20
Feb

Tormenta en Europa del Este

Escrito el 20 febrero 2009 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Global, Economía Mundial, Unión Europea

Cuando en verano de 2007 estalló la crisis financiera, con el epicentro situado en EEUU, se llegó a pensar que los emergentes no sólo se podrían mantener al margen del ajuste económico y financiero de los grandes países, sino que además podrían servir de contrapeso a la caída de la demanda en EEUU o  la UEM. Pero esta teoría del “decoupling” pronto se comprobó que era inviable, pues en cuánto el consumo empezó a flojear en EEUU o la UEM, los efectos fueron devastadores sobre las exportaciones y producción industrial de la mayoría de países en vías de desarrollo, sin una demanda interna suficientemente potente para compensar el descenso de las ventas externas.

En Asia, en estos momentos, la producción industrial está reduciéndose a ritmos del 20%, mientras el ajuste de las exportaciones se acerca al 40%. Todo esto se agrava por la liquidación de posiciones en este tipo de países por parte de los grandes inversores internacionales a partir de verano de 2008, lo que ha terminado presionando los tipos de cambios de aquellas economías más dependientes del ahorro extorno. Y, por si fuera poco lo anterior, la bajada de los precios de las materias primas a partir de agosto de 2008 supuso otro duro golpe para los exportadores de petróleo, cobre, soja, etc.

Por tanto, vuelve a cobrar importancia el análisis de riesgo-país, pues ni todas las regiones se ven impactadas de la misma manera, ni los países dentro de un área geográfica presentan la misma fragilidad. Es decir, ya no se puede hablar de riesgo en América Latina, cuando hay países tan diferentes no sólo en su estructura económica, sino en la gestión de la política económica, como pueden ser Chile o Brasil por un lado, frente a Venezuela o Ecuador. Pues bien, desde el primer momento, en los análisis de vulnerabilidad macroeconómica o, lo que es lo mismo, en la valoración de la capacidad de pago de los emergentes, rápidamente se puso de manifiesto la fragilidad de Europa del Este.

La mayoría de los países de esta región presentan elevados déficit corrientes (cercanos al 15% del PIB en los casos más graves), lo que les hace muy dependientes del ahorro externo, escaso en el actual contexto de restricción de liquidez. Además, los agentes están muy endeudados en divisas y sus sistemas financieros se han desarrollado gracias a la fuerte presencia de entidades de Europa Occidental, que están repatriando capitales, presionando aún más sobre las divisas. Hungría, Letonia, Ucrania, Bielorrusia y Serbia ya han requerido ayuda del FMI, y no es descartable que otros países de la región sigan su ejemplo. Incluso aquellos, a priori, más sólidos, como Polonia o Rep. Checa, están sufriendo episodios de inestabilidad en sus mercados financieros. En lo que llevamos de año, las divisas han experimentado fuertes castigos con bajadas de entre el 15% y el 20% frente al dólar en la mayoría de países. Mientras los CDS (“credit default swaps”) que miden el coste de asegurar emisiones frente al riesgo de impago de estos países empiezan a situarse en niveles que reflejan una honda preocupación de los mercados: Rusia (749 pb), Bulgaria (649 pb), Hungría  (548 pb) o Polonia (395 pb).

Además, indirectamente la situación está castigando al euro, debido a la exposición que tienen muchos países de Europa Occidental a la región: Austria y Suecia son los más afectados en términos relativos, con activos bancarios en Europa del Este que superan el 70% y 22% de su PIB, respectivamente. De hecho, la prima de riesgo de Austria (AAA por todas las agencias) se ha situado en 139 pb durante esta semana.

En este contexto, se está barajando la posibilidad de coordinar nuevos paquetes de ayuda a la región, centralizados por el FMI, pero con aportación financiera del resto de países europeos, algo a lo que parece dispuesta Alemania, siempre el país más reticente a posibles operaciones de rescate en la UE o UEM.

Menos factible parece en estos momentos ampliar el euro, la lista de candidatos no sólo se circunscribe a Europa del Este, sino también a países como Islandia o Dinamarca e, incluso, el Reino Unido. Esto refleja que bajo el paraguas del euro se vive mucho mejor, pese a los defensores de las devaluaciones competitivas como herramienta fundamental para salir de la crisis. En una situación como la actual se necesita algo más de imaginación y de esfuerzo por parte de todos los agentes, algo de lo que escribiré otro día.

Comentarios

Lazaro Gonzalez 20 febrero 2009 - 19:26

Off topic. Encontre vuestro blog y seria un placer poder incluirlo en mi blogroll si me lo permiten. Gracias

Gabriel Sánchez Cassinello 22 febrero 2009 - 20:43

A medida que avanzaba la crisis desde que estallara en Agosto de 2007, la pérdida de confianza en todos y cada uno de los agentes económicos ha ido creciendo de forma exponencial, creando cierto recelo a operar fuera de las fronteras, favoreciendo el proteccionismo.

En los países del este, al igual que otros países emergentes este hecho ha impactado con mayor crudeza, provocando un “vacío” de inversión provocado por la huida de capitales. Paliar este efecto es en mi opinión difícil, y en el corto plazo las actuaciones de los gobiernos deben ir encaminadas a incrementar la demanda interna potenciando el consumo o favoreciendo el ahorro interno de la población (política fiscal expansiva).

En el largo plazo, las continuadas bajadas de los tipos de interés favorecen la inversión y salvando las dificultades riesgo-país podrían incrementar de nuevo la inversión en estos países.

Alberto Corsín Lafuente 23 febrero 2009 - 12:43

En esta crisis se están juntando multitud de factores: un precio del dinero excesivamente bajo por la fijación del tipo de interés artificialmente por parte del BCE, una relajación a la hora de la restricción del crédito en función del riesgo, la especulación y el contínuo intervencionismo de todos los Estados, así como la situación actual de desconfianza entre bancos y de éstos ante sus clientes a la hora de dar nuevos créditos.

Las medidas de rescate que se están tomando, en mi opinión, tienen más visos de conducir a un nuevo “New Deal” que alargue la crísis, que de ser verdaderamente efectivas.

Ante la situación que relatas, la salida lógica es que cada país se limite a su consumo interno, el problema es que no hay “cash” para ello, por lo que sería fundamental activarlo a corto plazo mediante:

1.- Reducción de impuestos
2.- Reducción del gasto público (o en todo caso, destinar ese dinero a la financiación de créditos a empresas y no a obra pública)
3.- Replanteamiento del sistema de administración pública (en el caso de España, 17 administraciones + administración central)

Javier LLorente González 23 febrero 2009 - 20:23

En mi opinión, la euforia inicial de inversion en los Paises Emergentes de Europa del Este, ha desaparecido por completo. Cabe destacar la retirada de importantes empresas constructoras e inmobiliarias nacionales. Basicamente los inversores se retiran en plena crisis mundial, favoreciendo el hundimiento de las divisas.

Entiendo que este tipo de paises, a la vista de la recogida de fondos europeos, y en base a financiar su expansión, a la vez que afrontar los retos del euro, solicitaron grandes prestamos.
Con el cambio de ciclo, la inversion internacional se minoro, creando una caida de sus divisas.

Juan Díaz-Mauriño 25 febrero 2009 - 22:06

En primer lugar, no parece tener mucho sentido que deudas de la misma moneda tengan distinto valor, porque al fin y al cabo es todo riesgo ZONA EURO, el problema que aparece es el riesgo de default de cada país, reflejado en el CDS (Credit Default Swap). Los diferenciales de los países periféricos contra Alemania han alcanzado niveles de hasta más de 300PB en algunos casos (130PB el caso de España), curiosamente a finales de la semana pasada esos spreads se han estrechado de manera notable fundamentalmente, pienso yo, por las declaraciones tanto del BCE como del ministro de finanzas alemán y la misma Angela Merkel, expresando su intención de ayudar o intervenir en caso de que sea necesario a sus vecinos europeos. No nos engañemos, a Alemania tambien le interesa un euro fuerte o por lo menos una zona euro lo suficientemente sana como para poder potenciar su Demanda Interna (si hablamos de zona euro).

Por tanto más que hablar de decoupling yo hablaría de reacción tardía a la misma situación. Es decir, sigue habiendo coupling, pero con un retardo de varios meses.

Juan Díaz-Mauriño 26 febrero 2009 - 10:45

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar