19
Mar
En las últimas décadas, la relación entre la economía de mercado y la sostenibilidad ambiental ha pasado por muy diferentes etapas. El medio ambiente irrumpe en la agenda política internacional con publicación del informe Brundtland en 1987, tomando desde entonces un creciente peso en las distintas regulaciones internacionales y nacionales. Buena parte de las empresas aún percibe esta introducción forzada de un objetivo social entre sus objetivos privados como una carga en sus cuentas de resultados. 

A comienzos de los 1990 las compañías pertenecientes al World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) establecen el paradigma de la ecoeficiencia, desde entonces ampliamente aceptado y probado por numerosas empresas, que comienzan a percibir los beneficios privados derivados de la reducción de los costes medioambientales. Más recientemente, se han añadido dos nuevas dimensiones a la relación entre mercado y medio ambiente, motivadas tanto por objetivos públicos como privados: la reducción de la dependencia energética, y la propia generación de negocio y empleo medioambiental. Quiero concentrarme aquí en esa última dimensión, que está tomando particular relevancia en el actual contexto de crisis económica mundial. Y es que la llamada “eco-industria” se está constituyendo en la esperanza verde para muchos gobiernos. Lo cierto es que hay indicadores para el optimismo en el sector de las tecnologías limpias. De acuerdo con un reciente informe publicado por el Cleantech Group, las inversiones de capital riesgo -un indicador ampliamente reconocido como representativo del patrón inversor general- habrían alcanzado en 2008 en este sector un volumen de 8.400 millones de US$ para el conjunto de las economías de Norte América, Europa, China e India. Este resultado, record en el sector y un 38% superior al registrado en 2007, tan sólo se habría empañado ligeramente en el último trimestre de 2008, al ser un 4% inferior al equivalente en el año anterior aunque en un contexto económico notablemente peor. Las tecnologías más destacadas: solar (40%), biocombustibles (11%), transporte (9,5%) y eólica (6,0%). 

Bajo el supuesto de que la inversión mundial en renovables alcance los 630.000 millones de U$ de aquí al año 2030, la Organización Internacional del Trabajo estima que el sector podría generar veinte millones de nuevos empleos.   Así lo ha entendido la Administración Obama, que con su plan “Nueva Energía para América” pretende crear cinco millones de empleos invirtiendo estratégicamente 150.000 millones de US$ a lo largo de los próximos diez años. Esta inversión se orientará básicamente a: 

1) la comercialización de vehículos híbridos made in USA, con el objetivo de tener 1 millón circulando en 2015; 

2) promoción y desarrollo de las energías renovables, que deberían suponer un 10% de su generación eléctrica en 2010 y un 25% en 2025; 

3) fomento de la eficiencia energética; 

4) desarrollo de plantas de carbón bajas en emisiones;

5) avance en la nueva generación de biocombustibles;

y 6) establecimiento de una nueva red eléctrica digital.

Más allá de su potencial contribución a la reactivación económica y a la generación de empleo, en ese otro ámbito antes señalado de la reducción de la dependencia energética, el “plan verde” de Obama proclama que gracias a estas inversiones los EEUU podrían ahorrar en la próxima década un volumen de petróleo equivalente al que actualmente importan desde Oriente Medio y Venezuela.

 Otros gobiernos también han promovido este tipo de planes, entre ellos el español. No es para menos: de acuerdo con estimaciones oficiales, el elevado peso de los combustibles fósiles en la economía española, junto a una intensidad energética un 20% superior media de la UE, nos habrían “empobrecido” en 17.000 millones de euros en el último año, esto es, un 1,55% del PIB. En ese sentido, el Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011, dotado con un presupuesto de 245 millones €, tendría como objetivo generar un ahorro total de entre 43 y 44 millones de barriles de crudo en ese plazo. Además, la inversión pública en tecnologías limpias podría constituir una buena oportunidad para fomentar el crecimiento económico en sectores de mayor valor añadido y mejorar las perspectivas de los sectores menos productivos y con mayor destrucción de empleo.

Así, el Proyecto Movele, promovido por el Ministerio de Industria, pretende determinar la viabilidad de la implantación del coche eléctrico en España, implicando a las empresas privadas de los sectores automoción, eléctrico, asegurador y financiero. Con un presupuesto inicial de 10 millones €, tiene como objetivo la introducción en entornos urbanos de 2.000 vehículos y el establecimiento 500 puntos de recarga entre 2009 y 2010. Este plan se enmarcaría en el objetivo más complejo -y más ambicioso incluso que el estadounidense- de tener 1 millón de coches híbridos y eléctricos, en su mayor parte made in Spain, circulando en nuestras carreteras en 2014. En el sector de la construcción, el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación, que tiene como objetivos la mejora de la eficiencia energética de las viviendas ya construidas y el impulso al uso de las energías renovables, prevé rehabilitar 500.000 viviendas hasta 2012 y está dotado con presupuesto inicial de 800 millones de euros. Según cálculos del Ministerio de Vivienda, la rehabilitación energética de edificios y viviendas podría generar 75.000 empleos anuales en los próximos cuatro años. 

Confiemos en que esa esperanza verde no defraude, saldremos ganando en muchos sentidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Tristan 20 marzo 2009 - 13:45

En Israel ya han puesto una fecha límite para la venta de vehículos a gasolina a partir de la cual sólo se podrán vender vehículos eléctricos. En ese sentido ya se están construtendo las centrales que van a sustituir a las gasolineras y se están adaptando los garajes y parckings para que los coches puedan enchufarse a la red mientras están aparcados.
En Europa estamos tardando demasiado en tomar decisiones valñientes.

Tristan 20 marzo 2009 - 14:42

En Israel ya han puesto fecha tope para la venta de vehículos de gasolina, a partir de la cual sólo podrán venderse vehículos eléctricos.
En Europa ya estamos quedándonos atrás.

[…] último post sobre la potencial contribución de la eco-industria a la recuperación económica [1] y al posterior post de Rafael Pampillón haciéndose eco de un estudio español cuestionando esa […]

JAIMILLIN55 3 abril 2010 - 21:27

SI YO TUVIERA EL PODER (……Para conservar el planeta tierra)
Si yo tuviera el poder, tocaría la cordura de de los países industrializados y pararía la gran devastación del planeta que habitamos;
sus tecnologías contaminantes dañan nuestra tierra, dañan nuestro aire, dañan los animales, las plantas, dañan los humanos,
sus poderosas industrias, Centrales eléctricas, Vehículos; todo a base de fósiles combustionados, es el veneno que respiramos;
lo que la tierra proceso como combustibles en millones de años; los humanos lo hemos devuelto a la atmosfera como dióxido de carbono en menos de 100 años;
ellos son los generadores de gases invernadero, destructores de la capa de ozono, gestores de un aire contaminado;
ellos son la parte del detonante, del infernal del calentamiento global, que hoy nos está matando.

Si yo tuviera el poder, en los más poderosos contaminadores contaminados; crearía conciencia de razón;
a Estados Unidos, China, Unión Europea, Rusia, Japón gestores en doble moral, de balanzas llenas de oro y tecnologías de polución;
a Alemania, Canadá, Reino Unido, Corea del Sur, alimentadores del desenfreno incontenible del CO2;
a la OPEP y demás Países petroleros, a los países productores de carbón; vampiros de la tierra, apoderados infernales de la gran destrucción;
que tanta revolución industrial, es un flaco favor al planeta ya que con la contaminación lo saturo;
que el poder económico no comprara el alimento de los cultivos, que el medio ambiente diseco y enveneno;
que La ciencia y el conocimiento en la nada quedarían, si matamos la madre tierra, que es de la vida, nuestro bastión.

Si yo tuviera el poder, en América del sur, América central, el sudeste Asiático, África central;
Impediría, del ecosistema y sus montes, la destrucción;
ellos, son los pulmones naturales que el universo nos regalo y que el hombre arruina, cual codicioso e irresponsable depredador.
Frenaría la acción exterminadora, de las selvas y su biodiversidad, causante de la irreversible erosión;
frenaría la degradación de las masas forestales y sus especies, evitando el desequilibrio climático y su saturación;
frenaría la extinción de las zonas tropicales evitando el desborde del dióxido de carbono gestor del calentamiento global, nuestra devastación;
derrumbaría el pedestal de países como Méjico, Haití, el Salvador, Filipinas, Madagascar como reyes de la deforestación;
frenaría el afán de enriquecimiento de grandes empresarios y multinacionales que talan los bosques tropicales y su naturaleza; cual aberrantes actos de explotación;
frenaría el voraz apetito indiscriminado de los países industrializados, a los recursos naturales de los países pobres, para sostener su nivel de riqueza y polución;
frenaría la tala de la fauna verde para producir biocombustibles, papel, madera, cultivos de amapola, mariguana y coca; del planeta hoy su perdición;
detendría la minería a cielo abierto, los grandes pastizales, la creación de grandes embalses y el enrutamiento de ríos y lagos; dañinos de la madre tierra; gestores de una tragedia de gran proporción.

Si yo tuviera el Poder; del yugo de las basuras, sería el superhéroe liberador;
de basuras orgánicas, inorgánicas, basuras industriales, radioactivas, sanitarias; basuras espaciales; todas viles agentes de la gran contaminación;
de basuras productoras de metano, oxido nitroso, dióxido de carbono, monóxido de carbono; gestores de gases invernadero, aire irrespirable y de los ríos y mares tóxicos de podredumbre y fétido hedor;
de las energías radiactivas sin control ni reducción; acumuladas sus basuras en 50 países; hostiles destructoras de seres y mares, muerte con dolor de radiación;
de terribles pesadillas como Chernóbil y Kyshtym en Rusia; three Mile island, Idaho Falls y el reactor US Daus-besse en Estados Unidos, Isuruya en Japón; algunos ejemplos de un horror radioactivo, sin términos de expiración.

Si yo tuviera el poder, a todos los millones de humanos, les mostraría el galardón de nuestros actos de pánico y horror;
del polo Norte reducido en más de un millón de kilómetros en dos años de deshielo, por el calor;
os mostraría como el derretimiento de los glaciales polares como Groenlandia y la Antártida liberan de sus lechos el inestable gas metano;
lo que nos lleva a más calentamiento y por ende más bióxido de carbono; cual circulo vicioso en nuestro impredecible caos.
El deshielo del monte Kilimanjaro en África, el nevado del Ruiz y sierra nevada del Cocuy en Sur América, monte Everest, Kanchenjunga, Lhotse en Asia y muchos más; testigos mudos del arrebatante desleimiento de los picos más encumbrados;
os mostraría como, en los mares de nuestras costas, hay un aumento, de su nivel, desorbitado; lo que ocasionara la desaparición de islas, ciudades enteras y dejara países inundados;
os mostraría la paulatina detención del movimiento espiral del eje de la tierra; y el progresivo y angustioso cambio de la posición de los polos magnéticos, cual epopeya, del quebramiento de nuestro planeta, que se revuelve en contorsión siniestra.

Si yo tuviera el poder, detendría La gran captura indiscriminada de peses y destrucción del mar y su fauna entera;
especies marinas tales como: Las ballenas, el tiburón Marrajo sardinero, el Pez sierra,
el tiburón Mielga, la foca del mar Caspio, los Corales rojo y rosa, el Anguila Europea,
todos a punto de desaparecer, por la gran codicia ciega;
detendría del emporio pesquero, su voraz afán de riqueza y su gran sobrepesca;
que no permite la regeneración de las especies marinas llevándolas a una extinción total y severa;
os mostraría como, está desapareciendo de los mares. por la contaminación progresiva,
el plancton; principal eslabón en la cadena alimenticia y responsable de la vida en la tierra,
Y como las algas rojas reflejan la toxicidad y declive de la vida marina; cual profetas apocalípticas de las especies muertas.

Si yo tuviera el poder, frenaría el despiadado horizonte de holocausto; que los humanos estamos fabricando;
frenaría la extinción de especies como el oso polar, el gato pescador, la musaraña elefante, la foca del mar Caspio, el elefante africano;
frenaría la extinción del ciervo del padre David, el tigre de bengala, el demonio de Tasmania, el sapo de Holdbrige; el cocodrilo cubano;
frenaría la extinción del caballo salvaje, cangrejo purpura de agua dulce, hurón patinegro, el lince ibérico, el canguro australiano;
Frenaría la extinción de las ballenas, los corales, el pingüino, la tortuga marina, el orangután, el elefante, el albatros y muchas otras especies que con nuestra inconsciencia, poco a poco vamos eliminando.

Si yo tuviera el poder, terminaría, las absurdas guerras en Afganistán, Argelia, Birmania, Chad, Colombia, Etiopia, Filipinas, India;
terminaría las Guerras en Irak, Israel y Palestina. Nigeria, Pakistán, Republica Centro Africana, Republica del Congo, Rusia, Somalia;
terminaría las guerras en Sri Lanka, Sudan, Tailandia, Turquía, Yemen Uganda, y muchas más donde el imperio sobre cualquier diferencia, es la destrucción y la matanza;
erradicaría, del planeta tierra; las drogas, la intolerancia, la prostitución, la esclavitud, la ignorancia;
extinguiría el hambre de más de 1.000 millones de humanos repartidos en África, Asia, Centro y Sudamérica; con más de treinta países, en la miseria inhumana;
llevaría los servicios básicos al 40% de nuestra especie, que son las personas desamparadas;
llevaría el agua potable a ¼ de la población mundial, hoy por hoy la más necesitada;
convertiría los presupuestos de las armas y las guerras, en presupuestos de paz, de comida,
de agua potable, de servicios básicos y erradicaría la penuria de la pobreza, de la raza abandonada.

Si yo tuviera el poder os llamaría a cada uno de vosotros, de nosotros a sopesar nuestras conciencias y darnos cuenta de nuestro aporte infame al sobrecalentamiento, al caos, a la intolerancia, a la miseria.
Si yo tuviera el poder, os tocaría la conciencia, con el gran cambio en nuestros actos, para conservar nuestro planeta;
os tocaría el corazón para llenaros de amor por tu entorno, por tu familia, por las plantas, por los animales, por la tierra;
os emplazaría a luchar por un mundo mejor, para el futuro, de las generaciones venideras.
¿QUE HARIAS TU, SI TUBIERAS EL PODER, EN ESTA TIERRA?………………………………………

JELPENSADOR
http://jaimillin55,wordpress.com/

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar