23
Mar

Ayer, en este blog de economía, Patricia Gabaldón volvía a la carga sobre las propuestas de Paul Krugman para que España salga de la crisis económica y su propueta estrella: la bajada de sueldos. Hoy vuelvo sobre el tema que comentaba ayer Patricia pero también sobre los problemas económicos de Europa. 

Europa

En un reciente artículo (“A Continent Adrift”,  16 de marzo) publicado en New York Times  (tiene una traducción al castelano: ¿Qué le pasa a Europa?) Paul Krugman señalaba que el peligro claro y actual que amenaza a Europa es su  incapacidad para responder de forma eficaz a la crisis financiera. Europa se ha quedado corta en lo referente tanto a la política fiscal como a la monetaria. Europa se enfrenta a una depresión que es al menos tan grave como la de Estados Unidos y, sin embargo, está haciendo mucho menos para combatirla.

Lo único que está actuando a favor de Europa son los “estabilizadores automáticos”. Sin embargo, Europa necesita, además de los estabilizadores automáticos, políticas discrecionales. Concretamente políticas fiscales y monetarias más expansivas. Por ejemplo, haría falta una  política monetaria más enérgica. Al fin y al cabo, aunque no haya un Gobierno europeo, sí que hay un Banco Central Europeo (BCE) que puede hacer una política monetaria para 16 países de la Unión Europea. Sin embargo, el BCE, está actuando con poca energía. En otras palabras, Europa está demostrando que es estructuralmente débil en tiempos de crisis.

España

La principal pregunta que se hace Krugman es qué pasará con las economías europeas que prosperaron durante la época de dinero fácil de hace unos años y, en concreto, con España. Durante gran parte de la década pasada, España fue la Florida de Europa, con una economía que se mantenía a flote gracias al enorme auge especulativo de la vivienda. Al igual que en Florida, la expansión se ha transformado en recesión. España necesita encontrar nuevas fuentes de ingresos y de empleo para sustituir los trabajos perdidos en la construcción.

En el pasado, España habría tratado de mejorar su competitividad devaluando su moneda. Pero ahora su moneda es el euro, y parece que la única forma de salir adelante es iniciar un demoledor proceso de recortes salariales. Esto habría sido difícil en la mejor de las épocas; y será casi inconcebiblemente doloroso si, como parece muy probable, la economía europea en su conjunto está en crisis y con tendencia a la deflación durante años.

Krugman se hace tres preguntas ¿Significa todo esto que Europa cometió un error al permitir una integración sin las instituciones necesarias para hacer una política económica conjunta? ¿Significa, en concreto, que la creación del euro fue un error? ¿Empezarán los  políticos europeos a dar muestras de una mayor capacidad de liderazgo?

 

Comentarios

Fernando Peral 23 marzo 2009 - 18:15

La integración europea fue el fruto de un acuerdo entre las principales potencias económicas e industriales del continente, al que se sumaron potencias medianas y pequeñas por motivos coyunturales (la posibilidad de obtener un beneficio inmediato y acelerado en la situación económica de entonces) y el miedo a verse excluidas de los grandes centro de decisión europeos. Este fue el caso de España, Grecia, Portugal o Irlanda, por ejemplo. Pero ninguna de las grandes potencias estaba dispuesta a ceder otra cosa que no fuera la política monetaria, pues lalos respectivos intereses económicos y políticos, y la manera de enfocar las políticas fiscales o de inversión difieren demasiado entre los socios.

la creación del euro no fue en sí un error, el error fue la decisión de los “invitados de piedra” de unirse al movimiento con cortedad de miras y en busca de un “pelotazo” a corto plazo. Han dado el “pelotazo”, pero el corto plazo ha transcurrido y no han previsto nada para el largo plazo, y se ven atrapados ahora en una trampa cuasi letal para sus economías. Deberían haber hecho los deberes y preguntarse: Bueno, ¿Y qué tengo que hacer yo para cuando la coyuntura se dé la vuelta? Parece que, al menos en eso, Italia – la menos fuerte de las “potencias” que integran el euro – se ha mostrado más prudente y ha sabido escapar a la “pinza” financiera, al menos por el momento.

La capacidad de liderazgo de los políticos de las “potencias” no deja lugar a dudas; el problema se plantea con los políticos de las economías atrapadas en la pinza; salir de ella va a requerir la adopción de medidas muy impopulares, que van a tener un coste económico y social muy importante para sus ciudadanos, con unos índices de pobreza que van a volver a ser los que se experimentaban hace quince o veinte años, mientras que la situación financiera se va a deteriorar gravemente y va a dejar expuestas esas economías a todos los embates del libre mercado que aceptaron al entrar.

Esperemos que nuestros políticos futuros (de los actuales ya espero poco) estén analizando con mucha atención las circunstancias que nos han llevado a esta situación y hagan suya la máxima del historiador: “El que desconoce su historia está condenado a repetirla”. Sólo así lograrán encontrar soluciones viables que permitan a sus conciudadanos y al país salir de la crisis.

Miguel Amaral 23 marzo 2009 - 21:24

Estimado Rafael,

No me parece posible bajar los salarios en 20%, creo incluso que es una medida peligrosa generadora de conflictos sociales, además no es líquido que a una baja de 20% corresponda una baja de 20% en los precios. Todos los días escuchamos que estamos en crisis pero el precio del pan, de la leche, del pescado, de la carne, los alquileres, los transportes, son cada vez mas caros, si disminuimos el salario la renta disponible de las personas es menor luego la tendencia es para consumir menos. Además hay un otro detalle, la euribor nunca estuvo tan baja como ahora pero si voy a un banco pedir un préstamo me meten un spread de 6 o 7 o más %. Donde esta la baja?

Yo creo que la solución pasa por una mayor moderación salarial, aumentos de tasa 0, trabajar más horas y no cobrar las horas extraordinarias, producir más y producir productos con mayor valor añadido y exportar más.

España tiene buenas empresas y empresarios, será fundamental en mi opinión intensificar la internacionalización de sus empresas, buscar nuevos mercados y oportunidades de negocio, además, España tiene muy buenas universidades y escuelas de negocios, creo que seria interesante, un poco a la semejanza de los países productores de petróleo que crearon Sovereign Wealth Funds (Fondos Soberanos) hubiera la visión de crear un Entrepreneur Fund para estimular la creación de nuevas empresas en sectores que permitan hacer el cambio en el paradigma económico español. Es solo una sugestión.

Un Saludo,
Miguel.

Jose Ramon Lopez 24 marzo 2009 - 14:40

Un error? Todo lo contrario. A ver si asi “cayera la breva” y aprendieramos a aumentar nuestra competitividad y nuestra productividad basandonos en la calidad de nuestra formacion, marketing o sistemas de calidad que en ir siempre a lo facil (y en lo que nunca seremos los mas “competitivos”).

César Bengoechea 24 marzo 2009 - 16:44

Una crítica que comentó Eduardo Segovia en Cotizalia en el mes de enero, viene a colación sobre la decisión de España en entrar en el euro pese a la negativa inicial de Francia y Alemania en 1999, renunciando al tipo de cambio y las políticas monetarias y fiscales.

En caso de crisis, se venía venir que España no tendría mucha capacidad de maniobra para reaccionar, evitando un aumento del paro y la caída de los salarios, como está precisamente ocurriendo en estos momentos.

Una medida que nuestro gobierno debería fomentar, pasaría por aumentar la competitividad que hemos perdido con el estallido de la burbuja inmobiliaria, reconduciéndoles a otros sectores que aporten a nuestro país una solución sostenible en el largo plazo de recuperación que nos espera.

Diego Perilla 15 abril 2009 - 01:50

Cordial Saludo,

Creo que el bajar los salarios no es una salida a la fuerte crisis económica que se esta viviendo en los últimos días y pese a a que las bolsas de los diferentes países muestren repuntos en sus índices, creo que en el caso de España, el bajar los salarios es una medida que conlleva a una crisis social, teniendo en cuenta que cada vez más se abrirìa una brecha entre los que tienen y los que no. Hoy en día existen familias que no pueden mantenerse con los salarios actuales y si es asi una disminución en su salario, conlleva a que reduzcan en una manera radical su consumo afectando enormemente la demanda agregada, lo cual conlleva a que las empresas tengan que disminuir su producción y con ello una peor desaceleraciòn de la economía en un país.
La salida esta más como en motivar las empresas y las universidades que es alí donde esta el conocimiento; una empresa puede apoyar proyectos que permitan crear puestos de trabajo y que permitan incursionar en mercados que aún estén muy retrasados.

[…] haya un Gobierno europeo, sí que hay un Banco Central Europeo (BCE) que puede hacer …Leer la noticia completaKrugman: ¿Pueden salir España y Europa de la crisis económica […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar