crisis pase sola y haciendo el menor ruido posible.

Lanzo una pregunta que se me plantea, ¿cuál es el límite en la caída del empleo de un país?, es decir, ¿cómo se puede frenar y cómo afecta que la población activa de un país emigre a otras tierras en busca de trabajo?
La recuperación del empleo se presupone una de las tareas prioritarias si España quiere salir de esta crisis.

Por otra parte, los excesivamente optimistas parece que ya han vuelto a poner pies en la tierra y han visto que lo que ocurre es un freno en la caída. No hay más que ver que las bolsas vuelven a dudar.

Jorge Muñoz Riesco 27 abril 2009 - 20:34

En mi opinión parece que cuando se estaba en la burbuja, todos éramos solventes, todos los activos se revalorizaban continuamente, los beneficios no podían hacer más que crecer y vivíamos en un exceso de confianza. Después hemos pasado a una época donde todos los activos eran basura, los bancos pasaron a regalarse a una vigésima parte de su precio, nadie se fiaba de nadie e iba a haber un colapso mundial que nos llevase a niveles de hace decenas de años.

Yo creo que simplemente nos gusta exagerar y se pasa del blanco al negro de un día para otro. Da la impresión que tras haberse descontado en tan solo 6 meses las caídas y toda la bajada que podía haber sucedido a lo largo de 3 años, ha llegado el momento, al menos, de que frene la caída desmesurada, que podría haberse llamado por otro lado la contraburbuja.

Las intervenciones a nivel planetario han sido las más espectaculares de la historia, lo que ha pasado con la banca casi ha sido también lo más grave que jamás hayamos visto, y el crecimiento del desempleo no ha tenido parangón en tiempos de paz. ¿Realmente creemos que hay fundamentos para seguir yendo hacia abajo indefinidamente?

Es cierto que algunos modelos están agotados, y que la inyección indiscriminada de fondos a los mismos es pan para hoy y hambre para mañana, pero ello no quiere decir que no se salga de la crisis, sino que a lo mejor algunos países se dirigen hacia una posición de estabilidad débil con mucho trabajo que hacer en todos los ámbitos después.

Centrándonos en España, el comentario anterior se hace aún más sangrante. Teniendo en cuenta la estructura de producción de riqueza española es en torno a 13% la industria, el 11% la construcción y que del 60% que generan los servicios, una proporción apreciable depende a su vez de los sectores anteriores, no parece lógico que el gasto público vaya principalmente destinado a construcción sin perspectivas y la industria sin competitividad.

Si a este análisis le sumamos más de un 10% de inmigración con bajos niveles de preparación ya que son la primera generación, junto a la cobardía por parte de todos los grupos políticos a tocar la política laboral y educativa, tenemos el enfermo con peor pinta de la OCDE.

Otros países saldrán este año, nosotros lo llevamos lamentablemente crudo……………¡¡y lo peor es que lo que debemos cambiar no se puede hacer a corto plazo!!

Jorge Muñoz Riesco 27 abril 2009 - 20:44

Por cierto, el paro (el mayor de la historia y aquí también líderes de la OCDE) no es la enfermedad ni el problema, símplemente es el síntoma!!

Antonio Renom 28 abril 2009 - 10:50

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.

Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.

Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.

Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.

Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.

En este escenario es en el que hay que entender noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.

Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))

En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

Antonio Renom 28 abril 2009 - 11:44

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.
Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.
Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.
Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.
Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.
En este escenario es en el que hay que entender noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.
Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))
En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

Alberto Corsín Lafuente 28 abril 2009 - 12:08

Hay un problema añadido en el caso particular de España y es que entran en juego variables subjetivas que no hay ser humano capaz de cuantificar, por ejemplo:

1) ningún gobierno va a ser capaz de adoptar una sola medida impopular para corregir el tinglado que tenemos
2) jamás van a asumir responsabilidades, esta crisis es culpa de otros y a nosotros nos ha llegado. Que tengamos serios problemas de productividad, que nuestro nivel educativo de vergüenza al lado de los demás países europeos o el colador de dinero de las comunidades autónomas, no es culpa suya
3) Los que se supone que defienden a los trabajadores, resulta que son del mismo “color” que el gobierno y no dirán ni mu aunque lleguemos a 10 millones de parados

En fin, que va a ser mejor aprender alemán y a hacer paellas y montar un chiringuito en Mallorca.

Jaime Martínez Mosquera 28 abril 2009 - 13:48

El artículo me plantea serias dudas de que, efectivamente, estemos asistiendo a un proceso de recuperación. Si la mejora de los indicadores responde a un escenario de precios bajos, descensos de producción, mejora de productividad por despido de trabajadores ineficientes…para mi esto es una amortiguación de un escenario de crisis y no una recuperación.

Pero, como apunta el artículo, muchos políticos están deseando salir a la palestra a proclamar las bondades de los planes de recuperación(véase PlanE)y decir que el partido de turno de la oposición se había opuesto a tales medidas. Mientras sigamos utilizando la economía como arma política y no rememos todos en la misma dirección, mal futuro tiene este país. Porque es cierto que tenemos que mirar el medio y largo plazo, y no el corto y plantearnos cual queremos que sea el modelo de crecimiento de este país en el futuro.

Mauricio Garcia Lopez 28 abril 2009 - 14:33

Es una lástima que este tipo de situaciones ocurra cuando se han estudiado y aplicado medidas económicas para contrarrestar los efectos negativos de la crisis y tratar de frenarla.
Lo comentado en este blog, desde mi punto de vista, deja de ser un tema netamentamente económico para convertirse en uno político. Al parecer, se quiere tratar de “ocultar el Sol con un dedo” y cantar victoria antes de tiempo, y los “rumores de pasillo” pueden ser tan dañinos como los origenes de la crisis en sí.
Politicamente hablando, creo que los Gobiernos deberían ser humildes y afrontar las adversidades de frente, con coraje y especialmente con sinceridad. Al fin y al cabo, la confianza de los inversores, empresarios y consumidores puede descender si las opiniones y comentarios de nuestros gobernantes no son moderadas y estan alejadas de la realidad actual. Así pues, podemos leer, escuchar y ver opiniones diversas, contradictorias y muy poco claras de cuando se va a tocar fondo (si es que no hemos tocado ya) y el próximo levante de la economía.
Si agregamos más incertidumbre con comentarios populistas y no sinceros, ¿De quién queremos renovar la confianza de la economía?…

Alberto de Benito Aznar 28 abril 2009 - 15:04

Algún brote verde ha habido, y poco a poco veremos alguno más, pero sólo significa que el ritmo de deterioro de la economía ha disminuido, no que hemos tocado fondo, no que estemos mejorando y mucho menos que estemos en la situación de hace 2-3 años.

Es esta una situación tan inestable, tan desconocida que todo se interpreta y todo se sobredimensiona. La gente está asustada, los economistas fascinados (en el buen sentido), y los políticos perdidos.

A mi me gusta la propuesta para la reforma del empleo, creo que tiene todo el sentido que la indemnización sea mayor si llevas más años en la empresa. Favorece la fidelidad del trabajador a la empresa y de la empresa a sus trabajadores más antiguos, que seguramente sean los que más dificil tienen encontrar trabajo fuera de allí.

Lo que no me gusta es que salgan los políticos diciendo que de esto (pensiones, flexibilidad laboral,…) no se puede hablar. En este país se debería poder hablar de todo, sobre todo de las cosas importantes.

Pero lo que me gusta aún menos, es la noticia de hoy de expansión ( http://www.expansion.com/2009/04/27/economia-politica/1240867095.html ) en la que se dice que el gobierno va a empezar a estudiar la creación de una renta de 500€ para todos los ciudadanos. No lo comento en profundidad porque no hay detalles (o no los conozco), pero el hecho de que ningún partido haya votado en contra o levantado la voz tampoco me consuela.

Alessandro Ghetti 28 abril 2009 - 16:45

Buenos días,

Frente a las comentadas publicaciones sobre los “brotes verdes”, es decir, los indicadores que, según algunos economistas, anticiparían un posible principio de recuperación económica, encuentro interesante el análisis de los datos sobre los ingresos relativos al primer trimestre de 2009, publicados por United Parcel Service el pasado jueves 23 de abril de 2009.

El útil de UPS en este primer trimestre de 2009 ha registrado una caída del
-56% a 401 millones de dólares, correspondientes a 40 céntimos por acción, frente a los 906 millones y 87 céntimos por acción, del mismo periodo de 2008.

El pasado 23 de abril (2009) Kurt Kuehn, Director Financiero de UPS, en una entrevista al FInancial Times, afirmó lo siguiente: “Los indicadores económicos nos sugieren que la recuperación de los EE.UU. podría comenzar a finales de este año, aunque es probable que no sea hasta el 2010, así que nos esperamos un segundo trimestre de este año igual de difícil que el primero”.

UPS y las principales empresas de logística (así como las tasas de tránsito de cargos y de mercancías en las aduanas), están consideradas como un “termómetro económico” para los mercados internacionales.

En relación a éste asunto, Scott Price, Administrador Delegado de DHL Europa, en una entrevista al Corriere della Sera, el 11 febrero de 2009, comentaba lo siguiente: «Desplazando las mercancías de un área a la otra del planeta, estamos en la mejor posición para poder entender mejor que cualquiera cuando empezará la recuperación. Y no será pronto.”

En conclusión, la caída de útiles de UPS y de las empresas de transporte de paquetes en general – mayor de lo esperado – es una clara señal de la frenada de la economía en el primer trimestre de 2009.

Bajo mi punto de vista, considerando que éstos resultados se refieren a un trimestre caracterizado por eventos favorables a la recomposición de stock y a la reactivación económica (bajada de infracción y de los tipos de interés, así como del coste del petróleo), es más que razonable imputar los “brotes verdes” con una moderación del ritmo de caída de los indicadores.

Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/ad2f6be6-3007-11de-a2f8-00144feabdc0.html?nclick_check=1

Il Corriere della Sera
http://archiviostorico.corriere.it/2009/febbraio/11/crisi_vista_dai_nostri_aerei_co_9_090211109.shtml

Antonio Renom 28 abril 2009 - 16:47

Buenas a tod@s,

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.

Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.

Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.

Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.

Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.

En este escenario es en el que hay que leer con detenimiento noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) y pensar acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.

Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))

En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

Antonio Renom 28 abril 2009 - 16:48

Buenas a tod@s,

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.

Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.

Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.

Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.

Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.

En este escenario es en el que hay que leer con detenimiento noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) y pensar acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.

Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))

En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

un saludo y feliz puente

Alessandro Ghetti 28 abril 2009 - 17:15

Frente a las comentadas publicaciones sobre los “brotes verdes”, es decir, los indicadores que, según algunos economistas, anticiparían un posible principio de recuperación económica, encuentro interesante el análisis de los datos sobre los ingresos relativos al primer trimestre de 2009, publicados por United Parcel Service el pasado jueves 23 de abril de 2009.

El útil de UPS en este primer trimestre de 2009 ha registrado una caída del
-56% a 401 millones de dólares, correspondientes a 40 céntimos por acción, frente a los 906 millones y 87 céntimos por acción, del mismo periodo de 2008.

El pasado 23 de abril (2009) Kurt Kuehn, Director Financiero de UPS, en una entrevista al FInancial Times, afirmó lo siguiente: “Los indicadores económicos nos sugieren que la recuperación de los EE.UU. podría comenzar a finales de este año, aunque es probable que no sea hasta el 2010, así que nos esperamos un segundo trimestre de este año igual de difícil que el primero”.

UPS y las principales empresas de logística (así como las tasas de tránsito de cargos y de mercancías en las aduanas), están consideradas como un “termómetro económico” para los mercados internacionales.

En relación a éste asunto, Scott Price, Administrador Delegado de DHL Europa, en una entrevista al Corriere della Sera, el 11 febrero de 2009, comentaba lo siguiente: «Desplazando las mercancías de un área a la otra del planeta, estamos en la mejor posición para poder entender mejor que cualquiera cuando empezará la recuperación. Y no será pronto.”

En conclusión, la caída de útiles de UPS y de las empresas de transporte de paquetes en general – mayor de lo esperado – es una clara señal de la frenada de la economía en el primer trimestre de 2009.

Bajo mi punto de vista, considerando que éstos resultados se refieren a un trimestre caracterizado por eventos favorables a la recomposición de stock y a la reactivación económica (bajada de infracción y de los tipos de interés, así como del coste del petróleo), es más que razonable imputar los “brotes verdes” con una moderación del ritmo de caída de los indicadores.

Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/ad2f6be6-3007-11de-a2f8-00144feabdc0.html?nclick_check=1

Il Corriere della Sera
http://archiviostorico.corriere.it/2009/febbraio/11/crisi_vista_dai_nostri_aerei_co_9_090211109.shtml

Gonzalo Fernandez de Cordova 28 abril 2009 - 19:03

Estoy de acuerdo en que nos encontramos ante una moderación de la caída y que, por desgracia, aún quedan muchas cosas por ver. Aunque hemos tenido unas semanas de cierta “tranquilidad” en los mercados financieros, creo que el sistema económico no está ni cerca de estar en condiciones para empezar a remontar esto.
Funcas (en línea con muchos otros estudios) ha previsto una caída del 3% del PIB para este año. La cifra de paro está en cifras históricas y el aumento de la productividad laboral se hace más importante que nunca.
La flexibilidad del sistema laboral para contratar y despedir es asimismo clave, pero el 24 de abril, la nueva ministra de economía dijo que con los datos de paro registrados “no se puede decir que el despido es caro”… Bien, en mi opinión, esto no ayuda…

Alessandro Ghetti 28 abril 2009 - 22:03

Buenos días,

Frente a las comentadas publicaciones sobre los “brotes verdes”, es decir, los indicadores que, según algunos economistas, anticiparían un posible principio de recuperación económica, encuentro interesante el análisis de los datos sobre los ingresos relativos al primer trimestre de 2009, publicados por United Parcel Service el pasado jueves 23 de abril de 2009.

El útil de UPS en este primer trimestre de 2009 ha registrado una caída del
-56% a 401 millones de dólares, correspondientes a 40 céntimos por acción, frente a los 906 millones y 87 céntimos por acción, del mismo periodo de 2008.

El pasado 23 de abril (2009) Kurt Kuehn, Director Financiero de UPS, en una entrevista al FInancial Times, afirmó lo siguiente: “Los indicadores económicos nos sugieren que la recuperación de los EE.UU. podría comenzar a finales de este año, aunque es probable que no sea hasta el 2010, así que nos esperamos un segundo trimestre de este año igual de difícil que el primero”.

UPS y las principales empresas de logística (así como las tasas de tránsito de cargos y de mercancías en las aduanas), están consideradas como un “termómetro económico” para los mercados internacionales.

En relación a éste asunto, Scott Price, Administrador Delegado de DHL Europa, en una entrevista al Corriere della Sera, el 11 febrero de 2009, comentaba lo siguiente: «Desplazando las mercancías de un área a la otra del planeta, estamos en la mejor posición para poder entender mejor que cualquiera cuando empezará la recuperación. Y no será pronto.”

En conclusión, la caída de útiles de UPS y de las empresas de transporte de paquetes en general – mayor de lo esperado – es una clara señal de la frenada de la economía en el primer trimestre de 2009.

Bajo mi punto de vista, considerando que éstos resultados se refieren a un trimestre caracterizado por eventos favorables a la recomposición de stock y a la reactivación económica (bajada de infracción y de los tipos de interés, así como del coste del petróleo), es más que razonable imputar los “brotes verdes” con una moderación del ritmo de caída de los indicadores.

Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/ad2f6be6-3007-11de-a2f8-00144feabdc0.html?nclick_check=1

Il Corriere della Sera
http://archiviostorico.corriere.it/2009/febbraio/11/crisi_vista_dai_nostri_aerei_co_9_090211109.shtml

Antonio Renom 28 abril 2009 - 22:23

Buenas a tod@s,

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.

Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.

Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.

Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.

Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.

En este escenario es en el que hay que leer con detenimiento noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) y pensar acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.

Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))

En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

Que paseis un feliz fin de semana tod@s!!

Alessandro Ghetti 28 abril 2009 - 22:35

Frente a las comentadas publicaciones sobre los “brotes verdes”, es decir, los indicadores que, según algunos economistas, anticiparían un posible principio de recuperación económica, encuentro interesante el análisis de los datos sobre los ingresos relativos al primer trimestre de 2009, publicados por United Parcel Service el pasado jueves 23 de abril de 2009.

El útil de UPS en este primer trimestre de 2009 ha registrado una caída del
-56% a 401 millones de dólares, correspondientes a 40 céntimos por acción, frente a los 906 millones y 87 céntimos por acción, del mismo periodo de 2008.

El pasado 23 de abril (2009) Kurt Kuehn, Director Financiero de UPS, en una entrevista al FInancial Times, afirmó lo siguiente: “Los indicadores económicos nos sugieren que la recuperación de los EE.UU. podría comenzar a finales de este año, aunque es probable que no sea hasta el 2010, así que nos esperamos un segundo trimestre de este año igual de difícil que el primero”.

UPS y las principales empresas de logística (así como las tasas de tránsito de cargos y de mercancías en las aduanas), están consideradas como un “termómetro económico” para los mercados internacionales.

En relación a éste asunto, Scott Price, Administrador Delegado de DHL Europa, en una entrevista al Corriere della Sera, el 11 febrero de 2009, comentaba lo siguiente: «Desplazando las mercancías de un área a la otra del planeta, estamos en la mejor posición para poder entender mejor que cualquiera cuando empezará la recuperación. Y no será pronto.”

En conclusión, la caída de útiles de UPS y de las empresas de transporte de paquetes en general – mayor de lo esperado – es una clara señal de la frenada de la economía en el primer trimestre de 2009.

Bajo mi punto de vista, considerando que éstos resultados se refieren a un trimestre caracterizado por eventos favorables a la recomposición de stock y a la reactivación económica (bajada de infracción y de los tipos de interés, así como del coste del petróleo), es más que razonable imputar los “brotes verdes” con una moderación del ritmo de caída de los indicadores.

Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/ad2f6be6-3007-11de-a2f8-00144feabdc0.html?nclick_check=1

Il Corriere della Sera
http://archiviostorico.corriere.it/2009/febbraio/11/crisi_vista_dai_nostri_aerei_co_9_090211109.shtml

Ghetti Alessandro 28 abril 2009 - 22:46

Frente a las comentadas publicaciones sobre los “brotes verdes”, es decir, los indicadores que, según algunos economistas, anticiparían un posible principio de recuperación económica, encuentro interesante el análisis de los datos sobre los ingresos relativos al primer trimestre de 2009, publicados por United Parcel Service el pasado jueves 23 de abril de 2009.

El útil de UPS en este primer trimestre de 2009 ha registrado una caída del
-56% a 401 millones de dólares, correspondientes a 40 céntimos por acción, frente a los 906 millones y 87 céntimos por acción, del mismo periodo de 2008.

El pasado 23 de abril (2009) Kurt Kuehn, Director Financiero de UPS, en una entrevista al FInancial Times, afirmó lo siguiente: “Los indicadores económicos nos sugieren que la recuperación de los EE.UU. podría comenzar a finales de este año, aunque es probable que no sea hasta el 2010, así que nos esperamos un segundo trimestre de este año igual de difícil que el primero”.

UPS y las principales empresas de logística (así como las tasas de tránsito de cargos y de mercancías en las aduanas), están consideradas como un “termómetro económico” para los mercados internacionales.

En relación a éste asunto, Scott Price, Administrador Delegado de DHL Europa, en una entrevista al Corriere della Sera, el 11 febrero de 2009, comentaba lo siguiente: «Desplazando las mercancías de un área a la otra del planeta, estamos en la mejor posición para poder entender mejor que cualquiera cuando empezará la recuperación. Y no será pronto.”

En conclusión, la caída de útiles de UPS y de las empresas de transporte de paquetes en general – mayor de lo esperado – es una clara señal de la frenada de la economía en el primer trimestre de 2009.

Bajo mi punto de vista, considerando que éstos resultados se refieren a un trimestre caracterizado por eventos favorables a la recomposición de stock y a la reactivación económica (bajada de infracción y de los tipos de interés, así como del coste del petróleo), es más que razonable imputar los “brotes verdes” con una moderación del ritmo de caída de los indicadores.

Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/ad2f6be6-3007-11de-a2f8-00144feabdc0.html?nclick_check=1

Il Corriere della Sera
http://archiviostorico.corriere.it/2009/febbraio/11/crisi_vista_dai_nostri_aerei_co_9_090211109.shtml

Alejandro Suárez Serrats 29 abril 2009 - 12:06

Creo que para empezar hay que aclarar que lo que estamos viviendo estos días no es una recuperación, sino una moderación de la caída. En mi opinión, esta moderación de la caída es sólo transitoria, y todavía seguirá cayendo, si bien es lógico el relajamiento de los índices que reflejan la crisis, ya que es imposible mantener la intensidad exhibida hasta el momento.
Aún así, esta moderación puede llevar a un efecto negativo, principalmente en países como el nuestro, en el que lo que provocará probablemente es que el gobierno diga que lo peor de la crisis ha pasado ya (como dice José Ramón, puede llevar a que “los políticos caigan en una ruinosa complacencia ante esas mejoras incipientes de la confianza y de algunas noticias económicas”), de tal manera que nos mantendremos en la línea en la que hemos estado hasta ahora, con cero intervenciones del estado para reactivar la economía y reestructurar el panorama económico-financiero español.

Con respecto a la flexibilidad del sistema laboral para contratar y despedir, creo que hay que tener en cuenta la propuesta de FEDEA, porque es fundamental ahora mismo tomar medidas que intenten favorecer la creación de empleo. Sin embargo, creo que muchas de estas medidas afectarán más en el largo plazo que en el corto plazo, puesto que el problema actual es de falta de demanda, por lo que no se está generando empleo. Y es difícil incentivar algo que no hace falta. Como no pensemos en una reestructuración del sistema y en aumentos de productividad, va a ser muy difícil salir de ésta airosos.

De hecho, hace un rato, hablaba con el Propietario de una empresa del sector de construcción industrial, que me decía: “si aquí ahora no hay trabajo, y lo poco que hay se está yendo a India y China, contra los que evidentemente no podemos competir, y si nosotros no podemos vender ni aquí ni en China, qué nos queda? Tendremos que irnos a invertir en África?” La verdad que el problema es grave. Gran parte de lo que conformaba hasta ahora nuestro PIB es el sector industrial (aprox. 13%), que se está desplazando progresivamente a países mucho más baratos como India y China, y el ladrillo (que entre lo que es construcción y lo que es sector servicios asociados al ladrillo dicen que llega casi al 39% del PIB). Con estos dos sectores fuertemente estancados actualmente y con dificultades reales de mejorar, no nos queda más que pensar en una reestructuración, y en reconducir nuestra economía, para lo cual estoy de acuerdo con lo que dice Ignacio, es decir, aprovechar los puntos fuertes que tenemos. En resumen, hay que replantearse cuales son realmente nuestros puntos fuertes, y dónde podemos competir en este mercado global, porque con la estructura actual de nuestra economía es complicado.

Javier LLorente González 30 abril 2009 - 08:42

Buenos días:

En mi opinión y a la vista de los últimos eventos políticos, datos del PIB, nivel de desempleo, destrucción de empleo, y en definitiva previsiones de organismos oficiales a los que no llegue el lado oscuro de la fuerza, tenemos lo que nos merecemos.

Todos, y cuando digo todos es la totalidad de los días de la semana, nos llegan mensajes muy negativos de la economía mundial, los cuales se agravan a través de los analistas internacionales cuando se dirigen hacia España. Parece como si la posible W en la que se mueve en términos generales las económicas desarrolladas, se convierte en L al llegar a nuestro querido país. O lo que es lo mismo encefalograma plano. Es decir ideas y políticas populistas que lo único que persiguen es mantener la opinión pública contenida.

Bien, pues a todos estos mensajes negativos, nuestro Presidente del Gobierno, D. José Luís Rodríguez Obama ( según el partido del Gobierno, “ Esta es nuestra oportunidad para votar”), siempre observa exageraciones, apuntando ayer en la sesión de control, que estamos cerca de remontar. Ni que decir tiene que insiste una y otra vez en la salida socialista de la crisis.
Pero en que quedamos, no iba a ser una salida conjunta y social con todos los españoles.

Destaco un dato que supimos en el día de ayer, La presidenta de la Comunidad de Madrid, Dña. Esperanza Aguirre, anunció hoy en el pleno monográfico sobre la crisis, la supresión de las Consejería de Cultura, Turismo y Deportes, así como la adopción de medidas fiscales para reactivar la economía de la región. Las competencias de estas áreas pasarán a depender del vicepresidente, D. Ignacio González.

Además, explicó que a los compradores de vehículos nuevos se les abonará una cantidad similar al 20% del impuesto de matriculación y dijo que además se eliminará el recargo autonómico del Impuesto de Actividades Económicas. El Ejecutivo regional usará esta fórmula ya que no tiene competencias para reducir el impuesto de Matriculación de Vehículos.
También la presidenta madrileña anunció la bajada de un punto del IRPF que pagan los compradores de pisos nuevos, siempre que sea la primera adquisición

Al contrario que en el Gobierno Nacional, la Comunidad de Madrid no considera a la Patronal como los que vienen a por el despido libre ( que por otro lado, considero que ya existe solo que tiene un coste), defendiendo el contrato único indefinido para tiempos de crisis.

Asimismo, defendió la bajada de impuestos para crear más empleo, dijo que los impuestos a los contratos de trabajo son una “barrera para contratar” y aseguró que el Estado se queda el 40% del sueldo de un trabajador, tanto en cuotas a la Seguridad Social como en retenciones del IRPF.

Adicionalmente se iniciaron las siguientes propuestas, reducción de los impuestos de sociedades, del 30 al 15%, así como el de la Renta, del 43%, al 20% para los primeros 72.000 euros.

Al menos entiendo que se generan alternativas, y se reducen costes. “Exactamente” igual que en el Gobierno, que no solo crea mas Vicepresidencias, sino que avala y permite que la número tres del PSOE, cobre un triple sueldo, es decir, como secretaria de Organización del partido, también el de ex secretaria de Estado de Cooperación Internacional, y por último el de senadora por la Comunidad Valenciana. En total, Pajín, de 32 años, se embolsa cerca de 20.000 euros mensuales. Es decir una salida de la crisis a la “socialista”.

Finalizando, comentar la propuesta de la CEOE, de esta semana. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha solicitado esta semana que se debata su propuesta de reforma laboral dentro del diálogo social, que no busca abaratar el despido ni que hacerlo libre, sino mejorar los contratos temporales y convertirlos en fijos de una forma asumible para los empresarios, respetando siempre los derechos adquiridos por los contratos ya vigentes.

En un comunicado, la CEOE consideró que los datos de la EPA del primer trimestre ponen de manifiesto que se están cumpliendo las peores previsiones de empleo y paro en la economía española, por lo que confió en que el nuevo Gobierno y, sobre todo, la nueva responsable del área económica, Dña. Elena Salgado, atienda las propuestas de la patronal para frenar el desempleo.

Según la CEOE, no es el momento de las descalificaciones ( el responsable de la Unión General de Trabajadores, los considero “imbéciles” ), sino de estudiar cada propuesta, por lo que espera que los Sindicatos sean conscientes de la gravedad del momento y del hecho cierto, que sin la aplicación de medidas, mas o menos dolorosas, seguirá incrementándose el número de empresas que desaparezcan, y consecuentemente, aumente el número de trabajadores que pierdan su puesto de trabajo.

La patronal aseguró que, aunque algunos análisis indican que la crisis podría tocar fondo dentro de poco, la adopción de reformas estructurales es ahora más necesaria que nunca, ya que el desafío es precisamente que se recupere la economía, algo que no se conseguirá si no se toman medidas en la dirección correcta.
A su parecer, actualmente es “aún más imprescindible y urgente” acometer las reformas estructurales necesarias, ya que las cifras indican que se han destruido 766.000 empleos en los primeros tres meses del año y que el número de parados ya ha superado la barrera de los cuatro millones.

“El paro puede seguir aumentando si no se adoptan las medidas adecuadas para enfrentarse a una situación dramática para muchas familias españolas y para el conjunto de nuestra economía”, señaló la CEOE, tras recordar que el principal objetivo de las recetas que propone no es otro que frenar el desempleo.

Por último, dejo en el aire nuevamente la siguiente reflexión.

¿Cuántas huelgas generales llevaríamos ya con las políticas decisivas y definitorias para España?

Pablo Elizalde 1 mayo 2009 - 23:09

Las organizaciones empresariales deberian explicar claramente porqué, si en tres meses se han despedido 766.000 trabajadores, la solución pasa por facilitar aun mas el despido. Si ahora no se contratan nuevos empleados no es en absoluto por la dificultad en despedirlos sino sencillamente por la falta de trabajo en las empresas. La petición de reformas del mercado laboral no es mas que una cortina de humo para ocultar la falta de ideas por parte de las organizaciones empresariales.

Silvia Martín Alejo 2 mayo 2009 - 20:23

La verdad es que viendo datos de esta semana me cuesta pensar que realmente podamos hablar de brotes verdes:

- En EEUU el PIB del 1T09 se contrajo un 6,1% trimestral anualizado (-6,3% anterior) muy por encima de lo esperado (5%), esta caída está muy relacionada con el descenso de los inventarios (-38%). Sin este componente, la contracción del PIB habría sido del 3,4%. Además, la Fed mantuvo inalterado el tipo de interés oficial. Para tomar su decisión, argumentó que la economía seguía contrayéndose aunque el ritmo de desaceleración parece ser algo más lento. Indicó que aunque el panorama económico ha mejorado, la actividad probablemente se mantendrá débil durante este año.

- En la Eurozona la confianza de los consumidores y empresarios de la CE ha repuntado en abril (primer avance claro desde mayo de 2007: el Indicador de Sentimiento Económico subió 2,5 puntos, hasta 67,2 puntos). La tasa de crecimiento interanual del agregado monetario M3 cayó en marzo 0,7 pp, hasta el 5,1%.

- En España el Banco de España anunció una caída más pronunciada de la actividad en el 1T09: el PIB habría retrocedido un 2,9% interanual (−1,8% intertrimestral). Se estima un recorte del PIB para 2009 al -3,5% y al -1% para 2010.

- En Reino Unido la confianza del consumidor de abril aumentó en 3 puntos, hasta -27.

- En Japón el Banco Central, decidió mantener el tipo de interés oficial en el 0,1%.

- Y a esto le sumamos que medio mundo anda loco con la gripe…

Ivan Torrents 3 mayo 2009 - 10:48

En mi opinión no creo en una salida rápida de la crisis. La economía especialmente la española ha vivido en los últimos años de una burbuja inmobiliaria que ha desaparecido produciendo una fuerte sacudida no sólo en los sectores relacionados con la construcción sino en toda la sociedad.

La crisis actual es posible que se pueda frenar con ayudas fiscales por parte del gobierno, pero esta claro que estas medidas son a corto plazo. En el caso concreto de España iniciativas como la de FEDEA son necesarias. En la situación actual las medidas a tomar son antipopulares con lo que puede implicar una temida perdida de votos, es más fácil para el gobierno anunciar que quieren aumentar el paro a tres años, anunciar que la seguridad social esta con superávit o subvencionar a los sindicatos (cuando todo el mundo sabe que esto no es sostenible en el tiempo) que estudiar políticas que den flexibilidad a empresas a adaptarse a la nueva situación, como por ejemplo reducir el numero días de indemnización en caso de despido, dejar de subvencionar sectores no rentables y subvencionar aquellos que realmente si que lo son, potenciar la educación, etc…

El estado en la situación en la que nos encontramos debería ser gestionado como una empresa, la mayoría de las medidas a tomar a corto implican una perdida de votos y ningún gobierno piensa mas allá de cuatro años, esto lleva a que nadie vaya a tomar este tipo de medidas. Si realmente queremos salir de la crisis y ser un país competitivo esto debe cambiar.

Antonio Renom 4 mayo 2009 - 09:31

Parece que en los últimos posts no hago mas que apuntarme a lo que el compañero Ignacio Gil nos comenta, aunque en este caso tengo algún que otro matiz.
Coincido en su análisis del plan de la FEDEA aunque para mi una parte sustancial de la reforma laboral debe empezar por reconocer la productividad como uno de los pilares sobre los que estructurar el marco de acuerdo que regule el mercado laboral. (Ej: no es de recibo que el aumento salarial se indexe a inflación, seria mas apropiado ligarlo a aumentos de productividad, aunque es políticamente incorrecto) además los acuerdos marco en otros países empiezan a ir en esa dirección.
Por otra parte la discusión de los brotes verdes me parece un poco estéril.
Es evidente que después de lanzar toda la artillería monetaria y fiscal al rescate financiero-económico algún efecto tendremos que notar en algunos indicadores económicos, pero esto no quita que estamos entrando en lo que Keynes me permitirá denomine como un efecto desmultiplicador: en un mundo de recursos per capita mas escasos, el hiperendeudamiento funciona como una cadena pesada que arrastra hacia el fondo las economías.
Lo cierto es que este problema no arranca en 2007, este problema arranca en los 80 con el creciente desligamiento de crecimiento de PIB y uso de factor trabajo, este proceso nos lleva a que para producir mas PIB no hace falta mas mano de obra lo que influye negativamente en la demanda, como es natural; así pues se opto por incrementos de la masa crediticia(de manera progresiva) a los individuos para financiar esa demanda que hoy ya esta saturada/empachada de deuda.
En este escenario es en el que hay que leer con detenimiento noticias como la que aparecía ayer en el FT (http://www.ft.com/cms/s/0/23b62bfc-338b-11de-8f1b-00144feabdc0.html) y pensar acerca de la posibilidad de que la reserva federal promueva unos tipos cercanos al -5%. Puedo imaginar que para el Sr. Bernanke estos brotes verdes son simplemente ilusiones en el desierto y debe andar planteándose como reactivar esa demanda de la que hemos disfrutado en los últimos años.
Pues bien, ESO ya no volverá, ahora vamos a un mundo hipereficiente, en el que la norma será la productividad, el aprovechamiento máximo de los recursos y en el que la deuda es una losa que impide que países (ojo: digo países, no gobiernos) como España sean capaces de destinar recursos (dinero en este caso) a reformar la estructura económica de su país. ((Es interesante leer los últimos informes de perspectivas del FMI y de la OCDE aunque si consigo recuperar un informe exhaustivo y escalofriante de la UE acerca de la distribución de recursos para los próximos 15 años os cuelgo el link.))
En este escenario, realmente creemos que todo es un problema de que haya unos brotes verdes??, me parece que las ramitas del arbusto no nos permiten ver la selva amazónica que se esconde detrás de la avalancha de datos.

Silvia Martín Alejo 4 mayo 2009 - 23:05

En el Wall Street Journal de hoy viene un artículo muy interesante (Spain Largely Avoids Unrest Even as Economy Slumps) en el que se asombran de cómo con la situación laboral que tenemos en España no haya movilizaciones masivas de parados. Es un análisis que comenta cómo la economía española vivió sus tiempos de gloria basándose en un modelo de mano de obra de baja productividad, una extensa economía sumergida (aproximadamente un quinto de nuestra economía) y una escasa movilidad laboral (importantes lastres para la economía en estos tiempos de crisis).

Plantea que la familia es la estructura social que actúa como salvavidas ayudando a sus miembros a pagar la hipoteca o acogiendo a aquellos que han perdido su hogar definitivamente. De tal forma, que soporta que los desempleados tengan las necesidades mínimas cubiertas y no salgan a la calle.

Por otra parte, lo que más sorprende es la estimación de un 14% de tasa sostenible de desempleo en nuestro país en momentos carentes de sobrecalentamiento económico debido a la rigidez del mercado laboral. En época de sobrecalentamiento económico la tasa de desempleo era del 8%. Lo que en mi opinión hace que las previsiones más pesimistas que estamos escuchando no suenen ahora tan descabelladas…

http://online.wsj.com/article/SB124139642920281859.html

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar