5
Feb

Parsimonioso BCE: la nueva bajada de tipos llegará en marzo

Escrito el 5 Febrero 2009 por Antonio Zamora en Uncategorized

La reunión mensual de política monetaria del BCE se ha saldado hoy con la decisión que su propio presidente indujo hace un mes a esperar (temer, quizás) cuando aseguró que la reunión “importante” sería la de marzo: mantenimiento del tipo de referencia en el 2%. Que la decisión hubiese sido sugerida ya semanas atrás, ha evitado una reacción decepcionada del mercado, que hoy ha mismo ha podido ver cómo el Banco de Inglaterra, respondiendo también a las expectativas recortaba en otros 50 pb su tipo de referencia para situarlo en un histórico 1%. La ausencia de reacciones claras del mercado a la pausa del BCE (las caídas bursátiles del día responden en su mayor parte a otros factores) no es sólo consecuencia de que no ha habido sorpresa en el anuncio de tipos, sino también de un discurso oficial de Trichet en el que se ha reforzado la expectativa de que en marzo el tipo de interés se situará en el 1,5%. La razón principal de este reforzamiento de expectativas es que el BCE ha reconocido que la actividad económica sigue y seguirá deteriorándose y, aunque ha venido a repetir el mensaje del mes pasado de que los riesgos inflacionistas están equilibrados (cuando más bien parecen claramente desequilibrados a la baja), ha señalado que las presiones inflacionistas retroceden y ha subrayado que el 2% no es el nivel más bajo de tipos que pueden imaginar. La pregunta obligada es: ¿qué pasará después de marzo?


Para responder basta con asumir que el PIB de la zona euro puede contraerse en torno a un 2% en 2009 y que en los próximos meses las tasas de inflación llegarán a hacerse negativas. Es cierto que parte de ese impulso bajista se deshará en la segunda mitad del año por el simple impacto en las tasas interanuales del descenso del precio de la energía iniciado el pasado verano. Sin embargo, el BCE no parece acabar de reconocer que la inflación subyacente, la que no depende de la energía y los alimentos, tenderá también a reducirse en los próximos meses, de manera que en los dos próximos años resulta muy probable que la inflación se sitúe sustancialmente por debajo del nivel objetivo del banco central (algo inferior al 2%). El riesgo de que el estancamiento económico se prolongue en 2010 y de que la deflación del verano se perpetúe resulta lo bastante claro para justificar recortes de tipos más allá de los 50 pb descontados por el mercado para marzo. En abril o mayo, como también anticipan las curvas de tipos, el tipo de intervención se situará en el 1%, lo que permitirá a los distintos Euribor situarse entre el 1,5% y el 2%. ¿Y después?

El BCE se muestra abiertamente reticente, por cuestiones prácticas, a reducir su tipo de intervención hasta cero. Hoy lo ha vuelto a decir Trichet y esa es una poderosa razón para que el mercado no descuente recortes de tipos más allá del 1%. Se maneja también la expectativa de que, tras un primer trimestre del año tan adverso como el anterior, las señales de cara al segundo puedan resultar relativamente alentadoras, haciendo innecesario prolongar los recortes de tipos. Sin embargo, la magnitud y globalidad de la crisis, la gran incertidumbre que persiste respecto a la solución de los problemas bancarios, la amenaza de la deflación, la experiencia de crisis financieras del pasado, todo ello apunta a una recuperación muy lenta y muy difícil. Se trata de un contexto tan grave que no resulta compatible con una actitud de reserva, de esperar a ver si es necesario agotar el último cartucho monetario. Es cierto que recortar tipos desde el 1% hasta el 0,5% o el 0% no va a suponer un giro radical para la situación económica, pero no hacerlo resultará probablemente muy difícil de justificar en los próximos meses. Y seguramente se hará.

Comentarios

Tito 5 Febrero 2009 - 19:09

La pregunta obligada es: ¿qué pasará después de marzo?….. La dimisión de Trichet?? Va a ser que no.

Si el BCE hubiera comprendido que una de las misiones más importantes para un Banco Central es garantizar el suministro de dinero no estaríamos viendo la crisis como la estamos viendo actualmente, con la propagación por toda la economía de un problema de inversiones bancarias los bancos, hubiéndose limitado a cuatro bancos.

La lentitud del BCE en darse cuenta del problema ha hecho que esa restricción de la liquidez se haya propagado por toda la economía, cosa que no debería haber sucedido si el BCE hubiera actuado a tiempo y más teniendo la capacidad de drenar toda la liquidez generada temporalmente.

Cuando entiendan que es imposible controlar la inflación simplemente tocando los tipos, esto comenzará a funcionar mejor. Además de comprender que la inflación no es un fenómeno puramente monetario, hay que acotar a unos pocos activos, los básicos y vitales(vivienda, agua, energía, alimentos), que son los que, en definitiva, propagan por el resto de la economía su propia inflación. Por ejemplo, simplemente especulando y calentando el precio del petróleo, hace un efecto llamada a más especuladores y compradores, cuyo efecto final es una propagación de los precios al resto de la economía. ¿Pueden influir los tipos de interés en estas especulaciones? NO. Es verdad que tarde o temprano el precio vuelve a donde tenga que estar oferta/demanda real (vease precios actuales), pero mientras tanto afecta a la economía, y encima suben los tipos de interés añadiendo más presión en los precios en general…. hasta que CROCK, el sistema se desequilibra, pasamos por una crisis, y vuelta a empezar.

Creo que es el momento de cambiar algunos conceptos económicos anticuados.

Antonio C 6 Febrero 2009 - 20:13

Creo que Trichet pecó de demasiado prudente hace casi ya un año cuando subió los tipos de interés en medio de la subida del petróleo del verano. Estos dos factores dieron la puntilla a la economía europea y es la culpable de la actual mentalidad de crisis (tanto de bancos como de ciudadanos) que han trasladado la crisis financiera en una grave crisis real.

Ahora Trichet quiere retener la próxima bajada hasta ver como se comporta los mercados de crédito y la primera economía importante que siguió esa bajada tan pronunciada ( Estados Unidos). Recordemos que ellos llevan mes y medio desde que dejaron los tipos a 0 y aún no se ha visto ninguna variable clave que muestre un atisbo de recuperación (sólo algunas secundarias y que revelan sólo una moderación o cese de la caída). Dilatar la bajada de tipos hasta ver el comportamiento de la economía americana creó que podrá enseñarnos la posible evolución de su economía y procurar no caer en sus errores (seguir al primero da esas ventajas).

Por otro lado, parece que si se hubiesen pasado los tipos directamente a 0% se hubiese apretado el acelerador del consumo y de la inversión y eso creo que vendrá del lado de la política fiscal y escasamente de la monetaria, es decir, del tirón de la demanda y el gasto y no del abaratamiento del dinero. El problema sin duda será dónde y cómo gastar, es decir, la efectividad del gasto sobre todo en cuanto a las ayudas a la banca cuya ayuda no ha llegado aún a ninguna parte de la economía real.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar