21
abr

¿Qué son las remesas de emigrantes?

Escrito el 21 abril 2009 por Rafael Pampillón en Diccionario de Economía

Se denominan remesas a los envíos de dinero que envían los emigrantes a sus países de origen. Lo más normal es que este dinero proceda de los sueldos y salarios que cobran los emigrantes por su trabajo en el país de destino. Los envíos se originan, por tanto, como consecuencia de los lazos familiares, de obligación y afecto entre los inmigrantes y personas que han dejado en su país de origen. Estas remesas que envían los inmigrantes son un factor de desarrollo económico para las economías de los países de origen de la inmigración. De ahí que en los países de destino de las remesas (y de origen de los emigrantes) se deben incentivar oportunidades y dar consejos que motiven el mejor aprovechamiento de esos flujos en actividades productivas, educación e inversión que favorezcan a las familias de origen de los migrantes.

La importancia de las remesas estriba en que se dirige a las capas pobres de los países pobres. Un reciente estudio sobre once países indica que la repercusión de las remesas en términos de reducir la pobreza de la población en su conjunto advierte que el 50% o más de las personas de los hogares receptores se encontrarían bajo la línea de pobreza si no contaran con el aporte de tales transferencias. Las remesas, con frecuencia, benefician a regiones y comunidades donde no llegan las inversiones extranjeras o los programas de ayuda oficial al desarrollo.

Las remesas se diferencian de la ayuda oficial al desarrollo en que son flujos financieros privados, de solidaridad familiar, y responden al derecho de todo ser humano de asistir de modo individual al sustento y bienestar de otras personas. Este derecho debe ser reconocido y salvaguardado, de ahí que los Estados deben abstenerse de promulgar disposiciones legislativas o adoptar medidas administrativas coercitivas, que puedan obrar en detrimento de este derecho. Además los gobiernos deben facilitarse el envío de remesas, reduciendo su coste y garantizando el acceso a los servicios de envío (bancos, cajas, remesadotas, etc.).

En la actualidad los flujos mundiales de remesas casi duplican las cantidades que se pagan en concepto de ayuda al desarrollo y equivalen a más de las tres cuartas partes de la inversión extranjera directa. Sin embargo, las remesas que habían crecido de forma sostenida durante las últimas décadas han empezado a menguar, como consecuencia de la crisis económica, lo que va a provocar  un fuerte deterioro en las condiciones de vida en los países pobres. A ello se une la fuerte caída  de la demanda de mano de obra barata en los países ricos. ¿Qué ocurre cuando los emigrantes no pueden enviar dinero? ¿Qué sucede cuando los emigrantes tienen dificultades económicas?  Una posibilidad es que regresen a sus países, en otos casos se podría generar un flujo inverso, es decir, las familias envían a los emigrantes dinero desde sus países de origen.

Fuente: Bienvenido Then. “Feminización de la migración Internacional:Género, Mercado Laboral y Desarrollo”. Trabajo de Master de Relaciones Internacionales. Universidad CEU-San Pablo

Comentarios

Cheril 21 abril 2009 - 12:33

Un inmigrante desempleado, para sostenerse, buscará otras soluciones para mantenerse en el país donde reside. Algunas de las soluciones es reagruparse en una casa, donde si antes vivían 3 personas, podrían ser 5 o 6, y en algunos casos pueden ser 10 (este es un caso que ya he visto). También pueden desarrollar una nueva economía informal. Hace poco, en una zona de Madrid donde viven muchos latinos, ví a un inmigrante recorriendo varios negocios latinos, donde habían muchas personas, para vender empanadas.

Otro caso es una publicación que leí en el GlobalYale que decía muchos Chinos e Indú que vivían en los Estados Unidos y poseen alto nivel académico (Masters o PHD) o de gran experiencia profesional, se están retirando a sus países de origen o el de origen de sus padres porque encuentran más oportunidades en esos países.(Una fuga de cerebros)

Alberto Salazar de la Garza 21 abril 2009 - 16:09

En el caso de mi país, México, las remesas son la segunda fuente de ingresos de divisas (después del petróleo, claro), habiendo sido más de un 2% del PIB en los últimos años antes de la crisis. México se sitúa en el tercer lugar mundial como países receptores de remesas, después de India y China. Todo esto debido a su posición geográfica debajo de la economía más fuerte del mundo, EEUU.

Actualmente la pérdida de empleos de los inmigrantes mexicanos en EEUU, ocasionará un problema de 2 consecuencias: en primer lugar las familias dejarán de recibir esos ingresos, tomando en cuenta que son de bajos recuros y viven con el presupuesto “al día”; y en segundo lugar es probable que los inmigrantes regresen al país en busca de empleo, incrementando ésto la tasa de desempleo y un posible aumento en la demanda de servicios públicos (pagados o subvencionados por el Estado).

José Luis Breva Valls 30 abril 2009 - 13:04

Una de las posibles e indeseables consecuencias es la incidencia de la crisis económica en los índices de delincuencia. Al haber más personas sin trabajo, pueden darse más casos de atracos con la finalidad de obtener dinero, ante la dificultad que el panorama actual ofrece para obtenerlo dentro del mercado laboral o incluso dentro de la economía sumergida. También es posible que los bajos sueldos y el hecho de tener que enviar dinero al país de origen influya en que haya actos delictivos, con objeto de satisfacer las necesidades económicas propias, así como la de los familiares que se encuentren en su situación o en su país de origen, con el envío de remesas.

Dejar un Comentario

*