14
Mar

¿Se deben proteger las invenciones?

Escrito el 14 marzo 2009 por Rafael Pampillón en Miscelánea

Como contrapunto al post de hace unos días (“¿Es importante proteger los derechos de propiedad industrial?), existe una corriente de pensamiento económico que pone en cuestión o al menos relativiza los beneficios de patentar, frente a sus costes.  En este contexto me gustaría discutir hoy si las patentes y otros derechos de propiedad sobre las innovaciones como pueden ser los copyrights benefician o perjudican a la economía en su conjunto. Como en el post anterior ¿Es importante proteger los derechos de propiedad industrial? optaba por una postura  claramente a favor hoy he decidido ponerme en contra.

Algunos economistas y tecnólogos piensan que las invenciones y creaciones se hubieran producido igual de no haber existido el derecho a patentar. Los estudios empíricos dirigidos por Edwin Mansfield en el ámbito de las patentes son muy ilustrativos. En una de sus investigaciones, a través de una muestra representativa, concluye que, con la excepción de los medicamentos, la ausencia de la protección de las innovaciones mediante patentes hubiera afectado solamente al 25% de las innovaciones de la muestra analizada. Por otro lado el 60% de las empresas indicaron que las patentes sólo representaron el 10% de sus invenciones. Incluso, algunos sectores señalaron que las patentes no fueron necesarias para el desarrollo de ninguna de sus innovaciones. Según el historiador Thomas Ashton, la Revolución Industrial se hubiese producido igualmente en ausencia de propiedad industrial. De hecho, el verdadero comienzo de la Revolución Industrial se produjo cuando expiró la patente de Watt sobre la máquina de vapor.

 Desde el punto de vista económico, las patentes y, en general, los derechos de propiedad industrial, generan diversos tipos de costes. 1º) están los gastos en materia de registros, trámites, asesoría, tribunales, abogados, etc. Este gasto no se produciría en un escenario sin patentes ni copyrights, por lo que el dinero desembolsado por este motivo se podría destinar a otros fines más productivos. 2º) El coste que supone para el conjuno de la economía las barreras de entrada (monopolios legales) que generan las patentes. Se trata de restricciones a la competencia, lo que impide posteriores desarrollos de esa patente, a la vez que que los competidores aumentan el gasto dedicado a buscar alternativas para inventar algo parecido a la inovación patentada a la vez que muy diferenciado. Esta búsqueda en la creación de una tecnología innovadora y diferencial es un gasto (en tiempo y coste). Además, esta producción de inventos, que tienen que ser distintos del original puede obtener resultados inferiores al original con el fin de no entrar en conflicto con la patente inicial. Esto también puede afectar a la compatibilidad entre bienes complementarios porque la diferenciación puede hacerlos incompatibles. En el campo de la aviación, los hermanos Wright patentaron un mecanismo especial para las alas del avión y demandaron a todos los que intentaron aplicar innovaciones parecidas.

A pesar de todas estas críticas hacia los sistemas de protección de la propiedad intelectual e industrial, parece existir un consenso sobre su eficacia para facilitar el éxito de la innovación. La legislación sobre patentes contribuye a la innovación, pero no es la única herramienta que favorece el proceso de innovación. Existen otros instrumentos de política tecnológica que tienen un papel fundamental en el desarrollo tecnológico y, por tanto, en la creación de riqueza.

Fuente: “El monopolio de las ideas: contra la propiedad intelectual

 

 

 

 

Comentarios

diseño web 14 marzo 2009 - 20:38

Yo creo en los derechos de patente ya que si alguien tiene una idea sacar beneficio de ella, sino quizá quienes tuvieran ideas no las compartirtían.
Las barreras de dificultades en las patentes tienen una cosa buena y una mala: la mala es costes y dificultades, la buena es que sino gente con ideas que no son rentables las patentarían a toda costa.
Saludos.

Iñigo de Luis 15 marzo 2009 - 18:04

Personalmente no creo en los derechos de patente. Considero que son más negativos sus efectos sobre la innovación que positivos.
Yo voto en favor de la eficiencia. Una innovación positiva se produce cuando alguien es capaz de transformar esa idea o formula en un producto terminado rentable que aporte verdaderamente un valor a la sociedad. Ese tiene que ser el objetivo del desarrollo.
Considero que se tendría que evaluar mucho antes de comenzar la investigación de “algo” la viabilidad de su desarrollo. El motivo por el que un gran número de patentes se queden tan sólo en un mero papel con formulas y diagramas es que no se analiza correctamente la viabilidad de su desarrollo.
Los gastos en proyecto de I+D+i se tienen que analizar en sentido contrario justamente. ¿Cuanto va innovaría ese desarrollo a la sociedad? ¿Tiene un desarrollo posible la investigación que quiero comenzar?
El mérito está en transformar la investigación en desarrollo y cuanta más gente haya para hacerlo mejor. Todos ganamos en conjunto.
Es tan sólo mi humilde opinión… Hay que controlar más la eficiencia de los gastos en I+D+i.

Jaime GM 16 marzo 2009 - 00:04

Rafa, se que esto que te mando no tiene nada que ver con el post pero he pensado que igual te interesa… Igual podías comentarlo…
http://krugman.blogs.nytimes.com/2009/03/14/spanish-doldrums/
Es un post de Krugman sobre el incremento en el precio de la mano de obra española.

En cuanto a I+D+i podíamos copiar un poco de como lo hacen los alemanes y los israelís… Nuestros gobiernos no han dado pie con bola en la vida. Cuál fue el invento español más memorable del s. XX? La fregona, el chupa-chups… Los tiempos de De la Cierva quedan muy lejanos…

Marcia 16 marzo 2009 - 10:10

Es evidente que hay muchas críticas sobre las patentes, algunos la defienden porque incentivan el desarrollo de I+D a través de un monopolio y otros porque entienden que detienen la innovación. Ambos casos pueden tener razón. Sin embargo, no todo lo que se desarrolla es patentable. Muchas empresas han generado dinero a través de estrategias de mercado y estrategias internas, que le han permitido ser rentables, y éstas no son patentables.El desarrollo de I+D es muy bueno para aumentar la productividad, pero este por sí solo no es nada. Necesita de otras herramientas para que las empresas puedan ver sus beneficios.

El problema de las patentes, es su aplicación. Muchas empresas desarrollan un invento y comercializan su invento. Sin embargo, por la búsqueda de la rentabilidad, muchas veces pasan años para que estas decidan vender el know-how a otras para que puedan desarrollar el producto. En este sentido, entiendo plenamente que una vez invertido el dinero en la investigación y desarrollo del producto, se quiere una recuperación de este mismo. Sin embargo, la medida en cómo este puede ser llevada (por o unos u otros) limita el I+D+i.

Fernando Peral 16 marzo 2009 - 17:34

Las buenas ideas son un bien necesario y escaso, por tanto de naturaleza intrínsecamente económica. Se inscriben dentro del derecho de propiedad intelectual, y son un bien que hay que proteger como cualquier otro. La regulación actual ya prevé un plazo razonable para que pasen al dominio público. En cuanto a que su registro sea perjudicial para la I+D, es tan absurdo como decir que el registro de la propiedad inmobiliaria es una traba a la construcción.

meneame.net 18 marzo 2009 - 15:28

¿Se deben proteger las invenciones?…

[c&p] Algunos economistas y tecnólogos piensan que las invenciones y creaciones se hubieran producido igual de no haber existido el derecho a patentar. Los estudios empíricos dirigidos por Edwin Mansfield en el ámbito de las patentes son muy ilu…

Leonardo Porras Arias 14 abril 2009 - 21:57

Es natural que muchos critiquen la forma en que se tramitan y accionan las patente pero, Las invenciones son parte del progreso y del desarrollo comun de la humanidad, y las personas quienes son sus creadores deben tener un tipo de salvaguardia como reconocimeinto a su trabajo. Es cierto que de no haber patentes igual se hubieran producido invenciones, pero no creo que a la escala y magnitud que hoy en dia, es justo que si la persona crea un aporte valioso para la comunidad se beneficie de este el tambien.

El trabajo estar en ser eficientes y sacar el maximo provecho a las creaciones dependiendo de su uso.

El costo involucrado en el registro de ellas es algo necesario mas no una traba, estoy de acuerdo con Marcia, “es absurdo decir que el registro de la propiedad inmobiliaria es una traba en la construccion” no tiene ningun sentido.

Saludos,
Leonardo Porras Arias

encontra 14 enero 2012 - 00:32

hola
yo estoy encontra, ya que si patentas algo puede llegar una empresa que se dedique a copiar cambie algo y lo ponga a fabricar.
lo que a mi me gustaria saber es si yo tengo una idea y no la quiero patentar pero si comercializar, como podria protegerla para que no llegue una empresa y la patente? ya que me da igual que me la copien, pero me fastidiaria que me la patentaran y encima me denunciaran para que dejara de fabricar lo que a mi se me a ocurrido

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar