7
Mar

Es de todos conocido que los bancos y cajas de ahorro españolas tienen en sus balances algunos activos “tóxicos” de difícil cobro (o impagados) procedentes de 1) crédito promotor, es decir, créditos concedidos al sector inmobiliario en el periodo expansivo de la construcción. Ahora, algunas de estas empresas inmobiliarias no pueden pagar esos créditos ya que no consiguen vender un importante volumen de viviendas, 2) hipotecas concedidas a familias que están teniendo dificultades crecientes para poder devolverlas. Con el trascurso del tiempo y a medida que el paro siga aumentando se va a incrementar todavía más esa morosidad. No se debe olvidar que en España, el crédito destinado a la compra de viviendas y a la actividad constructora e inmobiliaria ha pasado del 25% del total del crédito concedido en 1992 a cerca del 60% en 2008 y 3) crédito a empresas con dificultades.

 Confianza y transparencia

Estos créditos impagados habrá que digerirlos y esa no va ser tarea fácil. Hay mecanismos como el fondo de capitalización, el fondo de garantía de depósitos, el fondo de adquisición de activos, “bancos malos”, asegurar, en 100.000 euros los depósitos, etc. que pueden solucionar el problema de la insolvencia. Pero lo que a mi me parece más urgente es restablecer la confianza. ¿Cuándo tenemos confianza en alguien? Cuando nos dice la verdad. ¿Qué está ocurriendo semana tras semana, mes tras mes, en todo el sistema financiero mundial? Que nos despertamos con una nueva necesidad de rescate, un nuevo agujero en alguna entidad bancaria. Y así llevamos un año y medio. El efecto que esto tiene en la economía global, en la opinión pública internacional, es una falta de confianza total, absoluta. Lo reflejan las bolsas, en mínimos del último decenio o más. No se puede seguir así, la transparencia debe ser total. Las pérdidas deben ser reflejadas en la contabilidad. Hay quien se escuda en que existen activos que no se pueden valorar. Claro que se pueden valorar, lo que pasa es que no se quiere aceptar que han perdido una parte de su valor. 

Hay quien piensa que el mayor conocimiento de la situación patrimonial de algunas entidades del sistema bancario o la intervención por parte del Banco de España en algunas de estas entidades puede generar pánico en los depositantes, es decir,  una corrida bancaria. En general, suele suceder lo contrario: Cuando no se explica bien la situación la gente se imagina que las cosas están peor de lo que están y empieza a desconfiar de lo que se le dice. Es entonces cuando los depositantes van al banco a retirar su dinero. De modo que el efecto de esa táctica de optimismo informativo de “qué aquí no pasa nada”  genera exactamente el efecto contrario al que se pretende. Antes o después el encubrimiento de la realidad reduce la confianza en la autoridad supervisora que tedrá que recomponer. Restaurar la confianza y aumentar la transparencia son imprescindibles para acortar la duración de la crisis. O, por lo menos, para no prolongarla más de lo indispensable.  Es preciso una gran cruzada por la transparencia, por la sinceridad, por la decencia. Es la única manera de restablecer la confianza para empezar a construir y salir de esta crisis. 

 

Comentarios

Ricardo Navarro 8 marzo 2009 - 08:36

Sin confianza y transparencia no saldremos de ésta.
Los bancos nos piden dinero a los ahorradores y sin garantías tenemos que fiarnos de éllos.Las expectativas son malas . es mejor parar la hemorragia a tiempo que no desangrarse.
Se que es bueno ayudar al sistema financiero , que es el corazón del sistema, pero…¿Hasta cuando?¿A qué coste?.

Futuro -fusiones y más fusiones , capital extranjero en nuestros bancos o sino intervenir los bancos.

Ah y no perder la esperanza

Fernando Peral 8 marzo 2009 - 08:43

Totalmente de acuerdo con el Profesor. A la transparencia, la sinceridad y la decencia añadiría la exigencia de responsabilidades. En Estados Unidos, los responsables del desastre van desfilando ante los jueces, y unos cuantos ya están encarcelados y tienen que responder de sus actos.

Javier Toás 8 marzo 2009 - 15:10

En relación a este post y a otros anteriores sobre la situación bursátil me gustaría recomendar la película “Locura del dólar” de Frank Capra.

Trata de un banquero que concede créditos según el carácter y la confianza que le inspiran sus clientes. Son inolvidables las escenas en las que se refleja de que manera puede llegar a producirse una situación de pánico y, sobre todo, el discurso de Walter Huston sobre cómo debe circular el dinero.

Mirene 8 marzo 2009 - 21:40

Pienso en la premisa de que todos somos humanos y cometemos errores o tomamos acciones deliberadas sobre algo ya sea bueno o malo (no me detendré a pensar en el concepto de bueno o malo)… En tanto todo lo que a pasado es responsabilidad de personas, personas que han trabajado en bancos, gobiernos u otros lugares que, bajo sus decisiones, han llevado la economía a donde se encuentra. Quienes están trabajando por esto son quiza las mismas personas que cometieron este error.

A pesar de que este error no fue, necesariamente, provocado conciente o inconcientemente, ¿qué se puede hacer para construir la confianza?, Muchos hablan de transparencia, que los sistemas de auditorías no se llevaban bien, etc… En mi parecer, la confianza se va a ganar nuevamente, vendrá una nueva teoría que será el BOOM, y tanto el gobierno, bancos y compañías comenzarán a adoptarlas.

A pesar de eso, no dejo de insistir que esto es manejado por personas quienes son los que llevan la economía a ganar y a perder. La confianza se va a recuperar, sea como sea.. se creará otro sistema “transparente”, se va a recuperar todo. Sera como el ciclo de un producto, nace, crece, madura, y cae… ¿Hasta qué punto las decisiones tomadas ayudarán a que el ciclo de la economía quede de forma más prolongada en la fase madura?

[…] Fuente Original Restablecer la confianza en el sistema bancario y en los supervisores bancarios. – IE Business School¿Qué es el Fondo para la Adquisición de Activos Financieros? – IE Business SchoolSísifo, Corbacho y el paro – IE Business SchoolPersiste, aunque se reduce, el elevado déficit con el exterior (9,6% del PIB) – IE Business School¿Se parece la crisis actual a la de 1993? ¿Qué políticas económicas se deben aplicar en 2009? – IE Business School1.280.000 nuevos parados en 2008, según la EPA – Instituto de Empresa Business SchoolInvertir en publicidad es básico para la empresa inmobiliariaInvertir en publicidad es básico para la empresa inmobiliariaInvertir en publicidad es básico para la empresa inmobiliariaInvertir en publicidad es básico para la empresa inmobiliaria Click aquí para ver ampliado. Click aquí para ocultar. DATOS DEL POST: Agregado el 08.03.2009 en Dirección de Empresas Tags Business School, Cajas De Ahorro, Dice, EconomíA Global, El Financiero, El Mundial, El Tiempo, Empresas, Esa, Euros, Inmobiliaria, La Verdad, Las Bolsas, Mes, Nos, Sistema Bancario, Sistema Financiero, Supervisores, Ya […]

Kellen 8 marzo 2009 - 23:25

Las palabras, aunque ciertamente bellas y efectivas, con gran poder, tienen el inconveniente de que su efecto está limitado en el tiempo si no van acompañadas de hechos, si no son coherentes. La única forma de generar confianza es actuando de manera coherente, transparente basándose en principios y con mentalidad en el largo plazo. Éstos deberían ser los puntos que rigiesen el funcionamiento de cualquiera organización, incluidas las instituciones financieras.
En estas épocas de crisis, para aquellas instituciones fuertes, en caso de que las haya, y más aquellas que son símbolo de un país, como son los bancos, sus objetivos prioritarios deberían ser diferentes. Los bancos no deberían seguir de mejorar sus resultados a toda costa, sino cuidad a su activo más importante, los clientes, mediante prácticas adecuadas y medidas que garanticen la estabilidad. No hay nada peor que una persona con miedo. Sí, lo hay, muchas personas.

ramon 9 marzo 2009 - 16:40

Estoy de acuerdo en solucionar el problema financiero, es el pilar básico de la económica, pero es una media que se debe hacer con cirugía fina, se debe debería de hacer conjuntamente con otras medidas directas. Es interesante leer el articulo del sr.Muns: Trabajar para el futuro.(ayer domingo en suplemento LV)

Juan Miguel 11 marzo 2009 - 10:43

Esta claro que el desconocimiento provoca miedo e incertidumbre y el conocimiento lo contrario. El problema está en que van a ganar los bancos, o la entidad con activos tóxicos en decir que tiene un problema? pues nada, ganará la sociedad financiera en general pero no el perjudicado.
Lo que es evidente es que hay que forzar a que esto se produzca y ahi creo que habria que responsabilidad a los responsables económicos y a los auditores externos. ¿como se pueden estar firmando las cuentas sin salvedades por parte de los auditores cuando es evidente que la mayoria de las entidades financieras tienen sobrevalorados sus activos?

Juan Miguel 11 marzo 2009 - 10:46

esta claro que cuando todos los bancos que tengan activos tóxicos lo hagan público y limpien sus balances, parte del problema se solucionará.
Pero esta claro que los bancos con activos tóxicos no van a querer reconocerlo y pasar de puntillas.
La responsabilidad la tienen los responsables económicos de los paises y los auditores externos. ¿como es posible que firmen cuentas sin salvedades con activos claramente sobrevalorados?

ramon 12 marzo 2009 - 01:31

los bancos utilizan las señales (como bien estudio el p.n. Spence) para notificar una posición, en este caso como podría ser negativa, esperan. Un sistema de economía de información con modelos mas afinados podría darnos mejores datos para los análisis económicos. (relacionando también con la información asimetrica de Arkeloff)

ramon 12 marzo 2009 - 17:21

Me preocupan mucho mas los efectos sociales que los económicos y financieros, la medida n 1. ES una MORATORIA de DOS años en los EMBARGOS

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar